Baby Disco: niños destrozando tus éxitos de los 80

Si habéis crecido apartados de vicios tan perniciosos como la lectura, es fácil que frecuentárais alguna discoteca ‘light’, un inframundo absurdo para contentar la necesidad de los niños de imitar a sus mayores, donde echarse unos vergonzosísimos bailoteos, hablar con las chicas sin saber exactamente para qué y tomarse algo sin alcohol. Yo poco avancé, que bailo mal y soy abstemio. Por suerte con las chicas avancé lo suficiente, gracias al libro para ligar hipnotizando que canjee con cupones de Lucky Charms.

descarga

Y al igual que los recién entrados en la adolescencia querían imitar a los mayores, los críos querían imitar a estos prepúbers. Antes de la disco light estaba… el Baby Disco.

El Kiosko era el típico programa 80s de TVE dedicado a los niños: un muñecajo pretendidamente simpático y con voz de Pepe Carabias (como siempre), llamado Pepe Soplillo, interactuaba con un presentador humano, aquí una joven Verónica Mengod, que bien podría haber protagonizado una versión hispana de La chica de rosa. Juntos deban paso a contenidos lúdico – educativo, actuaciones de Parchís / Regaliz, conexiones con Juvenalia y una sección con José Ramón Sánchez y sus terroríficos dibujos. Lo mismo de siempre, salvo que los guionistas de El Kiosko se sacaron de la manga una sección dedicado a traer el mundo de las discotecas, la cocaína y el herpes a las meriendas infantiles. Normal que nos apuntaran a inglés y baloncesto para evitar su maligna influencia.

El concepto estaba extraído directamente de Kids Incorporated, un programa yanki que arrasó durante 10 años. La idea era poner a críos cantando, a su manera, los hitsmusicales del momento. Pero no cualquier tipo de éxito: éxito de discoteca. Aunque los medios yankis nos insistan en que el disco murió en los 70, en Europa siguió siendo un medio MUY popular, transmutado en el euro y el italo disco. Los locales seguían haciendo un buen negocio, pinchando ahora a Modern Talking y el Bolero de Fancy. Y los criajos de Baby Disco realizaban la versión “para niños”, con letras en español y una puesta en escena digna de la peor película turca.

curro

La selección musical era, en principio, cojonuda: rompepistas de época Spagna o Righiera recreados por los profesionales de TVE, cuando no utilizaban directamente la cara B de los singles, que solía incluir una versión instrumental. Pero resumir la línea argumental de La historia interminable en un plató, y con el reducido presupuesto del programa, ya era otra cosa: toda una labor de inventiva para los realizadores y decoradores, que solventaban con ingenio, en el mejor de los casos. En demasiadas ocasiones, por desgracia, se percibía la prisa y la desgana. Eso sí, ganaban puntos por contar en más de una ocasión con el robot Curro, al que en TVE sacaron un tremendo partido en los 80 sacándole en todos los programas que podían.

dISCO

Capítulo aparte merece el tema de las interpretaciones. Obviamente, estas eran en playback, y con pinta de estar grabadas deprisa y a la primera o segunda toma, e interpretadas por los mismos niños que aparecían en plató. Niños de anuncio de los 80, delgados, rubios y pelirrojos, activos y triunfadores. Los que comían donuts sin que les engordaran en los anuncios y a los que odiabas porque nunca serías capaz de molar tanto como ellos. Por suerte, y en la mayoría de los casos… cantaban fatal. Elegidos en las típicas agencias por su capacidad de mover el pelazo entre bote y bote, muchos eran incapaces de entonar con propiedad, torturando nuestros oídos con insufribles versiones de Los Cazafantasmas o el To France de Sally Oldfield.

Como ocurría con Lobezno o Urkel, su popularidad conllevó que lo que en principio era una parte más de un todo se convirtiera en el principal reclamo, apareciendo en todas las ediciones del programa y hasta contando con una gala de entrega de premios a los mejores clips. El concepto de discoteca se fue alejando del programa, puesto que había que rellenar, y al final ahí cabía de todo: desde rancheras o versiones de My Fair Lady con caja de ritmos a lo Luis Cobos a “hits” de Roque Narvaja, Cadillac o Frank Stallone, sin olvidar algún coñazo de Prince o Paul Simon. Hasta el achorizao de Phil Collins tuvo que aparecer por ahí en alguna ocasión. Y ya sabemos que cuando él llega, llega la decadencia.

La Mengod hasta terminó por interpretar algún tema original como el celebrado Renato Pepino, con el que reclamaba su parcela de protagonismo, eclipsada normalmente por muñecos, actuaciones del circo y cosplayers más guapas que ella. Tras cuatro años, el espacio tocó a su fin y la idea de disco para los críos se quedó ahí hasta que llegó Ponte las pilas con un Dani Martín de 13 años bailando glorioso bakalao y dando el mismo puto asco que da ahora a cualquier persona que se vita por los pies. Para el recuerdo, la ingente cantidad de temas de C.C. Catch y (de nuevo), mis queridos Modern Talking, aunque sea de esta manera TAN DESASTROSA.

Revisar El Kiosko es toda una experiencia para un mitoplasta. Sí: esto es lo que veíais mientras tomábais ese ficiticio y sobadísimo bocata de Nocilla. Habría que ver las reacciones de estos si hubiera un programa para críos en horario de tarde en los que cantaran reggeaton y electrolatino, esas músicas tan machistas y que tanto molestan cuando las letras no difieren mucho de las de unos Whitesnake. Yo os dejo con una de estas “galas”, la mejor manera de ver un montón de estos “cutre-clips” en un ratito sin que os explote la cabeza.

Por lo pronto, a mí me ha servido para recordar el nombre de una canción de Gary Low que llevaba AÑOS intentando localizar, completando una pieza más de ese puzzle que me obsesiona, conformado por los recuerdos de cosas sueltas sin identificar. Y eso, amigos mios, es el objetivo último de mi vida. Ya estoy un paso más cerca de no tener nada por lo que vivir. Gracias, Youtube.

 

 

 

67 thoughts on “Baby Disco: niños destrozando tus éxitos de los 80

    • “Libros de Ocasión del Señor Koreander”

      ¿Eso es canon??? ¿O es Universo Extendido??? El nivel de decorado no me parece tan peor con respecto a la peli ¡eh! Hay cartonpiedrismo que ni la nostalgia lo salva.

      ¡Qué alegría, otro artículo tan pronto! Genial, Don Viru.

      Esto a mí no me tocó, pero a ver si rasco para engancharme a algún temazo con sintes, que con eso me basta.

  • Great article!
    Puntualizo que el programa de Dani Martín era “Ponte las pilas” con Arantxa de Benito.
    Leña al mono era el engendro que presentaba entre otros Tony Aguilar.

  • El horror…el horror!!!!!!! Me he sorprendido a mí mismo cantando la sintonía del programa a la vez que sonaba en el último video del artículo, no sé en qué jodido rincón de mi enfermo cerebro estaba almacenada esa canción, pero hoy voy a dormir con la luz encendida.

  • Pues yo puedo prometer y prometo que me conozco canciones enteras de memoria del baby disco. Me gustaba tanto que lo grababa en cassette y luego me pasaba la semana escuchándolas:
    Atlantis me llama eso es amor, Atlantis me llama sólo por amor…
    Ya era friki de pequeña que sé le va a hacer pero y lo bien que me lo pasaba destrozando en castellano la canción de la Joya del Nilo

    • Bueno… ¡pero que maravilla me cuentas! Imagino que esos cassettes no estarán por ahí. ¿Hicieron la de When the going gets rough? Sólo puedo soñar con el resultado!

  • A mi los programas infantiles de niños cantando siempre me han dado tirria. El menudas estrellas lo odiaba, no se como habia tanto niño en los 90 fan de joselito, marisol y todo flamenco. Creo que la culpa la tiene Teresa Rabal en los 90 con su “Superclan” donde salian niños cantando canciones rap-flamencas espantosas. El kiosko baby, algo que no conocia y que si que me hubiese gustado verlo en su momento ya que me gusta la musica synthpop.

  • Me ha gustado mucho este articulo ya que para los que no vivimos los 80 como es mi caso he podido conocer este programa pues cuando lo hacian todavia no habia nacido. Los programas musicales de niños nunca me gustaron, en los 90 se encargaron de hacer programas infantiles musicales bastante casposos. Kiosko baby la verdad que me parece algo muy interesante y que si lo hubiese visto de cria me hubiese encantado ya que me gusta mucho el synthpop y los Modern Talking los adoraba y los adoro. Gracias!

  • Verónica Mengod ha sido la musa que ha inspirado las primeras fantasías onanistas de todos los españolitos nacidos en los 70. Respect.

  • La verdad es que me estaba quedando a cuadros cuando leía el articulo ya que me sonaba de oidas (jajaja) de cuando era pequeño el Pepe Soplillo…Pero al ver la foto del robot Curro se ha desenlazado una voragine de recuerdos reprimidos de este programa que ahora mismo estoy a punto de caer en postura fetal…

    ¿De verdad veiamos esto? ¿DE VERDAD?,…

    P.D: Me ha recordado a un videoclip (por llamarlo de alguna manera) que salia de musica de final de “Choppy y la princesa”. No recuerdo odiar a un niño tanto, siendo yo niño. Vergüenza ajena señores!!!

    La muestra: https://www.youtube.com/watch?v=ljBS61QklXM

  • Hombre Viru, comparar las letras de Whitesnake con las del electrolatino es como comparar un poema con el piropo de un albañil: en el fondo tratan sobre lo mismo, pero es la forma lo que cuenta. 😉

    Por otra parte me ha encantado este artículo, me gusta el synthpop y también tengo un puzzle personal que completar jeje. Gracias y enhorabuena!

    • Esto… “Voy a ,meterla hasta el fondo, voy a meterla y no voy a parar” o “Como resbala la lengua” no son muy diferentes de un Papichulo o similares.

  • Yo conocía al que hizo la versión de “La chula” de Miguel Bosé. Creo que sale en otros, pero no lo reconozco, jajaja. Cuando íbamos a su casa nos ponía los vídeos y nos partíamos el ojal.

  • La única actuación que recuerdo fue una ambientada en un templo egipcio. Como en el suelo habia una caja de zapatos de la que salía una luz estroboscópica mi hermano me decía que eso era el arca perdida de Indiana Jones. Pero cuando al final de la canción vi que no se derretía nadie, me pillé un cabreo de tres pares de cojones.

  • Con lo fan que soy yo de Pepe Carabias y su voz, qué difícil se me hace escucharlo tan así, con ese guión impostadísimo, como gritando para demostrar que el muñeco tiene mucha personalidad.

    Y menuda impresión más escalofriante con el vídeo de My Fair Lady. Que ningún fan de SILENT HILL se lo pierda, porque… ¡dios, los bailarines!

  • Por favor, que alguien me diga que conserva el clip completo del Moonlight Shadow y no los pocos segundos del mix que furula por YouTube! La mejor versión que he oído nunca! Es que esa obra ha desaparecido para la humanidad? Ríanse ustedes de lo que se perdió con la biblioteca de Alejandría.

    • Huy, Domingo, pero esto es mucho más moderno… más parecido a Menudas Estrellas, aunque tiene su punto sórdido también. Gracias por los enlaces!

      • Efectivamente, es de mediados de los 90. Además de canciones había sketches de comedia, concursos, reportajes sobre cosas que le interesaban a los niños y demás.

        Gracias a tí también por el artículo!

  • Una duda. ¿Esto lo repetían mucho? ¿Ponían las mismas canciones en todos los programas?

    Yo veía el kiosko pero lo debía ver hipnotizado porque no recuerdo nada. Pero lo que esta claro es que hay letras que las tengo metidas en la cabeza desde pequeño y ahora me entero de donde salían.

    No me quejo ¿eh? Me alegro de que se me grabara “Jenny no te rindas uouououo” o “A diez mil años luz lejos de aquí” y no otras cosas en plan “Estudia ingeniería o seras mierda” o “los que hacen F.P. son marginados sociales”

  • Señor Viru, este artículo ha sido como descargarse el Necronomicon al kindle y leérselo sin respirar: toda la Cordura a tomar por saco y mi cabeza llena de inquietantes preguntas.
    Ahora me duelen los ojos y la cabeza pensando en aquellos terribles ochenta. Y ha sido poner los vídeos y ponérseme los pelos de punta de vergüenza ajena. Madre mía. ¿Y si tu hijo te saca un vídeo de estos en los que sales haciendo el idiota y cantando en playback con tu propia voz? Hay que matarlo, ¿no?
    El robotijo ese siempre me inquietó: ¿por qué salía en todas partes (juraría que en Barrio Sésamo también)? ¿De dónde salió? ¿Qué objetivo tenía? ¿Qué ha sido de él?
    ¿Y qué edad tiene Pepe Carabias? Porque recuerdo su voz en dibujos en los últimos treinta años…

    • Sí señor, salía también en Barrio Sésamo y en algún programa más 🙂 Buena memoria.

      En cuanto a la reacción de los críos, porloque leemos por aquí,al final sereían de ellos…

  • El video de Cazafantasmas me ha apretado un resorte en la puta cabeza…

    Yo me tragaba el programa, y supongo que unos no tan ficticios bocatas de nocilla, que en mi casa sí que se estilaba bastante, más que nada porque mi madre había hecho toda la cristalería a base de sus vasitos. El pan con chocolate era una merienda más viejuna aún, pero que en mi casa también se disfrutó. Lo único, me lo tragaba con 5 ó 6 añitos, y mi memoria es muy vaga. Me acuerdo de Verónica, de Pepe y de la canción de Cazafantasmas pero era porque estaba flipao con la película.

    Gracias por los recuerdos… ¡ahora tendré sueños chungos!

  • No tengo muchos recuerdos de este programa, pero había un par de elementos que habían quedado alojados en las circunvoluciones de mi cerebelo: la puesta en escena de Baby Jane (Rod Stewart) y la música de Let’s Talk About Me (The Alan Parsons Project). Mi cerebro las había mezclado y durante muchos años busqué el vídeo de lo que mi mente infantil había categorizado como el no va más del patetismo romántico: esas imágenes de un prepúber con el pelucón de Rod Stewart en una cabina de teléfonos roja cantando “Piensa en mí un momento / Soy yo quien sale perdiendo”. Hace unos meses una alma caritativa subió las dos cosas y verifiqué que eran dos elementos distintos, y pude rascar ese prurito mental. ¡Mi reconocimiento a quien subiera esas imágenes!

    • Elde Rod Stewart telita con él. Por cierto temazo… Que bien es quitarse esas cosas de la cabeza y poder ponerlo todo en su sitio.

  • Joder, llevaba buscando esta canción (Dominó) desde hace SIGLOS, porque era de eso que tienes en los rincones oscuros del celebro, suficiente para volverte loco, poco como para una búsqueda efectiva…

    https://www.youtube.com/watch?v=JJ9xv1G2T7Y

    Eso sí, lleva poblando mis pesadillas. El poner un niño a cantar una canción sobre el Dominó, con el escenario de un bar de pueblo parece salido de un sádico…

    Tenía vaguísimos recuerdos de esto (y de El Kiosko en particular, mira lo de los dibujos me acordaba, pero no que era de ese programa), pero sí me he acordado de algunos de repente, como el videoclip de Cazafantasmas (oye, ahorrando presupuesto) o el de Walk of Life (en in saloon del oeste, porque sí).

    Cuantas veces se nos olvida que la tele en los 80 era, en su inmensa mayoría, una cutrez… Vamos, como ahora, por otro lado…

    • y además que la canción era en un poco en plan cantaautor y con crítica política y eso… Eso sí, en su día me flipó esta versión y tardé décadas en volver a escuchar, ya la original.
      Y esto lo ponían en discotecas? Porque yo creo que no…

  • La mitoplastia de los 80 resulta ya, aparte de muy demodé, bastante cansina. Y dice mucho de quienes se empeñan en sostenerla contra viento y marea cuando en esa época está la raíz de casi todos los males que aquejan actualmente a nuestra sociedad.

    Respecto a El Kiosko este de las narices, temo ser de los pocos que ni en su momento lo tragaba, y eso que con 12 o 13 años se supone que, en virtud de tu falta de conocimientos o de lo que sea, sueles tener unas tragaderas mayores. No podía con él. Ni con Verónica Mengod (“hija de” que acabó ahí enchufada al más puro estilo español), a buen seguro la PEOR presentadora de un programa infantil en toda la historia de la puta Humanidad. ¿Guapa? Pues vale que no era la Bruja Avería, pero de ahí a considerarla un instrumento ineludible de prácticas onanistas pues no sé yo, la verdad.

  • Viru, a ver cuando un monográfico de COLPO GROSSO, o AY, QUE CALOR, presentado por Umberto Smalia en Italia, y Luis Cantero en España.

  • Que recuerdos, de el kiosko me molaba el concurso “entre comillas” presentado por el comicastro argentino Joe Rigoli, en el q particiaban dos colegios cada semana y el q ganaba volvía la semana siguiente. Recordaba esas penosas versiones de La historia interminable y los cazafantasmas.

  • Lo de “por tu bien” me parece que hoy sería una canción políticamente incorrecta. ¿No? ¿Son cosas mías o es una oda al maltrato y a la violencia de género? La chica en la cama del hospital escayolada, con los huesos rotos y el novio repitiéndole: “es por tu bien, es por tu bien”. Típica justificación del maltratador. Y que lo canten niños es ya el colmo del mal gusto. Definitivamente era otra época. Aunque igual me han comido tanto el tarro con lo de la violencia de género, que veo cosas donde no las hay, que se yo…

  • Madre mía ya no me acordaba de esta aberración, recuerdo que vi la de la historia interminable, y desde aquel día creo que deseo darle de palos al niño desafinante.
    Saludos.

  • “Aberracion”, “horror”, “panico”…Joder, supongo que de niños ya oíais el album blanco de los Beatles o The Clash…vaya panda de posados-robados que sois.

  • Grande! El Kiosko y sus videoclips infantiles es algo que recuerdo con frecuencia y que a menudo (en el metro y circunstancias parecidas) me propongo investigar sin llegar a hacerlo nunca. Toda una sorpresa encontrarlo aquí. Creo recordar el primer programa, en el que Carabias presentaba a Pepe Soplillo y se agachaba tras el decorado para empezar a darle voz.
    Me gustaba la Mengod y sobre todo las niñas de los videoclips, en la época mayores que yo. Era muy enamoradizo. Al principio no entendía que las canciones eran covers y la flipaba con lo buenas que eran las melodías y lo tontas que eran las letras…

  • Madre mía!!! Yo últimamente me he acordado mucho de esto!! Sobre todo me acuerdo de “Tarzan Boy” de Baltimora, con esa adaptación al castellano (Es Tarzán el rey de la selva, el rey de la selva, Es Tarzán, el rey), y también me acuerdo de “Moonlight shadows” (a la luz de la lunaaaaa…), la de Cazafantasmas, y no sé si estoy errado ya o no, pero juraría que había hasta una versión de “Amadeus” de Falco (no se si aparecerá en los vídeos que habéis puesto, no tengo tiempo de verlo ahora), pero vamos, tampoco me extrañaría!
    Por cosas como esta es la que me encanta pasarme por aquí!! Gracias por los recuerdos (y las pesadillas)!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *