Los 90’s: Rock y Kalimotxo

Queridos amigos de Achuwoki, nos enfrentamos con este artículo a una de las corrientes musicales que más adolescencias han marcado. Un género auténticamente español que a mediados de los 90 rozó el clímax en cuanto a repercusión popular. No, no hablo del gafapastismo indie ni del apocalipsis latino que deriva del “Más” de A. Sanz. Estamos hablando de lo que vamos a denominar ROCK CALIMOCHERO. Porque lo estabais pidiendo.

Photobucket

Movida cultural que se articulaba en la santa tríada que componían la Heavy Rock, el Viñarock y el vino mezclado con cocacola, tuvo una influencia brutal en la Generación Z del BUP. Herederos de una estirpe que comienza en Leño, pasa por el fundacional Rock Radikal Vasko y que alcanza su cénit con la emisión de “So Payaso” en los 40 Kriminales, centenares de grupos agarran sus guitarras y comienzan a practicar una música áspera, ruda, con unas guitarras que sonaban feas, acompañada de letras políticamente provokativas. Hoy intentaremos hacer un repaso por varios de los elementos principales que causaron toda esta algarabía, siendo conscientes de que van a quedar cosas fuera (y esperamos nos disculpen por esto).


Tal vez merezca la pena comenzar ubicando al lector: a principios de los 90, el panorama musical era un kristo. Más allá de los omnipresentes Mecano (a los que tenemos que revisar sin falta) la música nacional seguía viviendo de las rentas de la movida, mezclada con grupos de pop cómico (Inhumanos y tantos otros), un tímido repunte de la música para quinceañeras, y viejas glorias de la copla con sus últimos estertores. A una descripción de los gustos de la época habría que añadir el rollo grunge, los recopilatorios bakalas y una sucesión de one-hit-wonders como Crash Test Dummies, Big Mountain, 4 non blondes, etc., a los que tanto debemos. Pero de rock medio duro, poca cosa.

Photobucket

Los chavales de la época veíamos Del 40 al 1, en un mundo sin internet donde no podíais oír lo que querías al momento. Esto generaba que toda la música que podías escuchar que no fuera totalmente mainstream te llegaba gracias a tu entorno. Gracias a dios, teníamos TDK y la doble pletina. Este mecanismo fue la base que construyó el género que estamos analizando. “Toma, mira qué risas”, “Escúchalos, son la puta kaña”, “Son tope reivindikativos”, eran los comentarios que precedían el traspaso de cinta. La música tal vez no enganchaba, pero las letras…ay las letras…decían “polla”, “cipote”, “masturbar”, “traficante”, “antimilitar”, “me la pone dura”. ¿A qué chaval podía no gustarle? Poco a poco la madeja te iba enredando, cada vez te molestaba menos ese riff cortante. Y sin que te dieras cuenta, llevabas camisetas negras de manga larga compradas a través del catálogo Tipo, dejándote crecer una incipiente melenilla y mandando cartas a la Heavy Rock para quejarte de que “los reinci se han vendido a las multis”. O peor, escribiendo una carta para iniciar correspondencia con gente con gustos similares, en los siguientes términos: “Hola baska! Soy un tío de 14 takos al que le mola el punk transgresivo. Mis grupos preferidos son Kojón Prieto, Extremoduro, La Polla Records y Eskorbuto” (sí, esto lo escribí yo y algún día les escanearé el borrador de carta que conservo).
Pocas veces en España ha surgido una tribu urbana de una manera tan espontánea. Una subcultura en la que primaba el buen rollo, las competiciones de beber chupitos y el gusto por la música socialmente komprometida. Su repercusión en los medios fue bastante escasa, aunque resulta lógico: como toda subcultura, su paso al mainstream genera tensiones entre sus miembros, debatiéndose entre seguir cómodamente en el guetto o escuchar Extremoduro en un bar de pijos cualquiera. Menudas polémicas en la HeavyRock se podían disfrutar…empezando por la propia definición del género: “rock español” era demasiado genérico y podía incluir a Seguridad Social, “rock radikal” traía a la mente una herrikotaberna, “rock transgresivo” era únicamente Extremoduro, “rock alternativo” sonaba a Pearl Jam…

Photobucket

Otras características fundamentales del cocktail social de los calimocheros era la reivindicación de la legalización de las drogas “porque es más sana que el tabaco y en otros países se utiliza contra el cáncer”, la insumisión militar, la polizía asesina, los dibujos de Azagra, el odio a los fachas nazis, el uso ineludible de la TX y de la K…Estas cosas se les acabarían yendo de los manos a muchos grupos, ya que tras varios discos debían aburrirse y cambiaban de asunto que criticar, encontrando dislates como “Anorexia” de los Porretas o el “Cartas desde el Asilo” de los Reinci.
En todo caso, procedamos a dar un repaso a lo más granado y perdurable del rock calimochero y sus circunstancias, a través de un ranking de grupos, ordenados de menor a mayor, según su número de hits reivindicables desde una óptica actual y postmoderna.

Actores secundarios

No obstante, antes de citar a los grupos principales del movimiento kalimotxero, no podemos obviar la tremenda cantidad de grupos que formaban la clase media del movimiento, esos grupos que figuraban en letra pequeña en el cartel de cualquier festival y que se grababan siempre después de uno de los discos de los grupos grandes.
Me refiero a grupos como EH Sukarra, Su ta gar o El último ke zierre. De la mayoría lo único que podíamos saber es que eran vascos y que molaban, aunque ninguna de sus canciones se recuerden a día de hoy. Otras luminarias que merecen ser mencionadas son los madrileños Boikot, que a día de hoy siguen en la carretera y cuyo mayor éxito fue el negruzco “Cría cuervos”; los alcalaínos A Palo Seko, que siempre fueron más famosos por sus portadas que por sus canciones (tanto por la polémica de su primer disco, en el que representaban el Ayuntamiento de la localidad que les había dado un premio en metálico que utilizaron para dicho disco, como por la portadita de la Heidi en extrañas posturas sexuales, tan de buen gusto); M.C.D., con un disco de versiones que contenía trallazos como Gorda o el himno del Athletic de Bilbao y cuyas siglas supuestamente querían decir, según la zona, “MeCaguenDios” o “Menéamela Con Dulzura”; Betagarri Banditxe, de los que sólo recuerdo el nombre y que eran vascos (aunque la verdad, raro era el grupo que no venía del norte)…

 

Otro apunte antes de lo bueno: todo calimochero sentía respeto por La Polla Records y por Kortatu, más allá del disfrute que pudiera generar su escucha. Ya entonces sabíamos que el origen de la música que escuchábamos estaba en el País Vasco de los 80, en estos grupos que asimilaron como pudieron la influencia del punk inglés en su faceta más Sex Pistols y menos The Clash, abrazando la estética del feísmo, el tako y la drogaína. Ambos grupos tenían singles pero que muy disfrutables hoy día…les propongo que repasen temones como el fundacional “Salve” o el “La Familia Iskariote” y verán que en cualquier garito de cualquier tipo de ambiente serían más celebradas que un “Kids”, un “Smack my bitch up” o un “Corazón Latino”.
En este apartado es conveniente mencionar también a los primeros Siniestro Total, que en la etapa Germán Coppini dieron a luz el “¿Cuándo se come aquí?”, con joyas como “Mata jipis en las cíes” o “Las tetas de mi novia”. La influencia de Siniestro es tremendamente palpable, tanto por este disco como por el directo “Ante todo mucha calma”, que generaba que tu padre te dijera cosas como ¿Por qué escuchas a estos miserables? al oírte gritando ¡Opera tu fimosis!. El cachondeo ilustrado de los de Vigo emparentaba directamente con otra vía del rock calimochero menos política y más bufa, en la que se combatía al sistema desde posturas más amables.

En esta tipo de grupos políticos cachondos -aunque en unas coordenadas estilísticas diferentes- podemos meter también a los primeros Def Con Dos, cuyos cinco primeros discos deberían figurar en cualquier discoteca de calidad. Ahí están temas como Edipo Rey (“desde que trabajas en La Ballesta mi complejo de Edipo qué caro me cuesta”), Veraneo en Puerto Hurraco (“personas normales que matan con un hacha a sus hijas subnormales”), Mi Reino (“todos cuestionan mi pedigrí, los siervos de la gleba se ríen de mí”), Coprofagia (“comer de lo comido, beber de lo bebido, abriendo la despensa que es el intestino”), y todo esto sin contar sus descacharrantes manifiestos en el cuadernillo interior de cada cd, donde nos ilustraban las medidas que iba a llevar a cabo El Escuadrón de las Sombras cuando tuviera lugar la revolución que nos condujera a un Planeta DEF. No obstante, no emparentan con el rock calimochero porque comienzan siendo una imitación hispana de los Public Enemy y acaban dirigiéndose hacia la vía Rage against the machine. Tras una despedida en el año 2000, protagonizan en 2005 uno de los comebacks más deslucidos de los últimos tiempos (la verdad es que nadie se lo pidió, pero al líder Strawberry le salieron mal sus andanzas como cineasta). aquí tienen un vídeo con sus comienzos

Y cómo no hablar de Los Porretas. Ay, Los Porretas, esos chavales de barrio! Su logotipo era más o menos como el de Mahou, y de su carrera destacaremos dos cosas: a) dejaban claro continuamente lo que les gustaba el bebercio, el alpiste, el pirriaque y las drogas blancas; y b) su mayor virtud siempre fueron sus historias de pub, sus anécdotas convertidas en tonadillas pop. Tras un par de discos de repercusión menor (pero con clásicos de verbena como la del fútbol -“con mi bota de vino y mi bocata salchichón nos vamos a ver el fúrbol como dios está mandao”- o el antimilitar-anti-antisozial) pegaron un pelotazo que les llevó a sonar en bares de Huertas con su “Marihuana”, que contiene uno de los ripios más ortopédicos que puedo recordar

Si es muy natural
Y no tiene prejuicios
Tú que la criticas
Y le pegas al orujo

Y en plan cortarrollos, recordar a Soziedad Alkohólica, famosos por su tema “Nos vimos en Berlín” y su mítica frase “Ahora tú, judío cabrón”. En mi grupo de amigos dicho tema quedó forjado a fuego en nuestra forma de relacionarnos, de tal modo que hoy día nos seguimos saludando con dicha frase. Soziedad Alkohólica eran EL MAL ROLLO personificado, desde sus portadas siempre con mucho color negro, con una violencia palpitante en su forma de tocar que hacía que dieran un poco de miedín. Sus continuas alusiones al problema vasco desde una perspectiva dudosa desde la óptica del centro reformista, gracias a canciones tan comprometidas con la paz como “Explota Zerdo” o “Síndrome del Norte”, les puso en el punto de mira de El Mundo y la AVT, sufriendo numerosos vetos en varios ayuntamientos del estado español, siendo acusados de hacer apología del terrorismo.

Personalmente les hubiera puesto el veto pero por cansinos, su uso del doble bombo siempre me resultó antipático, las letras las entendía a duras penas, y me los imaginaba físicamente como cinco Leatherface que iban a comerme a mí o a cualquiera. En todo caso, esperamos que su problema se acabe solucionando: desde aquí les sugerimos editar un disco de covers de Belle & Sebastian, grabar un dueto con Richard Clayderman o sacar un disco que se llame “La Felicidad de Vivir”. Seguro que así, por lo menos les verán con mejores ojos.

Photobucket
LAS ESTRELLAS

Barricada
Uno de los grupos más veteranos de la escena, disfrutaron de las mieles del éxito gracias a dos pedazo de singles como fueron “Oveja Negra”, que seguro que todos recordamos más como “Balas Blancas”, y que fue polémico al hacer referencias a las torturas que presuntamente infringía la Guardia Civil a los miembros más revoltosos del mundo abertzale, y sobre todo, por “En Blanco y Negro”, un épico tema de cuatro minutos musicalmente mucho más pop de lo que era habitual en los Barri, y que hoy día sigue sonando en bares no necesariamente rockeros. La popularidad de estos dos hits hizo que el siguiente disco fuera muy promocionado incluso en los 40 Principales; el single del disco “La Araña” (si comprabas el cd la primera semana te regalaban una camiseta con una araña, y tal) fue “Problemas”, con un videoclip bastante grimoso dirigido por un Juanma Bajo Ulloa en la cresta de la ola, en el que muchos descubrimos las pintas de El Drogas y cía. Momento que ojalá no hubiéramos vivido nunca.

Photobucket

El aspecto físico de El Drogas siempre era reseñable, porque el hombre era tremendamente feo, una especie de Fofito meets Hno. Calatrava. Si queréis recordar al grupo nada mejor que acudir al Barricada: Los Singles, disco doble con 27 cancionacas incluyendo “Bahía de Passaia”, tema normalito que había sido censurado en los primeros tiempos del grupo por hablar de…adivináis? ¡Las torturas de la Guardia Civil a los muchachos abertzales! En fin, la cabra siempre tira al monte…
Ska-P
Hace poco en un artículo de Wally Week estuvimos hablando de los vallekanos. Aparecieron en la parte final del movimiento, con su segundo disco “El Vals del Obrero”. Reafirmándome en lo que dije en el citado artículo, este disco era un hit-over-hit< brutal. El salto a la fama de Ska-P se debió –en una situación paralela a la que comentaba de Porretas- a su hit Cannabis (lega, lega, legalización), que iba acompañado de una colección de canciones muy sólida. Practicando el ska de forma canónica, pero acelerando los bmp, el comienzo del disco con El Gato López es arrasador. Siguen temones como Ñapa Es, Romero el madero, Revistas del Corazón….La temática del disco incluía todos los asuntos que trataba el género ¡sin faltar ni uno! Religión, policía, droga, políticos, toros…hasta las Sectas tenían su canción particular.

Photobucket

La difusión del disco fue tremenda a nivel de distribución en cassette pirata y poco a poco el boca-oreja les hizo vender a cascoporro, lo que les llevó a ser fichados por RCA (filial de BMG, una multi, el demonio con rabo y tridente) y generar una de las polémicas más habituales en cualquier tribu social con ítems claramente identificativos: el rollo de “SE HAN VENDIDO”. Esto pasa en el punk, en el heavy, en el hardcore, en el rap, en el indie…los mecanismos mentales del ser humano son inescrutables. Sobre esto pueden leer hasta en la wikipedia, donde hay una interesante biografía del grupo junto a una parrafada sobre el tema, con argumentos a favor y en contra. Ska-P han sido también protagonistas de un comeback deslucído, aunque estamos seguros de que la cantidad de perroflautas que se han alegrado de su vuelta hace que ésta merezca la pena.
Reincidentes
El grupo sevillano tiene –a mi juicio- una de las discografías más consistentes del rock calimochero, gracias a su especial talento para generar estribillos pegadizos. La primera etapa de su carrera se grabó en Discos Suicidas y la segunda en BMG, lo que les llevó a sufrir el mismo acoso que Ska-P por parte de los fans (esto es, recibir cartas en contra por venderse). No obstante, hicieron bien, porque su sonido mejoró bastante. De hecho, escuchar alguno de los primeros discos hoy resulta bastante complicado sin pensar “ay madre, que agobio”.
Su hit fundamental es, sin dudarlo, VICIO, canción que es la última en sonar en al menos un 25% de los bares del país. En segundo lugar, la rotunda Ay Dolores, que tiene unos violines que jamás he vuelto a oír dentro de la corriente. Pese a la relevancia de estas dos canciones dentro del repertorio del grupo, en su momento había otros temas considerados imprescindibles y que fueron los que lograron que no hubiera cintas de 90 suficientes en mi barrio para distribuir su música: un single rapidito dedicado al presidente autonómico andaluz Rodríguez de la Borbolla (Pepote, Pepote, agárrame el cipote), un himno épico como el Jartos de Aguantar, o la simpática Mili KK, dedicada a todo el mundo insumiso, que tanto dió la tabarra en los ochenta.

Photobucket

El fichaje de los Reinci por BMG<, además de darles más y mejores medios, coincidió con una mayor variedad de registros en los intereses del grupo, que se salieron (dentro de la ortodoxia) de los cánones del género componiendo canciones reflexivas sobre el ser humano, sin insultar a ningún político o cura. Cabe añadir que si algo estropeaba al grupo era una determinada falta de carisma, ya que los cinco miembros eran prácticamente indistinguibles y no gustaban de poner sus fotos en los discos. Pero lo compensaban con determinada sensibilidad pop y una cultura musical que no tenían otros compañeros de generación: no versioneaban a Eskorbuto, versionaban a Los Ramones. Y eso en algo se tenía que notar.
Los Suaves
Los gallegos formaban parte del movimiento pero venían de otra época: a mediados de los 80 ya estaban dando la brasa con sus delirios heavies. Tuvieron la suerte de estar en plena forma cuando el movimiento kalimotxero empezó a triunfar entre los chicos del babyboom del 80, con dos discos (“Malas Compañías” y “Santa Compaña”, curiosamente ya editados con multi) que tenían una buena cantidad de canciones emblemáticas. El lugar adecuado y el momento justo. Aprovecharon la onda que venía para recuperar canciones viejas editando un disco en directo (triple en su primera edición) con el que se consolidaron como reyes del rock nacional. Pero lo importante de Los Suaves no eran tanto las canciones como su capacidad de entrega en los directos, especialmente su frontman: YOSI.

Los conciertos de Los Suaves eran un auténtico espectáculo en primer lugar porque todos sus miembros eran más viejos que la tana: señores con bigote, pelo largo, fumadores…En segundo lugar, solían hacer vibrar al personal con duelos de riffs a lo Cruce de Caminos, en enormes lapsos temporales donde al resto de la banda le daba tiempo a echarse una partidita al mus. Pero, y yendo al tercer elemento, no se dedicaban al mus. ¡Se dedicaban a beber como energúmenos! Y fruto de esto, ver a Yosi en el escenario era el cachondeo padre. Pantalones bajados, bebiendo a morro de una (o dos) botellas de whisky, de pronto tiraba sus playeras al público o se tiraba él…Entrega y sacrificio en pro del concierto, que raramente duraba menos de dos horas y media. Claro, con canciones como Dolores se llamaba Lola, Pobre Jugador, o El Afilador que duraban como poco ocho minutos, o haces conciertos de tres horas, o tocas sólo cuatro canciones.
El rasgo identitario más característico de Yosi, además de su pelazo leonino y su bigote, era que había sido Guardia Civil, justo una de las instituciones más odiadas por todos sus compañeros de estilo, por las razones que hemos ido desgranando a lo largo del artículo. Esta vida tan llena de contrastes ha conducido a Yosi a vivir hoy día como un anacoreta en los montes de su querida Orense…aunque de vez en cuando sale de la cueva, abandonando el rol de abuelo de Heidi, para volver a sacar discos y hacer conciertos.
Extremoduro

Extremoduro son el grupo que resume toda esta era. La figura del “poeta urbano” Robe Iniesta ha sido la figura de referencia para tanta y tanta gente…La historia de Extremo surge, como la mayoría de las historias de grupos del rollo, a través de maquetas autofinanciadas con pequeños bolos, maquetas que rulaban entre el personal gracias a la doble pletina y que les llevaron de una vida de pequeños hurtos y mucha drogaína a llenar el Palacio de los Deportes. Como siempre, la información que teníamos en su día de estos grupos era prácticamente nula: de Extremo se sabía que eran de Extrema y Dura, que con esa voz tenían que ser medio yonkis, y que sus canciones tenían un toque lírico muy característico.
Las letras de Robe, su líder, eran especialmente poéticas para sus fans acérrimos, y musicalmente mezclaban el ruido desagradable y los riffs cortantes con ciertos matices más suaves, ya fueran los coros femeninos que pueblan el “¿Dónde están mis amigos?” o los estribillos coreables equiparables a los de La Frontera y grupos más mainstream. En aquellos años pre-Planetas, la única forma de escuchar rock en castellano que no se radiara en radiofórmulas era el rock calimochero. Y los aficionados a las guitarras encontraron cierto salero en el glorioso “Decidí aprender a hacerme yo la maleta” o temas puramente poperos como “Estoy muy bien”.

Photobucket

El caldo de cultivo que generaron los primeros discos de Extremoduro, la mayoría con portada del omnipresente Azagra, cristalizó en el pelotazo definitivo, allá por el año 95, que supuso “Agíla”. En una precuela de lo que vivirían Ska-P el año siguiente, Extremo lanzaron su disco más asequible y fácilmente radiable, con una perfección (dentro de sus límites) de la fórmula que les había llevado a ser populares dentro del movimiento. Dentro del disco había dos temas que llevan a Extremoduro a las radios y bares de todo el país: “So payaso” y “Me estoy quitando”.
El primero es una canción bastante normalita que pasaba desapercibida dentro de los temas más clásicos del grupo, pero que tenía un leve asomo de ritmo sincopado que gustó mucho en los pocos bares no bakalas que podían encontrarse en los mid-90’s, con la voz de Robe muy suavizada y con unas trompetas que le añadían a la canción bastante clase. El segundo, que era el último corte del disco, se convirtió en un clásico del cachondeo flamenquete; no sé ustedes, pero era la canción de moda durante mis primeras borracheras de preadolescente. Nos reproducíamos el diálogo y todo entre minis de semen de gorrión zurdo y cubatas de licor 43 con vainilla. Hasta en Kapital la ponían. Y es que en este país estas cosas de droga, cachondeo y gitaneo, nos han gustado desde los tiempos de Emilio el Moro. Por estas fechas se puso de moda la leyenda urbana de la muerte de Robe, cosa que, por otro lado, era como jugar al póker con ases en la manga, o decir que se había muerto Enrique Urquijo u otro living dead de la movida

Extremoduro podían vivir de las rentas a partir de entonces…y es lo que hicieron! Sacaron un disco doble que decepcionó a todo el mundo salvo en el nombre, “Iros todos a tomar por culo”, testigo de la gira post-Agíla junto a los Platero (de los que no hemos hablado porque algún día Fito hará algo digno de estar en Achuwoki, y no queremos desperdiciar esa bala). Y luego tres discos en 10 años, ya sin portadas de Azagra, y cada vez con intenciones más dudosas. Imposible no mencionar el “Yo, minoría absoluta”, en el que el poeta urbano alcanza su cumbre lírica con “Puta” y “Hoy te la meto hasta las orejas”, una de mis frases preferidas de todo el movimiento.
No obstante, Extremoduro son hoy día el grupo más popular y perdurable de todo el rock calimochero, alcanzando números 1 en ventas, teniendo fans en todas capas sociales y llenando cada concierto que hacen, lo que tiene su mérito teniendo en cuenta que lo han logrado atacando cualquier concepto estético medianamente amable.

Una despedida

Y en fin amigos, hasta aquí llega este repaso somero a toda una escena que nos alegró a muchos la adolescencia. Poco después de que muchos de estos grupos empezaran a sonar en las radios mainstream, Alejandro Sanz sacó el corazón partío y comenzó la invasión latina, que puso las cosas en su sitio. En paralelo, las 56 k’s y el napster empezaron a convertir en inútiles los loros de doble pletina. El “te paso una cinta” se convirtió en “te grabo un cd”, surgieron las páginas web de los artistas, vimos lo feos que eran todos los grupos calimocheros, descubrimos otras músicas…en definitiva, maduramos y nuestros intereses cambiaron (para bien o para mal).
En los últimos tiempos, en los que lo latino ha sido borrado del mapa, las guitarras han ido cobrando protagonismo y cosas como La Fuga, Marea o Despistaos han ido cobrando protagonismo de nuevo, recogiendo la herencia de esta escuela. Y ojo, que todos los grupos que hemos citado siguen ahí, dándolo todo, haciendo la visita anual al Viñarock y llevando de merchandising camisetas negras de manga larga. Pero ya no es lo mismo, el sueño de un panorama musical mayoritariamente kalimotxero difícilmente volverá. Pero para eso estamos nosotros, para recordarlo.

Photobucket
Y sí, muchas cosas se quedan en el tintero. La parte del mercado que el perroflautismo buenrollista de Los Delinqüentes, Macaco o Bebe le quitó al rock, otros grupos que no han sido citados pero que estuvieron presentes, la ropa y la estética, la heavy rock como santa biblia…pero amigos, eso quedará para una segunda parte, o por supuesto, para sus comentarios.

148 thoughts on “Los 90’s: Rock y Kalimotxo

  • Dios, que grupos más grande, y es verdad que para la edad en la que comienzas con el calimocho que te pillara esta ola era lo mejor que te podía pasar…
    Y para rematar quién no ha vuelto a algún concierto de cualquiera de estos titanes en plan “remember”.. y ha acabado con un litro de calimocho!!!!
    Ahhhh ese último concierto de Siniestro… vaya resaca de vino garrafón!!

  • Felicidades por el artículo, me ha venido ese sabor inconfundible del calimocho sin hielos que tanto bebi en su dia.
    Y sin querer renegar de nada, con un poco de perspectiva te digo que vi tantos conciertos en directo de todos los grupos que mencionas que me da hasta grima recordarlo, porque para ser sinceros musicalmente no valen ni para tomar por culo.
    por cierto, en el pais vasco se perdieron el tema de “vota a nadie” de reincidentes que tanto tocaban por madrid, es lo malo de tener los ideales tan cogidos por las pinzas.
    Saludos

  • Muy buen artículo!!
    Dos puntualizaciones:
    siempre tuve entendido que M.C.D significa “me cago en dios” y no meneándomela con dulzura como dices tu.
    por otro lado yosi es de ourense y no de orense.

  • Mmmmm… muy buen artículo, si señor!! Que recuerdos del instituto, maldita sea, todo el mundo dando POR EL CULO con los Extremo…hasta que vieron el “Iros todos a tomar por culo” en El Corte Inglés…y ahí se rompió la mágia!!! Jajajaja. La verdad es que de todos los citados, solo me han gustado (y me siguen gustando, pardiez) Los Suaves. De hecho, no creo que sean “Rock Kalimotxero” en el sentido estricto de la palabra. Sus desarrollos musicales siempre me han parecido mejores y más complejos y cuidados que los del resto de la caterva. Evidentemente no son Pink Floyd, pero no veo a los demas a su altura, ni de coña. Si estos tios hubiesen nacido en el Reino Unido, me parece que no tendrian que estar tirando de Viña Rock y sucedaneos a estas alturas. Un saludo, y lo dicho, gran artículo!

  • Lamentablemente no se desprende un gramo de nostalgia en el artículo. No porque no haya gente que añore a estas bandas sino porque realmente estas bandas nunca se han ido.
    Lamentablemente, cuando yo pensaba en rock pensaba en el Roxy y Janine Lindemulder y no en hacer peyas en el tuto y hacer botellón.

  • Una cosa divertida sobre Siniestro Total:
    Hace un par de años en las fiestas de León, Siniestro hizo un concierto. Lo cachondo es que, aparte de los niñatos amacarrados con móviles de 500 pepinos, había familias enteras para ver el concierto. Padres seguidores de Siniestro desde los años 80 dando botes con sus hijos a hombros. Toda una postal generacional.

  • Muy bueno el articulo, yo creo que he visto a casi todas las bandas que mencionas salvo las que no aguantaron el subirse al jaco (eskorbuto, cicatriz).
    Mis favoritos eran la polla, eskorbuto, cicatriz y uno que no nombras y que aunque quizas menos conocidos fuera de Euskadi a mi me parecen los mas miticos: R.I.P.
    Estos en mas de 20 años de andadura solo sacaron 2 discos, uno de ellos un directo, por lo que en los conciertos repetian canciones, porque no tenian mas que tocar jajaja.
    De los que comentas los que menos me gustaban eran extremo y ska-p. De estos ultimos recuerdo una anecdota en un tintorrock que unos punkis empezaron a insultarle al cantante y este en pleno concierto bajo a zurrarse con ellos. Lo pusiero fino.
    Lo que si tiene esta musica es que cuando creces, pese a que puedas mantener mas o menos las mismas ideas, la dejas un poco de lado porque en el fondo sus letras son bastante pueriles.
    Lo que no he dejado de lado es el kalimotxo fresquito, que bien entra ummm.
    Perdon por el ladrillo.

  • Articulo buenisimo, enhorabuena…
    Yo llegue en la época Extremo, y para mi sin duda los mejores de todos los que mencionas, con sus mas defectos que virtudes, pero para mi eran dioses en mi pubertad xD
    Por cierto, esas cartas las he leido yo…escanealas ya xDDD

  • Articulo buenisimo, enhorabuena…
    Yo llegue en la época Extremo, y para mi sin duda los mejores de todos los que mencionas, con sus mas defectos que virtudes, pero para mi eran dioses en mi pubertad xD
    Por cierto, esas cartas las he leido yo…escanealas ya xDDD

  • “por otro lado yosi es de ourense y no de orense.”
    En todo caso es de Orense, con “O” mayúscula y sin la “u”, por que estamos hablando en castellano.

    • En castellano también es Ourense espabilado, que Franco ya la cascó hace lo suyo… A mi me la suda como lo escriba la gente, pero sobradas como esta me tocan los cojones.
       
      buen artículo, grupazones! aunk no sobrarían los platero (sin entrar al trapo con fito…)

  • Jo Jo Jo, que grandes recuerdos. Nosotros si que eramos tios con 15 años y no los emespinetes de ahora :P.
    A SKA-P voy a verlos este año en el Sziget si no coinciden con alguno de los buenos (Placebo, Prodigy, Manic Street preachers, Faith no more, nouvelle vague, fatboy Slim, primal Scream, Gwar), to tajao y endrogao. Va a ser la risión 😛

  • Juan, aquí todo se escribe desde el respeto, no se confunda… por otro lado, yo veo palazos por un tubo, otra cosa es que no le molesten.
    Yo que decir: esos grupos no me gustaban ni un pelo ni en el instituto. Ni uno. El único que me gustaba un poco era Platero y me duró dos días.

  • Juan, como dice Viru, aquí siempre solemos tratar con cariño las cosas de las que hablamos. No obstante, entiendo su comentario.
    En este caso concreto, el asunto está en que en su día estos grupos eran mi mundo musical, por lo que siempre quedan grabados en el recuerdo.
    Hoy me doy cuenta de que la mayoría me gustaban por su potencial para los estribillos, la verdad es que en cada disco encuentras 6 o 7 ripios memorables y coreables.

  • A mí nunca me gustaron esos grupos. Acostumbrado a la calidad y técnica de los grupos hevilongos extranjeros, me daban horror y el caca-culo-pedo-pis nunca me emocionó ni en la adolescencia, quizá cuando tenía 7 años. Alguno de ellos sí me ha entrado ya mucho más recientemente, como Barricada, que aunque siguen siendo espeluznantes en concierto han sacado discos de mucha calidad hardrockera y brillante producción como el “Bésame…”
    Extremoduro me han parecido siempre una patraña, como la mayoría del resto, mucha actitud y poquita chicha.

  • Gran artículo, un poco de aclaración: “Me estoy quitando” de Extremo, porque supongo que se te ha escapado, es una versión de Tabletom, otro personaje de rock calimochero que cuentas por aquí, malagueño y, como casi todos los grupos que aquí comentas, todavía sigue dando sus bolos por festivales. El último donde han estado, Extremúsika este año.
    Un saludete!

  • No estoy de acuerdo con q estos grupos con la edad parecen pueriles. Sólo hay q irse a vivir a un pueblo facha para recuperarlos a todos. Yo reconozco q en los 90 escuchaba a Public Enemy y después pasé directamente a CPV. Era lo q se movía por el barrio. Pero con el tiempo he ido recuperando estos grupos, comenzando por el último del Evaristo y lo sigo flipando. Para mí DCD siguen siendo imprescindibles, porq siguen siendo el sentir de los inadaptados como yo.
    En fin, una música, una época, un pensar. El pasado y la añoranza, ains…
    Saludos,

  • Por lo que pueda pasar yo todavía llevo en la guantera del Sierra unas cuantas cintas, una de ella de Extremo. Y como nunca he dejado de escucharlas, para mi el tiempo no ha pasao

  • Uff, un curso sin concierto de Reincidentes ni era curso ni era ná(por algo eran paisanos no?).Inolvidable,el de Cou.Por varios motivos,el primero,que a los niños les dió por hacer el costalero con las cabinas de wc de las niñas y si,a más de una le cortaron el rollo ante una levantá improvisada (nunca olvidaré la cara de mi prima MArimé cuando la bajaron de la chicotá,no paraba de decir “mierda de Sevilla!”)y el segundo… ay,el niño que me gustaba por entonces se puso en cola para tirarse desde el escenario (los seguratas ordenando al chavalerío para que se tiraran al público sin descontrol,qué ternura)y justo antes de tirarse me buscó entre la gente y gritó mi nombre,waaauuuu

  • Mu grande el articulo.
    Independientemente de si esos grupos son buenos o malos(a mi muchos me siguen gustando), la verdad es q a esas edades si lo que “mola” es escuchar a mocedades, fumar de pipa y coleccionar enanos de jardin, pues lo aceptas, lo haces y punto…con 15 años somos demasiado manipulables por la masa.
    Por cierto, para cuando un articulo sobre la fauna hiphopera iberica?? Ese mundo si que ha hecho y hace daño a la juventud española. Con temas mas machacones que el peor bakalao y siempre hablando de pajas mentales del tipo “yo rapeo mejor que tu”, o “..hijos de p***, creiais que no podria sacar disco, pues aki estoy..”
    Ese royo si que me parece realmente perjudicial para la salud (aunque, evidentemente no todo el monte es mierda de perro)

  • Estos sin son rockeros calimocheros
    http://www.youtube.com/watch?v=8fhEPXIxdVQ&feature=related
    A mi me gustaba más el heavy extranjero (Metallica, Scorpions, etc),Héroes del Silencio, Medina Azahara,No Me Pises Que Llevo Chanchas rock en teoría con letras no reivindicativas, un poquito (poco) el bakalao cantadito..
    De esta tropa, pues Extremoduro si me gustaba algo, aunque las letras de drogas mil, no me molaban (que manía con las drogas coño tírate por la ventana y deja de dar por saco) y Barricada me molaba por la voz de bruto del Drogas además era un personaje entrañable.
    Mi hermana le llamaba “el Droguis”, daban ganas de darle un bocata con esas pintas, parecía falto de atención alimentaria ¿como no caerte bien?
    MagicoViaje, “Semen de gorrión zurdo” ¿No saldrías por La Trainera, en los bajos de Argüelles? Ahí ponían ese chupito mortal, ¡menudas tetas tenía la camarera jajaja!

  • Momento Pedante: La canción “Me estoy quitando” que Extremoduro colocó en su disco “Agíla” es una versión. La original es de un grupo kalimotxero y veteranísimo (desde los años 70), malagueño, cuyo cantante tambien se llama Roberto (“Rockberto” por nombre artístico) y ellos son “Tabletom”. Por el tiempo que llevan me atrevería a afirmar que son los inventores del rock porro-litro-kalimotxo. Y aunque Rockberto parece un indigente en los días previos a aparecer muerto en un banco del parque, su calidad musical es la ostia: TODOS sus músicos son profesores del conservatorio.

  • Está bien el artículo.
    No habéis hablado de los Ilegales, que son tanto del movimiento como Siniestro Total. Letras con barbaridades, apología del mal o así me parecía entonces y algún temazo que resiste el paso del tiempo perfectamente como Tiempos nuevos, tiempos salvajes. La pones después de Vicious de Lou Reed y aguanta la comparación.

  • Articulazo, ¡sí señor! Un día tendré que abandonar -sea momentáneamente- a los rubios peludos nórdicos para revisitar todas estas cosillas.

  • Gran artículo, pero necesito una explicación para poder dormir esta noche: ¿qué es el “semen de gorrión zurdo”?

  • La verdad es que Su ta gar y Kortatu en el pais vasco si son considerados como grandes. Aparte de que el movimiento Kalimotxero alli no ha muerto, si no iros cualquier fin de semana de este verano a cualquiera de todas las fiestas de barrio que hay. Habrá como minimo un grupo de rock kalimotxero tocando.

  • Su ta gar hoy en día siguen tocando. De hecho ahora mismo están haciendo una gira 20 aniversario que está teniendo bastante éxito. Sus últimos discos no son gran cosa pero en directo son de lo mejor que puedes oir por su zona. Su canción “Jo ta ke” es todo un himno en euskadi.

  • Bueno, teniendo en cuenta, como bien dice Mágico, los resultados de grupos tipo Marea e imitaciones, está claro que el Kalimotxo Rock es EL ROCK en España.

  • Efectivamente, los primeros discos de Def Con Dos son imprescindibles (yo incluiría también el sexto, “Ultramemia”). Y sí, se podían haber ahorrado el “retonno”.
    Con los que creo que te equivocas de pleno es con El Último Ke Zierre, que son un grupo que sigue sonando bastante en estos círculos, y una discografía llena de temas memorables (“Escupiré jodidos”, “Sometido”, “Ansiedad”…). En el mismo nivel tenemos a Envidia Kotxina, Kaos Etíliko… y los no-me-puedo-creer-qu-no-los-hayas-mencionado Piperrak, con su “Cualquier Día”, el himno por excelencia de este género.
    Por último, decirte que no sé si habría que incluir en este repaso a Mamá Ladilla. Por un lado son populares entre este público, pero normalmente la gente no pasan del “Chanquete ha muerto”, “Primavera” y dos más. Además, su estilo es tan personal y original que casi merecen un género propio.
    Bueno, esta noche toca ver a Los Suaves en as fiestas de Aluche (y eso que no me gustan demasiado).
    P.D.: Odio a Soziedad Alkoholika. Y (cito) los coros femeninos que pueblan el “¿Dónde están mis amigos?. Los odio.

  • dejo el articulo a medias porquer me ha hecho gracia eso del “”Hola baska! Soy un tío de 14 takos al que le mola el punk transgresivo….”
    lo mejor precisamente de la jebi rock era esas misivas de “soy una chica heavy de 16 años que le mola extremoduro, heroes del silencio, S.A. (??????)
    y ahora sigo leyendo porque me esta gustando XD
    yo tambien debo guardar alguna de esas revistas de la epoca, a ver si encuentro algo y subo lindezas del estilo. que grandes tiempos :P)

  • “en estos grupos que asimilaron como pudieron la influencia del punk inglés en su faceta más Sex Pistols y menos The Clash,”
    Eso lo dirían ellos, porque quitando quel orejas en La Polla quería ser Rotten, el RRV era de todo menos punk inglés.

  • Anda mira, ya han solucionado mi duda ahí arriba.
    En fin, siguiendo mi ola de malrollo, mezclar a Siniestro con el rock para costrosos, me parece de hereje fenicio. Unos que practicaban el punk como es, estúpido y a su aire, y otros… bueno, el artículo defiene muy bien a los otros. Pero es sólo la opinión de vuestro humilde new waver.
    Creo que un post artículo de los secundarios puede ser muy de rises.

  • De todos los grupos que has dicho me quedo con Extremo. Yo no sé qué será, pero tiene algo especial ese grupo, un duende muy particular. Supongo que será el carisma de Roberto Iniesta y punto. Qué tío el Robe! Genio y figura.

  • Joder, pues yo entre una adolescencia kalimotxera con banda sónora de RRV como la que tuve y una de estar todo el puto día comentando en el Messenger “Física o Química”, me quedo con la mía.
    PD: Extremoduro y Marea mierda puta, sus letras me dan dolor de cabeza, todo himno rockero que tenga más de 7 palabras no vale pa ná.

  • Dani riesgo, estoy bastante de acuerdo contigo. Si he citado a Siniestro Total es porque en mi barrio todos derivamos hacia el calimocheo desde el Ante Todo Mucha Calma. En mi caso, fue de facto la primera música no puramente comercial que escuché, la primera cinta que me pasaron y el primer cd que me compré. Y todavía les escucho.
    Y sobre lo del RRV, pues también llevas razón, entendieron el punk como llevar cresta y echar lapos.

  • Gran artículo!!!
    A mí tampoco me gustaban nada estos grupos,de hecho yo en aquella época lo que escuchaba era Offspring, Green Day, Oasis(¿?)…y otras cosas que no me atrevo a mencionar(pecadillos de juventud!!).
    Yo conocí a muchos de los grupos que se citan porque a mis colegas les encantaban y las ponian en los botellones y sobre todo porque años después mi primo ponía copas en el Ave Fénix (que en su momento fue un bar mítico para los calimocheros de Coslada) al que ibamos a que mi primo nos hiciera un pague 1 y consuma 3.
    De todos modos estos grupos siguen sin gustarme, pero he de admitir que algunas letras tenian mucha coña y en más de una ocasión me han hecho sonreir.

  • Werewolf, yo también soy de coslada! De hecho cuando menciono en el artículo las competiciones de chupitos estaba pensando en el Ave Fénix.
    De paso explico que el “Semen de gorrión zurdo” era calimocho con naranja en lugar de cocacola, que ponían en el Tikaran, otro bar clasicote del Uru en Coslada.

  • Todo contado tal y como fue, como se nota que somos de la misma quinta y ciudad, que tiempos aquellos, con el karton de vino y cola tof de consum.
    De vez en cuando algun osado ponia a los transfer (ke te los has olvidado)

  • en este ambiente que vivi desde sus comienzos destacar el rollo fan 40 principales siempre negado por los seguidores de musicas alternativas, en todos estos ambientes , heavy, punk, grunge o perroflauta fusión se hablaba mucho en contra de la música comercial, pero a la hora de ir a un concierto tenia que ser de alguien ya conocido, en Alcala de Henares a finales de los 90 tenias hasta 4 bares donde se hacian conciertos de estos estilos, y raro era al que iban más de una docena que no fueran colegas del grupo, haber si de una puta vez tenemos claro que la alternativa no esta en el estilo sino en la manera de entender la relación ártista público, si de verdad eres alternativo no te importa ver a un grupo en un garito pequeño si el grupo te mola de verdad, a mucho alternativo le gustan exclusivamente grupos que ya han triunfado, que casualidad, A Palo Seko el sabado 13 a las 0:00h en el Rockala, antiguo Rock on en alcala de henares, ahi queda eso

  • Este artículo tiene serios tintes Pornosawianos, por lo que doy mi completa aprobación. También venía a decir lo de que Me Estoy Quitando es de Tabletom, pero se me han adelantado…
    Yo también creo que Extremoduro está un par de niveles por encima de casi todos los demás mencionados. Salvo Def Con Dos, aunque yo sólo habría cogido los primeros cuatro discos (2º Asalto, 3er Asalto, Armas Pal Pueblo y Alzheimer). Ultramemia y De Poca Madre ya eran muy inferiores (se tomaron a sí mismo demasiado en serio: la peor idea que pudieron tener); Dogmatofobia, como recopilatorio que era, no tiene mucho que evaluar; y del retorno mejor no hablemos. No obstante, sigo teniendo a Veraneo en Puerto Hurraco en un altar, junto con Sigo Siendo Heterosexual y muchas otras.
    Por cierto, las letras de Ska-p son extremadamente grimosas e infantiles, y mira que ideológicamente son cercanos a mí. Me sorprende y entristece que haya gente mayor de 20 años que les tome en serio más allá de lo puramente musical. Que, sin ser para tirar cohetes, se deja escuchar muy bien.

  • Yo lo que no entiendo es el auge del calimocho. Es coca-cola estropeada con una mierda de vino, no me creo que haya paladar que lo encuentre de gusto.

  • Señor Magicoviaje, ¿el tema “Mili K.K” no era de los thrashers españoles Legion, o me confundo? Si Reincidentes tienen una canción llamada igual lo desconozco, porque de la banda no conozco apenas nada. A pesar de ser paisanos.

  • Que tiempos, que buena apología del asesinato, el terrorismo, consumo de drogas, etc que hacían.
    Y los malditos fachas dando por culo.

  • El ‘Rock Calimochero’ de los 90

    os enfrentamos con este artículo a una de las corrientes musicales que más adolescencias han marcado. Un género auténticamente español que a mediados de los 90 rozó el clímax en cuanto a repercusión popular. No, no hablo del gafapastismo indie ni del a…

  • NtmeC, efectivamente los Reincidentes tienen una cancionaka denominada así. Aquí va el enlace del spotify (en goear no está)
    spotify:track:1GqLJcCveyIvidegziz4IU

  • Dios, el Load de Metallica, fue sacar eso y pasar de todo lo que me recordara a la banda (los 5 primeros discos, el resto basura).
    A mí este tipo de música sí me gusta. Tampoco es que los siga como cuando tenía 16 años pero como dice el artículo hay temas de estos que nunca mueren.

  • Gracias Magicoviaje; el “Mili K.K.” de los Legion tenía, curiosamente, poco que ver con el resto de sus temas, que iban más en una onda speed/thrash americano, sin embargo la canción que los hizo algo más famosos fue precisamente esa. Aquí les dejo el tema, por cierto, y con su permiso:
    http://www.youtube.com/watch?v=hggQbooW-eM
    Los Legion, por cierto, se disolvieron, y su vocalista y bajista Jonathan se metió de lleno en la religión, llegando a licenciarse en Teología en un seminario de la iglesia adventista, convirtiéndose en pastor de la misma y dejando atrás por completo su pasado metalero. La vida da muchas vueltas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *