Super Acid: mi primer disco fue… una mierdaca

Son muchos los ritos de transición en el paso de la niñez a la adolescencia. La primera vez que besas a una chica, aunque sea jugando. La primera paja. El primer cigarro o cerveza (nunca / a los 30 años en mi caso)… Pero, antes que todo esto, siempre llega el primer disco de mayores. De música no-infantil. Aunque tampoco adulta. Pero, en todo caso, que sea algo que escuchen los mayores.  

Ya soñaba con conocer a Bruno y María.

Imagino que hoy en día es un paso mucho más difuso: al fin y al cabo ya no se compran discos, por lo que el paso a la música “adulta” carecerá de momento tan claro y marcado. Pero todos los de más de 25 años (por poner un número) recordamos ese rito de iniciación. En mi caso,  un servidor pasó de escuchar Parchís a comprarse un casete… de acid house.

Su coño es tu droga

Con 9 o 10 años, las canciones de las series de dibujos se me antojaban ya infantiles, pero aún no me había puesto a investigar que había por ahí. No sabía que me gustaba. Pero algo me tenía que gustar, como a todo el mundo, y el Acid estaba de moda. De la historia de la música House se ha escrito mucho. De la Acid, algo menos, pero podéis mirar la Wikipedia. En todo caso, yo n
o sabía nada de música, de baile o no baile. Solo sabía que sus símbolos eran unas caritas muy sonrientes y simpáticas, cada una con su rasgo distintivo. Las drogas psicodélicas me quedaban tan lejos como… hoy día, supongo.

La vida de una Kardashian

Efectivamente: en mi mente, el Acid House era más bien el siguiente paso tras ser fan de Los Pitufos o los Astrosniks, con cada personaje definido con una característica. Los muñequitos del Acid House estaban en todas partes. Incluso en un juego: el famoso Toy Acid Game, para Spectrum y Amstrad, que unía dos de las mayores modas de la época. Los Toy me molaban bastante, así que lo lógico era que los caretos del Acid también lo hicieran. Ocupaban un lugar parecido en el imaginario de un pre-púber de los 80.

Esta la tuve yo. 10 pavos en Wallapop. ¿Me arriesgo?

Yo, to flipao, hasta me había comprado unas chapitas con los smileys estos que se ponían, atentos, en las rodillas. Un día me preguntaron si era “pijo” y, bueno, ni sabía que era ser pijo. Pero por lo visto, solían llevar las chapas en las rodillas. También tenía una camiseta repleta de caretos de esos.

O sea, que me encantaba todo lo del Acid House… sin saber nada de la música.

Esa situación iba a cambiar gracias a mi padre y la gente del bar de debajo de mi casa. El Bar Gerar, donde iba mi padre a tomar unas cañas y yo a jugar al Toki después del colegio. El Gerar disponía del típico expositor de casetes con cintas de Obús, Accept, Chiquetete, Enrique y Ana, José Luis Perales… y varias cintas de acid house, claro.

Aconsejado por la camarera, escogí una que se llamaba Super Acid, editada en 1989 por KOKA MUSIC (genial). Puestos a meterse en el tema, mejor lanzarse de cabeza. ¿Quién quiere acid normal pudiendo tener SUPER ACID? Además, en su portada salían un montón de smiley. Y las sonrisas, amigos, es algo que no sobra en este mundo moderno. Tenía que molarme por cojones.

Shiny Happy People Acid

Pues no.

Efectivamente, mi romance con el acid house se truncó en el momento de comprarme el casete aquel.. Porque aquello era… no sé. Raro. Canciones muy largas, en inglés, que no me sonaban de nada y con ritmos raros. No sabía que música me gustaba, pero no era esa, a pesar de que a mí (y a mi prima) se nos pegara el arreglillo aquel de “a-a-aciiiid”.

El primer tema era un larguísimo mix con todos las canciones. Esto ya a mí me dejaba un poco catacrocker, ya que desconocía el concepto de mix. Por lo visto, se trataba del Acid Mix de los famosísimos Toni Peret & José Mª Castells. Contenía todos los tópicos del subgénero: los “UH-YEAH” esos, el sample de “This is a new style of music”, y la cantinela esa de “A-Aciiiid” que me hacía gracia. Ahora creo que es un mix bastante apañado, pero en su momento no entendía nada de esta música pensada para la pista de baile, cuando a mí de la radio me gustaba Rick Astley o Dinamita pa’ los pollos.

Por la cara B, el famoso tema ‘Work it to the bone’ de L.N.R. Bueno, “famoso” sería entre los negros de Chicago, porque lo que es en Alcalá de Henares… Por lo visto era un auténtico temazo rompepistas, un clásico que recibe infinidad de elogios en el Tube y en Discogs, a cargo de la seminal House Jam Records. 

Se incluía también un tema con “letra” en alemán. Digo letra porque, como como sucedía con el tema anterior, se trataba de una canción destinada a discotecas, de ritmo machacón y poca melodía. Hoy día, la verdad, me hace mucha gracia, pero de chaval ni me acordaba.

Una tal Ceejay cantaba mi tema favorito, una muestra de High-Energy italo-cutrona llamada ‘He’s so Divine‘, con una melodía y arreglos muy típicos de la época en un estilo Madonna / Whitney Houston cuando hacía canciones bailables. Y aun así, claro está, duraba 6 minutazos. Lo mismo se podía decir del ‘Reaching’ de los Phase II. ¡Nada que ver con Kira Sensei! Estos eran otros italianos cantando en un inglés regulero, haciéndose pasar por negros y, por cierto, desafinando bastante.

Lo mejor se quedaba para el final. Porque esta última sí que me hacía gracia y se acercaba más a mi idea de lo que tenía que ser una música representada por las caras estas: una versión “moderna” de ‘Palomitas de maíz’.  Nunca había visto el estupendo vídeo que se realizó para promocionar esta versionzaca. La M&H Band era, en realidad, un técnico llamado Marc Haley, que grabó alguna que otra cancioncita en el espacio que le dejaba su labor en un estudio de grabación.

 

Mi romance con el Acid terminó por aquí, puesto que me gustaba todo menos lo que había generado la moda de marras: la propia música. El disco que lo petó aquel verano de 1989 era uno llamado simplemente “Acid House”, que además incluía un póster. Pero honestamente, creo que a mí me hubiera dado bastante igual y no me hubiera gustado, con póster o sin póster.

Esto no saldrá en la BSO de Stranger Things 2

He tardado casi 30 años en encontrar, por fin, la caratulita y poder escuchar de nuevo la casete. Claro, ahora me hace mucha gracia, aprecio sus virtudes y sus defectos, y me la he escuchado un par de veces muy a gusto. Curiosamente, aunque la música electrónica de la época desde el italo al bakalao, ha tenido su reivindicación, el Acid se ha quedado aparcadita y libre de la nostalgiaXploitation. Con lo cual nos libramos de escuchar cosas como “el acid sí que molaba, no como esa mierda del reggeaton”. ¿Y yo? Pues me tocó una cinta de Un Pingüino en mi ascensor y, ahí sí, me hice fans. Y luego, del Madrid Hip Hop y el reggae.

Eso lo cuento otro día. Seguía buscando una música con la que identificarme. Seguía buscándome a mí mismo. Me dan mucha envidia esos comentarios que afirman que su primer disco les satisfacció y encaminó en la vida. La gente que se compró un disco de Iron Maiden con 10 años y se quedaron felices oyendo heavy toda la vida. Yo, como iréis viendo, he ido dando palos de ciego, probando y abandonando cosas. Buscando sabe qué me gusta de verdad. Y por qué. Intentando entenderme a mi mismo. 

Todavía sigo en ello. 

Ahora, el Acid, descartao. 

124 thoughts on “Super Acid: mi primer disco fue… una mierdaca

  • Me gustaría ofrecer una observación interesante pero mi incultura musical hace que clasifique a esto como “chunda-chunda de discoteca”, algo que podría sonar en un plagio de Wipeout. Pero qué mal rollo me dan las jetas esas. Me recuerdan a los emoticonos, y odio los emoticonos.

  • Pues también me ha molao el mix, sí.

    Escribí una vez algo así pues me pasó eso mismo con el Techno Dance Valencia, pero comprobé lo maravilloso que sigue siendo el Ponte… la marcha 2. Aunque claro, era dance ligerito más digerible que el acid (o Alejandrito)

  • Joder esa misma camiseta tenia yo…
    Jamas di el paso a la musica Acid desde las chapitas y las camisetas gracias a dios. Yo era mas de Un pingüino en mi ascensor y el recopilatorio el golfo.
    Tras eso, mi unico contacto con los Acid ha sido Watchmen…

    slaudos

  • Llevo desde las 7 de la mañana con el Aciiiiddddd por tu culpa. Yo también tuve esa misma camiseta, igual era uno de los dos modelos que había. Pero mi primer disco, con 10 años, fue The Final Countdown. Al leerte me he alegrado de ser un poco más mayor que tú XD.

  • que el acid no ha tenido revival? han vuelto a sacar todos los instrumentos a la venta, una caja de ritmos vintage de la epoca no baja de 2500 euros, y no dejan de sacar temas de acid eso si, mas techno que house

  • Aquí otro que su primer disco fue The Final Countdown. Lo del Acid fue un auténtico pepinazo durante el verano del 89 (si no recuerdo mal). Nunca llegué a conectar con ese tipo de música pero, a fuerza de oirlo por la radio, acabó por no disgustarme. Como todos, acabé teniendo la jodía camiseta que, años después, adquirió el status de “trapo para el polvo”. Y el Toi Acid Game!! Dios, ya lo había olvidado…

  • Ciertamente no recuerdo a ciencia cierta cual fue mi primer disco, por edad y años calculo que fue el primero de Hombres G, pero realmente yo siempre he sido de rock duro, siguieron algunos de Helloween, Rosendo, Platero y tu, etc., pero si la cosa es buscar algo decepcionante, tengo dos, uno el de Wilfred y la ganga con aquel pelotazo de mi abuela y el de Juan Perro de Raices al viento, que fuera de la canción de “Mi abuela” y “En la selva” el resto eran infumables.
    P.D.: Yo que pensaba que tu primer disco era alguno de Joaquin Sabina.

  • Otro que también tenía la camiseta. No recordaba el nombre de mi primer disco y gracias a tu artículo me he puesto a investigar, porque sabía que era un mix dance pero había olvidado el nombre. Fue Open Mix 6, que me imagino que me compraron por mi flipamiento con Sabrina, y el recopilatorio comenzaba con una versión de Boys Boys. También incluía versiones de Bad de Michael Jackson, de -creo recordar- Gloria Stefan y de… Marcelo The Mastroianni -lo leo en la portada- gran nombre. En mi caso me gustaba bastante en el momento, ahora lo estoy re-escuchando a ver que tal.

  • Curiosamente estuve a punto de caer en la misma trampa del Acid porque los Smileys atraían un montón…suerte que mi primer disco “serio” después de los Max Mix fue “Wild Frontier” de Gary Moore y desde entonces ya pasé de cualquier cosa que no tuviera guitarras y tipos frunciendo el ceño. Una vida bien aprovechada jajaja!

  • Yo,aunque también estuve a punto de caer en la tentación ácid, tuve una iniciación en el mundo adulto similar pero bastante mejor que la tuya.Todo gracias a un feriante del rastro del domingo en Mieres que ponía a tope en unos altavoces descomunales lo que yo identificaba como “la música de los caballitos”.

  • Mi primer disco serio fue el Disintegration de The Cure, con once años, aunque no fue exactamente comprado, lo “tomé prestado” de mi hermano.
    Tenía una chapa de esas del Acid, verde y con mucha purpurina…pero la música tampoco me decía ná. También recuerdo que me llamaron la atención en su día, las portadas de los discos aquellos de “Thunderdome”, en las que salían monstrencos, aunque cuando escuché aquello…next, no se qué esperaba escuchar exactamente, pero no era lo mío.

  • Me compré el disco “A la Karga” con los éxitos de 1995 interpretados por artistas NO originales. Para mi no fue una decepción, de hecho me encantaba, tenía temazos como “El tiburón” o “Scatman’s World”. Además, en el disco hay una canción que se llama Wham Bam que creía que la cantaba Wham!

  • La primera k7 en la que me dejé la pasta de un regalo de cumpleaños (casi 2000 pelas!!) fue el Appetite For Destruction de Guns N’Roses. No pongo foto porque está en casa de mi madre, junto con toda la colección que conservo. Después vinieron Kiss, y así de mal me quedé, jejejeje

  • Yo siempre pensé que el Acid era un pufo y que en realidad no existió pero aún conservo esa cinta de superpop que demuestra que sí que existió y que la escuchó más gente aparte de mí. Todavía me acuerdo de muchas canciones tantos años después. Así de taladro eran.

    Ansiando que cuentes tu experiencia con Rap In Madrid.

    Toki :_)

  • Para mí la cultura Acid, y en concreto las chapas Smileys, fue la primera vez que saboree la amarga sensación que da ser víctima de las imitaciones y el poco conocimiento de los padres respecto a las modas consumistas. Estuve durante semanas insistiendo a mi madre como un pesado para que me comprara una chapa de esas, y llegó el día en que ella ,sonriente y segura de que iba a triunfar, me dice “tengo una sorpresa para tí” y va me enseña unas chapas de Smileys de imitación!!! “Mamá, ese no es el Smiley oficial, ese es un timo”. “Pero si son las chapas de caritas sonrientes que querías!!!” “Sí, pero no, la cara no es igual. No pienso ponerme en la chaqueta la chapa con la ‘cara’ esa”

  • Yo a los 8 me flipé con Iron Maiden porque era lo que escuchaban mi hermano y sus amigos jevis (preadolescentes todos) A los 10 me pasó lo mismo con los Pet shop boys, a los 13 con los Doors y a los 14 con U2. No han dejado de gustarme ninguno de ellos (aunque U2 para mi murieron en el 2000) y he ido a conciertos de todos, menos, obviamente, los Doors. He tenido la suerte de tener influencias muy variadas y tener acceso a músicas muy diversas. La electrónica es lo bastante amplia como para haya cosas que me interesen, aunque a mi también me pasa que del acid recordaba más la estética y lo accesorio que la música en sí.

  • Mi primera cinta tambien fue de acid house,en la actualidad he cambiado los smileis por Eddie de los Maiden,Snaggletoth y tantos otros…y las chapitas XD,que recuerdos cuando las pillaba,buen articulo!

  • Jeejej buen artículo! Mi primer disco fue Thick as a brick! De los Jethro Tull pero ahora le pego a todo, acid house incluido… una cosilla, el pasado de satisfacer no es satisfizo??

  • Iba a comentar que las chapitas de Acid eran una especie de tabú del yonkismo en mi entorno, pero luego he leído “satisfacció” y se me ha ido lo que iba a contar.

  • “Yo, to flipao, hasta me había comprado unas chapitas con los smileys estos que se ponían, atentos, en las rodillas. Un día me preguntaron si era “pijo” y, bueno, ni sabía que era ser pijo.”

    Jojder, nada más empezar a leerlo, es que justamente había pensado en eso, que llevaba una camiseta de “aces high” de Iron Maiden y una chapa de esas así, y me lo preguntaron…. y lo mismo, como buen parleño no supe hasta entonces que era eso de ser pijo…

  • Mi primer disco comprado fue “Leisure” de Blur, pillado de oferta durante mi viaje de estudios de bachiller. Tiene temas bastante buenos, sobre todo Come Together.
    Pues a mí me ha molado el rollo acid este, me recuerda a la música que ponía mi hermana mayor por aquella época y claro, para mí a mis 5-6 años y siendo de pueblo todo lo que trajera mi hermana que vivía en la capi me parecía el summum de lo guay y de lo moderno. De hecho algún añito después, cuando entré en esa edad de obsesión enfermiza con la música, encontré algunos cassettes suyos de esa época y los escuché hasta romper la cinta literalmente.

    • Uf, ni me auerdo de ese disco, y eso que a mí Leisure me molaba 🙂

      En realidad el Acid tiene su puntito, claro. Suena muy cutrón pero mola.

      Un placer siempre leerte por aquí, Eli 😀

  • “Los famosísimos Toni Peret & José Mª Castells”… sí, hombre, famosísimos, ¿quién no ha oído hablar de los famosísimos Toni Peret & José Mª Castells? ¡Si los conoce todo el mundo!

    Bueno, ahora en serio, ¿quién cojones son los famosísimos Toni Peret & José Mª Castells?

    • Toni Peret y José María Castells fueron los artífices de la serie de discos de remezclas ‘Max Mix’. Si fuiste un niño de los ochenta, en algún momento de tu infancia te debiste hartar de escuchar alguna de sus remezclas por la radio. En concreto el Max Mix 3 sonó en las emisoras durante las navidades del 86 hasta que a más de uno le sangraron los oídos.

  • Joder Viru! Mi primera cinta fue tambien de Acid, pero en mi caso la portada era con distintos smileys y el fondo rosa. Y a mi si me molaba algun tema!

    Respecto a las chapas, mi madre me las ponia en… los tirantes xD. Y lo peor es que llegaba gafas marrones! Asi que era un poco un Steve Urkel moderno, blanco y con sobrepeso jaja.

    Mis siguientes cintas eran tambien un desmadre: el Older de George Michael (que aun hoy me sigue encantando), el Where do you go? de No Mercy! y No Score de los Fugees…

    Al final para que mi banda favorita de mi adolescencia fueran los Bon Jovi, a los que descubrì en el 2000 pero que recuerdo tener yemas grabados de la radio del These Days del 95 (un disco hiper infravalorado por los no fans!)

    Y esta es mi historia Patricia! 🙂

  • Mi experiencia es similar a la tuya. Tenía la camiseta (como casi todos en esa época) y algunas pegatinas y chapas con los Smileys. En una feria del pueblo compré una casette (no recuerdo el título) y me decepcioné bastante, no era lo que esperaba. Lo único que recuerdo es que había un tema llamado Khashoggi (el único que medio me gustaba). Luego llegó el Rap’in Madrid hasta que el hard rock, grunge y heavy entraron en mi vida.

  • Caray! Ya hacía tiempo que no te leía un artículo como los que escribías hace años. Muchísimas gracias.
    Creo que mi primer disco, comprado con mi dinero, fue un vinilo de Prince de la banda sonora de Batman. Aunque fue años después de la moda de Acid sí que recuerdo llevar esas chapitas en los pantalones. De hecho recordaba llevarlas en las rodillas, en efecto, era donde HABÍA que llevarlas, y al mismo tiempo pensar que qué demonios era eso de Acid House. Pero, eh! las chapitas molaban. Así que al igual que tú, mi primer recuerdo de la la moda fueron esas chapas. Creo que también tuve alguna camiseta con las caritas sonrientes pero, seguramente, cuando ya había pasado de moda.

    Un saludo y un placer leerte así de nuevo.

    • Un placer que sigas aquí y me leas. Me ha hecho mucha ilusión que lo recibáis también. La BSO de Batman es el típico disco de crío! 😀

  • Estoy escuchando el remix en el trabajo, y mola lo suyo.
    Mi primer disco fue Songs of faith and Devotion, de Depeche Mode. Sigo enganchado desde entonces, iré a Bilbao a verlos en julio.
    Pero es cierto que en tu preadolescencia das muchos palos de ciego con tu gustos musicales (y de cualquier tipo). Tengo discos que compré al gustarme un único single, y que vistos ahora me parece increible que me gustaran

  • Tenía su cosa el acid, aunque sí que es verdad que cansa pronto.

    Mi primer disco fue el Aidalai de Mecano. Ahora ya no me gusta, me parece demasiado frío y encima habla de drogas y soledad y cosas chungas. Pero me influyó cuando grabé una cassette con mi primo con canciones hechas con el Casio, copiamos lo de hacer un icono para cada canción.

  • Yo también tuve esa época de buscar mi música… y creo que todavía sigo buscándola. Yo soy más de canciones concretas que de grupos y tipos de música así que creo recordar que el primer disco que me compré con mis pocas perras ahorradas fue la banda sonora de Pretty Woman únicamente por la canción de Roxette. No aprendí y después me pillé “Lo más disco 91” por una canción del grupo The KLF, tuve la suerte que en el super donde me lo compré se confundieron y en lugar de cobrarme 2500 ptas me cobraron 250. Menos mal que con el paso de los años la forma de adquirir música ha cambiado, por que si no me hubiese arruinado.
    Una alegría volver a leer este tipo de artículos.

  • Nunca me compré un disco. La música “de gente mayor” a la que me expuse de primera fue de club: house, dance, trance, techno… que transmitían en la radio día y noche. Aquí llamábamos a ese tipo de música “changa”, nombre que nunca me ha gustado. Desde entonces todo lo que sea punchancho y electrónico me atrae hacia sí por fuerza de gravedad.

    Aunque sí teníamos un disco, lo tenía mi papá para que lo oyéramos en el carro. O se perdió o lo robaron… Eso y Queen -de mi madre- era la música de mis padres que más me gustaba.

  • Qué entrañable ese momento en que uno decide que ha de dar el paso y convertirse en “mayor” adquiriendo su propia música, antes de internet tenía más mérito todo, vivíamos en un mundo de desinformación.

    Fruto de esa desinformación yo adquirí mi primer disco “de” mayores o “para” mayores, simplemente… porque me gustó la portada! me estoy refiriendo al Techno Dinosaurius, con 10 años nada puede molar más que un t-rex robot, eso y que parque jurásico hizo mucho daño en la época. Spielberg alienando mentes desde la infancia.

  • Yo la cagué pero bien cagada al comprarme como primer disco este, bueno en cinta, de “seguridad social”:

    https://www.discogs.com/es/Seguridad-Social-Que-No-Se-Extinga-La-Llama/release/2104145

    Para hacerme el mayor con solo 11 años…Qué pesadilla. Menos mal que al poco tiempo descubrí el heroquest, el rol, y sobre todo a Manowar.

    Seguridad social se quedó en el cajón para los restos.

    P.D: Molaría que hicieras un articulo sobre cintas y discos que ahora piensas “en que cojones estaría pensando?”.

  • Yo al no tener reproductor propio hasta bien llegada la adolescencia, mis primeros discos los compré sabiendo ya bastante bien lo que hacía, lo que le quita bastante la gracia… Eso si, la primera cassette “mangada” a la familia (y lo entrecomillo, porque nadie sabía muy bien cómo había llegado hasta allí ni a quién pertenecía en realidad) es perfectamente recordable, el clásico Purita Dinamita de ya imagináis quíen. Sólo de recordarlo me entran ganas de ponerme esa maravilla de la anáfora que es Billy Joe!
    España necesita un Guardians of The Henares Corridor para reivindicar con sustancia en lugar de nostalgia las canciones pop de los que pertenecemos a la generación de Peter Jason Quill…

  • No recuerdo exactamente el primer disco/cassete que me compré en persona, podría ser el Max Mix 5 1ª parte (a partir de ahí, toda la colección hasta el 13) de Toni Peret y JM Castells.
    Por cierto, yo también tengo el cassette Acid Mix de la SuperPop, regalo de mi hermana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *