Adios Series Ly, hasta siempre Dibus… Los 10 cierres por los que más lloré.

Ay, que nos cierran Series.Ly. Y Series Pepito. Que no pasa nada, que nos buscaremos la vida, pero jo que perezón. Y la revista Dibus. Ay. Google News también, pero como no soy “emprendedor” ya me da más igual. El caso es que llevamos unas semanitas que no ganamos para disgustos, pero tranquilos, que con un par de voces en facebook protestando y unos tráilers de secuelas para críticar, se pasa. Vivir, amigos, es acostumbrarse a la pérdida. Pasar el duelo, aceptar el vacío y, con el tiempo, llenarlo con algo. Nunca olvidaremos el Megaupload, pero quizá podemos volver a enamorarnos.

supernuevo
Cuando leía la vale con mi bocadillo de nocilla…

Lo dramático es cuando un cierre es súbito. Que no puedas preparar tus mecanismos mentales para la despedida No hay aviso. Simplemente sucede y te las tienes que apañar. A veces, una serie, o un tebeo, llega a un fin medianamente satisfactorio: son muchos años acompañándote y se puede preparar la despedida. Da pena que termine Bakuman, pero lo ves venir y lo aceptas. Otro caso en el que no te echas a llorar es cuando hace tiempo que te la suda, como cuando cerró Dinamic, o cuando lo haga Private. Nadie usaba el Messenger cuando cerró. Nadie lo lloró.

Pero cuando estás ahí a tope con aquello que te mola… jode. Un día vas a comer a tu restaurante favorito y te lo encuentras cerrado, de golpe y porrazo. ¡Podrían avisar, malditos desconsiderados! ¿Y ahora qué hago, yo que me había hecho a la idea? ¿Y dónde está el camello de la esquina, ése que tiene un cristal tan bueno? ¡Un timo, UN TIMO! Pues así con todo. Yo he pasado por eso… con casos como estos, tan mongotrágicos como los vuestros.

Imagen de previsualización de YouTube

El Un, dos, tres

Como le molaba a Chicho quedarse con la peña. Y si era a través de metalenguaje, mejor. El Un,dos,tres era, como decían en Muertos de risa, el mejor programa de televisión del mundo, como lo es hoy Mujeres y Hombres. Y como tal, cuando acababa, era un auténtico drama. En aquel momento, la audiencia no manejaba el concepto de “temporada”: los programas iban y venían de la parrilla sin mayor explicación. Aquí, su director gustaba de dedicar unos minutos a decir “sayonara” de la forma más dramática posible. Para ejemplo, el del video: un Chicho gimoteando un “hasta siempre, viejo amigo” ante una caja… un ataúd… enterrando fetiches y despidiéndose de su hijo predilecto.

Glups.

¿A que parece un adiós definitivo? Pues el cabrón SIEMPRE VOLVÍA. ¿Os cansan comebacks de Kiss? Chicho lo hacía cada dos años. Y nos lo seguíamos creyendo. Y hasta lloré. Pero claro: yo lloro no ya viendo, sino hablando de El vuelo de los dragones. Ninguna cancelación de programa me aceptó tanto.

Otro cierre traumático de serie: Búscate la vida. Un día lo estás viendo tan tranquilo y te topas de frente con un último y traumático episodio de despedida, con clips de la serie. He quemado los capítulos de tanto verlos. “La han quitao”, como se decía en su momento cuando veías que no daban más capítulos de El halcon callejero. No quiero ni imaginar los fans de algo que acaba en cliffhanger.

Tformers

Los cómics de Transformers

Al igual que con las series, rara vez te enterabas de cuando cerraba una colección de cómics. O una editorial. En este caso, Cómics Forum avisó de que la colección se cerraba, pero que estudiaban alternativas, como reediciones de material o los tebeos ingleses de Transformers. ¿Cómo era posible que cerrara mi colección favorita? Sobre todo con la estupenda etapa que Simon Furman y Geoff Senior nos habían regalado.

Pues sí, Los transformers se acabaron de golpe y porrazo, comprimiendo la resolución del conflicto entre robots en pocas páginas. Y tardaron muchos, muchos, muchos años en volver a aparecer en formato cómic, que siempre ha sido el mejor para las historias de estos robots. Ahí me quedé pensando… “y ahora qué”…

Otros cierres de cómics traumáticos: No volví a sentirme tan mal hasta que no cerraron todo el Ultraverso de golpe y porrazo. Con lo que molaba. Bueno, en realidad no me acuerdo de casi nada de lo que iba, salvo que me gustaba mucho y dibujaba muchos Primes en la carpeta. Personaje que, por cierto, NUNCA EDITARON aquí.

video-store-1983-2
Nostalgia de los negros de los 80

 

El videoclub Gigante

Gigante de nombre y gigante en tamaño. El videoclub Gigante estaba en un enorme local en Alcalá de Henares, y seguía una curiosa filosofía: no ofrecía estrenos, pero tenía un enorme catálogo al mísero precio de 100 pesetas por alquiler. Creo que lo más moderno que tenían era Robocop, y yo lo descubrí en 1989, con lo cual llevaban ya tiempo sin novedades. Ahí nos hinchamos a alquilar cosas raras que no tenían en el videoclub “guay” del barroi:  Contaminación Alien Invade la tierra, Los zombis paletos, Goldface, animes-caspa como Alas Doradas… Total, eran sólo 100 pesetas.

Y un día fuimos y había cerrado. Así, sin previo aviso, nos habíamos quedado sin uno de nuestros sitios predilectos. Nos dejaban solos y desamparados, a merced de los elementos. Asomándonos al abismo, a un abismo sin películas marcianas de ninjas. Yo no quiero vivir en un mundo así, y tuve que hacerlo durante algunos años.

Otros cierres traumáticos de locales: la Librería sexológica de Madrid. Estupenda selección de fanzines de cine raro y VHS y DVDs de importación con cine gore y marciano en una época en la que era MUY DIFÍCIL de conseguir. Y además, gran surtido de revistas porno. Hasta el dependiente era majo: me grabó Miedo en la ciudad de los muertos vivientes y Santo vs Las Lobas en una cinta que aún conservo.

Imagen de previsualización de YouTube

El cierre de Napster

Allá por el 98, en los canales de IRC de música empezó a leerse una coletilla: “me lo voy a bajar del Napster”. En aquel momento no me interesó: pensaba que era algo como las “news”, de donde muchos se bajaban discos y que yo era incapaz de hacer funcionar.

No era el caso. Napster era mucho, mucho más sencillo de utilzar y cambió el paradigma socio-cultural para siempre. Claro, hoy día la calidad de las canciones resulta ínfima (todo a 128 ks como mucho), pero en su día se me abrió el cielo. Principalmente, atención, porque podía escuchar algún tema antes de comprarme los discos! Me fiaba mucho de las reseñas de las revistas que leía (la Kerrang y el Popular 1, principalmente) o de libros que leía por ahí. El concepto de “comprar a ciegas” estaba a la orden del día. NOT ANYMORE. Gasté más en discos que en toda mi vida: la baja calidad hacía que si te molaba no mereciese la pena descargar todo el disco. Algunos de mis grupos favoritos los descubrí ahí, como a Dschinghis Khan o los geniales Rubinoos.

No podía durar. Metallica y otros famosos se pusieron tontitos (con cierta razón), la industria presionó a las autoridades y al final tuvieron que cerrar el servicio. Nos quedamos todos a cuadros.Ahí sí que hubo hasta suicidios de algún fan de Rush feliz por poder descargar tantísimas rarezas. ¿Y ahora qué? Pues ahora, como antes, pensábamos. Y ojo, que a mí me parecía normal y que aquello había sido una feliz anécdota. Claro, luego vino el Audiogalaxy, que molaba aún más y ahí la gente ya perdió toda la vergüenza. A acumular, que luego lo quitan. A follar, que somos jóvenes. A vivir, que son dos días.

Otros cierres traumáticos de internet: el foro de Virucom y darme cuenta de que no valgo para esas cosas. Desde entonces, ni foro, ni grupo de facebook… si hasta la página de fans me la hizo un colega. Para muchos, el de Megaupload también fue minino, pero para entonces ya sabíamos que algo nuevo vendría. “Abre puertas, busca una salida, que otros curarán tu herida”, que cantaba la genial poeta gaditana.

Imagen de previsualización de YouTube

Canal Alucine

VHS o Beta. Amiga o Atari ST. Canal Satélite o Vía Digital. ¿Adivináis cuál fue el sistema que entró en mi casa? Efectivamente. Y bien que me lo pensé. Vía Digital tenía el canal Nostalgia, con emisiones de archivo de RTVE (¿dónde estabais los que flipáis con Cachitos de cromo?) y hasta tres canales acojonantes de cine de culto: Showtime Xtreme, Canal 18 y el Canal Alucine, los tres mosqueteros del espacio.

El último era el más veterano, y se dedicaba a poner series y películas raras a troche y moche, con magazine incluido. Coño: ahí repusieron Doctor Who de Tom Baker cuando ni se concebía un remake moderno con un mojabragas para nerdas. Y terror, ciencia ficción y cine fantástica a troche y moche. Calle 13 tenía el marketing para parecer molón, pero si mirabas las programaciones, sabías que lo bueno estaba en otro lado. Igualito que los libros de twitteros.

Pero un día, simplemente, se acabó. TVE cerraba el canal sin decir ni pío, del cual aún tengo cintas enteras con películas grabadas, algunas de las cuales no están en el emule ni en ningún lado. Ningún tipo de despedida. Unas cortinillas y adiós. Creo que nunca he disfrutado tanto de la televisión como de aquel par de años con Vía Digital.

Mola-Adebisi_teaser_620x348

Otros cierres traumáticos de medios: cuando me quitaron el canal musical VIVA. Era absolutamente ADICTO a sus emisiones. Horas y horas de techno-chicle alemán y boybands en vena durante un par de años. Un día, Telealcalá dejó de difundir la señal y Sqeezer, DJ Bobo y Worlds Apart dejaron de entrar en mi casa. No aprendí ni una palabra de alemán, a no ser que contemos “HYPA HYPA” como una. Que no lo es.

Y revistas. Muchas revistas. La Psychotronic Magazine. Mi querida Todo Pantallas, a la que tantas cartas escribí. Mundo Canalla, la Yo-Yo… Todas dolieron, pero aquí estoy de nuevo como un trueno en la noche. Algún día, Virucom también cerrará, y no creo que nadie me dedique tanto lloro. Yo por si acaso voy acumulando Lorazepam y Esctilopram, que me van a hacer falta. Más que ahora, si cabe.

83 thoughts on “Adios Series Ly, hasta siempre Dibus… Los 10 cierres por los que más lloré.

  • El cierre de la Tumba de Drácula tío. Anda que no hay colecciones de cómics que cerraron y me dejaron bien jodidas. Puede que algunas fueran reguleras pero joder… ¡Daría para otro artículo!

    De las mencionadas siempre me dolió en el alma el cierre de la Librería Sexológica, donde entrar era una aventura distinta cada día. ¡Menuda clientela! Y esos VHS de Robovamp o Android of Notre Dame. Siempre me pongo nostálgico al sacar fanzines que compré allí en su día. ¡Todavía huelen como la tienda!

    • Joder. Es verdad… cuando lo cerró Fórum!!!! Y hemos tardado DÉCADAS en tenerlo entero en Biblioteca Marvel.

      La Librería Sexológica es uno de esos sitios que hacen GRANDE una ciudad

      • Lo peor es como el hijo de puta de Claremont acabó con Rachel Van Helsing en otra colección, años después y de manera lamentable. Joder, si ya fue triste quedarnos sin la Tumba de Drácula… ver lo que hicieron con su protagonista ya me reventó la vida.

  • pero los cierres digitales son menos traumáticos, aunque guardes el contenido, apagas el ordenador y ya está. Pero los comics y revistas no, ocupan un espacio físico y cada vez que abres el cajón o la puerta del armario , ahí están y te haces la ilusión de que de haber seguido el mundo seguiría siendo maravilloso, pero en el fondo sabes, que los consejos de la Nueva Vale, que repetían cada año al cambiar de lectoras, ya no tenían sentido al poder buscarlos por internet, y recordad chicas, para hacer el sexo oral más placentero, tened en la boca un caramelo de menta

  • Jesus Sierra Tornero, bien podría haber incluído el cierre de Radio Actividad ahí. Que disgusto fue en un día 🙁 Por otro lado no coincido… las revistas o blogs acaban desapareciendo y a veces los pierdes para siempre.

  • El cierre de las revistas Mortadelo Extra y Zipi y Zape Extra, Ramis dejó de dibujar Sporty y Cera dejó Pafman y Dr Pacostein, volvieron estos últimos pero no con historietas tan graciosas como “el asesino de personajes”.

    • Madre mía el asesino de personajes, que tebeo más divertido. El malvado Doctor-Profesor-Comodoro-Monaguillo Malfendi!!! y por supuesto el comisario Mafrune. que recuerdos macho.

  • Me has pillado comiendo en casa de mis padres y te fotografio mi mayor cierre-trauma. Por fín aparecía el Destro de oro y chapan. Años después descubrí una web de tradumaqueteadores que han seguido la linea de Forum y pude seguir flipando (no digo la web para que no la cierren)

  • Me he ofendido un poco con la pregunta de dónde estábamos los que ahora flipamos con cachitos.
    Pues dónde íbamos a estar? En casa, viendo la tele gratis o alquilando VHS por 100 pesetas todo el fin de semana. No todo el mundo teníamos la suerte de permitirnos la tele por satélite, ni el canal pus ni nada.
    Saludos,
    xP

    • También llevas razón… O los que ELIGIERON MAL y se pusieron Canal Satélite. Aclaro que yo soy de una casa muy humilde, de ciudad dormitorio y barrio obrero 100%, pero el fútbol es sagrao.

  • Buff qué recuerdos, comparto con usted la añoranza por Vía Digital, el 60% del cine de culto que hoy en día disfruto viene de verlo en aquellos canales o de recordar ver peliculas anunciadas y haberlas buscado a posterori en la epoca p2p. Qué gran trabajo hicieron abriendome las puertas del terror y el cifi ochentero en mi tierna infancia! (En mi pueblo no había videoclub, había aquello del vídeo comunitario, legendario mamoneo televisivo también que se merece un articulo)

  • Me lo leeré con calma, que me tengo que ir, pero… qué recuerdos, señor Viruete!!! Lo del videoclub Gigante me acuerdo que lo decías en el podcast de videoclubs, junto a Wally Week y MAT, con lo del gitano y la peli de Superdetective en Hollywood jajaja.
    Yo descubrí las descargas P2P con el Napster, y me jodió mucho su cierre o cambio. Sobretodo porque encontraba absolutamente cualquier canción que buscase, cosa que no ocurrió luego con los Kazaa, Ares…
    Ah, y a mí tampoco me duele el cierre de SeriesPepito o Seriesly. Una vez te leí un comentario sobre SeriesYonkis en el que decías algo así como que mola ver cómo se definen como defensores de la cultura, de las series, que no te cobran y blablabla, pero para ver un puto capítulo se te abren 200 banners de publicidad. Me da pereza porque ahora hay que rebuscar páginas o enlaces para el torrent, pero de ahí a pena por el cierre de una página que se estaba forrando a base de publicidad…

    • En Enero van, al parecer, a borrar todos los enlaces debido a las nuevas leyes y quedarán como una red social para comentar y llevar la cuenta de las series; vamos, un cadáver informático con poca más utilidad que esas páginas de dominio en venta en las que entras y solo hay anuncios de citas donde antes estaba tu fansub de Naruto o foro de pelis de la Shaw Brothers.

  • Ay, qué pena cuando cancelaron Firefly ¿verdad? Maldita Fox, pobre Joss Whedon, que yo no me la perdía…

    Via Digital, mis padres no te pudieron pagar más, así que en mi casa chapaste antes de que chaparas tú solita. A mí el virus animaníaco me lo contagió ella con Evangelion, Ranma y cualquier otra que hubiera sacado algunas tetas al aire. También disfruté de Canal Satélite, aunque por parte de visitas a casa de mis abuelos. De esos también con el paso de los años han echado bastantes cierres traumáticos (o para lo que es el caso, se pasaron a paquetes más caros y elitistas. ¿20 Euros más al mes por tres canales de cine? Ni de coña). Se podría hacer un artículo sólo con los canales de música molones que desaparecieron sin dejar rastro. ¡Canal C:! Montaron un vídeo de despedida en el que los presentadores se subían a una nave espacial o algo así y se piraban (a que ahora el chiste de “me voy, mi planeta me necesita” ya no hace tanta gracia :_( ) ¡D.o.f. 6!

    Antes de descubrir Virucom, creo que lo más parecido que tuve, que ponían chistes a pie de imágenes, era la revista Juegos y Cia. Un mes ya no apareció y así hasta hoy. Por extensión, la propia Dreamcast y su revista oficial española. Casos que me jodieron bastante.

    Mi tío, que era el dealer de los contenidos piratas, más que Napster, tiraba de Winmx o algo así. Canciones sueltas principalmente, los hits y tal. Aun así compraba lo que podía de la aislada Tienda Tipo de Plasencia. Me dio pena que cerrara, aunque si dejé de pillar fue porque tocaban años fuera de casa por el tema universidad.

    Ya lo he contado en alguna entrada anterior, que sé de uno que lloró cuando La Polla Records se retiraron. Pero me da que para el resto del moderno fandom blandengue del rock, fue un caso de los de “pos vale, pos bueno…”

    En el debate Megaupload, da igual si eres razonable pro-cierre o libertario todo-gratis: Los fans de las series de dibujos, con sus doblajes españoles, ripeos de vhs y tal… fuimos los que de verdad acabamos jodidos y sin recuperar, por muchas alternativas o Mega a posteriori que existan. Y que nadie me salte con el eMule que es un cagarro desde toda la puta vida. No hay orgullo más gratuito el de los emuleros, dionmío… Todavía hay varios de x-men animada que o no están con castellano o tienen una calidad Cataratas de Octogenario.

    • Canal C:, ese si que era grande (lo poco que vi). En cuanto al eMule quiza no sea ni de lejos el sistema más comodo pero desde siempre se lo han intentado cargar y ahi sigue. Los contenidos dependen de los usuarios compartiendo y no de un tio o dos (que cobran con la publicidad) asi que tu puedes mejorarlo. De hecho tengo la teoria conspiranoica de que la proliferación de webs pulsa-y-baja se ha dejado hacer para tener el tráfico controlado y centralizado (en vez de descentralizado como en cosas tipo emule). Si lo quieres cerrar es muchisimo más fácil “y el emule es una mierda” (porque a menos usuarios peor contenido)

  • Pufff, hay tantas series y cosas que eliminaron antes de tiempo que no podría hacer una lista. Lo de los videoclubs con películas raras por 100 pesetas es una de las peores, también echo de menos el SuperMortadelo y otras revistas juveniles.

  • Mi primer cierre traumático fue a los 6 años cuando cerró la revista de los Electroduendes, que encima desapareció de repente y sin avisar… Debía tener a mi quiosquero hasta los cojones, porque estuve como dos o tres meses preguntándole día sí, día no si había salido el siguiente número.

    Y el otro cierre que recuerde haberme dejado jodido de verdad fue con la revista Microhobby… vale que era el año 92 y al Spectrum ya se le había pasado mucho el arroz (el último número, el 217, incluía un anuncio de la Megadrive, para que os hagáis una idea), pero aún así, fue el fin de una época… y lo de quedarme sin la cinta con juegos gratis que acompañaba a la revista cada mes también escoció lo suyo.

  • Yo no es por hacer la pelota, pero que os quitaran de un golpe y plumazo el programa mensual de Cinebasura, a mí me jodió porque me lo pasaba muy bien con los audiocomentarios. Menos mal que por lo menos, el grupo de Cinebasura Fans mantiene el espíritu vivo y de vez en cuando hay sesiones en directo…

  • Me has recordado un servicio que había a finales de los noventa: Te enviaban un catálogo de discos, cada uno tenía un número de teléfono, llamabas y podías escuchar las canciones e ir pasándolas… todo con el teléfono y una calidad horrenda, pero a modo de presentación funcionaba.

  • En fin, Señor Viruet. Déjeme contarle el cierre más traumático de mi niñez. Nací en 1993. Eso significa que soy muy joven para haber conocido las recreativas. Craso error. Recuerdo cómo fue cuando cumplí 7 cumpleanos que todo se modificó.

    Una supuesta verdad universal es que los niños de ahora no son atraídos por las recreativos.

    Bien. Los niños se enloquecen con cualquier cosa con pantallas. Yo todos los veranos iba a veranear a Huelva. Los. niños jugaban con las máquinas. Cuamdo el SEGA PARK se instaló la gente de mi clase iba, y eso fue en el instituto, año 2006. En el 2001 la sala de vacaciones cerraba. Pusieron una Tienda De Moda en lugar. Y el año pasado estaba ferpectament. A mí me dañó el alma. No fue la PS1. Para todos la PS1 era una cosa y la recreativa otra. El Tekken era igual pero no importaba nos molaba. Usted ni save que es que la última máquina, una de Asterix, este en un sitio que reza “Prohibido menores incluso acompañados”. Lo aficionados no hemos hecho por mantener el patrimonio de recreativas en España.

  • Yo echo de menos los podcast de viruete.com y desde que escuché el de los caballeros del zodiaco, me reafirmo en mis palabras. Deberían volver a ser habituales. Campamento Krypton está bien pero…no es lo mismo.

  • Yo también fui un daminificado de Via Digital. En concreto de Locomotion, que por mucho que el doblaje latino sonara “raro” (y no empecemos a flamear, por favor), si te gustaba el anime o la animación para adultos, en aquel momento era EL canal. Luego con los años te das cuenta de que bueno, ni tanto ni tan calvo, pero la presentación, el hecho de emitiesen las películas o que sacasen cosas de las que nunca habías oido hablar (como Blue Seed or Virgin Fleet)… pues impactaba. Y la presentación visual bien que se la curraban, los jodíos.

  • Pues a mi me gustaba Leonart, aquel programa de divulgación científica para chavalería que echaban en la 2 y que finiquitaron como quien dice por la puerta de atrás. Tenia un estilo que me recordaba a los programas de televisión que me gustaban en mi infancia, allá en los ochenta. Y hablando de nostalgia y los programas de divulgación científica para imberbes, no puedo evitar recordar ‘3, 2, 1… contacto’ y con él a Sonia Martínez. La vida es muy cruel “echando cierres”.

  • ¿A ti también te jodió lo de las Aventuras de Fly, verdad? Era mi serie preferida por encima de Dragon Ball en ese entonces, al menos luego pude leer el manga que muuuuucho más largo, la batalla contra Freezard fue brillante.

  • Pues fuera de coñas… Tu post me ha puesto triste. Pensar en cuántas cosas hemos perdido me hace pensar en si no será esto el comienzo de sentirse viejales ;( … Menos mal que tengo drojas en el colacado para mitigarlo xD

  • Viru, dices que lloras con Vuelo dr Dragones… ¿Y si te digo que me sacásteis la lágrima al mencionarla en el podcast? Hacemos un círculo vicioso del lloral. X_D
    Pero cuántas cosas mencionas que me dan recuerdos: El 1, 2, 3, Via Digital, Fly, Napster… Yo tengo otro final abrupto que me hizo llorar a mares… ¡Candy Candy! Hasta que no ha existido el internete no he conseguido ver cómo terminaba gracias al doblaje latino. XD
    (No sé si ha dado error o qué, bórralo si aparece repetido :P)

  • Me acabo de acordar de un cierre traumático que seguramente conozcas, Viru… el del Discoplay y sus míticos BIDs!
    En el centro comercial del Sector 3 de Getafe, donde está el Alcampo, había una tienda física y recuerdo ir cuando era pequeño con mi padre, y muchos de mis juegos para el Spectrum salieron de allí. Pero lo que más molaba era el Boletín Informativo de Discoplay, el BID, que te enviaban cada dos meses y el que veías no sólo discos y películas, sino además, camisetas de películas, de los Simpsons, maquetas…
    Por cierto, yo también estaba enganchado al VIVA Music. Con la llegada ya del ADSL y al empezar a descargarme series, lo dejé abandonado, pero durante un tiempo era mi “compañero de fatigas” mientras estudiaba de madrugada (la mayoría de las veces, me tiraba haciendo problemas durante horas, y siempre fui de la teoría de que mejor con la tele puesta, que en silencio, que me aburría un huevo). Gracias al VIVA descubrí a Puddle of Mudd… o a Jeanette Biedermann!

  • Locomotion. Para mí el último canal de televisión realmente bueno como tal, salvando que te guste alguna cosa suelta de cualquier canal.

    Y cómo se curraban los anuncios, algunos eran mucho mejores que las series que promocionaban.

  • como siempre, dándome un ataque de nostalgia con tus artículos. Si es ver al nigga del VIVA y ya me da un vuelco la patata.
    El ejemplo del resraurante que cierra sin avisar es perfecto para esto. Ojala hubiera un cartelito en la puerta avisándote previamente y así comer durante ese tiempo final lo que más te gustaba. Pues esto igual, que avisen con tiempo para disfrutar sus últimos momentos :___)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *