Simpatía por el Débil: las 10 muertes en pantalla que más lamento

Hay tres formas básicas de desacreditarse en una conversación. La primera es añadir un “pero…” a la frase “yo no soy racista”. La segunda es ir de fan de La Guerra de las Galaxias y llamar “Chiguaca” a Chewbacca. La tercera es hablar de lo traumática y dolorosa que fue y es la muerte de la madre de Bambi. La cruda realidad, cariños míos, es que la población que se acoge a tan traumático recuerdo se divide entre quienes no han visto Bambi, quienes eran tan pequeños que ni se acuerdan y un pequeño sector de la población a quien en realidad se la sudó todo, porque lo divertido era ver a Bambi escurrirse en el hielo.

¡Yo morí feliz! ¡Dejad de llorarme de una vez en vuestros absurdos foros!

 

Pero como el temita de la tolerancia es más propio de twitter y La Guerra de las Galaxias está más quemada que hacer bromas con Falete, para el presente recital nos decantaremos por las muertes traumáticas, haciendo llegar a sus hogares diez muertes, diez, que me calaron mucho más hondo que la socorrida mamá ciervo. A mí, que me echaron de los Hombres Grises por desalmado. Y si en el fondo de sus pechos henchidos de ego y falsa nostalgia late un corazón, de buen seguro habrán de inclinar la cabeza con respeto y dedicar unos minutos de silencio por estas diez almas torturadas por meros fines dramáticos. Así que nada de Spotify mientras dure la lectura.

Imagen de previsualización de YouTube

Ártax (La Historia Interminable)

La mayoría de críticas y sinsabores suscitados por esta adaptación se apoyan en que, al igual que la supuesta autobiografía de Krusty, está llena de flagrantes omisiones. La mitad del libro, sin ir más lejos. Pero gracias a eso usaron el resto del libro para rodar una segunda parte, que molaba mucho más, tuvo videojuego, el prota era Johnatan Brandis y la tenía grabada en la misma cinta que Justicia Rubia 2. ¡Hurra! En defensa de la siempre apaleada primera peli, aparte de la estupenda banda sonora, tengo que decir que gracias a ella conocí el libro y me animé a leerlo, impulsado también por el hecho de que estuviera escrito en rojo y verde (¡¡colores de boli reservados exclusivamente a la profesora!! ¡¡Anarquía en las aulas!!). Al final lo dejé y me lo terminé leyendo con veintitantos años, pero eso es otra historia y merece ser contada cuando Conan se haga rey.

Como te pille Seprona, te cruje

 

Manda cojones que entre tanto recorte a la novela no se les ocurriese eliminar esta escena, un mal trago como hay pocos.  Ártax, fiel compañero del cazador Atreyu, queda atrapado en el Pantano de la Tristeza y se hunde inevitablemente, acelerándose el proceso debido a la pena que le da ver que su amo se va a quedar solo en su importante búsqueda. O eso se supone, porque a mí la escena se me hizo más larga y dolorosa que una endodoncia, por mucho que luego venga Fujur a molar más que nadie y a convertirse en el supercolega de Atreyu. Claro que sí, al lado de un dragón que habla y vuela un simple caballo es una mierda frita, pero tampoco se justifica una muerte tan cruel en una peli para niños, ¿no? Es que los alemanes son la leche, hacen cosas como esta y Nekromantik y luego te censuran la escena de Tango y Cash en que los electrocutan en la cárcel. Gracias a Dios que en la peli Ártax no habla, pidiendo a su dueño que le deje morir, como sí pasa en la novela. Si yo veo eso de pequeño, tiro la cinta por el balcón sin sacarla del vídeo.

Hooch (Socios y Sabuesos)

 

Quitando al perro, sirve como cartel para cualquier otra peli de Tom Hanks.

 

Al principio Dios creó el Cielo, la Tierra y a Tom Hanks. Y Dios dijo “haga este señor comedia”. Pero Hanks, quien durante el rodaje de Monstruos y Laberintos había tenido ocasión de echar un vistazo a la lista de conjuros de Drama, vio que era esta mucho más poderosa que la que Dios le otorgaba y se prometió que cuando acumulase los suficientes Puntos de Experiencia se desviaría de los designios divinos. Parte de su progresiva conversión la sufrí la única vez que vi Socios y Sabuesos, la simpática historia de Turner, un detective al que como dice mi madre “le caga el palomo” cuando le toca cargar con el único testigo del asesinato de un basurero: el perro Hooch. Concebida como una peli de colegas en plan Arma Letal (o más exactamente como su exploitation Mi Odiado Amigo, véase más adelante), la peli nos muestra cientos y miles de hilarantes situaciones en las que el perro la lía: destrozando la casa, comiéndose la tapicería del coche, llenándolo todo de babas, escondiendo a Nicky los papeles de la paella…

La próxima vez que necesites un abogado marica para hacer de niñera, llamadme

 

 

Todo es una risa hasta que el atolondrado pero fiel Hooch MUERE DE UN DISPARO que iba dirigido a Turner. ¿A qué hijo de puta se le ocurre terminar así una comedia? ¡Que eso lo van a ver niños, cabrón! ¿Se imaginan que al final de Loca Academia de Policía II le vuelan la cabeza a Tuckleberry? STOP muertes de perros en el cine, sobre todo si son a traición y/o innecesarias para la trama. Que alguien abra un grupo en facebook YA.  La muerte de Hooch se intenta compensar en un epílogo con el hijito cachorro de este, que promete más horas de tronchante desesperación para el abnegado Turner. Oh sí, qué inmenso alivio para un niño con los ojos vueltos del revés de tanto llorar, otro perro para que Tom Hanks lo use de escudo.


El Zapatito (¿Quién Engañó a Roger Rabbit?)

En principio concebida como uno más de los guiños al cine negro que presenta esta peli, mi favorita de todos los tiempos después de Los Palomos, nos damos de morros contra la famosa escena en que el cabronías del Juez Doom ejecuta al tierno zapatito con el único objetivo de demostrar la efectividad del Baño. Este superdisolvente, que mezcla delicias culinarias como benceno, turpentina y acetona (De profesión, sin empleo), es el único modo de matar a los insidiosos dibus, cuyo mayor problema si les cae una nevera en la cabeza es ver pajaritos en vez de estrellas.

Ahora sabemos lo que pretendía esta elementa

La mente humana es un misterio. Podemos ver gente sufriendo y muriendo en Saw sin inmutarnos ni sentir ninguna pena. Podemos ver sus seis secuelas sin que nadie nos obligue, incluso pagar por ello. Podemos ver Funny Games y su remake aunque ambos son un cholopo hendío en un palo, pero luego aparece Christopher Lloyd sumergiendo un zapato rojo de dibujos animados en ácido y comienza la angustia. Porque si a usted no le afectó tan cruda ejecución, es hora de ir a que el Doctor Moureau le dé cuerda al corazón. O bien lo toma como un ajuste de cuentas porque su padre fue al Un, Dos, Tres y le salió La Botilde. El otro zapato rojo, claro, estaba en el pie del cabrón de Tom Hanks. Seguro que dejó que lo mataran a tiros también.

Menuda sopa se hacía con eso en la posguerra

 

Hormi (Cariño, he encogido a los niños)

Cualquiera puede hacer una peli. Muchos pueden hacerla buena. Algunos pueden convertirla en taquillazo. Unos pocos, elevarla a mito. Pero sólo quien consiga encogerme el alma con la muerte de un insecto se casará con la princesa Jasmine. El carisma de la hormiga Hormi no reside, evidentemente, en su nombre. Pero como se lo pone un niño con gorra, tampoco nos vamos a escandalizar. La enjundia está en que come y duerme con los niños como una enorme mascota, hace simpáticos grititos como el gafotas de Parker Lewis y que encima muere a lo Hooch: sacrificándose por defender de un escorpión a los cuatro desgraciaos que la han separado de su colonia a la fuerza. El síndrome de Estocolmo llevado hasta casi sus últimas consecuencias. La Estanquera de Vallecas, una mierda al lado de esta.

Mira que no te meto porque me sujeta aquí un colega, que si no...

 

Mi recuerdo de ver esta peli en el cine es doblemente doloroso. Mi abuela había hecho una pizza con anchoas para comer y se me quedó una raspa enganchada a la garganta toda la tarde. Me dolía al tragar y nadie me creía. Y encima se muere Hormi. Desde entonces, cuando alguien decía “¡¡Una hormiga roja!! ¡Mátala, que es de las que pican!” yo lloraba por este mundo lleno de odio preventivo.

Will (Pesadilla en Elm Street 3)

De pequeño yo siempre iba con el personaje que tuviera gafas (luego me las pusieron a mí y me dejó de molar). Además, el poder de Will era el que más podía molar a un niño, porque ya me dirán qué ilusión me podía hacer doblar las patas a una silla o ser una punk con navajas. En sueños, no sólo podía prescindir de su odiada silla de ruedas, también completaba sus fantasías roleras siendo un poderoso mago y además estaba rodeado de tías que le hacían caso. Y yo, en mi santa inocencia, creía que ni Fred Krueger podría contra un mago. Uno de verdad, no el típico plasta en plan Tamariz.

3D4 + Constitución dan muy poco de sí

 

Pero el pobre Will fracasó y entonces yo me planteé “Si Freddy viene a por mí en sueños, ¿de qué cojones vale llamar a mi padre? ¡¡Si ni un mago puede con él!!”. Y así fue como empecé a dormir con una cápsula de cianuro debajo de la lengua para, llegado el caso, evitar una muerte horrible a manos del sádico de Springwood. Y en consecuencia mi madre prohibió a mi prima Merce traer más películas de miedo a casa.  Hoy día, cuando tengo pesadillas me abrazo a mi novia. Tampoco es que me pueda defender mejor que un poderoso mago, pero al menos toco teta, que eso siempre consuela.

Ruby (V)

El único personaje de V que me mola y muere es esta anciana, a quien todos deberíamos envidiar por ser amiga nada más y nada menos que del Ogro Alemán de Una Pandilla Alucinante. Su labor en la Resistencia consiste en disfrazarse de chacha un poco mongui, en plan Lina Morgan, y usar sus dotes de actriz para infiltrarse entre los Visitantes como espía. Lina Morgan era al contrario, usaba sus dotes de espía para hacerse pasar por actriz (mi madre, esto ha sido de tarjeta amarilla). Ruby resulta un personaje crucial. Aunque es una ancianita comprensiva siempre dispuesta a escuchar y consolar incluso al macarra de Tyler, no es la típica abuela blandengue en plan Tía May o la abuela de Adrián en Nada es para Siempre. Aunque tiene sangre en las venas, tampoco es la infecta yaya marchosa tipo Mamá Winslow o la borracha de Aquí no hay quien viva. Una auténtica luchadora, no le tiembla el pulso a la hora de arrear una bomba a los lagartos y gracias a ella consiguen sacar a Julie de la cámara de torturas de Diana justo a tiempo de salvarla de  ir a la playa con la madre de Palomita.

En Alemania nos prohiben nombrar a Hitler, así que los debates por internet duran años.

 

Pero Ruby comete un fallo en su papel de chacha, y es que olvida romper algún adorno mientras limpia. Es descubierta y delatada por su vecino de toda la vida, a quien ella hizo de canguro muchas veces, y que ahora ejerce de trepa en el bando de los malos y que como no podía ser de otra forma, se llama Daniel. Porque hasta en las crisis interestelares, siempre hay un Puto Dani. Tras la implacable ejecución de la valiente Ruby, asistimos a una pantalla de recuento de sus logros y el consiguiente desbloqueo de trajes, músicas, bocetos de diseño y un nivel oculto en el que puedes jugar con Tofu si no has usado ningún botiquín.

Randy (Scream 2)

Jamie Kennedy muere en la película incorrecta. Si hubiera sido en La Máscara 2 o en Mejor Imposible, en la que infla a hostias al pobre Greg Kinnear, incluso se lo habría merecido. Pero lo que Craven y Williamson querían lograr con la muerte de Randy era lo mismo que los ingleses censurando Las Tortugas Ninja: que los tontos que ven mucha tele no se metan en problemas. Imaginen a Randy como el típico listo que se mete en los foros de cine, se pone de avatar a Robert Mitchum en La Noche del Cazador y está deseando que alguien cometa un error para corregirle y lucir su net-plumaje ante la tía que le mola (la del avatar de Chihiro). O ante cualquier otra, tampoco está para elegir. Y ahora imaginen que sobrevive a una matanza y se cree indestructible, y de pronto todos los que retwittean a Álex de la Iglesia y Simon Pegg toman ejemplo y se lanzan a las calles a enfrentarse con asesinos… Había que matarle para que los frikis aprendieran la lección.

Vestirse como Ace Ventura basta para que te den un papel que rechaza Jim Carrey

 

Randy, que en esta segunda parte pasa de pringao imán de collejas a ir del rollo molón con grelos, es el mejor personaje de Scream porque refuerza el tono paródico de la saga y porque es fruto de una época en la que, sin internet tan a mano, la figura del “friki” no estaba tan requemada. Su muerte me dio muchísima pena porque me identificaba con él, pero también porque nos dejaba solos con el horrible trío protagonista: Sidney tiene su aquel, pero esos ojillos como de pasarse el día cortando cebollas me resultan cargantes. Gale sólo sirve para reflejar la conversión de Courteney Cox en un esqueleto de Harryhausen. Y Dewey tiene cara de dispensador de caramelos PEZ sabor resaca. Craven y Williamson se debieron de dar cuenta de este vacío, ya que intentaron llenarlo en Scream 3 con el forzadísimo vídeo póstumo de esas supuestas súper-reglas de las trilogías que parecen los consejos de mierda que te dan en los tiempos de carga de los juegos de tiros (reserva munición, vigila tu barra de energía, si ves que te duelen los ojos deja de jugar un rato so tonto, etc.) , y con esa pareja de gilipollas soflamantes de Scream 4, los típicos personajes que el profesor del curso de guionista te debería quitar de la cabeza en el primer trimestre.

Ah no, eso no vale. Si lo has matado, lo has matado.

 

Mitzo (Starchaser)

Esta muerte me afectó sobre todo porque el pobre Mitzo es un mandao, el escolta robot de una princesa que pasa de jovenzuela consentida a rebelde contra el gobierno de forma tan inexplicable para el robot como lógica para nosotros, avispados espectadores. Pero es porque nosotros jugamos con ventaja y hemos visto lo que hace el malo cuando está solo. Mitzo, un tanto estiradillo, a menudo intenta discrepar con la mayor educación residente en sus clústers, apelando al sentido común (más bien al conformismo) de su dueña y señora. Pero ella, erre que erre con su rebelión hasta que al final se cargan al pobre robot.

He was there to sell make up but the king saw more. He had style, he had flair, he shot bolts, that’s how he became The Nanny…

 

Los tres puntos fundamentales que diferencian a Mitzo de mi por aquel entonces odiadísimo C-3PO revelan que los responsables de Starchaser tenían más idea de robots molones que el mamblas de George Lucas. Aunque teniendo en cuenta que el protagonista de Starchaser se llama Orin, vamos a dejarlo en un honroso empate. Mitzo, a pesar de ser un poco mazacote y tener forma de secador de pelo, tenía unos movimientos fluidos y bien articulados, como de muñeco de acción que te molaría tener, además de una voz grave que infundía respeto y la capacidad de disparar por el puntito que flota en la pantalla de su cabeza. Por contra, 3PO habla y se mueve como Paco Clavel buscando un retrete con urgencia y, como no dispara, a ojos de un niño (que no suelen reírse con frases como “No me llames filósofo absurdo”) sólo es un patoso que se queja de todo. ¿Qué mierda de robot es ese que no tiene una mísera arma? Seguro que George Lucas es de los que te regalan ropa por tu cumpleaños.

Imagen de previsualización de YouTube

El Gato de Avalon (Mi Odiado Amigo)

Aunque suene a librito afable de Barco de Vapor, lo del gato de Avalon se trata de una de las experiencias cinematográficas más duras de mi infancia. En Mi Odiado Amigo asistíamos a la infalible fórmula de dos tíos que se odian y, obligados a colaborar, terminan siendo colegas de la vega, igual que Calabacín y Juan Ramón. Si ahora mismo les están desfilando tópicos por la cabeza, les aseguro que se quedarán cortos, baste decir que los protagonistas son Ben Avalon (el enorme Bubba Smith, Hightower en Loca Academia de Policía) y Joe Jennings (una especie de leprechaun llamada Beau Bridges, el otro hijo de Lloyd Bridges), agentes de policía y FBI respectivamente. Juntos se enfrentarán a la típica movida de drogas que desemboca en uno de esos potajes de tiros y violencia a mansalva que a los dependientes de videoclub les ponía los ojos golositos.

“Está es muy buena, de mucha acción”

 

En un momento de la película, cuando se requiere el giro dramático, el malo considera que Avalon ha metido las narices más allá de donde debe y manda que le den un tirón de orejas. Cuando el valiente poli vuelve a casa se encuentra con la puerta forzada, su chica y una amiga con pinta de señora que juega al tute muertas y su tierno y mimoso gatito clavado a la puerta de la cocina con un cuchillo. Me llevé tal berrinche que empecé a insultar a mis hermanos por haber puesto esa película con tal frenesí que parecía que Tarantino me había escrito los diálogos y casi termino vomitando la merienda. Recuerdo que cuando Avalon inicia su venganza, hace notar al malo que no le perdona que “mandaran matar a su gato” (por lo que se ve, lo demás se la trae lozana, igual que a mí como espectador). Y es que lo del gato no debía dejar indiferente a nadie, pues el día que emitieron la peli en Antena 3 cortaron esa escena. Luego eso sí, El Gran Juego de la Oca lo ponían enterito. A estos, como a los alemanes, no hay quien los entienda.

El Ewok (El Retorno del Jedi)

Y pasándome por la quilla lo dicho sobre La Guerra de las Galaxias al principio del presente recital (ya lo he hecho antes cuando he hablado de C-3PO), no puedo sino terminar con este clásico que, sin embargo, me pasó inadvertido hasta la tercera vez que vi la película. Creo que en casa me distraían para que no lo viese, conscientes de mi historial de traumas cinematográficos y a sabiendas de que yo era de los que en lugar de amontonar los peluches, los colocaba en fila “para que estuvieran cómodos y pudieran respirar”.  Esta técnica del despiste la utilizaba mi hermana con sus hijas cuando les ponía El Rey León, detalle que olvidó comentarme un día que me las dejó en casa y yo, pura inocencia, no pasé la parte en que se muere Mufasa. Las niñas casi me matan al grito de “¡¡En mi casa no se muereeeeeee!!” Vamos, que poco más y me llevan a juicio como cómplice de Scar. Otro día les puse Los 4 Fantásticos en el ordenador de su padre y resultó ser una peli porno en la que salía Torbe. Pero de eso ya hablaremos cuando se levante el secreto de sumario.

¡Rápido, levanta! ¡O te cambiarán por Hayden Christiensen!

 

Bien, tras este anecdotario paralelo vamos al ewok en cuestión. Por supuesto que la muerte de este héroe de la rebelión me dio y me sigue dando mucha pena, joder, ¿y a quién no? ¡Es un osito de peluche enorme! Un osito de peluche con un enano dentro, ambas cosas entrañables como bien sabe el Lintenna del Dúo Sacapuntas, y a la vez perfectas como monstruo en Silent Hill. Y para más regodeo nos enseñan cómo el pobrecito iluso de su compañero tira de él como diciéndole “¡Vamos, corre que nos pillan!”. Si aún así esta breve escena no les llega al alma, prueben a cambiarlo por dos hermanitos judíos en las calles de la Varsovia de 1939. Y ahora qué, ¿eh? ¡No tendrán cojones de admitir su indiferencia en público! Lo que me extraña es que en las nuevas versiones a Lucas no se le haya ocurrido retocar esta escena, sacar al ewok muerto y hacer que el otro esté, no sé, recogiendo setas.

Diez eran, diez, las muertes de Wally. Por el camino quedaron Murphy en Robocop y la horrenda paliza que Número 5 se lleva en Cortocircuito 2, así como el robotillo de Los 3 Mosqueteros del Espacio y el fan de Tío Mickey en Rock & Rule. Pero ahora han de decirme, por 1,68€, muertes en pantalla que les diesen tan fuerte como para reventar la piñata de sus emociones. Porque hoy más que nunca, todos somos Ártax. Y créanme que es la mejor opción de esa lista, porque al final de la peli resucita.

218 thoughts on “Simpatía por el Débil: las 10 muertes en pantalla que más lamento

    • Que me dicen dela muerte del sargento Elias (intepretado por Willem Dafoe) en la pelicula Platoon de Oliver Stone?

  • En Dai Apolon, había un capítulo en que salía un niño que tenía de amigo un mamut gigante al que podía llamar tocando una ocarina (a la que yo llamaba “flauta rara”).  El emperador Dazaan le come le come la bola al crío para que lleve al animalico a la Tierra para pelear contra el Dai Apolon.
    Esto me pareció lo más hijoputa del mundo. A ver, los Dazaan habían invadido el planeta del chaval y encima van y se hacen pasar por los buenos.  Luego cogen al pobre animal, que es super pacífico,  le chuflan unos tubos raros en el cerebro para volverlo loco y se lo achuchan a nuestro héroe. Primero, Takeshi (Dai Apolon) intenta vencerle pensando que es un monstruo más, pero ve al crío, que se pega un golpe en la cabeza, y él y sus amigos toman como prioridad protegerle y llevarle al orfanato donde viven. El crío desconfía de ellos, por lo que le han dicho los Dazaan, y se pira, pero antes les cuenta lo que le ha pasado.
    Los malos vuelven a achuchar al pobre mamut, Dai Apolon sale a proteger la ciudad, pero esta vez le da pena atacarle y el mamut le zurra a base de bien. El crío lo ve y, al ver que el Dai Apolon no se defiende, comprende que ellos son los buenos y los Dazaan los hijos de puta. Entonces, toca la ocarina para que el mamut se calme y le pide a Takeshi que le destruya, ya que le han inyectado tanta mierda en el cerebro que es irrecuperable. Y al bueno de Takeshi no le queda más remedio que cargarse al pobre animalico, mientras suena la tristísima música de la ocarina.
    ¡¡Y ESTO LO VÍ CON TRES AÑOS!!  No veas la llorera tú. Al menos, la serie al final compensa, porque uno de los subalternos del emperador Dazaan comprende que lo que están haciendo era una crueldad y le traiciona, ayudando a los buenos.
    Y,bueno, por momentazos como estos, era mi serie de dibujos favorita con 3 años y creo que, 24 años después, aún lo sigue siendo.
    (Por cierto, a mí el caballo me la sudaba, ¿a quién se le ocurre meter al animalico en ese pantano? Que se joda Atreyu, a ver si así aprende a no hacer tonterías)
     
     

  • Solo coincidimos en la muerte de ese Ewok. Valientes ewoks… con lanzas y piedras se cepillan a un escuadrón de imperiales…
    Y hablando de Tarantino; decia que su madre lo llevaba al cine a ver  “Deliverance” y otras pelis asi de adecuadas para un niño y él tan fresco, pero cuando vio la muerte de la madre de Bambi, su mami lo saco del cine del disgusto que pillo el muchacho.
    P.d.: en mi epoca me quedé cuadriculado cuando vi como se cargaban a John Wayne en “El Alamo”.
     

    •  Deliverance fue la primera peli que pusieron en la tve en cine de medianoche (el primer espacio en el que pasaban pelis fuertes ). La verdad es que ver a un tipo sodomizado por un paleto en vez las tetas de la enmanuelle, que vendrían despues, fue una gran decepción. Por cierto que el presi de tve era un tal Calviño (antes de la Pilar Miró).

    • Estoy completamente de acuerdo con la muerte de Rufio en Hook… Mierda, me jodió mil, sobre todo después de hacerse colega de Robin Williams y cacarear juntos y todo eso… Y encima tiene los santos cojones de decir “ojalá hubiera tenido un padre como tú” justo antes de morir, delante del mamahuevos del hijo reconvertido en pirata… Ru-fio Ru-fio, Rufi-oooooooo!!!! Aún hoy cuando la veo me siento como cuando a Nerón le dicen que Petronio ha muerto… “Una lágrima por ti y otr por mi”…

  • Jojojojo
    Buena recopilación (si esto fuese un vulgar blog gafapastil fijo que hubiera arrancado con la muerte de Chanquete).
    ¿Y qué me dicen del GENOCIDIO perpetrado en el segundo capítulo de Alfred J. Kwak, donde el zapato se va a hacer puñetas y se hacen a toda la familia de un pato con bufanda?

  • Una que me jodió mucho fue la del único hijo bueno de Ran (Kurosawa). Pero esa ya la vi mayorcito, una ya más a nivel trauma infantil podría ser fácilmente la archiconocida de David el Gnomo.

    Mi hermano dice que Gwyneth Paltrow en Seven.

  • El artículo es una secuela natural a otro que escribió Wally hace ya 4 años sobre muertes estúpidas del cine: http://www.viruete.com/victimas-del-guion Ahora toca… muertes que dan penilla.

    A mí la que me jodió bien, la de Yamcha y la de Hicks en Aliens… En cuanto a penilla, penilla, hay algún film animado de La sirenita, pre Disney, en el que se combertía en espuma de mar que también me hizo llorar como un tonto.

    Rubén, me encanta lo que cuentas del Dai Apolon!!! Recuerdo ese capítulo y era un poco jodienda, desde luego!!!

    Las series españolas ahora tienen la costumbre de matar a un personaje en su última temporada para intentar trascender. Ahí están Física o Química o Médico de familia, todas tratando de imitar lo de Chanquete. Que un poco de penilla sí daba, pero es TV.

    • Lo del mamut me marcó. No sé si porque el capítulo era muy bueno o porque era la primera vez que veía que los buenos no conseguían ayudar a todo el mundo. Luego volví a ver el capítulo varias veces (¡lo tenía en Beta!) para ver si terminaba de diferente manera y conseguían salvar al animal.
      Todavía si lo veo se me hace nudillo en la garganta. Y claro, con 3 años, ¡¡ unos lagrimones…!!

    • Amigo Viru… Hicks no muere en Aliens… Muere en Alien 3, y fuera de cámara…

      Viru: no me sea quisquilloso, cohone!

      • Pero si es que en los cómics ni moría, salía ahí, con la cara to quemá… 😛 :)
         
        No era por ser quisquilloso, era por tirar por tierra aún más Alien 3…
         
        Muera Fincher!

    • A mí, más que la de Yamcha, la de Vegeta cuando se enfrenta a Boo por aquello de “aunque sea lo último que haga” (llevado a la literalidad en su caso) y porque al final el sacrificio no vale para nada.

      • A mi me dejó un mal recuerdo cuando Gokú murió por primera vez, pensé: “es este el final de una serie tan increíble?” y también cuando freezer (así se lo llamaba a freeza en latinoamérica) hacía explotar a krilin en mil pedazos… esa escena era innecesaria, aunque dio paso a la trnasformación de gokú a super saiyajin.

  • El final de Suburbia es a elección, yo prefiero pensar que la rubia se salva.

    De un libro infantil, Una liebre en mi pupitre, copio lo que puse en otro sitio: así narran la muerte del novio de la liebre ”un grito ronco ahoga su dolor al dar el primer paso. Arrastra pausadamente su cuerpo, destrozado por la metralla”. A partir de ahí es un libro totalmente infantil, pero comienza así de traumático.
     

  • La del Ewok es un referente para mí, como la del zapato de ¿Quién engañó a Rogger Rabbit? Sencillamente, cualquier escena en la que haya no ya inferioridad, sino indefensión manifiesta es que ya me pone malo. Bueno y también otra que ocurre en Babylon 5 (no hago spoiler, mejor), que siempre me deja con una llorera tremenda.

  • Ahora lo leeré, pero es que tenía que escribir la que mi mente me ha jugado…
    He puesto la página y estaba desplazando la pantalla y he leído: “WALLY ES UN SEMENTAL”, y me he quedado pensando “coño, ya vamos a lo duro en la virucom!”. Luego he leído mejor y he visto que ponía “WALLY ES UN SENTIMENTAL” xD

  • Vaya, pues coincido con usted en casi todas. Desde luego la de Ártax me traumatizó y la de cortocircuito 2 también.
    Muy bueno el juego de palabras del título del post ¡el premio Cervantes para Wally ya!

    • Por desgracia, el juego de palabras se le debe atribuir a The Refrescos. “Simpatía por el Débil” es el título de uno de sus discos.

  • Se me ocurre otra categoría complementaria: la de los que preferirías que hubieran muerto para no verlos sufrir. Como ejemplo paradigmático Johnny en “Johnny cogió su fusil”.

  • No es muy cinematográfica, pero la de la golondrina del príncipe feliz me traumatizó tremendamente. La teníamos en una cinta de los cuenta cuentos de Salvat que escuchábamos mientras cenábamos en la cocina y aún hoy se me encoge un poquito todo.

  • añadire una de las muertes que mas me hicieron llorar  es la del pequeño “gurgui” que se sacrifica para acabar con los planes del señor del mal, en taron y el caldero magico………….

    • Pues yo aplaudí con las orejas, cómo odiaba a ese inmundo animalejo!! Es mi escena favorita de la peli desde que la vi con cinco años.

  • Coincido con Wally en muchas, pero sobretodo en la de Randy en Scream 2 porque a mí también me molaba el personaje!!!
    Además, fue muy cruel, con el pobre Randy desafiando por teléfono y cómo al final le dan matarile. Lo peor de todo es que yo me vi Scream 3 antes que la 2, y cuando vi el vídeo póstumo en plan “poner sólo si estoy muerto” nada más verlo pensé “buah, vaya puta mierda!”. Además, Randy era el prototipo de personaje tipo “empleado de videoclub”: lo sabía todo de las pelis, era un buen crítico… El enrollao, vamos

    Al margen de las que pone Wally, se admite como animal de compañía la muerte de Paco Rabal en El Tesoro de las Cuatro Coronas, la que puso Viru en Cine Basura? jajaja

  • Yo añadiría la del hurón en “El señor de las bestias”. Bueno, y también fue un palo gordo enterarme de que se cargaron realmente al tigre que salía en dicha peli, por culpa del tinte negro (tóxico) que le ponían.

  • En “Érase una vez el Hombre”, me acuerdo de lo traumatizante del capítulo de los vikingos. Ves una aldea donde dan una fiesta y todo el pueblo cogido de las manos y cantando, felices. Luego llegan los cornudos.
     
    Esa escena por fastidiar más, se repetía varias veces de formas diferentes.
     
    Luego, una película de vaqueros antigua que vi hace poco, de un grupo que tiene que llevar dinero de un bando a otro escondido en un ataúd. Mejor no digo nada de eso.
     
    Por último, los puñeteros conquistadores en La Misión, cuando invaden el poblado indio donde están los Jesuitas. Empiezan a matar gente y llega una guarnición al pueblo donde están los misioneros y los zagales y mujeres, y les atosigan a flechas (con fuego, toma ya). Lo peor, al final de la película los conquistadores riéndose en plan chuleta tomanto café, “no había otra opción” dice uno con una sonrisa…
     
    Menos mal que más tarde vi Dos Misioneros de Bud Spencer y Terence Hill, que es una versión más antigua de La Misión donde a los tunantes les dan lo que se merecen.
     
    No hay nada como ver a Bud Spencer y Terence Hill dejando tirados a tunantes deshonestos con poder para luego darles de tortas. Bueno, esque no hay nada como ver a Bud y Hill dando tortas en general. Hablando de estos dos, estoy a punto de ponerme a ver Bombardero, versión cutre de Rocky pero mucho mejor que la de Stallonne. De mucha acción.
     

    • Una puntualización: aunque los pusieran con cuernos, los vikingos no tenían cuernos en los cascos (hubiera sido un asa fantástica para que sus enemigos les partieran el cuello).
       
      Sobre Rocky y Bombardero, cada una en su género (drama y comedia). Personalmente la de Rocky, la primera, es para mí la mejor, junto con acorralado, de Stallone.

    • Otro clásico. El Oso, mamá muere o no hay peli. Y Abby Morgan (Dawson crece) era la mala, pero hacía que pasaran cosas. Muere para lanzar un mensaje, el alcohol es malo…
       

  • Sorprendido que se referencie la muerte de Hicks pero no la de Newt, que esa a mí si me traumó (la pobretica era una cría huérfana), sobre todo teniendo en cuenta que era prota (ahí sí con Hicks) de comics de la Dark Horse que salieron despues de Aliens (en los que por cierto salen unos bichos mata-alien geniales)

  • Y la historia interminable está llena de muertes traumáticas, a mí personalmente me afectó más la del gigante de piedra deprimido porque sus manos no pudieron sujetar a los demás (¿en la segunda sale Graogramán?)

  • Pingback: Bitacoras.com
  • Pues a mi la muerte de Artax, a día de hoy me parece de lo más cruel y triste, se ve que el caballo realmente murió en esa escena, como que no pudieron rescatarlo del lodo, o sea, una hijoputez como una casa de grande.

  • Buena recopilación, sí señor. Coincido en casi todas (salvo V, que lamentablemente no llegué a ver esa serie).
    El perro de Socios y Sabuesos, dios. Y Cortocircuito en la segunda. Y el caballo. Y… Joder, qué gran verdad, la muerte de la madre de Bambi es una mariconada comparada con todas estas. ¿Y por qué la gente solo recuerda la primera?
    Y aunque me duela admitirlo, a mí me pilló demasiado temprano la muerte de Marcial en Médico de Familia y lloré como un tonto… Y la del resto de la tripulación en Alien 3 tenía tela también. Qué ganas de joder una saga. Ni Pesadilla en Elm Street 2.   

    Recuerdo que en la serie Mazinger Z hay unas cuantas muertes traumáticas… como la niñera de Koji en el primer capítulo (da bastante más pena que la muerte del profesor Kabuto, la cual ya estaba vaticinada desde el principio), pero se llevan el gato al agua la muerte del Dr. Mori Mori (bastante irónico) a dos episodios del final (sobrevive a una cafrería de 92 episodios con robots gigantes y no puede sobrevivir a un accidente de moto, anda que…) y la muerte del Baron Ashler/Ashura es, con diferencia, la más lacrimógena muerte de un villano que recuerdo (las demás muertes, comparadas, no importaron un comino). :b

    Y, aunque sea una muerte más reciente que las mencionadas, incluiría la muerte de la hermana tontica y extra dopada de Las Supernenas, que salió en un episodio como un nuevo ser que las niñas inventaban ellas mismas. Al final del episodio reventaba porque era inestable. Joder. En una serie de humor blanco fue un golpe muy, muy duro para un crío. Bueno, también está la muerte de la robot Wee-Bo en Flubber. Entre esta, Toys y Rufio en Hook, Robin Williams fue único corrompiendo infancias.

  • Los conejos gigantes de Cristal Oscuro, que llevan  los gelflins al cuartel general de los skesjes y son muertos (incluido el niño que no se sabe para que se lo llevaron) de forma inmisericorde por los bichos cucaracha-cangrejo.
     
     
     

  • A mi me jodió bastante que muriera el cíclope en Krull. Estaba más que cantado, pero yo en mi inocencia juvenil pensaba que escaparía a su destino… pues no.

  • Off-topic total: (Peteicion) Una review de “La Mascara Negra” de Sancho Gracia (te atreves Viru? ;D)
     
    PD: Cojonudisisimo el blog, oyes! (Lease con la voz del “papuchi” de JI)

  • Yo fuí incapaz de ver cortocircuito 2 después de asistir a la escena de la paliza, encima cuando mi madre me llevaba al cine, los cines eran todavía de sesión continua que nadie te decía nada si te quedabas al siguiente pase, y siempre (no sé si por llegar pronto o tarde) entrabamos al cine cuando la peli estaba cerca del final, y si estaban en una escena chunga yo me negaba a quedarme al principio de la peli :D. Eso me pasó en cortocircuito 2, en superman 3 (la escena de la tia que se convierte en robot da un yuyu enorme, menudos pelos) y en “policia” de emilio aragon (una escena con una yonki pinchandose) :D.
    La escena de johnny 5 es realmente una cabronada, ver al pobre arrastrandose agonicamente e impotente mientras la batería de emergencia se le agota, la reparación a duras penas, la persecución a lo malos distando mucho de estar en su mejor momento de forma y con todavía con el límite de tiempo…¿cuando lo reparan no se les ocurre ponerle una bateria principal nueva?….
     
     

  • Como muertes mas malrolleras de mi infancia, las ya mencionadas de la Hormiga de “Cariño…” y la paliza a Johnny 5 en Cortocircuito 2, y una que no les va a la zaga: la destrucción del oso de peluche de uno de los protagonistas de Jetman, previamente convertido en monstruo gigante. Qué trauma, madre. Qué trauma.
     
     

  • Entre que los videojuegos me insensibilizaron y no me ponían las películas adecuadas (la colección de VHS que tenemos en casa estuvo a cargo de mi madre, o sea que todo super suave, meh), pues no puedo aportar nada. Salvo que sí que pasé por un disgusto grande con Alfred J. Kwak, aunque no sé si es el mismo momento quehan mencionado arriba. Recuerdo cómo me puse, algo de un robot gigante que moría creo, pero bueno, el trauma estuvo ahí.
    En cambio, a mí me obsesionaba la escena previa a la aparición de Hormi en Cariño, he Encogido a los niños: Galleta de nata gigante. Siempre he sido muy goloso.
    Que nadie pase por alto la mención al final de Rock & Rule (a mí el que me mola es Mok. My name is Mok, thanks a lot…). Muy recomendable.

  • De muertes, no recuerdo. Además de la muerte de la madre de Bambi y de la vendedora de cerillas (y eso que era un audiocuento de esos), no recuerdo ninguna traumática. Tendré que preguntar a mis padres…
    Ahora, de “casi muertes”, la peor con diferencia la de “Don Matías”, el profesor de las pelis de Parchís. Todavía hoy lloro como una bendita cuando lo veo, y eso que sé que no se muere!!!

  • Dejando de lado mi pasado de intoxicado por Disney desde una temprana infancia, la muerte que más me sorprendió en una historia de aventuras fue la de Roy Fokker en “Robotech” ( había visto poco anime y claro, no lo vi venir, ahora se ve a la legua ).

    Y vale, Yamcha también, pero creo que el primer muerto traumático de Dragon Ball para mi fue el original, Krillín, no podía creer que hubiera muerto, fue un bajón… claro que luego cuando Toriyama convierte las bolas en el “Gran Botón de Reset del Universo”, ya te la sudan todos los personajes, además de que ya estaban más del 80% ninguneados y convertidos en decorado.

  • Si a mi me dió penica, no veas la cara que pusieron mis sobrinas al ver “Un puente hacia terabithia”; que en el trailer parecía rollo Narnia y al final parece una de antena3 de despues de comer
    No vuelvo a ponerles una peli sin haberla visto antes
     

    • La que aquí escribe probablemente sea mayor que tus sobrinas y aún así acabé con bastante mal cuerpo tras ver “Un Puente Hacia Terabithia” tras fiarme del trailer. Tan mal cuerpo como me dejó el capítulo de “Érase Una vez El Cuerpo Humano” sobre la médula ósea en el que, si bien no hubo muertes, Pedrito sufrió leucemia. Ése, y el capítulo final.

      •      El capitulo final era aquel que hablaba del ADN? O el del envejecimiento con el Maestro y Pedrito (en el mundo real), que le decia: si, tomate uno, tu eres joven (un helado creo)… con ese tonillo melancolico… O son el mismo? O ninguno…

        • Ahora estoy dudando :p Pero desde luego sí que trataba el tema del envejecimiento: el símil de la casa vieja se me quedó grabado a fuego. Hace un par de días estuve colocando mi colección de cintas (apareció cada cosa…pero nada para recomendar a ésta casa)y me encontré la serie grabada en varias cintas, además de parte de la de El Hombre. Quizás sea hora de revisarlas…

    • Es qeu esa película se anunciaba así, como una especie de cruce entre Harry Potter y Narnia, y luego ya ves tú lo que era.
      Solo vi un día cinco minutos para saber de qué iba y coincido plenamente en que es una película perfecta para Antena3 los sábados por la tarde.

  • Pues siento traumatizar más al personal, pero yo tengo La historia Interminable en DVD, y en uno de los extras te cuenta que el caballo murió de verdad en esa escena. Resulta que las poleas de la plataforma que hundían al caballo se estropearon, y no pudieron sacarlo. El actor que hacía de Atreyu lo pasó tan mal que el rodaje se suspendió una semana.
    Creo que aparece en IMDB, por si no me creeis.
     
     

      • Lo siento mucho, pero empecé advirtiendo. Y no he sido la única.
        Por si sirve de consuelo, creo que al final de la peli aparece Atreyu montando a Artax, aunque tendré que comprobarlo cuando tenga un rato libre.

          • En este foro parece que investigan el tema y realmente no murió; es  una leyenda urbana. Entre otras cosas, viene una descripción muy detallada de lo que pasó realmente en esa escena y no se menciona algo tan importante como eso.

  • Ahora es cuando te digo que el caballo murió de verdad en esa toma y te da de todo. Eso leí, que iba todo con un ascensor que se atoró y el caballo murió ahogado…

    Yo sigo con un nudo en la garganta cuando el hombre gigante de gengibre de Shreck 2 pierde los brazos y cae al foso y dice eso de “me mueroooo”… es que me da una penica aunque siga viviendo en el foso, que no puedo con ello.

  • eres mala persona, de todas las muertes. me afectan mas la del caballo……………chicos siento deciros pero el caballo murio realmente, el trauma que se llevo el pobre chabal en la pelicula, es triste y es real.quien tenga la edicion especial y vea el reportaje lo dicen………

    el dia que hables de series me trauman mas la de la muerte del abuelo buho de baner y flapy

  • La muerte de la madre de “yaki y Nuka”…que no se ve, pero es una jodienda igual…La muerte del” follet tortuga” (el duende tortuga Mutenroshi, de dragon ball), trauma en Catalunya…
    Y “Dumbo”, que no hay muertes, pero el encarcelamiento y maltrato de la madre hacen pelicula “non grata” y traumatica for ever, para mi!!!

    • Cómo que no se ve la muerte de la madre de Jackie y Nuka? Grysle, por cierto, se llamaba. De hecho le pega un tiro Kellyan, el padre de Senda.

  • Qué interesante, en cincuenta comentarios han dicho al menos cuatro veces que la muerte del caballo en La Historia Interminable fue real. Espero que no lean el artículo tan “detenidamente” como los comentarios.

    • La verdad es que escribí el comentario tras leer la parte de la muerte de Artax, sin repasar si alguien lo había dicho ya antes o no. Casi coincidimos Hellen Lasombra y yo. 
      Creo que a mi me traumatizó más cuando leí eso en el extra del dvd que cuando vi la peli siendo una enana. Soy de las vendidas que siempre prefirió a Fujur/Falkor.

      p.d: Es cierto, en el libro es más dolorosa esa parte.

  • Pobre Ártax….La Historia Interminable es deprimente en si toda ella…..La Nada, las muertes, el Pantano….y esto es cine para niños? Ni Fujur consiguió hacerme olvidar todo lo anterior, la vi de peque y al terminarla menudas ganas de cortarme las venas xD

    • A mí de pequeño me daba penilla cuando se muere la bestia mala, porque da como unas pataditas y se ve que no es más que un perro grande.

    • En realidad no es una historia para niños, al igual que Momo. Si te fijas, es una historia sobre cómo nos mentimos a nosotros mismos, cómo tratamos por todos los medios de escapar de la realidad cuando no nos gusta y cómo olvidamos todo cuando somos felices en nuestra burbuja (quizás una referencia a las drogas).

  • Muertes de ficción trumáticas…ufff, para mi hay unas cuantas:
    – Yamcha: años más tarde aborrecería las series pero era mi personaje preferido y me daba mucha pena que muriera como un segundón, con Bulma pasando de él en su cara para los restos.
    – El T-800 en Terminator 2: menudo nudo que se me montó en la garganta cuando la vi por primera vez. Vaya cariño que le cogí al Chuache. Efectivamente, también sufrí con la paliza a Johnny 5.
    – Carlito Brigante en Atrapado por su pasado: Vale, está cantado nada más empezar la película…pero la puedo seguir viendo unas 500 veces y todas y cada una estoy esperando que acabe subiendo al puto tren.
    – Fénix, de Tezuka: TODAS las muertes, en especial la última, son como para cortarse las venas (o quizás soy muy susceptible).
    Mención especial para Wash, de Firefly. Lástima que la película en su afán de terminar la serie a prisa y corriendo no le diera una muerte más épica.
    Por lo demás, totalmente de acuerdo con la muerte del zapatito y la del Ewok, qué triste es ver a ese ewok intentando reanimar al difunjto, copón!
     

  • Yo recuerdo tener la serie completa de “Érase una vez el hombre” en Beta, en mi más tierna infancia, y tener que abandonar la sala en tres capítulos distintos: cuando el neanderthal muere por comer una baya envenenada, cuando el Maestro versión cromañón muere de viejo, y cuando al Gordo se lo cargan de un flechazo en las Cruzadas.  curiosamente la muerte de Pedro en los vikingos no me afectaba tanto, quizás porque Pedrito se tomaba cumplida venganza contra Tiñoso acto seguido.

    Mucho más adelante, me dejó con un cierto mal cuerpo la muerte de Kaori, la novia de Tetsuo, en Akira.  Ella está ahí, abnegada y amante, a las duras y a las maduras, frente a todo lo que le pasa al muchacho, para luego acabar aplastada entre dos michelines cuando se le descontrola el crecimiento celular.  Me recuerdo mirando la peli y pensando: “Kaneda llegará a tiempo, seguro, llegará a tiempo…  *salpicón de sangre donde desapareció la chica* …Vale, pues no llegó a tiempo…”

    Es curioso también que, teniendo en cuenta que el juez Doom me produjo pesadillas, la muerte de Zapatito no me produjese ni frío ni calor en su momento, y que me impactasen más los ojos del juez cuando se descubre que él también es un dibu.

  • Hablan por ahí de “Érase una vez el hombre”… joder, para traumático el segundo episodio, el de los Neandertales, que al final… ¡muere de frío todo el reparto! Primero muere el viejo (¡el entrañable vieho!) y luego la cámara se aleja lentamente de la cueva donde unos Neandertales que has aprendido a amar durante la última media hora van poniéndose mustios y languideciendo de frío, mientras el narrador te describe la muerte lenta que van a sufrir y que desembocará en la extinción de su especie. Ahí, de buen rollo. Eso sí, siempre fue mi episodio favorito, y es que la explicación doble con retruécano y carambola de la invención del fuego y su instantánea aplicación en la cocina (“tiro una piedra y sale fuego, casualmente encima de un montón de carne, y no se carboniza, sino que queda bien asadita”) es encomiable.
    Buena lista, en particular me acuerdo de Hormi, esa gran heroína olvidada. Y el toque de la raspa de anchoa le da un regusto más trágico. Y salado, claro.

    • Su muerte, me refiero, no es que tenga nada yo en contra de los gordos con gafas, al revés,  lo digo porque queda muy simpático.  Mira, con esto me ha salido otra; la muerte de Dennys Nedry en Parque Jurásico, me daba mucha pena cuando se le caen las gafas y dice “mis gafas, ¿dónde están mis gafas?” Yo llevo gafas y sé la putada que es cuando no las encuentras.  Y encima, en el libro, Jhon Hammond le putea muchísimo y se merecía conseguir su objetivo, ¡yo iba con Nedry!

    • Pobrecito. Bueno yo ya me había leído el libro ya sabía lo que le esperaba. Además le quitaban las gafas y veía menos que Daredevil en los Monegros.

  • El góbulo rojo viejuno de “Érase una vez la vida”, el pobre va a palmar acompañado del resto de plasma porque acaba su ciclo vital y se acuesta a morir como una especie de eutanasia.
    Desde entonces trato a mi sangre con más cariño.

  • Después de mucho reflexionar (se nota que estoy trabajando a tope hoy), he descubierto tres muertes de personajes que me resultaron traumáticas.

    Me sorprende que nadie haya dicho nada de la muerte de Anthony en Candy Candy. Cuando parece que todo va bien, que la pobre huérfana tiene no solo al amor de su vida, sino que por fin es rica y la tratan con respeto… Va Anthony y se muere en una cacería. Conclusión: toda una generación traumatizada, evitando la felicidad porque temen que si la encuentran, luego venga una desdicha peor.

    La primera muerte de Pesadilla en Elm Street, la de la chica que duerme con su novio. No es que me cayera bien el personaje, es que ver eso con ocho o nueve años me provocó tal pánico que aún hoy soy incapaz de ver una peli de Freddy Krueger. (Por eso, no tenía ni idea de quién era Will en ElmStreet 3).

    Y otra de peli de terror. En Viruete, alguien me recordó el título de una peli (The Gate) que me provocó pesadillas bastante intensas. La “muerte” del amigo con gafas del prota, que es arrastrado entre las paredes de la casa por un obrero que supuestamente murió allí, y su posterior aparición como monstruo, uff… que miedo me dio.

    • No, creo que eres el primero en nombrarlo.  Yo aún no he visto la serie, pero es cierto que me dió rabia y mal cuerpo ver que un personaje como él no llegaba ni al final del primer libro.  La verdad es que Sean Bean debería hacerse mirar los papeles de fantasía que escoge, que entre Boromir y éste no hay modo de que llegue al final de las sagas…

  • La muerte catódica que más me traumatizó fue la de un recién nacido en la mítica “Cañas y barro”. El protagonista deja preñada a Victoria Vera, la cual estaba casada con el alcalde o un ricachón o algo así. Bueno, que el tío quiere esconder al crío, se va a la Albufera con su barquichuela, el bebé empieza a llorar, al tío se le va la pinza, empieza a escuchar voces en su mente y… ¡Zas! Mete la cabeza del chiquillo en el agua hasta que deja de llorar (y de respirar también, claro). ¡Menudo trauma infantil que pillé!

    • Joder, Ignatius, gracias por recordar aquella escena, macho. Mira que de pequeño mis padres me decían que no pasaba nada, que no habia ningún niño alli dentro pero las pase PUTAS viendo algo así.
      Tambien recuerdo yo en otra adaptacion televisiva de la epoca (creo que “La cabaña”, del mismo autor) como el CABRON de Jose Sancho le pegaba un navajazo al caballo del protagonista, y aunque no se veia nada te juro que me puso enfermo pensarlo. O como los cabrones de niños de la escuela le daban una paliza a los hijos de Alvaro de Luna.
      Luego los expertos nos advertían de la violencia de las teleseries americanas, pero ningùn episodio de Los Hombres de Harrelson o de Starski y Hutch me dejaron tan mal cuerpo.
       

      • Supongo que la adaptación de la que hablas es “La barraca”.
        A mí la escena de la muerte del crío me dejó flipado. Estaban emitiendo la serie a las 2 del mediodía, yo comiendo tranquilamente y, de repente… momento trauma.

  • -Lo que voy a decir es una frikez total.¿A nadie le traumatizo la muerte de GALLOFA en Los Aurones? Creo que en el último capítulo moría (eso me dijeron no lo recuerdo bien). Ese si que era un ÍDOLO (IDOL).

    -Cuando muere el Fénix en la Saga de las 12 Casas, que grande Ikki salvando a la nenaza de su hermano. Realmente dan mucha pena todas las muertes de los caballeros (excepto Seiya que va de líder y me cae mal). Ponían esa musiquita “nanananana nananaaaaa nananaana” tan triste que era traumático. a veces abusaban un poco de tanta tragedia y quedaba un poco ridículo.

    -La muerte de Apollo Creek: En Rocky IV, el GRAN Dolph Lungred le da para el pelo al chuloputas de Apollo. Da pena porque es el amigo de Rocky pero es cierto que se la estaba buscando tocando las pelotas a Ivan Drago, eso no se hace para que aprenda. Ahora cuando la vuelvo a ver me da menos pena, en cualquier discoteca de extrarradio has de aprender a evitar las movidas, Apollo por chuloputas mereciste morir.
    -La muerte de la novia de Conan: En Conan el Bárbaro, Chuache empieza a comportarse como un ser humano, conoce gente, tiene amiguitos, pilla cacho con la rubia. Entonces el cabrón del Brujo serpiente la mata con una serpentina venenosa. Hijo de puta, que mal me sentó. Pobre Conan, ¡cabroooneeees!

    • ¡No me jodas! ¡¿ CÓMO QUE MORÍA GALLOFA!?!  ¡Me acabas de joder la vida! Voy a buscar Los Aurones YA para confirmarlo. ¡El que merecía morir era Poti Poti, que era inaguantable!

      •    Venga hombre, eso de Gallofa tiene mas pinta de leyenda urbana que el final de Doraemon. La que merce morir es la princesa Mofletuda, moñas, fea y antimorbo, de reventon nuclear a se posible (asi se lleva a los colegas)

            Aunque de hecho podria verse como que les pasa como a Kenny en South Park: En todos los capitulos les convierten en fruta y Poti Poti o algun bicho se los come y los defeca, pero al capitulo siguiente no ha pasado nada.

            Por cierto de muertes dramtaicas, LA de Kenny en South Park, y no lo digo de coña, si alguien ha visto un minimo la serie sabrá de que hablo, aunque ya eres mayorcito y no te afecta tanto

      • Gallofa no moría, se convertía en una especia de Rey Midas que convertía en oro todo lo que tocaba, y al final acababa convirtiendo en estatua de oro a sus jefes (no me acuerdo de los nombres), y puede que a sí mismo también.
        Apollo Creed, la muerte que menos me ha entristecido en la historia del cine, joder, mucho montar el show con James Brown, al final le dieron pal pelo, por tonto.
         
        P.D.: Viru, ¿coMBertía?

    • Pues a mí me impactó más la muerte de la madre de Conan que la de la rubia, la verdad. Después de ponerle ojitos tiernos, va y se la carga a traición, y con la espada del padre, para más inri.

    • La muerte de Ikki en Los Caballeros del Zodiaco es muuuuuy grande, porque además cae en una de las mejores batallas de las doce casas, contra Shaka de Virgo. Ese momento en el que va perdiendo los sentidos y ambos terminan muertos, cayendo la armadura de Virgo de nuevo en la casa, juntando las protecciones de los brazos y de los puños, tomando posición de rezo… Eso no lo olvido, jeje
      Otra muy grande fue la de Hyowa y Camus (Acuario), que dejan toda la casa helada después de alcanzar el Cero Absoluto (y ahí fue cuando en mi cabeza algo hizo clic para que con los años terminara estudiando Ingeniería Química), pero que son capaces de llorar lágrimas líquidas, mientras que uno se despide diciendo “ya no tengo nada que enseñarte, ya no soy tu maestro”, y el otro dice “adiós mi maestro”

      Ains, como se nota que es de las series que tengo grabadas a fuego!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *