Anniyan: alucinógena superproducción india

Yo comprendo que a más de uno le puede resultar complicado enfrentarse al cine indio. Pero aquellos de mente abierta obtienen fabulosas recompensas, si bien no tantas del chuchurrío, ñoño y globalizado Bollywood (no: Slumdog Millionarie se parece a Bollywood como un huevo a una castaña), sino más de filmografías de otras regiones, con otros lenguajes como el Tamil o el Telegu, más propensos al disparate, la exageración, la caradura y al “todo vale” para entretenter y sorprender al público.
Hoy hablamos de Anniyan, la mayor producción del cine Tamil, región sur de la India (no Bombay = no Bolly), con su propio idioma hablado por “apenas” unos 300 millones de habitantes. Con semejante población, un idioma equivale a una industria del cine propia; aquí como mucho tenemos a Ventura Pons. Yo les propongo una cosa. Les pongo tres imágenes de esta película, y si les llaman la atención o les hace gracia, me acompañan durante el resto del artículo .

fotomontaje.jpg

¿Me siguen entonces o qué? Como les decía, se trata del film Tamil con más presupuesto. Unos 4 millones de euros. Con esta cantidad, que no equivale ni a las vueltas del pan de un rodaje de Michael Bay, estos tipos se las apañan para hacer un largo de 3 horas (cosa ya no tan extraña en nuestro cine) que soprende, entretiene y alucina. Y que mezcla, atención Un día de furia, El increíble Hulk, El profesor Chiflado, Matrix y Seven.

Nami, intepretado por la superestrella Vikram (un solo nombre, como Chiru), es Ambi, un pobre abogado que vive tristísimo comprobando como, cada día que pasa, el pueblo indio es cada día más egoísta y mal educado. El tío es tan quisquilloso con cualquier pequeña falta que llega a ser tan pesado como el rubio de Cruz y Raya. Y su abuelo se llama Poochie. Está enamorado de Nandi, una bella cantante, pero su timidez impide declararse a la chica. El pagafantismo, como ven, cobra las dimensiones de pandemia.

anniyan_sueño.jpg
¡En ferias no se queda en casa ni dioooos!

Un fatídico día, comprueba como un pobre anciano muere en un accidente cuando nadie se presta a ayudarle y acerca al hospital. Muy afectado, hace lo que cualquiera de nosotros haría: ir a desahogarse a internet. Pero en lugar de actualizar su estado de Facebook o Tuenti, se mete a una extraña web llamada Anniyan.com, donde tras una intro en plan el sueño de Sarah Connor en Terminator 2, el esqueleto del “test de la muerte” ése contesta a sus preguntas. Y ahí es cuando algo hace catacrok, o catapum. O dado que con el tiempo tendrá hasta 3 personalidades, lo que hace es krackkkkadooown flick flack tururú chiu chiu zum zum pow wo-oh-oh nanananana, yeyeyeyeeee.

greña.jpg
¿Quién me ha tirado un ramen por la cabeza?

Ambi desarrolla otra personalidad, la de Anniyan, un vengador implacable con superpoderes, dedicado a hacer justicia y vestido como El Enterrador (The Undertaker) del Pressing Catch. Anniyan impone sus castigos basándose en las antiguas creencias del Garudapuranam. Vamos, el infienno. Así, por ejemplo, si uno es condenado por hacer comida poco sana, es condenado a morir escaldado en aceite hirviendo. La Guía Michelín da el “sí” a esta condena.

sopasKNorr.jpg
Sopas Knorr y el compromiso social

Lógicamente, la policía comienza a investigar, pues tienen una buena pista: cada crimen indica el pasaje del libro al que hace referencia. El detective es un tipo sagaz y rudo, su ayudante, el típico bocazas, destinado solo a hacer gracias. Es el que lleva la camiseta de Sopas Knorr de antes. O se la dieron en Cáritas o algo así, o se trata del peor product placement de la historia, porque vaya una camiseta andrajosa y llena de mierda. No se la pone ni tu padre para andar por casa en calzoncillos. Solo podemos llegar a la conclusión de que lleva esta camiseta…. POR QUE MOLA.

anniyan_mascara.jpg
En recuerdo de Midnight de Crimson Glory

Pero antención amigos, que la cosa no acaba aquí. Puestos a desarrollar personalidades, ¿por qué detenernos en una? La incapacidad de Ambi de ligarse a su amada genera otra identidad: REMO. Nada que ver con aquel desarmado y peligroso; este es cansino y pegajoso. Remo es un capullo presumido que mangonea a la chica, con lo cual y como todos podéis prever, ella cae rendida a sus pies.
Remo gusta de llevar una careta en plan Discordia (el malo de X-Force) para sorprender al personal y que se queden atontados ante su belleza. Y no solo eso, es además un romántico y un poetA: las canciones que canta son irresistibles para cualquier chica. Atentos a las letras:
“Remo es una metralleta regalando flores
Remo es la melodía de móvil de los corazones bonitos
Mi cuerpo es álgebra, se reencarnará en ameba
Nunca sudo, tengo muchos fans
¿Sois Hiroshima y Nagasaki? Voy a lanzar una bomba de amor sobre ti”
Ni Camilo Sesto escribió nada tan romántico. No solo eso: Camilo Sesto SUDABA. Remo no.

cancion.jpg
Cinco fans de Cristiano Ronaldo

El resto de las película gira entorno a los asesinatos de Anniyan, los policías investigando y Remo “seduciendo” a la chavala. Peor en un momento dado, Anniyan tiene que matar a la amada de Remo y Lami, por un quítame de aquí estos sobornos, lo cual da lugar a una de las escenas más alucinantes que he visto en mi vida. La chica corre a esconderse del asesino a un gimnasio (donde entrenan en un foso de fuego). Allí nuestro Castigador se enfrentará a todos los luchadores, en una situación parecida a aquella de El Beso del Dragón de Jet Li, pero con ostiones y Hammer time, digooo… Bullet Time a lo Matrix. Por favor, vean, VEAN EL VÍDEO Y ALUCINEN.

Las influencias del manga o el sentai son más que evidentes: el maestro se “combina” (pero sin mariconadas) con varios de sus alumnos para superar la capacidad de combate del malvado. Claro que como Anniyan tiene el ataque tornado, y otras técnicas, de poco les podrá servir. Por si acaso lo dudan, les confirmo que no, el tipo en teoría no tiene ningún tipo de superpoder, ni nada en el guión justifica sus proezas sobrehumanas. Simplemente, todo esto sucede PORQUE MOLA.
Después de este incidente, Anniyan / Remo / Lami acaban en una clínica psiquiátrica, donde un doctor le hipnotiza y descubre sus tres personalidades. Es el momento en el que Remo, como corresponde con su papel de romántico se arranca a cantar You love a Woman, de Brian Adams, para la banda sonora de Don Juan de Marco. Pero atención, que tras un breve inciso, el tío empieza a cantar All For Love, de la banda sonora de Los tres mosqueteros TAMBIÉN CON BRIAN ADAMS (con Sting y Rod Stewart). Por lo tanto, la música favorita de los gigolos indios es… las bandas sonoras creadas por Brian Adams. Si esto fuera un blog le dirían “se olvidó la de Robin Hood, príncipe de las tinieblas”. Igual en las escenas eliminadas…

anniyan_lucha.jpg
Europa vs la realidad política española

Lo mejor de todo es que, pese a tener un tipo con desorden de personalidad múltiple y asesino confeso, el doctor le deja ir sin avisar a ninguna autoridad. Anniyan se emociona con el asunto, así que no sólo mata a un par de personas, para celebrarlo (imaginad su despedida de soltero) sino que alquila un estadio y pone anuncios en la prensa anunciando que va a estar allí dando un discurso. Y el sitio SE LLENA, aunque absolutamente nadie tiene ni idea de quién leches es ese tío. Pero claro, en la India vive tanta gente que cuando se queda un hueco vacío, la gente tiende a verse atraída hacia él hasta llenarlo, sin saber como ni por qué. Y hasta viene la tele a filmar… pues lo que salga, como los de la agencia Corpa.

anniyan_Terminator.jpg
Sarah Connor Chronicles: Cancelled!

Para un mayor efecto, Anniyan, que es asesino pero un pedazo de frontman que ni Freddie Mercury en sus mejores tiempos, decide sorprender con una espectacular puesta en escena. Se viste de monje y se pinta la cara de Terminator. ¿Por qué? Pues será que el director quería meter un homenaje a cualquier precio al T-800, pero mucho que nos tememos que es…. PORQUE MOLA.
Aquí descubriremos el verdadero motor de los asesinatos de nuestro psicópata greñudo: el progreso de la India. Porque lo que no puede ser es que la India, con grandes tierras para construir y cultivar, economía, cultura, tías buenas y el servicio técnico de Microsoft, esté en el puesto nº42 de las economías mundiales. Y Japón, esos advenedizos que fueron derrotados en la 2ª Guerra Mundial y que no tienen donde caerse muertos los muy capullos sean los segundos; no hablemos ya de Patolandia y el depósito ese de dinero que tienen. Así que en realidad lo que desea Anniyan es ver escalar a su país en Los 40 Neocones, a base de matar para dar ejemplo a los trabajadores. ¡Que monte una ETT!

anniyan_brazo.jpg
La seguridad social agiliza sus listas de espera

El final no se lo quiero destripar: baste con decir que durante los dos años que tardaron en rodar la película, el director debió de descubrir Ong-Bak, y la escena de la comisaría guarda cierto parecido con ciertas partes del hit de Tony Jaa. Desde luego, las escenas de pelea, sino abundan, al menos están muy aprovechadas: cada una es de su padre de su madre y se inspira en algún hit occidental. Así se hace más amena. Y sobre todo… Mola.
Así que ya lo veis: al final estamos ante una película patriótica, que no busca sino motivar a los indios a ser menos pasotas y concentrarse en sacar adelante el país, como hacen en Tele Intereconomía o el programa de Hugo Chávez. Porque sí: Anniyan intenta no se sólo un vacuo entretenimiento: el director tiene un mensaje que dar a los espectadores. Un gran ejemplo de anvilicious.

anniyan_Baile.jpg
Como al final no te la tires es que eres tonto

Veréis que no he hablado demasiado de las canciones: eso es que no me gustan demasiado. Como casi siempre en el cine de indio, son prácticamente videoclips incrustados en el metraje de la película, teniendo muy poco que ver con la trama. Si la canción gusta, no hay problema, pero si no gusta es tan divertido como jugar al Call of Duty IV en un 286. El mejor es el mencionado videoclip de Remo, o su continuación, donde demuestra lo enrollado que es con un canto a la globalización repleto de product placement, Kannum Kannum Nokia. Sí, sí. Un tema entero dedicado a hacer publicidad de Nokia. En medio de una puta película. Atentos:
“Nuestro ojos se reunen, Nokia
Eres un mafioso
Cafe Capuchino, Sofia
Eres una ley del thermocol. Soy las pequeñas bolas blancas pegadas a ti
Eres una ley del agua
Oh Aiwa, ven bonita
Vision de cianuro
Oh Dama de equipo Apple, ponte en mi regazo
Has metido una bomba atómica dentro de mi alma”
“LA DAMA DE APPLE”. ¿La Reina de bastos de la baraja de Steve Jobs, tal vez? Probad a decirle a vuestra pareja “eres más bonita que un Linux”, a ver que os dice. Por otro lado, no es muy habitual escuchar piropos basados en regulaciones y legislaciones. “Eres una ley del agua”, dice la tía… Bueno, quizá en Murcia es algo bonito, pero en la parte del Ebro que cae en Zaragoza debe ser un insulto. Son distintas culturas, ya se sabe.

parejita.jpg
Camino al Ikea

No deja de sorprender que un producto tan caro, con directores y actores hiperfamosos en el Tamil Nadu tenga un guión que coja “inspiración” en tantos sitios tan fácilmente identificables y abunde en soberanas tonterías y sin sentidos, pero así es, y no solo molestan sino que hay que celebrarlo. Como es costumbre en el cine del subcontinente, el tono de la película cambia cada 15 minutos: drama social, comedia, acción, música, romance… Pero ese es, precisamente, el motivo por el cual veo este tipo de películas.
Incluso hay varias de escenas de tortura que ponen mal cuerpo. En una convierten al protagonista en un saco de boxeo humano… literalmente. En otra, vemos como las comisarías indias tienen instrumentos de tortura tales como porras de alambre de espino, látigos o inclusos cámaras de agua para congelar al pobre desdichado que no admite su culpabilidad. Y aquí, si nos atenemos a la realidad mostrada por Mortadelo, todavía con lo del disco de Julio Iglesias. Lo peor de todo es que me lo creo.

portada.jpg

Con todo Anniyan es divertidísima y entronca con la tradición masala a la que trata de rendir tributo. Técnicamente tiene partes al más alto nivel, que dejan en evidencia al 90% de la producción hispana, mientras que, por ejemplo, el CGI parece de un vídeo de Hobby Consolas de la Super Nintendo. Pero lo que importa aquí es que cuando no estás flipando con alguno de los giros del guión, lo haces con algún disparate. El caso es que la película no deje de moverse ni un momento. Tras un periodo de reflexión de 24 horas, concluí que me había entusiasmado. Me gustó a mí. Le gustó a Domingo López. No necesitan saber más.

lacritica.jpg
La crítica, entusiasmada con la obra

La película fue un éxito total en toda la India. No sólo eso: las reacciones de los espectadores fueron casi unánimemente positivas. Muchos están orgullosos tanto del propio film como del mensaje (¡) que transmite. Desde luego son tres horas que se pasan mucho más rápidas y divertidas que El Caballero Oscuro, por ejemplo. Si encima la podemos ver desde occidente y pasarlo bien, está claro que ponerle pegas a Anniyan es del género tonto, pues la intención del director se cumple al 100%: pasen, pasen, pasen y desfasen.

26 thoughts on “Anniyan: alucinógena superproducción india

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *