Jacopop

ELPICO.jpg

Una de las principales lacras que tuvo que padecer la sociedad española durante los años 80, junto a la barbarie terrorista de la ETA, fue el JACO. Creo que eso es una verdad indisoluble para la que no es necesario consultar ningún estudio del CIS ni similares, simplemente les propongo hacer un repaso mental y pensar en la cantidad de referencias culturales que pueden recordar en referencia a esos malditos polvos blancos que convirtieron a la chavalada de periferia, a los artistas de la movida y a todo quisqui en zombis andantes. Porque los zombis molan, pero sólo en las películas.

Photobucket


Entre todas las manifestaciones culturales que les mencionaba, aquella en la que el jaco ha sido un elemento fundamental a lo largo del tiempo ha sido la música. Presente en todos los estilos y en toda clase de ambientes, a principios de los ochenta el caballo era una droga más bien vista socialmente, el ritual de quemar la cuchara era imitado en los bares más in y los porros eran una cosa de jipis-paliza…; en definitiva, los adolescentes de aquella época soñaban con que sus padres les dieran un poco más de paga para ir directos a por un par de micras. Pronto vino “el fantasma del SIDA”, como diría una Mercedes Milá en 1991, y el jaco empezó a quedarse demodé. Poco a poco empezaron a surgir los hipermercados de la droga, empezaron a verse hombres desnutridos con riñonera por las calles, y pronto todos conocimos a alguien a quien habían robado “a punta de jeringuilla”.

Photobucket

En ese contexto, la música, una de las bellas artes, no pudo evitar hacerse eco de ese fenómeno social, y volcó todos sus esfuerzos en convencer a los jóvenes españoles de que la droga lo mejor era ni probarla. Claro, muchos no se dieron cuenta de que ellos tampoco podían probarla, y así les va. En definitiva, vamos allá con una recopilación de los mejores momentos de la heroína en la música pop. Me disculparán si al hilo de este tema pronuncio más de dos veces la palabra owned, pero con este tema y este paisanaje, es imposible resistirse.
– Caballo maldito, de Queco: hubo un tiempo en el que la gente que afirmaba sin ruborizarse “a mí lo que me gusta es la pachanguita” se sabían de memoria y al dedillo una canción llamada Tengo, la de la cosita que en oro su peso vale, o algo así. Tamaña incongruencia era perpetrada por Queco, un artista de los forjados a sí mismos, curtido como músico de estudio y compositor de grandes canciones como alguna de Malú, o alguna otra suripanta latina. También trabajó como productor para las mismísimas hijas del tomate, esto es, Las Ketchup.

Photobucket

En sus inicios se dedicaba únicamente al género calorro, y en ese género es donde ha ofrecido su material más valorable desde una perspectiva crítica. Su hit estrella en los programas de descarga utiliza como título una de las metáforas más curiosas utilizadas en relación a la heroína. Porque ya me dirán a qué viene utilizar “caballo” como sinónimo de este opiáceo inyectable.

En fin, yendo a la canción; Queco apuesta por levantar las cartas al principio de la partida, utilizando en las dos primeras frases las palabras “venas” y “aguja”. Esto ya nos planta una imagen mental muy clara sobre lo sórdido que es pincharse. Y ciertamente la canción no le va a la zaga, ya que empieza con una guitarra ultrachunga, así como de Bloque o Muro, seguida por la base clásica del género, una guitarrita española con una batería electrónica, sobre la que Queco entona unos ripios que estremecen por su sincera crudeza


“Creí que eras amigo mío, qué daño me estás haciendo, CABALLO MALDITO”

El resto de la canción supone reiterar los mismos tópicos en torno a lo mala que es la droga inyectada en vena. Queco centra su odio únicamente en la heroína ya que el resto de sus canciones conocidas son retratos de personajes simpáticos de su ciudad de residencia, que no tienen ningún reparo en fumar porros a troche y moche, como “El borracho” o “Perros Callejeros”, y que viven de pequeños hurtos con fuga en Seat Supermirafiori, como el Torete o el Vaquilla. En fin, independientemente de lo sórdido de escuchar esta canción, es innegable que supone un pequeño hito en el mundo del calorreo por acabar de centrar la temática del género en aquello a lo que debería haberse limitado: el no a la maldita droga. Al menos hasta la llegada de Camela, claro.
– Heroine, de Lou Reed: lo clasificamos como canción por llamarlo de alguna manera. El único interés del track 6 del disco más sobrevalorado de la historia del rock, cuyo único mérito es haber servido de inspiración a “La Banana” de Paco Clavel, es una cacofonía de ruido. No obstante, lo reseñamos aquí porque en un directo, el simpático de Lou Reed se pinchó heroína mientras cantaba (es un decir) esto. Tres hurras por el viejo rockero.

Photobucket

– Hay un caballo que al pasar por tu vida: lo mejorcito del soso panorama del pop español de finales de los 80, esto es, los grupos cuyo nombre empezaba por un artículo, Los Rebeldes, Los Ronaldos, La Frontera…casi todos aparecen en esta canción que más que una canción es un icono de lo mal que luchan las instituciones contra el opio afgano.

La primera campaña de la FAD contra la droga consistía en juntar a un buen puñado de artistas entonando un himno pop que convenciera a la chavalada pre-JASP de decir NO. Ni que decir tiene que la campaña fue un fracaso por multitud de razones. Las más importantes:
1) La heroína estaba decayendo. Como antes decía, ya se habían separado Nacha Pop y ya se había popularizado el término yonki. Las drogas de síntesis reclamaban su lugar en la historia a través de los grupos de Madchester, del Smiley y de Ibiza mientras que por otro lado, el polvo colombiano dejaba de estar reservado sólo a yuppies. De hecho, a partir de ese año 1988 todas las campañas de la FAD obviaron el tema de la heroína y hablaron de éxtasis y cocaína, apareciendo estrellas de los baños nocturnos como “El Gusano” o “La Pirula Comecocos” que tan buenos ratos nos han dado.

Photobucket

2) ¿A quién se le ocurre utilizar a estrellas del rock como apóstoles de la abstinencia? Si Coque Malla se parece a Gorka de “Física o Química” es por algo, Carlos Segarra compuso “Mescalina mi amor”, y La Frontera cantaba “Si el whisky no te arruina las mujeres lo harán”.
3) El vídeo musical se complementaba con mensajes a cámara, en los que nuestras estrellas soltaban tópicos en contra de la heroína. Claro que mucho peor fue al año siguiente, en el que contaron con Antonio Flores. En todo caso, no se pierdan la siguiente muestra porque es espectacular, especialmente la risa de Rafa Unión al final de su testimoniorl.

En definitiva, otro elemento de juicio más que nos conduce a pensar que las campañas contra la droga deberían estar diseñadas por jóvenes de no más de 16 años, porque los resultados suelen invitar más al sano cachondeo que al recelo y el miedo que se pretende implantar. Afortunadamente, la juventud en el 88 ya estaba a otros temas y dejaron atrás la grimosa jeringa, aunque no por esta campaña, claro.
– Ese caballo llamado muerte, de Medina Azahara: el grupo de heavy cordobés cuyo cantante parece Ron Perlman en “La Bella y la Bestia” también dedicó uno de sus cañeros temas a tratar las consecuencias del mal uso y abuso de la heroína. Original de Miguel Ríos, conoció su versión definitiva de su mano gracias a ese acento andaluz que le daba una mayor verosimilitud. En este caso concreto merece la pena destacar que las madres de los 80 tenían como principales demonios sociales a los heavies, asociados en la imaginería popular a la litrona y la jeringuilla. No fueron pocas las manifestaciones que, al menos en la periferia madrileña, se hicieron en contra de los bares heavies, focos de degradación humana y social.

Photobucket

Como todos sabéis, muchas voces del movimiento de la malla se levantaron en contra de dicho estereotipo al grito de “El heavy no es violencia”. Con esta canción, Medina Azahara añadían además que los heavies eran gente sana que le decía que no a la cosa de la jeringa. El tema no tiene un estribillo que enganche al estilo del Necesito Respirar, e incurre como todas las canciones referidas al jaco en imponer al oyente un ambiente lúgubre, como de descampado nocturno. Menos repercusión tuvieron otras jebiladas espantosas como No te enganches (Banzai) o Yonki (Ángeles del infierno), entre otras muchas.
– Heroína, de Los Calis. Tal vez es la canción más conocida de todas las que aquí se están tratando. Los Calis eran un grupo procedente del madrileño barrio de Santa Eugenia, que en la segunda mitad de los 80 petaron todas las gasolineras de España con su mítica cinta amarilla, la cumbre del género calorro. Como el Blue Album de Weezer, es imposible encontrar un título a este disco, pero sí es posible afirmar que las diez canciones que jalonan este auténtico viaje por el lado chungo del barrio, son canciones inmortales. La canción que abre la cara B del disco es la citada “Heroína”, y la hemos dejado para el final puesto que es el principal hit yonki de todos los que en esta lista figuran. Creemos innecesario entrar mucho en detalle ya que suponemos todos ustedes conocerán la canción; no obstante, cabe señalar varios elementos destacables:

Photobucket

A) Los tres singers emplean durante todo la canción un tono tristón, melodramático. Podría pensarse que es cosa del mensaje que transmiten, pero no. Es el tono que utilizarían a lo largo de toda su discografía, aunque estuvieran hablando de un caballo que galopaba (y aquí no hay metáfora sobre adicciones). Cabe señalar que Los Calis vivieron de los éxitos de The Yellow Cassette durante toda su carrera, encontrando que sus recopilatorios contienen esta cinta entera más dos canciones de relleno.
B) La frase del estribillo es “Más chutes no, ni cucharas impregnadas de heroína”. Es un punto digno de mención porque muchos hemos vivido pensando que se decía “mas chutes no, mi cuchara está inyectada de heroína”, frase un tanto dadaísta ya que es imposible inyectar una cuchara.
C) Pese a la decadencia física que sufren los yonkis y que la canción pretende simbolizar con el lamento del teclado, siempre hay una ventana que puede abrirse a la esperanza. Es por esto que en la parte final del tema, los Calis aprovechan el subidón del estribillo encadenado para soltar una serie de mensajes directos a la patata del consumidor: “no te compliques la vida”, “que no se diga, eh”, “noche y día, noche y día”, “no no no, de heroína”. Así escritas estas frases parecen una insensatez, pero en el contexto de la canción queda muy simpático, logra que uno ponga en su cabeza la boda de Farruquito, o algo así.

Losutrera.jpg

En fin, estimados amigos, damos por zanjado este viaje dejando canciones en la recámara, habiendo logrado sortear algunos nombres tan obvios que ha dado cosita citar, ya que no es nuestra intención hacer ninguna enciclopedia del tema ni liarnos a poner una lista larguísima de nombres en negrita. Les invitamos, en todo caso, a que compartan sus favoritas en los comentarios y nos despedimos recordándoles que no olviden supervitaminarse e hipermineralizarse, pero no utilizando instrumentos que pinchen!

52 thoughts on “Jacopop

  • A ver si nos informamos antes de ponernos en modo comentarista cínico: Medina Azahara son cordobeses. La canción se llama “Un caballo llamado muerte” y no la compusieron ellos. Se trata de una versión de Miguel Ríos que incluyeron en el segundo CD de su disco “Árabe”, dedicado a versiones.
    Por último, calificar a Medina Azahara como grupo heavy es, cuanto menos, una afirmación incompleta. Medina surgieron en el contexto de rock andaluz de finales de los 70, con Triana como principal exponente. Sólo a finales de los 80 endurecieron su propuesta con la entrada de Paco Ventura, pero de ahí a calificarlos de heavy, va un trecho largo.
    Magicoviaje: la verdad es que la canción de los Medina me sonaba relacionada con Miguel Ríos, error mío, y lo de citarles como grupo sevillano también se debe a mi incapacidad para diferenciar entre regiones andaluzas. Sobre lo del heavy, sí que me mantengo en etiquetarles como tal porque para mi su imagen va asociada al pantalón pitillo, pero también admito el matiz. En todo caso gracias por sus apuntes, los incorporamos al texto.

  • Os habeis dejado la de “No te enganches” del grupo Banzai, del disco precisamente llamado Banzai tambien… mitica y de mediados de los 80…. y mil mas si nos ponemos a analizar muro, obus, panzer, etc….y otros cientos tienen temas con este argumento, posiblemente por lo que comentas al respecto de la ecuacion heavy igual a delincuencia (que no era solo en españa sino mirad a los malos de loca academia de policia 1 y 2 o robocop 1)… la ultima cancion del genero que yo recuerdo es una del primer disco de avalanch, ya bien entrados los 90m (casi finalizando) cuando los que se engancharon en los 80 empezaban a morirse (suena duro pero es asi, yo creci en una barriada asi y lo se)
    Virumentario>: a ver, que no es que se la deje, es que Mágico, en lugar de hacer una lista interminable, ha preferido analizar más detenidamente las más populares ojo, en nuestro país. Y lo prefiero.
    La de Avalanch será aquella cosa de Vicio Letal, vaya tela.

  • Me permito autocomentarme para comentarles que estoy intentando subir al youtube un par de vídeos sobre “Hay un caballo que al pasar por tu vida” que no tienen precio, ya verán…pero me está dando problemas con los codecs y tal.
    Es cierto que podríamos haber citado muchas más canciones pero he intentado evitar ponerme a listar canciones, sobre todo siendo un tema al que podemos volver en alguna otra ocasión dándole una perspectiva más “underground”, como cantaban los gabinete…

  • ¿Y que hay del BROWN SUGAR de los Stones? Casi dos décadas antes que estos grupos… aunque claro, estos todavía hablaban a favor de la heroína (que se lo pregunten al bueno de Keith).

  • No es un problema solo de los 80, tendria que ver la cantidad de yonkis que hay en Rivas Vaciamadrid mas concretamente en Covibar, que atraviesan la A-3 desde Valdemingomez a mi barrio, es triste y da algo de chungo ver yonkis por aqui durmiendo en los cajeros y pidiendo a cualquier hora del dia. Nunca se habia visto esto en Covibar.

  • Sin tratarse de drogas duras como el caballo pero aun siendo drogas, no hay que olvidar tampoco canciones como la Mandanga del Fary o la Grifa de El pelos que cantaban las virtudes y defectos de tales sustancias.
    En el wengwengblog, el blog de zinemahk, hara cosa de de un mes o asi, inclui algunos ejemplos mas de jacopop.
    Un saludo

  • Hasta hace unos años vivía en Coslada, y la ruta que hacía para ir a MAdrid incluía el paso por Vicálvaro, Santa Eugenia, El Pozo, Vallecas, Entrevías…y cada vagón tenía un cupo de un 5% que siempre estaba ocupado por adictos. Y cuando me mudo a Madrid, me mudo al barrio de Embajadores, justo a la zona de las kundas, los coches que llevan a los adictos a los hipermercados del jaco.
    O sea, que es un asunto que veo a diario. Pero los 80 fueron la década de la heroína, es cuando irrumpe brutalmente y desgarra buena parte del tejido social del país. Y la figura del yonki tal y como nos viene a la cabeza cuando leemos esa palabra es puramente ochentera, yo al menos sigo imaginándomelos con chándals de táctel.

  • Una pequeña puntualización: los jevis de los 80 no llevaban pantalones pitillo sino ¡¡MALLAS!!
    Viru: serían los de los videoclips, porque en mi barrio llevaban elásticos de pitillo.

  • Relacionado con este tema existe un interesante documento en youtube llamado “Iosu de Eskorbuto en un anuncio contra la heroina”,miembro de esta mitica banda de punk vasco que al poco de grabar este video murió

  • Lo curioso es que a estas alturas de la vida la juventud casi conoce mas las versiones rockerobuenrollistas que las originales… Que estaremos haciendo mal?
    Gilipolleces aparte, espero que este blog sufra una revitalizacion despues de que paseis por la feria del disco (plaza de la luna, hasta el dia 15), que seguro que aparecen un buen puñado de vinilos dignos de ser comentados.

  • Recuerdo que pasé mi despreocupada infancia en un barrio periférico por aquel entonces de Valencia (un par de calles más atrás ya sólo se extendían la huerta y las vías de ferrocarril), y de cómo no se podía dar un paso por la calle sin ver una jeringa manchada de sangre en el suelo. Un auténtico icono de la subcultura ochentera, como los son Fraggle Rock o el Equipo A, pero claro, esta no procura nostalgia.
    Sí señor, casí he notado la cálida mano de mi abuelo acompañándome camino del colegio. ¡Vivan los barrios bajos!

  • La canció de Los Calis es la que tengo puesta en el despertador y con la que me levanto todas las mañanas, aunque estoy pensando en cambiarla por el himno de la legión

  • Pues sí, había un parque precioso en mi ciudad que acabó cerrando a principios de los 80. Era el clásico parque con guarda y casita, lago con patos y zonas con columpios y toboganes. Pues bien, de ser el típico lugar donde los novios se hacían fotos de boda pasó a ser un sitio prohibido para los niños por nuestras madres. No sucedió de la noche a la mañana, pero fue progresivo y constantes: jeringas en el suelo o, como desconcertante muestra de civismo yonki, clavadas en los árboles, figuras tambaleándose por la maleza, cagajones en los caminos, en fin…
    Cuando pienso en mi infancia, también me pasa como a determinista, ý recuerdo jeringuillas en el parque.

  • “Viru: serían los de los videoclips, porque en mi barrio llevaban elásticos de pitillo.”
    Si son elásticos no son de pitillo, estos últimos son los que llevan los mods o los garageros. si son elásticos y de lycra entonces son mayas y sino elásticos sin mas.
    Viru: algo de licra llevaban, claro, pero no eran mallas de cebra o leopardo, a eso voy.

  • Vamos a ver si ponemos fin a la disputa que por otra parte es una tontada. Yo llevé esos pantalones, de hecho conservo todavía unos que a duras penas me entran. Efectivamente eran vaqueros elásticos, es una tela vaquera elástica que no sé si es lycra lo que llevan o qué cojones, con la cintura por el sobaco y marcapaquetillo, vamos que no dejan mucho a la imaginación. No es exactamente pitillo, los pantalones pitillo son también ajustados pero no son necesariamente elásticos ni vaqueros, con la pernera estrechándose de la cadera al tobillo.
    Las mallas son otra cosa, son de lycra enteras normalmente con colorines como las de rayas que llevaban Dickinson y Harris en los buenos tiempos, eso es otra cosa, no he visto a muchos heavies por la calle con mallas, ni en los buenos tiempos, no sé si habría alguna tarado que se las pusiera pero yo no lo conozco o no me acuerdo, la edad es lo que tiene, elásticos y cuero, alguno con chándal tipo yonki, lo otro era una prenda más de escenario que otra cosa.
    A los elásticos tampoco he oído que nadie los llamara nunca mallas, las mallas son mallas:
    http://www.youtube.com/watch?v=EpGvmgG6X2w&feature=related

  • Si señor!.
    El caballo no es de color blanco! ahora se suele fumar acompañado de base (crack para los yankis) que no es otra cosa que el pozo que deja la cocaina cuando es fermentada.
    un saludo

  • Hola a todos.
    El pelo del cantante de Medina Azahara Manolo Martinez es un pelucon jejeje ese Mc Quade, yo tengo en mi movil el temon “Maniaco al descargar” de los Calipo que podia hacer referencia a un yonki del internet (jejej).

  • Respecto a Lou Reed, nunca se inyectó heroína en público cantando la canción homónima ni ninguna otra. A lo máximo que llegó es a enrollarse el cable del micrófono en el brazo simulando los preliminares…
    Sobre el gusto musical del firmante y sus apreciaciones sobre esta canción, evidentemente sobran comentarios, más o menos a la altura de sus fuentes
    Magicoviaje: saludos, lector. Hacía referencia a esta foto en la que se aprecia claramente una jeringa
    http://www.geocities.com/SunsetStrip/Stage/3898/lreed.jpg
    Por otro lado, permitanos ciertas licencias y sea feliz, hombre 🙂

  • Jodó, no me extraña que se vea tan mal, el tipo de letra para el estilo wrapper es “font: 0.8em/150% ‘MS P明朝’, sans-serif;”, menudo truño. Al menos cambia la alternativa a Arial, para los que no tenemos la MS Simbolosraros, hombre
    Viru: Ostras, pues mira, ni idea de para qué era eso, gracias.¿Mejor ahora?

  • Yo de la actualidad citaría al Gitano de Balaguer con temazos como:
    Carajillo canuto y raya o Perico. Tiene un disco que se llama “La maquina de esnofatar” (supongo que será máquina de esnifar en catalán porque el hombre tengo entendido que es de Lleida). No se si habrá algo en youtube porque a mi me lo pasaron en cinta,

  • El estribillo de los Calis no dice cucharillas impregnadas de heroina sino infernadas que es lo que haces con el mechero de la Sole.
    Las canciones del Queco eran un descojono. Recuerdos de 124 y puticlubs de carretera

  • ¿Me ha parecido leer por ahí algun comentario/ crítica/ diatriba furibunda en contra de esa peasso canción que es “Heroin” y contra ese genio que es Lou Reed? En la Edad Media quemaban a la gente por menos.

  • Creo que el tema de la codificación se ha solucionado, si les sigue dando problemas digannoslo para seguir trabajando en la plantilla.
    Raven, yo sentía cierta estima por Lou Reed hasta que tuve que sufrirle en el Xacobeo 2004, al que fue en sustitución de David Bowie. Aquella tarde y aquel concierto fue una de mis peores experiencias musicales, y no se lo podré perdonar jamás.
    Y en todo caso ya sabe, sobre gustos….

  • Interesante y bien elaborada cronica social del fenomeno jaco-yonki. Muy madrileño, eso sí.
    Lo unico que echo de menos son las referencias al chandal de tactel (salen en algunos comentarios) y a la cerveza formato yonki, la de Aguila de medio litro que les acompañaba y les acompaña allá donde vayan.
    Saludos.

  • No pasa nada se perdonan las licencias, respecto a esa foto de lou Reed, y atendiendo a las bigrafía de Victor Bockris, la más completa que existe, la jeringuilla se la tiró alquien del público, y estaba vacía, sólo la usó como atrezzo. Por esa época a Lou Reed le iban más las anfetaminas que solía preparar fundiéndolas en una sarten…

  • soy tu fan.
    Rafa union se parte, no te drogues pero estoy riendome mil..no se, algo raro hay. Y q mas decir… ah si, q fuerte lo de coque maya y gorka xD

  • Dejando de lado una canción tan evidente como “se dejaba llevar” de Antonio Vega, he echado en falta a “Cambia de forma de ser” de Tijeritas.
    Ésta canción no se centra en el deterioro físico del heroinómano, ya que nos da a conocer quiénes son las grandes sufridoras en ésto del jaco: las madres de los adictos.
    Por último, quiero decirle als sr. MARKO DE ROMA que la versión de “Heroína” no es de Marea, sino de La Fuga.
    Saludos

  • Manuel martinez me pone medio berraco.
    es triste.
    Tan solo leer “CHANDAL DE TACTEL” me emociona: hay expresiones que, como esta, en cualquier otro cuerpo y si de un bujarra se tratara provocaria en mi el mas hondo de los enamoramientos. Quiero decir, que si encontrara un chaval que hablara de los temas que usted habla, Magico, y quiera ser mi novio, se me pondrian las mallas cual papel de magdalena…….
    Ese ICONO POP POSTMODERNO…… El youtube es LA AUTENTICA SALUD!!!!!!!!!!!
    Citando a una yonki de Cercanias Renfe : Denme un pepino, pero no para mi chumino.
    digo.

  • señor amukeke, cocaine era de eric clapton.
    a mí heroin me mola y lou reed también. y el jodido disco de la banana me parece la hostia, claro!!!
    saludos

  • nowherman: si usted se fija, advertirá que primero aparece el comentario en sí y luego el nombre de la persona que ha escrito el comentario.
    Más que nada quería aclarar que yo no he preguntado por Cocaine, ya que soy fan de Eric Clapton y me ofende que haya quedado en entredicho mi frikismo musical.
    He dicho.

  • Cocaine = J.J. Cale
    Entre otras muchas canciones que versioneó el Clapton y que la gente guaychupipiruli se piensa que son suyas.

  • Perdón por perderme en disquisiciones musicales en un gran artículo como el suyo.
    Ampliando un poco el repertorio de canciones, algo posteriores y fuera del sonido calorro o más o menos jevi, añado el La Sociedad es la culpable de Siniestro (saliste ayer del maco y ya estás buscando jaco, encuentra algún pringao cargao de colorao… ya saben).
    También recuerdo un tema de (aaagghhhh) Víctor Manuel llamado La Madre. Un auténtico drama sobre la madre del yonki que se informa y tal y acaba comprándole ella misma la dosis al ver a su hijo tan chungo…
    En Chinese Rocks, compuesta mayoritariamente por Dee Dee Ramone, también participó Richard Hell y de hecho los primeros en grabarla fueron los Heartbreakers de Hell.

  • Muy buena mención, abobriga, de hecho estaba pensando en una futura secuela del artículo en la que recordaramos canciones sobre el caballo en una clave más AOR, y “La Madre” (a.k.a. queeeeeee te puedo dar) es la primera en la lista.

  • No se como se me pasó este artículo de Virucom que me he leído la friolera de 5 años después de publicarse…
    Como dato curioso, tengo el dudoso honor de ser el tío que metió en internet la copia que rula por ahí de Caballo Maldito.
    La grabé de un programa de Radio Pinomar, una radiocalorra malagueña, con una dedicatoria de su locutora de voz poco menos que impresionante (pa lo malo… noveas que calorra cateta) con la que nos descojonábamos.
    El caso es que la pasé de cassete a MP3, se la dejé a mi cuñao, la puso en el Napster, alguien le quitó la dedicatoria (por eso la que rula por ahí tiene cortados unos 30 segundos del principio) y el resto es historia. ¡Puro JakoMetal!

  • Me sorprende no encontrar en esta lista “Clara” de Joan Bautista Humet fallecido en 2008. De principios de los 80, probablemente debería de ser de las primeras de esta lista, por calidad y por año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *