El Reto Semanal (y 4): Ironías de la vida, Smithers

Esta semana he barajado diversas teorías y pensamientos y, tras muchas dudas, me he decidido a dar un paso adelante con la idea original. Estando como están los ánimos, que en seguida la gente se toma las cosas a malas, retuercen tus palabras y te sacan un perfil psicológico y sociopolítico, lo veo un poco arriesgado. Pero en fin, si alguien no se hubiera arriesgado a comer esa cosa dura y blanca que cagaban las gallinas, no existirían los huevos fritos, así que, como sostenía Vásquez en Aliens: EL RIESGO SIEMPRE VIVE.

Adelante, pues, con este cuarto y quizá polémico reto semanal:
Observo que: En la ficción futurista, autores como Asimov siempre creyeron que la sociedad se serviría de androides para las tareas engorrosas que nadie quiere hacer. En la realidad del siglo XXI, se ha sustituido a los androides por inmigrantes.
Ya saben que el uso de la palabra “inmigrante” suscita la inmediata búsqueda de xenofobia, racismo y bla bla bla. Confío en que sepan tratar el tema con respeto y sin pajas mentales ni insultos (más que nada porque estos últimos, sean hacia quien sean, los vamos a borrar).
Dicho lo cuál, procedemos al fallo de la semana pasada:


Exitazo. El jurado ha considerado acertada mi humilde opinión sobre la linealidad literaria de Lovecraft (triple puntuación en el Scatergories por empezar las tres palabras con la misma letra). Muchos se han mostrado de acuerdo, además, en que su mecánica aburre un tanto.
Como siempre, ha habido razonamientos y comparaciones fuera del tiesto. No entiendo por qué en esta época de progresismo, desarrollo y modernización continua, cuando la ideología nacional es Esto necesita un cambio/Hay que cambiar las cosas aún siguen con la escala de valores: Si es más antiguo, es mejor. Siguiendo esta regleta, no hace falta seguir ningún otro criterio:
Poe es mejor que Lovecraft, quien a su vez es mejor que King.
Cuando yo no hablé más que de un autor, y no hacía falta sacar a los demás a relucir. Sólo que es muy fácil defender o atacar una idea mediante agravios comparativos. Si quiero defender algo, lo comparo con otro algo que creo que es peor. Si lo quiero atacar, lo comparo con otro algo que creo que es mejor. En cualquier caso, recuerden que sus críticas se basan en su puto criterio, intenten buscar motivos, no tanto ejemplo para comparar. Porque no resulta más convincente.
Finalmente, me gustaría agradecer la velocidad de correción de los lectores. Escribí “cohetáneo” en lugar de “coetáneo” por error, un simple lapsus con la palabra cohete, qué se le va a hacer. Como penitencia, me impuse eliminar la palabra y usar otra. Espero que con ello todo quedase a gusto de los señoooooooooooores.

55 thoughts on “El Reto Semanal (y 4): Ironías de la vida, Smithers

  • Hombre… Aún falta para que lleguen los coches que se conducen solos, y los robotos que se echen contigo una partida inteligente a la consola. Y esos no son sustituibles, pero para el resto si que es verdad que como nos permitimos el rechazar esos trabajos, alguien los tiene que hacer.
    Sirven para lo engorroso, pero para lo bueno no, con lo que los relegamos a ciudadanos de segunda. Y así nos va.
    P.D.: en vez de cohetaneo (de cohete) ponga cobetaneo (de cobete). Con dos c*j*nes. Y quien se queje me lo manda.

  • Es verdad que los trabajos que nos negamos a hacer los acaban haciendo quien, por desgracia, tienen menos derechos en esta sociedad. La verdad es que la gente no esta muy por la labor d eintegrar a los extranjeros, a no ser que vengan con mucho mucho dinero, en cuyo caso les vendemos chalets en Marbella y los sacamos por el telediario. Con un poco de suerte aprenderemos a normalizar una situacion que no deberia resultarnos extraña, puesto que en otros paises la poblacion inmigrante es enorme y nadie se tira de los pelos por ello. Claro que tambien estaria genial que aprendiesemos a apreciar la dignidad de algunos trabajos qu enadie quiere hacer por considerar que son peores, o menos dignos que otros, pero eso puede que sea aun mas dificil que lo d eintegrar a la gente que viene de fuera.
    Nos vemos!!!

  • Pues estoy un poco de acuerdo con la afirmación de hoy, aunque no del todo. En mi pueblo almenos (Almassora, Castellón) y alrededores hay tareas engorrosas (limpiar casas, trabajar en el huerto, etc) que aún las siguen haciendo gente del pueblo, y todos la mar de contentos. Eso sí, dentro de poco esto se acabará.
    Pero esto seguramente acabará cediendo, ya que los inmigrantes (casi) siempre trabajan lo mismo por un sueldo menor, y eso, a fin de cuentas, es lo que más cuenta, valga la redundancia.
    Y bueno, de acuerdo con lo de Asimov. En el libro nos habla de la revolución de los robots, que acaban atacando a als personas y tal. Bueno, pues aquí tenemos otro paralelismo. No es por meterme con nadie, porque gente mala la hay en todos los sitios y de todas las razas, pero estos casos de violencia se dan, por desgracia, bastante a menudo en esta zona por parte de muchachos marroquís y rumanos; aunque ya digo, que también hay gente maja (los más) entre ellos, pero se dedican a las faenas antes mentadas y no se meten con nadie.
    Vaya, parece que he desvariado un poco, y me he ido del tema xD
    Pero en fin, que de acuerdo con lo que dices 😀

  • …y dentro de unos años serán ellos los q contraten inmigrantes para hacer el trabajo sucio…y asi hasta que no haya mas inmigrantes y los andriodes bajen de precio…

  • Sobre los androides del futuro/inmigrantes en la actualidad. En realidad creo que autores como Asimov confiaban demasiado en la inteligencia humana. Es decir, cuando ellos escribían pensaban que en el futuro no habría problemas de humanidad, era más sencillo pensar que seríamos tan listos que inventaríamos seres humanos artificiales, y que los humanos seríamos supercolegas. O puede que en realidad todo fuera una metáfora, y que estuvieran prediciendo un futuro exacto, como cuando se dice que el cine de alienígenas es una metáfora de la Guerra Fría o del terrorismo internacional.

  • Yo diría más bien que se utiliza mano de obra barata en vez de robots. Aquí en España esa mano de obra barata es en su inmensa mayoría inmigrante, pero en en países en los que no hay inmigración se usa mano de obra nacional. Claro que en el 2º caso son las empresas del “primer mundo” las que emigran para pillar mano de obra barata…
    Pos va a ser que sí.

  • Bueno, pero esta idea ya la anunció Marx con su teoría del ejército industrial de reserva, que dice que existe siempre un determinado grupo de personas que harán el mismo trabajo que estás haciendo pero por menos dinero (vease Las Uvas de la Ira). Ese determinado grupo de personas, hoy en día, son los inmigrantes. De ahí la importancia de que el Estado y asuma un papel intervencionista en la economía, para evitar gran parte de estos abusos por parte de las empresas privadas (otro cantar es que las empresas recurran a la deslocalización y se lleven la fábrica a Filipinas, ahí sí que la jodimos)

  • Robots profesores ya! Curso de 1999 en los barrios conflictivos! Con los simios pasa lo mismo que con los robots, se te revelan y pasan a dominar el mundo.
    PD: cohetáneo mola más que coetáneo

  • Pues supongo, lo que pasa es que el futuro de Asimov era bastante más lejano, digo yo. Pero si es por “tareas ingratas”, desde luego. Nosotros optamos a trabajos más dignos que limpiar casas o la construcción, por ejemplo, ser teleoperadores. Dónde va a parar.

  • Aquí, a mi entender, cabe una pequeña aclaración.
    Sé que va a quedar un poco racista, y que me van a poner de vuelta y media, pero en este caso hay una discriminación “buena” y una discriminación “mala”. Es decir, los inmigrantes que Asimov describía como androides suelen provenir de países con problemas económicos, la mayoría en vías de desarrollo. No me imagino a un señor alemán (o del reino de su graciosa majestad) ocupando un puesto de paleta o en el servicio doméstico, cosa que no significa que no los haya… sólo que no me lo imagino.
    Y como discriminación positiva, decir que hay mucho por ahí que se niega a hablar inglés/francés/alemán (aún sabiendo) cuando un turista le pregunta por alguna calle con un mapa en la mano; pero también los hay que pierden el culo: ni lo uno ni lo otro, que tenemos nuestra dignidad pero no olvidemos que vivimos, en buena parte, del turismo.

  • santiago y cierra españa , acabaramos , como no se ponga coto en la frontera esto va a acabar peor que rebelion en el planeta de los simios , pelicula que ya adelantaba este problema cambiando simios por inmigrantes.

  • Pues si los androides de ahora son los inmigrantes… entonces en el parque de al lado de mi casa por noches se juntan los peores (T-1000, Ash, Bender, y hasta el puto Hal 9000 y sus secuaces) a fumar porrros!
    Y en las discotecas que? solo chistes de ceros y unos? Ahora entiendo porqué la bachata es un ritmo tan lineal y alienante.
    Por cierto, que si las tareas mas ingratas sólo las hacen los extranjeros, entonces mi padre que fue a Francia a currar es un robot. Me suena a peli de suspense/terror. De repente se le cruzan los cables y pega a mi madre.

  • Teoría cartesiana:
    1. Asimov y cía. escribían que en el futuro los androides sustituirían a los humanos en según qué trabajos.
    2. Actualmente, los inmigrantes realizan trabajos que los ‘no inmigrantes’ no quieren realizar.
    Conclusión: en el futuro habrá androides inmigrantes que realicen trabajos que los humanos ‘no inmigrantes’ no quieren hacer.

  • Pues sí… triste pero cierto. Es lo que pasa cuando el nivel de vida y de educación en un país sube… Todo queremos ser ingenieros, arquitectos, médicos o abogados, pero nadie quiere “plantar papas” (patatas).
    De todas formas, es algo que se nota muchísimo más en las grandes ciudades (por ejemplo, me sorprendió mucho ver que en Madrid, en todos los restaurantes de comida rápida te servían inmigrantes, mientras que aquí suele ser edolescentes en busca de su primer sueldo).

  • Hombre, a mi me parece un poco cogido por los pelos. Inmigrantes o esclavos han sido desde siempre los encargados de realizar tareas duras y monotonas. Mira a los chinos construyendo el ferrocarril en EEUU o a los esclavos de los egipcios, de los romanos etc.
    Por cierto, siempre que leo algo de este blog imagino al autor escribiendo con una media sonrisa y una ceja levantada como queriendose mucho a si mismo.

  • Las primeras inmigrantes rumanas que vinieron a dedicarse a la agricultura a este pais como temporeras hace algo mas de una decada ahora son las capataces de las inmigrantes filipinas que vienen a realizar ese mismo trabajo. Y ni se te ocurra ofrecerles el mismo puesto que tenian (ni el mismo sueldo) que no solo te lo rechazaran de malas maneras, sino que se iran a trabajar con el de enfrente.
    El mas necesitado es indefectiblemente el que mas mierda traga, sin importar nada mas…
    Cuentan de un sabio que un dia,
    tan pobre y misero estaba,
    que solo se sustentaba
    con las hierbas que comía
    ¿Habra otro -para si decia-
    mas pobre y triste que yo?
    Y cuando el rostro volvio
    hallo la respuesta viendo
    que otro sabio iba comiendo
    las hierbas que el arrojo

    😉

  • Elemental: la tecnologia avanza mucho más despacio que la miseria, de todas maneras…¿esta usted seguro de que los rumanos no sean androides?

  • Es cierto y no es cierto.
    Un servidor trabajó en unas cuantas fábricas antes de terminar felizmente sus estudios y allí había robots para aburrir, no androides, claro, la idea equivocada de la ciancia ficción es creer que los robots tienen que parecerse a nosotros, porque nosotros somos un diseño multifunción y eso siempre es poco productivo, una navaja suiza nunca sustituirá ventajosamente a todas las herramientas que incorpora por separado.
    Hasta una humilde envasadora de leche estaba totalmente mecanizada, desde la descarga de la leche en crudo hasta el movimiento de palets en el almacén. La precencia humana allí era casi testimonial, para controlar que las máquinas no se desmadrasen. Cada una de esas máquinas “inteligentes” sustituía el trabajo de varias decenas de operarios, trabajos duros y rutinarios.
    PERO, los robots son muy caros y por tanto su presencia sólo es viable en aquellos entornos en los que son rentables, en el resto, sigue siendo insustituíble la labor del esclavo, voluntario o forzoso y eso será así mientras el mundo sea mundo o los robots no sean más baratos.

  • qué raro que nadie mencione Metropolis ¬¬ creía que había más nivel en esta web…
    Weekomentario al Kanto: ¿Nivel de qué?

  • Igual Asimov tuvo una idea demasiado generosa sobre la versatilidad, que no calidad, de los androides en el “futuro”. En el “futuro”, al que llamaremos “presente”, los androides existen, funcionan y son tremendamente útiles en ramas tan diversas como medicina, industria, ingenieria, etc. El problema reside en que, una vez mas la imaginación va un paso por delante de la realidad, la multidisciplina que se espera de un robot no es la que en la actualidad tenemos.
    Si imaginamos un robot que limpia la casa no podemos escapar a la imagen de la chacha de los Supersónicos, que te plancha una camisa como te lleva a los niños al cole. En los hogares ya hay robots; suerte de aspiradoras que absorben el polvo del suelo de toda la casa, esquivando objetos y no olvidando ni un rincón, gracias a unos básicos algoritmos. En medicina hay robots que realizan incisiones que ningún humano podría hacer, y cualquiera que haya estado en una cadena de producción podría olvidar todos los robots o autómatas que en ellos pudo ver.
    Puede que Wally deba discernir entre “robot” e “inteligencia artificial”. Hoy por hoy los robots están presentes, funcionan y son útiles. La inteligencia artificial está muy limitada, y como comentario personal puedo decir que a mi parecer es innecesaria puesto que si un humano puede realizarlo, ¿para que delegar en una máquina?. Otra cosa son trabajos irrealizables o peligrosos; robots desactivadores de bombas.
    Respecto a lo de los imigrantes creo que es una afirmación gratuita decir que el trabajo que no realiza un robot lo está realizando un imigrante, cuando los imigrantes trabajan, en su mayoría, en restauración, construcción y hogar, tres entornos en los que un robot no tiene mucho o ningún sentido existir.
    See you.

  • Siempre habia visto a los inmigrantes con un cierto aire C17 y ahora entiendo el porqué… A quien podriamos considerar Cell?
    Weekomentario al Kanto:

  • ¿Pero no somos ya androides? Siempre hay una persona que te ordena la tarea engorrosa que él no quiere realizar, ¿es que no teneis jefe? ¿o padre?
    Weekomentario al Kanto: Yo es que tengo mucha suerte. Mi jefe es muy enrollado, mi padre lleva tiempo a su bola y mi novia y yo compartimos tareas al 50%.

  • Mientras la alta tecnología requerida para producir un androide que pueda realizar todas aquellas tareas que no deseamos realizar, es más probable que la mano de obra más barata, la de aquella gente con menos recursos y más desesperada, por demás, sea la que se encargue de esas tareas. Es cuestión de que sea más barato el robot que la persona, lo que de momento no ocurre por los costes de los componentes, el diseño, el mantenimiento, etc.; y sigue siendo más barato pagar por un tio que viene de karajistán sin tener ni puta idea de qué va la película en el mundo civilizado.
    Por demás, lo que queda demostrado es que el trabajo ni dignifica ni pollas. Si no a ver de qué se inventaron los esclavos…
    Weekomentario al Kanto: Hombre, si los esclavos era lo único que tenían, trabajo y dignidad.

  • A mí, sinceramente, me daría más miedo otra vertiende Sci-Fi que la robótica inteligente: la segregación social distópica. Un Mundo Feliz no es tan lejano como podría parecer, solo que es más fácil eliminar la historia y el arte de forma insidiosa (si no hay puestos de trabajo, no hay estudiantes (porque la Universidad, la Formación Profesional y el Bachillerato son sitios para tener papeles que te permitan hacer oficios), no es rentable, se cierra), que con una guerra civil (siempre engorrosa). También la superespecialización que amenazaba Huxley se vive hoy día. Hay operarios para la máquina que abre el envase de leche condensada en el paso 23 de la cadena de montaje de KitKat y médicos de la uña del pie izquierdo. Y si no, pronto los habrá.
    ¿Para qué, entonces, fabricar carísimos robots, si el ser humano se está robotizando a sí mismo, siendo mucho más barato de fabricar y mantener?
    Acerca de la inmigración, como SIEMPRE ha pasado y SIEMPRE pasará, hay personas dispuestas, por su necesidad, a hacer trabajos menos prestigiosos a cambio de menos dinero. Es evidente que, si huyen de un país por los problemas económicos y de subsistencia, los inmigrantes sean, por definición, personas más necesitadas, si se le añade el hecho de que sus familias en el país-origen suelen depender también de ellos, la necesidad se acrecenta; pero generalizando se olvida de la gente del mismo país que se ve en la misma disyuntiva. Es un problema más de la sociedad, pero considero que tiene que ver con los androides lo mismo que el tocino y la velocidad.

  • Poe es mejor que Lovecraft. Y que King. Aunque el argumento de la vejez no sea el más adecuado, es cierto. Y lo digo yo, que sé mucho de todo y siempre tengo razón.

  • Vaya, pero eso no es una opinión es un hecho XDD
    Los autores de ciencia ficción (y tb los que escriben relatos futuristas) siempre tienen ese fallo de adelantar la tecnología temporalmente a lo que luego ocurrirá en realidad… mirad sino regreso al futuro con los coches y patines voladores…
    Así mismo, son incapaces de predecir avances muy importantes como la telefonía movil (en las pocas pelis o libros en que se mencionan son auténticos ladrillos) y/o plantean avances absurdos (el mas famoso es la sustitución de las cremalleras por cierres imantados para la ropa…)… pero esto ya es harina de otro costal…

  • Es lógico que los inmigrantes hagan los trabajos pesados en lugar de los androides.
    Un androide cuesta un montón de dinero, tanto su fabricación como su mantenimiento. En cambio un inmigrante es baratísimo. En lugar de salir de una cadena de montaje, consumiendo gran cantidad de materiales valiosos, la Naturaleza se encarga de todo. Un androide supone un gran desembolso de dinero; una inversión, en una palabra. Pero un inmigrante no: le pagas un salario muy bajo y a correr. El inmigrante crece en otro país, con coste cero para el empleador.
    Un inmigrante, además, es un consumidor. Necesita comer, vestir, ir al cine a comer palomitas, etc. Es decir, engrasa la maquinaria de la sociedad de consumo. Se gasta el dinero que ganó produciendo algo, en esos mismos productos. En cambio, un androide tiene unos requerimientos muy específicos. Tres o cuatro empresas suministran lo que necesita.
    Una sociedad con androides es muy parecida a una esclavista. Hay mucho paro y unos cuantos acaparan todo el dinero, mientras que el resto de personas no tienen pasta. Esto no es posible en una sociedad industrializada y moderna, ya que los trabajadores son a la vez consumidores. De hecho, los androides serían artífices de la destrucción del sistema económico actual.
    Por otro lado, Asimov era muy positivo. Imaginaba sociedades donde gracias a los robots la gente se podría dedicar a tareas más elevadas. Hoy en día vemos que fue demasiado optimista. ¿Qué harían los canis en una sociedad intelectual? No, hay que mantener trabajos poco o nada especializados para ellos, como de reponedores.
    La tecnificación (¿esta palabra existe?) de la sociedad va por otros derroteros. Se inventan cachivaches poco útiles para que la gente los compre. Cuando todos lo tienen, se pone a la venta otro. Ése es el futuro. Nada de viajar al espacio o crear una sociedad, gracias a la tecnología, donde todos seamos felices. Comprar y vender. Hasta la sociedad que se propone en Neuromante, a pesar de ser pesimista y oscura, me parece más interesante que la que tenemos.
    Hace tiempo, el paradigma de las novelas de ciencia ficción era la tecnología mecánica. Construir máquinas cada vez más perfectas, más pequeñas, combinarlas con lo vivo, etc. Pero la realidad ha tirado por otro lado, la biotecnología. Por ejemplo, es mucho más barato producir insulina sustituyendo el ADN de una E. coli que sintetizarlo en un laboratorio. Usas la maquinaria biológica de la bacteria para obtener un producto caro a un precio más barato. Un inmigrante es lo mismo. ¿Para qué fabricar trabajadores si la Naturaleza te los ofrece?

  • Lo que es un error es reducir la ciencia-ficción a “predecir el futuro”. Ni de puta coña. Se trata de coger una idea o problema actual y desarrollarlo, no de “acertar”. Lo interesante está en dicho desarrollo.

  • Censuro todo lo que dice Censor a la par que lo suscribo 100%. Por otro lado el avance tecnologico gradual es algo de lo que ha parendido la industria. Si yo ahora invento la telepatia electronica, a quien le interesa si costara un guevo? Pero y si la integro como servicio de los moviles?
    Me parece sobre todo interesante lo de la cadena economica (no solo aplicable a inmigrantes y cito aun mas libros con un mundo feliz, en el que todo el trabajo pesado podria ser automatizado pero no interesa socialmente) y la biociencia (y cito aun mas mas libros con “sueñan los android…. Blade Runner” cuando ideo a los androides perfectos como mecanicos cuando ya en la misma pelicula, de hace tiempo, los citan como clones biologicos, es decir, aunque el discurso es valido el avance concreto noes predecible),
    De todas formas la psicohistoria ya se encarga de eso, para que saber que pasa exactamente si sabes como va a acabar, ja!

  • Entiendo la analogía de tu planteamiento. En las novelas de ciencia ficción, la “nueva sociedad” que planteaban se componía de una minoría dominante que tenía en su poder los recursos y que controlaba a unos seres que trabajaban para el placer o la comodidad de esa minoría. Había una diferencia de clases -no tanto basadas en criterios der riqueza, sino en criterios morales, o de roles de obediencia y mandato si quieres- y una tendencia por parte de la minoría controladora a subestimar la capacidad de sus androides: en otras palabras, esa parte de la sociedad para quienes trabajaba la mayoría se creían totalmente a salvo e inexpugnables en su sitio en el poder, posición que sólo pueden deberse bien a un exceso de confianza, bien al terror al otro: y, en este último caso, se aplicaban mecanismos de control y represión. En otras novelas o películas (pienso en “A.I,”, por ejemplo), la relación empezaba siendo idílica y armónica -ahora acuérdate de cuando empezaban los primeros restaurantes chinos y todos lo veíamos como algo exótico y gracioso- y luego devenía en descofianza hacia el cambio.

  • (y creo que estoy empezando a mear fuera de tiesto). En fin, te diría que sí, la mayoría de inmigrantes que conozco tienen trabajos que no quisiera para mí mismo: teleoperadores, personal de limpieza… no siempre son oficios agradables… cosa que en realidad hoy nos sucede a todos, inmigrantes o no. Anda que no hay peritos en ingeniería trabajando en cadenas de montaje…
    Pues ello.

  • Los inmigrantes ilegales hacen los trabajos que pueden, porque no pueden trabajar legalmente. La mayoría de las mujeres que limpian casas no tiene Seguridad Social, así que los pobres inmigrantes no son los únicos.
    Los inmigrantes legales, como los ilegales, han venido huyendo a un país que creen mejor. Trabajar es su único objetivo, es más de lo que pueden hacer en sus países. Nadie les pagará allí por la recolección de la fresa, por ejemplo. En España sí, pero claro, no por un sueldo proporcional con la vida en España.
    Es lo que hay, siempre ha habido gente con más recursos que otra. Si yo me fuera a Marruecos a trabajar dudo mucho que me fuera estupendamente en ningún sentido. Soy mujer, no soy musulmana y no pretendo obtener por el morro seguridad social gratis en Marruecos ni ningún tipo de subvención en aquel país.
    Hay que cerrar fronteras ya.

  • Los que han dicho que los “Robots de asimov atacan a la gente” acaban de demostrar que no se han leido una sola mierda de el. Que majos, os gusto la peli del Will Smith eh?

  • No son inmigrantes, es clase obrera como siempre.
    Las ciudades siempre están atrayendo gente. Primero de los pueblos de alrededor, cuando se acaban de más lejos y ahora ya tienen q ir a buscarlos a otros países, vamos, q no es un fenómeno de ahora.

  • En mi opinión, Asimov cometió un error de base desde el comienzo. Las máquinas en el futuro no serán siervos, sino probablemente todo lo contrario.
    No sé quién decidió que la traducción española de “computer” sería “ordenador”, pero me parece un verdadero genio.

  • Oredenador no es la traducción, de “computer”, que es un palabro inglés, sino de otra palabra francesa.
    Por la influencia del inglés en Sudamérica y países anejos, allí se dice computador. En España importamos la palabra del francés y la españolizamos.

  • Hombre, este reto semanal se me antoja una soberana tontería. El día que tengamos androides en abundancia podremos hacer la comparación, pero mientras tanto, me parece que estas frasecitas tienen ganas de polémica sin sentido y poco más.
    Weekomentario al Kanto: El blog entero es una soberana tontería, señor mío. No es nada que el subtítulo no desvele, así que nadie tiene por qué llamarse a engaño.

  • David Montijano dijo “Pues si los androides de ahora son los inmigrantes… entonces en el parque de al lado de mi casa por noches se juntan los peores (T-1000, Ash, Bender, y hasta el puto Hal 9000 y sus secuaces) a fumar porrros!”
    ¡Este es el mejor comentario que he leído de momento, XDDDD, me he despollao!
    Viru: y yo, y yo!

  • Las 3 reglas del inmigrante, según Asimov:
    – Un inmigrante no debe cobrar más que un español por el mismo trabajo, o permitir, por inactividad, que un español se manche las manos recolectando en el sembrado.
    – Un inmigrante debe obedecer las órdenes de un español siempre que éstas no entren en conflicto con la primera regla (ejemplo de regla a desobeceder: “vuélvete a tu país, negro”).
    – Un inmigrante debe intentar sobrevivir cobrando una mierda y mandando más de la mitad de su sueldo a su país de origen, siempre que esto no entre en conflicto con las dos primeras reglas, en cuyo caso debe morirse de hambre.

  • ha lo mejor los hinmigrantes y los robós son cohetaneos.
    Que son de la misma hedad, lo haclaro por que hai mucho hijnorante.

  • Quoteando a Wally Week:
    No me imagino a un señor alemán (o del reino de su graciosa majestad) ocupando un puesto de paleta o en el servicio doméstico, cosa que no significa que no los haya… sólo que no me lo imagino.
    —————
    No necesitas usar mucha imaginacion, todos conocemos al típico mayordomo britanico en un caso o una institutriz alemana como la señorita Rottenmeiyer (lo he puesto mal seguro) en otro caso.
    La razón por la que no te lo imaginas es tan simple como que es absurdo que un aleman o un britanico venga a España para trabajar de peon en una obra o limpiar casas cuando en Alemania va a cobrar más al tener una economia mejor que la nuestra, es tan absurdo como que un español se vaya a Somalia a limpiar casas.
    *Sin embargo no es tan raro ver camareros britanicos o alemanes en la Costa del Sol, la mayoria son jovenes que vienen a España para pasar el verano y se pagan el viaje y las juergas trabajando de camareros.
    Weekomentario al Kanto: ¡Esa cita no es mía! Creo que lo dijo Wilma.

  • De siglo XXI nada, desde que existe la humanidad, los más pobres se han dedicado a efectuar los trabajos más engorrosos para los más ricos.
    Cuando un país ha llegado a un nivel de desarrollo tal que no hay suficientes pobres para cubrir todos esos puestos de infratrabajo, se tiene que echar mano de los pobres de otros países. Pasó en Egipto, en Grecia y en Roma, y ahora pasa aquí.
    La diferencia es que hace 2000 años los inmigrantes venían obligados como esclavos.

  • Pero tíiiiiiioooo!!! Generalmente me mola tu estilo, pero macho, has comparado la ficcion de asimov con el tema de la inmigración (einnn???!!!) y además has utilizado la expresión “paja mental” en el mismo artículo!! yo no digo nada, pero hay quien ve la “paja en el ojo ajeno” …etc…JAJAJAJAJA

  • Como ya esta todo dicho, solo comentar la graciosa analogia de los replicantes de Blade Runner con los colombianos de la legion. Y entonces he de responder al reto q no; que para nada es lo mismo un exclusivo y carisimo ser especializado frente a una multitud de vidas baratas, que valen para todo y para nada a la vez.
    Lo q si veo probable es q los androides acaben haciendo realmente las tareas mas ingratas para los humanos; pero no en el plano laboral ni productivo sino en el afectivo, emotivo y sexual. Un soldado o un ensamblador de chips puede tener forma de electrodomestico, pero no creo q nunca nos queramos ir a la cama ni compartir nuestra vida con una lavadora.
    Saludos,

  • Para que fueran equiparables a los androides, los immigrantes tendrian que cobrar menos, no dar tantos problemas y solo reproducirse cuando fuera necesario. Pero de momento, efectivamente, vienen a ser un sustituto malo de los androides

  • Lo innegable del asunto es que la humanidad cada vez crea mayores logros tecnológicos para evitar mover un dedo por nada, así que no es extraño que futuros androides hagan lo que nadie quiere hacer, aunque no sea trabajoso (¿no mencionaba Asimov un planeta donde había mil veces más robots que humanos?). Como ejemplos, miren esas persianas que se suben con un boton para que sus dueños no tengan que darle al brazo, o ese mando a distancia legendario, o los tuneles de lavado de coche…
    Por lo pronto no sabemos hacer androides, así que podemos encasquetar lo más engorroso a los inmigrantes para poder rascarnos el ombligo a dos manos y quejarnos de que no encontramos trabajos “dignos” para nuestras señorías y autocompadecernos de lo mal que va el país. Pero supongo que no es una sorpresa: en España esquivar las responsabilidades y escaquearse del trabajo es casi casi el deporte nacional.


  • CaoSlayer:
    Quoteando a Wally Week:
    No me imagino a un señor alemán (o del reino de su graciosa majestad) ocupando un puesto de paleta o en el servicio doméstico, cosa que no significa que no los haya… sólo que no me lo imagino.
    […]
    Weekomentario al Kanto: ¡Esa cita no es mía! Creo que lo dijo Wilma.

    Efectivamente, lo dije yo. Y a eso mismo me refería, a que no los vamos a ver porque prefieren quedarse en su país, que eso lo cobrarán mejor. Lo que sí que podemos ver son, por ejemplo, altos directivos alemanes o británicos, que vienen a ganar pasta por un tubo, a comer paella y a pasar unos añitos con el agradable clima que tenemos en esta santa tierra. Cuántos altos directivos sudamericanos, magrebíes o de algún país del este conocéis/habéis oído hablar?
    Lo peor de eso es que (encima!) lo vemos “normal”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *