Drácula: el juego detrás del mito

No nos engañemos: los vampiros no molan. Vivir noches de farra y huir de la luz del sol mola porque podemos elegir hacerlo, pero tírense un año haciendo eso y verán lo hasta los cojones que terminan. Además, están a dieta perpetua. ¡¡Si los vampiros es por su versatilidad en el tema lúdico!! Y es sobre este tema, centrado en el conocido mito transilvano, sobre el que versará el presente recital de instrumentos informales.

DRÁCULA: EL JUEGO MAGNÉTICO

Venía incluido en el VIDEO 25, de la bazareña marca Chicos. La putada es que este juego era para dos personas, pero sólo una se lo pasaba bien. Efectivamente, Drácula (ficha azul) podía elegir si avanzar o retroceder, si mover o no o qué camino tomar según le conviniese, y tenía la “emoción” de completar el recorrido (es decir, merendarse a la ficha roja y volver al castillo) antes de que saliese el sol. En cambio, el profesor (ficha verde) se limitaba a tirar el dado y avanzar siempre, por un camino marcado con flechas que le dejaba una única posibilidad de elección: un giro a mitad del tablero. Para colmo, diez de sus casillas con flecha ni siquiera coincidían con las posibles rutas de Drácula, así que imaginen la frustración del buen anciano al cruzarse con su enemigo, como el típico tren que va de Madrid a San Sebastián a una velocidad media de 80 km/h. El tiempo (ficha amarilla) avanzaba cada vez que alguien sacaba un 1, lo cuál quiere decir que con seis unos, salía el sol y el profesor ganaba de rebote, esa especie de agridulce victoria que no satisface en absoluto, como cuando quedas primero porque al que quedó por encima de ti le ha dado una embolia.

magnet.JPG
“No veas si mola para echarse unas risas, ahí con los colegas, de birras y canutos”

A propósito, la ficha roja (es decir, la dama rebosante de nutritiva sangre) era totalmente accesoria, ya que su labor antes y después de ser mordida por el vampiro era la misma: quedarse en una esquina y que el conjunto no parezca tan vacío. El mismo papel que en el grupo Parchís representaba Gemma, sólo que cambiando el color rojo por el verde.

DRÁCULA: EL JUEGO DE ESTRATEGIA

Cefa (Fabricantes de celulosa que se metieron a jugueteros) se dedicaba a copiar vilmente otros juegos, ambientándolos en mundillos de terror, ciencia ficción, aventuras y novela negra. Uno de los juegos a copiar fue Stratego, sustituyendo los rangos militares por temática draculesca, que como que mola más a un niño de nueve años que un francés con bigote rizado y señalando con un dedo. De ese modo, uno tomaba las riendas del ejército de Drácula, compuesto por el conde en persona, un criado (el típico que dice “maeeeestrooooo”, imagino), el ataúd y una riela de cacharros más que no recuerdo, hasta llegar a los peones, representados por la “Noche“. El bando de los buenos estaba liderado por el profesor, seguido del ayudante, la estaca, los ajos, el crucifijo y todo lo que viene en el kit de matavampiros que venden en los puestos de verbena, hasta llegar a “El Día“, representado por un solete bien hermoso, que aunque tradicionalmente al vampiro lo jode pero bien, resulta que aquí era la unidad más pedorra y hasta la capa o el ataúd se lo cargaban. Cómo puede un ataúd destruir “el día” es un concepto tan abstracto que se me escapa.

dracstrag.jpg
Y resulta que era un juego “de pensar”, como el ajedrez. Qué desilusión.

Lo bueno, que era la atractiva temática, era enormemente contrarrestado por la gran pega de este juego: uno más o menos se puede aprender si el teniente es más que el coronel o no, pero con bandos tan extravagantes, había que andar consultando el glosario cada dos por tres, ante la duda de si los ajos matan al murciélago, la capa vence al crucifijo y largo etcétera. Eso quitaba gran interés al juego, ya que entre partida y partida podían transcurrir semanas, y a la hora de sacarlo no había Dios que se acordase de tan aleatoria jerarquía.

MISTERIO

Seguimos con Cefa, y esta vez le toca el turno a su versión del Cluedo. El “Gran juego de detectives”, basado en sesudas investigaciones como pulular por una casa soltando teorías al azar. ¿Se imaginan a los detectives de verdad entrando en una casa y diciendo “ha sido usted con un puñal en el baño. ¿No? En ese caso fue su mujer, con un candelabro en el dormitorio” hasta dar con la solución correcta?

misterio.jpg
El tablero también sirve para el tres en raya. ¡Estos de Cefa son la monda!

El Misterio daba una vuelta de tuerca al tema. El escenario era un caserón, y los jugadores eran detectives anónimos, en lugar de interpretar a los sospechosos (esa es otra, que en el Cluedo tu personaje podía ser el asesino y tú sin saberlo: “Anda, pues resulta que fui yo, con la soga en el estudio. Rápido, enciérrenme, no sea que esté olvidando otro detalle importante, como que me transformo en Hulk.”). La historia estaba en atinar, mediante el mismo sistema de ensayo/error, cuál de los seis monstruos clásicos (Drácula, la Momia,  el Hombre Lobo, etc.) era el asesino, el lugar de la casa donde había atacado y la víctima del crimen. En efecto, investigábamos un crimen sin haber encontrado aún víctima alguna. Porque es lógico pensar que, en una casa llena de monstruos, se haya asesinado a alguien. Es un razonamiento tan lúcido como, por ejemplo, “Mis vecinos de arriba son moros, seguro que venden drogas. Voy a espiarlos por la ventana del patio.”

misteriocaja.jpg
Qué nostalgia, el Equipo A.

El único cambio real consistía en una carta, “La Bruja de Salem” (debe de el ninot indultat), que te permitía mirar una de las tres cartas que resolvían el misterio y partir así con ventaja. Esta carta es cojonuda te toque o no, porque supone acortar sensiblemente la duración del juego, que es, a todas luces, un verdadero coñazo.

VAMPI

Otra cefatada más, tirando en esta ocasión de la fórmula de ¡Tozudo!, y que salió en doble versión para satisfacer a los fans de dos monstruos distintos, y para sacar más dinero a padres despistados. El Vampi y su pareja, Franki, que a pesar de sus nombres no son secundarios macarrillas de telecomedia española, eran entretenidos juegos de azar que consistían en pinchar chismes en una estructura determinada hasta encontrar la ranura que hace saltar el mecanismo y provocar que los niños del anuncio se descojonen de la risa y NUNCA sepas el porqué.

FrankideCefa.jpg
Los videojuegos son una mala influencia. Clavar pinchos en una cabeza cortada, no.

El Franki era una cabeza de Boris Karloff de buen tamaño, en el que había que ir encajando clavijas hasta que le saltase la tapa de los sesos (más o menos el mismo efecto que los bakalas y las pastillas). El Vampi, mucho más soso, cosistía en un trasto parecido a un ataúd, alrededor del cuál había que ir pinchando murciélagos (veloces e hindúes, que comieran cardillo y kiwi a poder ser) hasta hacer saltar la tapa del mismo. Con lo que hubiese molado una Lucy Westenra a la que ir clavando colmillos a lo largo del cuello hasta que la yugular le hiciese plas… Pero en fin, supongo que eso hubiera sido demasiado divertido. Falomir lo habría resuelto con un tablero con casillas genéricas, Salida y Llegada, un dado y cuatro fichas de colores, así que me daré con un canto en los dientes.

UNA NOCHE CON DRÁCULA

Este es un juego para la típica reunión sabadera en la casa del pueblo. Situémonos: en medio de una tormenta, hemos ido a dar al castillo del terror de los cárpatos (y no me refiero a Viggo). El propio conde, muy pilluelo él, se hace pasar por uno de los inesperados huéspedes, y va pillándolos uno por uno a solas y dándoles pasaporte, previa colocación de unos colmillos de plástico de esos de piñata de cumpleaños, incluidos en la caja; tienen un único uso, que es cuando ves al dueño del juego abrir la bolsa y certificas que están sin usar, porque luego no hay cojones de meterse en la boca un chisme que a saber quién se ha puesto antes. Los mordidos se convierten en vampiros y al final todo el mundo va por la casa con colmillos haciendo el mongolo.

nochedraculac.jpg
Vamos, me sacan eso en una fiesta y me lío a hostias.

El juego incluye una cinta de musiquilla en plan gótico (de la de verdad, no de la de vestirse de cuero negro y recortarse el flequillo con escuadra y cartabón), en el que de vez en cuando se oyen risas malvadas, truenos y campanas, que marcan los avatares del juego, del palo “Cuando suene un trueno, apaga la luz y espera a ver si pasa algo.” (que madures de pronto, por ejemplo), “Métete en el baño hasta que suenen las campanas.” o “Cuando suene la risa maligna, será la señal de que debes quemarlos a todos en el sagrado nombre de Lucifer.” (esta sería la versión de los informativos de Antena 3). Lo que cada jugador tiene que ir haciendo viene dado por una ruleta y unas cartas, que normalmente los reparten por toda la casa a la espera de que los vampiros ataquen, y el tema está en sobrevivir hasta que pilles a Drácula y le des paliza punkie, hasta que la cinta se termine o hasta que dos se enrollen en una habitación y la envidia general ponga fin al juego. El resto se irán a beber cubatas al salón mientras cuentan rollos de espiritismo.

DRÁCULA, DE BRAM STOKER

Con motivo de la peli de Coppola, Leading Edge (a quien debemos los sobresalientes Army of Darkness y Aliens) sacó un juego que capturaba a la perfección el espíritu de esta: pasarse la novela por el arco del triunfo. Nos encontramos en el castillo de Drácula, en el que en realidad sólo Harker pone el pie alguna vez, pero que aquí tiene mil pisos y una concurrencia que parece el Elevator Action. El objetivo, matar a Drácula o ser el primero en cruzar el castillo de punta a punta, escapando con vida de este.

draculabram.jpg
Casillas cutres sobreimpresas sobre una foto al azar: ¿Homenaje a Falomir?

Dejando de lado la absurda quimera que es cargarse al conde, que da unas hostias como panes y requiere una tirada inalcanzable para fenecer, la motivación del jugador es un tanto extraña: ¿Para qué has ido al castillo? ¿Para demostrarle al conde que puedes cruzarlo como Pedro por su casa sin que sus acólitos te maten? Ojo, que eso de acólitos es mucho decir, pues tres de los peligros se resumen en transformaciones de drácula (hombre murciélago, hombre lobo y hombre con ropa y peinado chocantes). El resto parece salido de un botellón en el parque: novias folloneras y gitanos con ganas de bronca. Y finalmente, el broche de oro: Lucy Westenra, con ese traje raro de los cuernos, pululando por el castillo hasta que echa el ojo a un jugador y ya no se separa de él, dándole por saco hasta el fin.

oldman.jpg
En el castillo te esperan horrores como este.

El resultado de un enfrentamiento no siempre tiene por qué ser la muerte de uno u otro, sino que los habitantes del castillo pueden ser expulsados a otro piso, con lo cuál le pueden caer a alguien en la cabeza con la consiguiente chanza, o bien intercambiarse por otro elegido al azar. Se te puede helar la sonrisa cuando te pegas con un esbirro gualtrapas y de pronto se vira la tortilla y te cae en los morros el hombre lobo, como en las historieras de Mortadelo con la máquina del cambiazo. Completan la caja una buena provisión de cartas con bonificaciones al ataque, el típico sistema de fichita de personaje con sus puntuaciones altas o bajas dependiendo de quién sea (asombrosa inclusión de Renfield con una fuerza equivalente a La Cosa), y un dado de diez caras para escandalizar a tus vecinos por haberte metido “en eso del rol”. Seguro que vendes drogas.

LA FURIA DE DRACULA

Reeditado hace poco, este juego también tuvo su versión Cefa, para la cuál no pudieron echar mano de su manido recurso del vampiro porque el original ya iba de eso. De modo que optaron por la socorrida opción del desastre nuclear en Alerta Roja, en el que el famoso conde fue sustituido por un barril de residuos radiactivos, como Hotel Glam.

furyantiguo.jpg
Me gustó más Condemor.

El juego tiene tres variantes, a saber:

1.- Írselo currando para deducir los movimientos del conde Drácula por Europa (con un sistema de cartas y movimiento bastante currado, y demasiado extenso para pormenorizar en este artículo) y tratar de pillarlo durante el día, cuando es más vulnerable, destruyendo entretanto los secuaces con los que el infame vampiro va sembrando las ciudades a su paso. Todo esto en una emocionante carrera contrarreloj.

2.- Dar palos de ciego a ver si suena la flauta, mientras el jugador que hace de Drácula se dedica a colocar churumbeles por toda Europa.

3.- Esta versión, extrapolable a muchos otros juegos, es la más emocionante, ya que consiste en ver los nervios de qué jugador se hacen trizas antes y quién decide que es mejor dejarlo. Es la que paso a explicar en profundidad. Además del juego básico, necesitarás los siguientes jugadores arquetípicos:

furynuevo.jpg
Si de pequeño me traen los reyes un juego de Drácula y lo primero que me encuentro en la caja es un mapa de Europa, aún estoy llorando.

El dueño del juego, que se tira la de Dios colocando el juego, explicando la mecánica y repitiendo la frase “Bueno, esto sobre la marcha se entiende mejor.” Intenta pacificar al grupo, y convencerles de que el juego (que cuesta una pasta) es la leche, pero en secreto tiene unas ganas locas de que la partida, y con ella el infierno, termine de una vez.
El que se lo toma en serio, que se anticipa a todas las explicaciones de reglas, preguntando por cada componente, cada cachito del tablero y cada supuesto de situación. Suele aportar mucha tensión, ya que echa la bronca y llama al orden a los demás en cuanto se distraen un poco, y parece que más una simple diversión, está en medio de lo más importante de su vida.

El que quería ir de copas, que se tira toda la partida haciendo el pollaboba, soltando paridas que no vienen a cuento y retrasando el juego una barbaridad. El pobre diablo aún cree que saboteando el juego hay posibilidad de retomar su plan original de ir de juerga.
Al que le da todo un poco igual, que juega porque los demás quieren, está de acuerdo en dejarlo cuando los demás quieren y, en definitiva, nadie le pregunta qué es lo que quiere hacer él.
La novia del que se lo toma en serio, que es vilmente engañada para tornar lo que en principio era un sábado con su novio en una tediosa sesión de un juego que no le interesa en absoluto, cuyas reglas le suenan a mamotreto chino y cuya ficha acaba manejando su novio, que le abronca porque no memoriza ni la regla más sencilla. Le suelen dejar jugar con Mina Harker porque “es la chica”, como con ello fuese a empatizar más o algo.

LA VENGANZA DE DRÁCULA

Un juego de tablero desmontable para que cada vez que juegas lo pongas como te dé la gana, que, como la versión Stratego, basa su intríngulis en el ejército del profesor  contra el de Drácula. Muñequitos, fichas de personaje con distintas características, cartas de evento y dados… un arsenal que se va por el retrete cuando observamos, con tristeza, que los integrantes de los ejércitos están formados por esbirros genéricos, con nombres destruye-ambientaciones del tipo “Vampiresa B”, “Secuaz C”, “Sacerdote A”, nada de manejar personajes clásicos como Quincey Morris o Mayra Gómez Kemp. Se trata de un juego donde toda la estrategia (¡hasta girarse en un pasillo cuesta puntos de acción!) se va al garete por culpa del mal equilibrio de puntuaciones, haciendo que incluso el ultrapoderoso conde pueda morir a manos de un tipo armado con una zanahoria cocida y una tirada monumental.

revengec.jpg
El típico juego para llevarse a la piscina.
Vía Boardgamegeek descubro juegos que no conocía, como Dracula Mystery Game , cuya caja luce el jeto del mismísimo Bela Lugosi, y que parece una versión previa de Imperio Cobra. Atención a los peligros puramente transilvanos: camaleones siniestros y arenas movedizas. Waddington’s Game of Dracula mezcla en su tablero diseño Play-Doh y Agatha Ruiz de la Prada, y esconde entre sus cuatro paredes un rival más formidable que el propio conde: ¡El Vampiro Verde! ¡Incluye careta para intensificar la ambientación! Otros juegos hacen referencia a Reinos Oscuros y Venganzas por parte del conde, limitándose a ser una carrera de tirar dados y mover, en algunos casos con cartas para que parezcan más complejos, y finalmente el Drácula de Devir, en el que Van Helsing y el conde se enfrentan una vez más por ver quién alcanza el nivel de ki más alto, y un experimento denominado “Drácula: el juego para jugar después del juego”, el típico rollo “narrativo con cartas” que, no importa su temática, siempre acaba desbarrando hacia temas grotesco-sexuales que sólo dan risa en el momento. Luego uno se las cuenta a los amigos, y se quedan con esa sonrisa de “pero qué me estás contando”.
waddington.jpg
Con semejante contenido, la caja debería ser una piñata. Atención a la máscara de Vampiro Verde.
Ya ven, aunque ha transcurrido más de un siglo desde que Bram Stoker acojonase al personal con su novela, y muchos son los gafillas que proclaman “esa novela está totalmente desfasada”, el conde ha seguido en la cresta de la ola. ¡Si incluso salió en videojuegos! ¿Cómo olvidar Castlevania, Phantomas II, Mad Mix II y, sobre todo, la desastrosa versión 16-bits de la peli de Coppola? Otro día, prometido, volveremos a sacar del ataúd al engominado rumano para repasar sus apariciones en electrosistemas de entretenimiento hogareño. Hasta entonces, tienen los comentarios para recordar cómo molaban los juegos de Cefa. Hagan buen uso de ellos.

92 thoughts on “Drácula: el juego detrás del mito

  • A mí me ha encantado que retomemos el juego de tablero, además ahora que se acerca Halloween, que mejor que con los de Drácula.
    De los videojuegos magnéticos tenemos que hacer un artículo. A mí me encantaba el de Drácula solo porque era de Drácula, claro. Por cierto, que de este salió una versión en “Juego-Cassette”, también de chicos, que tenía el tablero comprimido en una falsa cinta de plástico rígido.
    El de Cefa siempre lo quise tener, pero claro, cuando vi que era “de pensar” ya no me molaba tanto.
    Al Fury of tenemos que jugar!

  • Jajajaja! Me ha encantado el artículo, ya que me ha hecho volver a mi infancia, porque yo jugué de pequeña al primero de los juegos (de hecho, aún está rondando por el trastero de mi casa) Era una maravilla de cajetón al que le dabas con un botoncico y te iba rulando veinticinco tableros deslizables diferentes, con su arsenal de fichas de las cuales, por supuesto, ya murieron varias bajo armarios y demás lugares poco accesibles. Por cierto, me ha encantado el puntazo del “otro” terror de los Cárpatos: “la tristeza de Moldaviaaaa…”
    Ah, y esperaré impaciente ese artículo sobre incursiones vampirescas en el cine, jeje…
    Saludosss

  • El Misterio me encantaba esteticamente, ese castillo, esas victimitas.
    Pero rapido antes de que se me olvide… En el Cluedo puedes ganar siendo tu el asesino (en el cuarto de baño con el candelabro, por ejemplo). Creo que el declive de ese juego entre mis amigos fue cuando uno de ellos descubrio que era el propio asesino y dijo:”Pero entonces he ganado?” Y nadie supo responder.

  • Ah, y que coño ha pasado con la ultima entrada del Virublog? Problemas de derechos? Yo que la iba a leer despues de echar un ojo a esto!!

  • Que gran artículo!!! Aunque no recuerdo ni uno de ellos (me suena el Misterio) si reconozco el perfil de jugadores de tablero… jejeje… no habré visto yo de esos jugadores en mis partidas adolescentes de Atmosfear!!! Por cierto, que Atmosfear 4 (super-juego de tablero con vhs) estaba dedicado a, nada mas y nada menos que Elizabeth Bathory!!!
    (Y cuando hableis de juegos de ordenador de Dracula… los de la adaptación de la película eran horrendos, y me suena un Nosferatu también mu malo) Saludos!

  • Buen artículo, aunque no conocía ninguno de éstos juegos y además, a mí nunca me han gustado los juegos de mesa (creo que he sido la primera persona en decir en voz alta que el Monopoly era un coñazo interminable).
    ¿Dónde está el Centollo Jurásico?

  • El Centollo lo saco por la tarde.
    El monopoly, efectivamente, era un rollazo, no se podía hacer nada. Incluso de niño odiaba los artículos de “tira un dado y mueve” sin que tengas opción alguna de nada.
    El Fury of Dracula seguro que algún lector lo tiene. Vamos, digo yo.

  • jajaja, muy bueno. Hay que ver lo que da de sí para el mercado un tema tan limitado, (lo siento, son vampiros, las posibles combinaciones, aunque sean unas cuantas, siempre son las mismas y se repiten)
    yo todavía tengo el primer juego que habéis comentado, en una de esas cajas de 200 juegos de tablero. Realmente no me acuerdo si alguna vez jugué o no, pero mira, igual lo saco, sólo por ver como demonios se hacía

  • Madre mia…yo tenia el primer juego del articulo, era algo monotono pero bueno, asi te ibas familiarizando con Drácula, que algo tendría si siempre tenia tanta fémina revoloteando….(será que no tengo un castillo….?)
    GEnial articulo como siempre, me ha dado por buscar algunos juegos y he encontrado un juego del KGB…jaja

  • Joder, yo tenía los 2 primeros…
    Al primero creo que no jugué nunca… y al segundo creo que nunca conseguí terminar una partida…

    Qué triste soy x’D

  • Hola k tal, diria k eran otros tiempos k te ponian los anuncios con una ambientacion acojonante y luego de peque te ponias con los amigos a jugar en el rellano de la escalera a oscuras pero ni de coña, el juego de dracula era pesimo (el de noche y dia) un coñazo el misterio era mas entretenido al ser mas simple los demas ni los conozco buen articulo a y a mi tambien me daba rabia el anuncio de frankie con el niño gafas tratando a franki como un colega de la panda y forzando una risa atroz cuando se le encendia la napia.

  • Buen artículo ;), yo tenía el alerta roja de cefa y no guardo muy buen recuerdo del juego, excepto del barril de residuos tóxicos que molaba un huevo al ser transparente con una calavera dentro creo recordar… pero menos con el juego lo usé en todos los sitios: tente, clics, masters del universo…, puede que incluso lo metiese en el imperio cobra o en el hero quest XD

  • Yo tenía el Drácula de los juegos reunidos (y también el del tío que iba atado con cuerdas y lo metían en un baúl,y la escalera, etc jejeje), pero no en la versión magnética, sino en la normal.
    Por cierto, a mi el Misterio siempre me recordó a la película -cima del cine español- “Buenas noches señor monstruo”…

  • Joder, que pedazo de juegos. Aunque echo de menos una mención honorífica a Vampiro: La Mascarada, con sus terribles idas de olla sobre el clan de Drácula, lo poderoso que era, etc… y en general todas esas historias de personajes poderosos que al final se la soplaban a todos, que sólo querían hacer un poco el gamba por la ciudad.

  • Es que de Vampiro La Mascarada ya estamos ahí abocetando un artículo 😉
    Para los que andan un poco perdidos con juegos de tablero actuales pueden echar un vistazo en
    http://poderfriki.blogspot.com/2006/03/el-extrao-y-maravillosos-universo-de.html
    http://poderfriki.blogspot.com/2007/10/el-extrao-y-maravilloso-universo-de-los.html
    Para ir mirando algo…
    TEnemos que hacer más artículos de juegos de tablero… hasta hemos pensado en un blog. Ya se verá,

  • Dios Santo! Cuando he visto el de juegos magnéticos casi se me saltan las lágrimas… Por qué lo tiraría! Qué recuerdos! Mi voto a un artículo dedicado a él. También tenía ese stratego de drácula… la verdad nunca jamás supe cómo funcionaba… me entere de que se supone que era un stratego hace como dos semanas… pero los muñecos molaban, aun conservo algunos.

  • “Los videojuegos son una mala influencia. Clavar pinchos en una cabeza cortada, no.”
    Pues claro, no ves en la caja, que se descojona!

  • El “Fury of Dracula” me parece uno de los mejores juegos de mesa de todos los tiempos. En cuanto a lo del Vídeo 25, sería un artículo un tanto simple. Piensen que muchos de ellos eran del tipo “llega del punto A al punto B” pero con algunas casillas especiales. Aún así, ya veremos.

  • “Piensen que muchos de ellos eran del tipo “llega del punto A al punto B” pero con algunas casillas especiales”
    Vamos, lo que viene a llamarse “La Oca – bootleg edition”, ¿no?
    Pedazo de artículo, plagado de pequeñas referencias a muchas cosas (detalles que pueden suponer la diferencia entre mediocre y magistral).
    Yo es que en juegos de mesa siempre fui del Hero Quest y el Cruzada Estelar. Bueno, y un poco también del Misterios de Pekín. De éstos, sólo conozco el Misterio, y creo que nunca llegué a jugar.

  • En mi caso, soy “hija” de Super Mario y si me suenan esos juegos es remotamente. Lo más parecido a lo que he jugado es al Atmosfear con mi prima y en ese caso era yo la que tocaba las narices a todo el mundo riéndome del panoli del vídeo.

  • Jajaja, DIOS ¡el Misterios de Pekín! “El Sr. Chan-chu-yo no vio al culpable”. Qué juego tan divertichorra.

  • Yo nunca jugué a ningún juego de esos y mira que me gusta la novela, pero no soy mucho de juegos de mesa, me aburren soberanamente. Gracias por lo del Drácula de Coppola, creía que era el único en el mundo que le pareció la peor adaptación de Drácula de la historia y mira que hay películas esperpénticas, como las varias “adaptaciones” mexicanas que merecen un artículo propio o las obras maestras de la Hammer que son disparatadas.
    La carátula de LA FURIA DE DRACULA me recuerda mucho el cartel de Brácula, si el juego es la mitad de delirante, será una maravilla que habrá que probar.

  • Un gran, hermoso y divertido artículo. Wally Week, espero que no te moleste que te diga que te prefiero (y me alegro que hayas retomado) en la faceta dicharachera-chorra-alegre que se ve en este artículo, que la etapa hastío-enfadillo que hemos tenido en tu blog hasta no hace mucho; de todos modos, y como ya te dije en su momento, tú mismo con tu organismo.
    Ya centrándonos en el post en sí, sólo puedo decir la frase que muchos estábais esperando: me recuerda a los primeros artículos de esta web, y eso mola.
    No he jugado a ninguna de estas cosas, pero si algo puedo decir de los juegos de mesa es que la primera y única vez que jugué al Risk gané, callándome mi estrategia como las putas, y que el otro día el Trivial me jodió la tarde porque me di cuenta de que soy más tonto de lo que yo creía.
    Abrazos a tós

  • jugue al misterio,pues no recuerdo que en las tiendas estuviera disponible el cluedo,y al dracula de cefa (de un amigo muy fan del personaje de stoker)que me parecio muy inferior al stratego,y tienen el mismo sindrome de los juegos de tablero,una vez que has jugado , no te interesa volver ha hacerlo.

  • El Misterio lo teníamos en mi colegio. Recuerdo que en mi clase, allá cuando yo estuviera por tercero de EGB (o primaria, ya no recuerdo si entró entonces), teníamos montones de juegos de mesa. Estaba también el de Un, Dos, Tres (que creo que ya se ha mencionado en esta web), y sobre todo me impactó muchísimo el de los Eewoks. Nunca llegué a jugarlo, porque si digo la verdad nunca fui muy fan de los juegos de mesa… siempre me quedaba embobado mirando las piezas y los tableros, y ya está.

  • Madre mía, los dos primeros los tenía! Aunque mi “juego magnético” era de 80, no de 25. ¡Menudas palizas para darle a la rueda cuando se te gastaban las pilas y querías pasar del juego 15 al 73!
    El segundo que nombras sé que también lo tenía por el dibujo de la caja, pero sinceramente, ni me acuerdo de cómo se jugaba.
    Gracias Viru por volver a inyectarme otra dosis nostálgica de las buenas.

  • Has logrado que yo también me arrepienta de haber destruído hace años el Video 25 de mi hermano. Además tuvimos también el Franki y el Vampi (eramos chavales muy influenciables por la publicidad, ¿qué pasa?), y por lo que recuerdo, el del Vampi consistía más bien en que había unos murciélagos temblorosos sobre una superficie metálica, y los tenías que recoger con un a modo de paleta sin tocar el metal, que si no se encendía la luz y pasaba turno.
    Y sin que venga mucho a cuento, lo de hacer deducciones al azar no es privilegio sólo del Cluedo o del Misterio: Kogoro Mouri lo hace en cada episodio de Detective Conan hasta que el criajo le saca las castañas del fuego.

  • Estoy totalmente de acuerdo con NWOBHM. Sin menospreciar a los últimos artículos, ni mucho menos, pero este tiene el espíritu de los primeros. Genial Wally Week, y no desmerece escucharle en el Podcast. Recuerdo el juego magnético de Drácula. Todavía tengo en casa el tablero de “VideoGames” 25 juegos en uno. Ese tablero merece un artículo por si mismo, y algunos de sus juegos merecen una camiseta.

  • Estoy totalmente de acuerdo con NWOBHM. Sin menospreciar a los últimos artículos, ni mucho menos, pero este tiene el espíritu de los primeros. Genial Wally Week, y no desmerece escucharle en el Podcast. Recuerdo el juego magnético de Drácula. Todavía tengo en casa el tablero de “VideoGames” 25 juegos en uno. Ese tablero merece un artículo por si mismo, y algunos de sus juegos merecen una camiseta.

  • Soy un afortunado poseedor y usuario de La Furia de Drácula, y os aseguro que hay pocos juegos en los que la lucha de egos y los “mi polla es más larga que la tuya” sean más intensos. Totalmente recomendable.

  • Hostia! Mi hermano mayor tenia la cabeza de Franki, heredada de mi primo (Faltaban clavijas asi que las reutilizabamos).
    Aun asi yo solo me entretenia en apuñalar la cabeza a lo loco para que sonara el mini-vinillo que tenia dentro la cabeza (Creo que unas risas y algo… en ingles? Tampoco es que se entendiera…).
    Eso si, traia pegatinas del cerebro para pegarlas por dentro! 😀

  • No nos molesta… si ya dije que, siempre, para alguien, cada artículo es “el mejor en mucho tiempo”. A mí me mola: 5 años llevamos y lo que nos queda.

  • Y sí, este es el mejor artículo en mucho tiempo y que me recuerda a los primeros años, ¡ah, que nostalgia que siento al leerlo y bla bla bla…! (Como coño haréis que me gusten vuestros artículos aunque estén basados en cosas que no importan en absoluto; creo que si hiciéseis uno sobre libros de E.G.B. colección ANAYA lo devoraría igualmente).

  • Jose, el Furia… lo tengo yo, así que cúando queráis. La gracia está en que, precisamente, me lo pillé sin planearlo: estaba en la tienda, mirando juegos y sin decidirme pero al final pensé “¡Qué coño! Los vampiros molan más que esas gilipolleces de pirámides y ciudades francesas.” La tésis del artículo queda demostrada.
    Y si, la mecánica del juego es ideal para tocar los cojones alegremente.

  • Illuminatus, pienso lo mismo que tú. A mí todo el rollo ese de comerciar, ampliar ciudades, conquistar y no sé qué… me parece un santo coñazo

  • Yo siempre he odiado interiormente a CEFA desde que de pequeños en el cole nos llevaron de excursión a la fábrica. Todos flipados por ver los juguetes y esperando regalos y resulta que nos llevan a la fábrica de inyección de plásticos…

  • “¿Como os podeis acordar del nombre del malo de cazafantasmas 2?”
    En mi caso es por que se llamaba Vigo y todo el rato pensé que sería español.

  • Yo igual: pensaba “Vigo… un poco más y lo llamaban Orense”.
    Luego en el insti a uno le llamábamos Vigo, por el bigote que tenía, le decíamos “El terror de los cárpatos”. Al final era rumano o algo así, con lo cual se refuerza su conexión con España.

  • Por favor, Vigo fue uno de los horrores de mi infancia junto con Gosher el gosheriano. Como olvidarlo.
    Lo cierto es que Drácula es un personaje que mola ya de por sí. Si encima lo mezclamos con lo que vienen a ser los juegos de mesa raros, nos sale una tarde estupenfantástica.
    También había (me acuerdo)una marca de juegos de mesa en la era de todo-a-100 que hacía jueguitos baratos sobre monstruos. Y estaba Drácula, el Hombre Lobo, el ídem de Frankenstein, un Hombre-Insecto, Dr. Jekyll, Dinosaurios… Al final todos eran variantes del “Oca – bootleg edition”, pero lo cierto es que resultaban muy baratos y atractivos. En mi barrio todo el mundo los coleccionaba.
    PD-> ¡Gracias Viru por los links!

  • Podian hacer tambien un juego de Dracula basado en las ultimas pelis de la Hammer. Bueno, de Dracula o de alguno de sus congeneres.
    Si se hiciera, obligatoriamente deberia existir un mazo de cartas donde saliera chicha de mujer: por ejemplo: la hija del campesino en tetas, la vampira en transparencias…
    Y que las cartas sirvieran para deleitar la vista del jugador y ya esta. Lo mismo que la peli. Desnudo gratuito.
    Por cierto que esas pelis con destape de Dracula tuvieron una respuesta hispana muy posterior: “Aqui huele a muerto” o “Bracula: Condemor II”

  • Y ya que hablamos de gente llamada Vigo; Viggo Mortensen dijo en una entrevista que supo que tenía nombre de ciudad española el día que rodando “La pistola de mi hermano” vio a un miembro del equipo de rodaje con una camiseta del Celta de Vigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *