Eduardo Manospenes: La trilogía

Corre por ahí un archivo de esos “cachondos”, de esos que te acaban llegando cinco veces por parte de personas diferentes o lees en el blog de un colega de la facultad, recopilando supuestos títulos de películas porno, Debemos dejar constancia de que el 50% de dichos títulos son inventados. No amigos, jamás existio un MI2: Pollón imposible. Ni un Eduardo Manospajeras. Por muy gracioso que suene. Pero sí existió un Eduardo Manospenes, es más: se rodó toda una trilogía de “parodias” de la película flojeras de Tim Burton.

Manospenes.jpg

Eduardo Manospenes contó con Paul Norman al frente, prolífico director porno que durante un tiempo le dio por hace películas de fenómenos, falsos, desgraciadamente, ya que utilizaba prótesis para simular falsos freaks. Obviamente, los miembros que otorgan su nombre a Edu son falsos: se trata de dos dildos acoplados a las muñecas del actor. Dicho actor resultó ser Sikki Nixx, popular pene de alquiler de principios de los 90. Su nombre artístico ha dado lugar a que el protagonismo de las películas fuera atribuído a Nikki Sixx, el bajista de los Motley Crüe, e incluso, en un acto ya de despiste total, a Tommy Lee, batería del mismo grupo. Más o menos como cuando decían que South Park era del creador de los Simpsons.

eduardo1_1.jpg

La primera parte de la trilogía comienza de manera inolvidable: los créditos se suceden sobre una pantalla de presentación con un castillo, cuya resolución y colores desvela que los productores apenas contaban con tarjeta Hércules en su PC. La acción arranca cuando una joven (Alexandra Quinn ),vendedera de consoladores a domicilio, llega a dicho “castillo”, en realidad una especie de fábrica vieja, y se encuentra a Eduardo, sólo y abandonado. Al ver los pollones que rematan sus brazos, la chica se pone cachonda y se lo monta ahí mismo con él. Como son las tías: ya puedes ser un buen partido, guapo y simpático, que cuando ven a un tío con pollas en las manos en un sitio lleno de mierda, se lían a chuparlas y se despelotan a las primeras de cambio.

eduardo1_2.jpg
No ansiarse

Alexandra (que por cierto, demuestra en la anterior escena una enorme flexibilidad) se lleva a casa a Eduardo, entusiasmada. Mientras éste se acomoda, la hija de la anfitriona (la gran Jeanna Fine) y una amiga le roban la maleta con su mágica mercancía y se lo montan en una escena sin chica ni limoná. Tras la sesión de sexo lésbisco, Jeanna descubre a Eduardo por error, y chilla aterrorizada. Cosa normal, pues sus muñones dan peor rollo que el video de Arlequín y Tamara. El resto de la familia le acoje encantado, aunque eso sí, el padre se niega a darle la mano.

eduardo1_3.jpg
Así es la vida. Un día pasas hambre, al otro te pones morao

No es el único problema que tiene nuestro amigo. Comer para él es un suplicio, al no poder usar los tenedores tiene que comer con las pollas. Por si fuera poco, la hija sigue pensando que nuestro protagonista es un horror. En cambio, las dos mejores clientes de su madre (al loro: mejores clientes de una vendedora de vibradores) están entusiasmadas con el muchacho y sus apéndices. A la que Alexandra se descuida hacen que Edu les de un repaso simultáneo a sus respectivos bajos, eso sí, sin que éste abandone su impasible rictus. Hay que decir que la interpretación de Sikki no desmerece la de Johhny Depp en el film original, pues pone la misma cara de palo cuando el guión lo exige y el mismo careto de cordero degollado que Deep cuando el director se lo solicita. Que maestro, el tío

eduardo.gif

Tras un polvete de relleno entre la descubridora del fenómeno y su marido nos acercamos a la conclusión de la historia. Eduardo, enamorado de Jeanna, se masturba en la soledad de su habitación y, abrumado ante la imposibilidad de su amor, huye a su antiguo castillo, para olvidar el dolor. La demostración de sensibilidad de la criatura termina por conmover a la joven, quien busca y encuentra a Manospenes para protagonizar una emocionante escena. La bella amada de nuestro amigo bailará gozosa bajo una lluvia de (falso) esperma proveniente de los cañones de Eduardo, igual que Wynona lo hacía bajo la nieve en la película original. El coito posterior entre bella y monstruo no es nada del otro mundo, incluso da algo de grima por el uso de los enormes dildos, pero pone un apropiado punto y final a la película.

eduardo1_4.jpg
Se fue, su sonrisa de fábula…

Hay que destacar la voluntad del filme en imitar la estructura, escenas y personajes del film que parodia. No es que le pongan mucho empeño, que esto es porno 90s al fin y al cabo, pero al menos se consigue transmitir familiaridad con el material que le sirve de base, y hay un par de escenas que son genuinamente graciosas. Jeanna Fine está muy desaprovechada, faltando años para dar lo mejor de si, en su reaparición del 97. En todo caso y a pesar de ser un porno flojete pero simpático, el éxito fue tal que pronto aparecieron no una sino… ¡dos secuelas! que completarían una trilogía como pocas se han visto en el mundo del entretenimiento para adultos.

MANOSPENES2.jpg

Su primera secuela, Eduardo ManosPenes 2, fue maltratada en nuestro país, omitiendo las voces en off (que explicaban que Jenna se fue a Europa dejando a solo a Eduardo ), y sustituyendo los gemidos y diálogos durante el sexo por una horrible música incidental. ¡Menuda vaguería!

eduardo2_1.jpg

En fin, como os hemos comentado, nuestro sosias de Robert Smith favorito ha vuelto a su “castillo” (que ahora es una pintura en lugar de una imagen por ordenador). Esta vez quien la encuentra es una agente de artistas, que no duda en poner en buen uso sus peculiares extremidades. Por algún motivo, está convencida de que Eduardo puede ser una gran estrella, y pone todos sus recursos para conseguirlo (lo mismo pasó con Lydia, la cantante aquella de Leganés, que miren como acabó). Y con éxito: tras tirárselo, se convierte en una celebridad de un día para otro, y su extraño careto adorna la portada de revistas por todo el país, mientras se suceden los papeles en diferentes películas, como le pasó a Iñigo de Gran Hermano. La cosa va viento en popa.

eduardo2_3.jpg
Putarracas a domicilio

De hecho, va demasiado bien. Porque un par de actores están celosos del éxito de Eduardo (¿serán españoles?) y la atención que le otorga su agente, la cual comparten. Y en lugar de abrir un blog o protestar en foro, como hace todo el mundo, se ponen a conspirar contra Eduardo. Así que tras un polvete que acaba con un one-liner de impresión (“Me ha encantado tu coño”), deciden comenzar la trama para hundirle, tan sencilla como la El caso del bacalao. Dos putillas se encargarán de llevarlo por los turbios caminos de la droga. Así que mientras las taladra, las dos zorripainas descubren a Manospenes el mundo de la coca. Eduardo hará caso omiso al Maldita Droga de Los chichos se dejará “corrucir” fácilmente, cual marbellí medio un sábado noche.

eduardo2_3.jpg

El nuevo estilo de vida de Eduardo se cobra su precio: llega tarde a los rodajes, es borde y mal educado, se gasta todo su dinero en coca, no trempa… Parece un promotor inmobiliario. Al final su agente es incapaz de conseguirle más trabajos y Eduardo se ve de nuevo en la calle. Solo. Arruinado. Dos jóvenes ( T.T. Boy y KC Williams ) le descubren hecho todo un “perdedor”, currando recogiendo papeles con un palo (trabajo al cual aquí se presentarían 5000 opositores) y le desean lo mejor en su triste nuevo oficio. Tras apiadarse del carablanca, celebran el no encontrarse ellos en semejante situación con un coito rutinario cual chiste de Padre de Familia .

eduardo2_4.jpg
Que apropiado que al final de un porno extrafálico haya anuncios de coches

Y hasta aquí puedo leer de la secuela. Porque mi VHS se corta en este punto para dar paso a una “Videorevista de automovilismo”de cuando se llevaba el Renault noseque y aquello de los JASPS . Lo peor es que tiene pinta de venir así de factoría. Ya os dije que la edición era bastante descuidada. Pero tranquilos, porque nos queda la tercera parte de la trilogía, donde, curiosamente, se da un giro al título para llamarlo Eduardo Penestijeras , a pesar de no poseer un miembro cortante en su entrepierna ni nada parecido. ¿Se lo imaginan? ¡Glups!

MANOSPENES3.jpg
Atención al reflejo del espajo.

Esta tercera parte se caracteriza por su carácter crespúscular: nos volvemos encontrar a Manospenes, pero ahora en su versión futura, viejo y cansado, quien se dedica a recordar, melancólico, sus antiguas novias y a rememorar los errores que cometió en su vida. Hay que destacar que dos actores diferentes se encargarán de interpretar a Manospenes, siendo Fred J, Lincoln , de mayor edad, el que hará las veces de Manospenes adulto y el habitual Sikki Nixx el que protagoniza los flashbacks durante la juventud de nuestro protagonista. Un tipo de atención al detalle que no se suele dar en muchas parodias.

eduardo3_1.jpg

EL personaje se presenta con un afectado monólogo, recitado por un sorprendente Lincoln demostrando ser un actor bastante más convincente que Eduardo Noriega: no en vano el tipo tuvo papeles en cine convencional, bueno, tan convencional como pueda ser La última casa a la izquierda. , comienza la acción. El primer flashback se lo dedica a una de sus novias, que gustaba de jugar con Edu al billar. Como este no tiene manos con las que coger el taco, decide meter las bolas a base de manospollazos. A la chica le hace gracia el asunto y toma la iniciativa para ser penetrada sobre la mesa del billar, idea que parece le excita bastante. No nos estrañaría vela algún día en el Todos a cien ése.

eduardo3_3.jpg

Esta primera escena contrasta con la segunda viñeta, una insulsa escena lésbica que Eduardo afirma haber visto en su juventud. Luego va el tío y repite la tontería voyeur recordando una escena (que tiene toda la pinta de ser “de archivo”) entre KC Williams (otra vez) y Buck Adams . Este polvete tiene poco que ver con la historia que nos cuentan, y nos lo encasquetan argumentando que Manospe “no conoció el amor”, a diferencia de la joven pareja humana. Lo mejor es que aquí los dobladores empiezan a desfasar cosa mala y a decir todo tipo de paridas, para descojone del espectador español. Un par de muesras:
-Te voy a meter los huevos, los cataplines
-Sí, golpéame con tu polla
-Te voy a golpear, ¡pero en la cabeza!
o
-Trágatela entera, ahógate
-Oooooh, que contundente
-¿Qué has dicho?
Desde aquí un afectuoso abrazo a los dobladores de las películas pornos por su poco reconocida labor creativa, que tantas alegrías nos ha dado.

eduardo3_2.jpg
Con este calor quién dice que no a un Pirulo

La tercera escena es una de las mejores escenas de toda la trilogía, con la única doble penetración (a una misma mujer, se entiende) que veremos en las tres películas, una idea poco aprovechada dado el talante jovial y ligero que buscaba Paul Thomas. Samantha York , la afortunada, le pone bastantes ganas, cosa que se agradece en estos pornos de principios de los 90 tan rutinarios. Y para rematar la cinta, un polvete de la gran Madison, una de las grandes de principios de los 80, y otra chica con el viejo Eduardo, para poner punto y final a la película y a la trilogía de una manera bastante divertida, gracias a las ganas que le pone la morena angelina.

Atención a la canción que terminará sonando en las tres partes.

Ninguna de las tres películas es especialmente recomendable. Como parodias, no son lo suficientemente graciosas, aunque tienen momentos, especialmente la primera parte. Como porno, son totalmente descafeinadas. Evidentemente, las estrellas aquí son los brazopollas del siniestrucho éste que se introducen por cavidades orales y vaginales, que no anales, en el 50% de las escenas de sexo. El problema es que pasan de dar algo de asco, que tampoco está mal a, directamente, indiferencia, ante la poca osadía e imaginación del director a la hora de idear usos para semejantes apéndices.

eduardo_manos.jpg
Siempre es verano con un rabo en la mano

Tras el éxito de estas cintas, Thomas llevaría mucho más lejos su obsesión por las prótesis en sus siguientes películas, llegando a unir a dos mujeres por la cintura en un film de falsas mellizas que de momento nos negamos a ver. Honestamente, pensamos que lo mejor de su producción lo tuvimos en estas tres granzas de películas, poco recomendables para practicar el onanismo pero disfrutables en alguna fiesta ,o incluso en alguna discoteca siniestra llena de clones del propio Eduardo, pero sin las manos y sin capacidad de reirse de si mismos. Seguro que a tu amiga, la del corse rojo oscuro que se declara bisexual en su Myspace (una vez se dio un beso con su amiga en la pista del Seis), le hace mucha gracia cuando la ve por el rabillo del ojo, mientras suena New Order a todo trapo.

76 thoughts on “Eduardo Manospenes: La trilogía

  • Joderrr! Cuando yo era pequeño mi familia tenia un videoclub y esta, junto a Penetrator, eran de las míticas!

  • Que recuerdos… Uno de mis amigos fué el primero en poner el canal satélite, y uno de los primeros meses recuerdo estar en su casa cuando llegó su padre (cabreado es poco) con la factura del satélite en la que venían las películas compradas en todo el mes, se puso a leerlas, y cuando llegó a esa me entró la risa, y me empezó a echar la bronca a mi tb.

  • Me ha inquietado lo de “Eduardo, enamorado de Jeanna, se masturba en la soledad de su habitación”… ¿cómo se masturba especialmente este puto engendro? ¿Se agarra el pene de enmedio con los dos laterales, o qué? Y por cierto, qué rara está Jeanna, ni parece ella.
    A mí el porno que no sirve para pajearse… y es que ¿quién coño va a trempar viendo el asco de extremidades superiores del tipo? Además, aún sin haber visto la peli, estoy seguro de que cada 20 segundos sale un primer plano de la cara del tío (bastante desagradable también), mientras que a la chica ni se le verá el rostro salvo cuando haya que eyacular en él. Una peculiaridad del porno yanki de los 90 que nunca, nunca entenderé. Parece que lo hacen a posta, la panda de enfarlopaos esos. Por esta y otras muchas razones hace mucho que entregué mi corazón al porno europeo.
    En cualquier caso, tenía curiosidad por esta pinícula desde que la vi anunciada en un Jueves en mis años mozos. Y también salía una parodia de “Los Caraconos” llamada “Los carapenes” o algo así, lo juro.

  • Me ha inquietado lo de “Eduardo, enamorado de Jeanna, se masturba en la soledad de su habitación”… ¿cómo se masturba especialmente este puto engendro? ¿Se agarra el pene de enmedio con los dos laterales, o qué? Y por cierto, qué rara está Jeanna, ni parece ella.
    A mí el porno que no sirve para pajearse… y es que ¿quién coño va a trempar viendo el asco de extremidades superiores del tipo? Además, aún sin haber visto la peli, estoy seguro de que cada 20 segundos sale un primer plano de la cara del tío (bastante desagradable también), mientras que a la chica ni se le verá el rostro salvo cuando haya que eyacular en él. Una peculiaridad del porno yanki de los 90 que nunca, nunca entenderé. Parece que lo hacen a posta, la panda de enfarlopaos esos. Por esta y otras muchas razones hace mucho que entregué mi corazón al porno europeo.
    En cualquier caso, tenía curiosidad por esta pinícula desde que la vi anunciada en un Jueves en mis años mozos. Y también salía una parodia de “Los Caraconos” llamada “Los carapenes” o algo así, lo juro.

  • Ay, madre, estas películas no las veré nunca que dan mal rollo, pero lo que me he podido reír con el artículo no ha sido poco. Mil gracias, Sr. Viru.

  • Qué mitica esa peli, la vi en un estan cutre de gasolinera una vez y pensé: “esto no puede ser verdad”. Me equivoqué. Mitico porno de los 90.

  • A mí el porno de principios de los 90 me enternece…me parece tan ingenuo y cándido (nada que ver con el de ahora, bastante más brutote, donde las tías son casi sacos de boxeo). Recuerdo una peli protagonizada por el gran Randy West que se llamaba, al menos en la versión española, ‘El barón Von Kapullen contra la cigüeña negra’ (el título original seguro que nada tenía que ver con esto). La escena inicial era demasiado. Se veía a Randy West en un sillón, con una cortina de terciopelo como fondo de escenario. Entraba una criada y el barón le decía:
    – Tengo hambre. Tráeme un donut.
    Se lo trae sobre un cojín de terciopelo. Se lo come y dice:
    – Sigo teniendo hambre. Cómeme el nabo.
    En fin, la lógica de los diálogos porno no es su punto fuerte, pero yo me descojoné.
    Un saludo.

  • Eduardo Manospenes

    No hay nada mejor que recordar un antiguo clasico del cine porno de los 90 con este gran articulo de Jose Luis Viruete. Contiene ciertas escenas un pelin subidas de nivel y algo de pronografia en links, pero solo para ilustrar el articulo

  • Madre de dios, mas les hubiera valido hacer una peli completamente cómica, porque dudo que esto consiguiera poner a alguien…
    Y si, el dialógo porno es magnífico. Insuperable Poli Diaz (lo poco que se entiende): “te via follar por donde matan a los toros”

  • La verdad es que para este artículo me he tenido que ver no una sino tres pelis, se me ha puesto cuesta arriba. Si gusta tengo intención de hacer artículos comentando parodias porno de pelis, entre ellas los Cabecipenes o como se llamara esa. Es un tema que me hace gracia y da para mucho.

  • Sí, sí Viru, por favor necesito ver la parodia de los Caraconos en versión porno. No recuerdo el título yo tampoco pero era increible.
    Yo la del señor Manospenes pues como que no la he visto cuando veía porno lo veía para otras cosas no para reirme (flojo que es uno), pero el paso de los tiempos me ha permitido sobretodo apreciar el buen arte de los dobladores.
    Recuerdo una peli con la que me descojoné tremendamente, uno de los diálogos de uno de les actores mientras le aspiraban era “Sí, eres una guarra y una tonta, que no sabes ni sumar, ni restar ni multidividir, por eso estás chupando pollas”
    Si alguien más la recuerda, porfavor que me diga cuál es el título.
    Vivan the pornodubbers!!!!!

    • Yo recuerdo esa pelicula, tambien nos reimos un montón. La película se llamaba “Hot Weekend”. Será dificil encontrarla después de tanto tiempo pero haría gracia.
       

  • Seguro que a tu amiga, la del corse rojo oscuro que se declara bisexual en su Myspace (una vez se dio un beso con su amiga en la pista del Seis), le hace mucha gracia cuando la ve por el rabillo del ojo, mientras suena New Order a todo trapo.
    JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA
    JAJAJAJAjajajaj
    ten cuidado que por menos de esto te van a quitar puntos de sangre segun entre al DarkHole, tío

  • La de los Caraconos se llamaba “Los Pepinoides”. Me he reído bastante, pese a estar en el trabajo con 39 de fiebre.
    He aquí las otras parodias conocidas: Bitelchup’s y A Wet Dream on Elm Street (no confundir con Pesadilla en Sex Street, que no tenía nada que ver).

  • ¡Los Pepinoides! Muy cierto, sr. Wally.
    Sr. Viru, si piensa incorporar el porno guasón a la temática de sus próximos artículos, cuente con mi hacha: le estaré esperando con los ojos abiertos. “Bunmasters” o “La noche de los zombis calientes” son también bastante descojonantes, con el valor añadido de que éstas también podían usarse para hacerse pajas.

  • ya me gustaria a mi ver esta peli en el dark hole… y no la veria con el rabillo del ojo!! directamente sentada en algun lado partiendome el culo de la risa!!
    tio, un sobresaliente por el articulo!!! XDD
    oye, me presentas a tu amiga la bisexual? a ver si me deja el corse rojo ese…

  • Ha! Ha! Ha! ¡Gran artículo! Como decía, últimamente estáis iluminados. Se ve reflejado todo ese esfuerzo viendo las tres pelis (aunque la segunda se quede a medias ¡Vaya historia! Ha! Ha!). Y digitalizando imágenes de VHSs inmundos para compartirlo con la humanidad. ¡Viruete hombre del año ya!
    Además, poniendo fotos y vídeos no aptos para ver en la oficina… Probablemente hayan subido las visitas y todo.
    Destacar especialmente como este explotation llegó a una trilogía, completando más allá la película de Tim Burton. Para que luego digan de los guiones del género…

  • “-Te voy a meter los huevos, los cataplines
    -Sí, golpéame con tu polla
    -Te voy a golpear, ¡pero en la cabeza!
    o
    -Trágatela entera, ahógate
    -Oooooh, que contundente
    -¿Qué has dicho?”
    jaaajjajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja!!!!!
    Gracias por animarme un poco hoy jejeje!!! Estupendo artículo. Conocía la leyenda de estos filmes pero no sabía que ERAN TRILOGIAS!!!! jejejeje!!!!

  • Ahora que comentas lo de que el 50% de los títulos de porno graciosos que hay en la Red no existen, entiendo mejor porqué mi mula no encontraba apenas ninguno de ellos :S. Eso sí, “El fontanero, su mujer y otras cosas de meter” es una muestra de imprescindible porno ochentero de actores con bigote, pubises de abundante pelambrera y doblaje chusco.
    Por cierto Viru, creo que el nuevo aspecto de nuestro blog y el último artículo te molarán; seguramente Montse te comente algo. Un abrazo, always.

  • Ahora que comentas lo de que el 50% de los títulos de porno graciosos que hay en la Red no existen, entiendo mejor porqué mi mula no encontraba apenas ninguno de ellos :S. Eso sí, “El fontanero, su mujer y otras cosas de meter” es una muestra de imprescindible porno ochentero de actores con bigote, pubises de abundante pelambrera y doblaje chusco.
    Por cierto Viru, creo que el nuevo aspecto de nuestro blog y el último artículo te molarán; seguramente Montse te comente algo. Un abrazo, always.

  • “La Metralleta” era un filon para estas cosas. Alli vi durante años no solo estas aqui comentadas, sino la ya citada Los Pepinoides, la saga Agachate Como Puedas y varios miles cuyos titulos no logro recordar porque duraron menos años en las estanterias.
    No se por que no me compre ninguna, la verdad…

  • Agáchate como puedas, jajaja, no me acordaba. Y “Olé tus vicios”, recopilatorio de porno amateur. No nos hemos pasado tardes de viernes removiendo en las estanterías de La Metralleta ni nada, mi favorita era una que dije ayer, A Wet Dream on Elm Street, con Friedda Krueger.

  • ¡Yo vi la tercera!! Se me quedó encallada en el VHS y no veas que mal rato, encima la peli era de mi tío que se la birlé. A favor de esta peli es que es la unica porno que he escuchado los dialogos

  • Otra no era “La Famila Addult”, parodia de los Addams? La recuerdo en la estantería del videoclub junto a Eduardo Manospenes……

  • Hace tiempo iba a menudo a un mercadillo de esos de cosas viejas y tal (los Encantes) había muchas paradas de videos y en todas había como un mega stock de Eduardo manospene, siempre miraba la caratulo porque me hyacia gracia el nombre, la quería comprar y todo porque me daba mucha curiosidad, pero claro, como era porno pues me daba corte total.
    Despues de leer tu articulo menos mal que no la compré. Que mal rollo da el tio ese y los brazos pene dan mucha grima, parecen como un muñón mal formado que da asco de la ostia, es como si su madre hubiese estado expuesta las radiaciones de chernobil. No me puedo imaginar que nadie de haya puesto cachondo con algo así,supongo que es más el divertimento que intentar ponerse brutote con la peli. Eso sí, el titulo me sigue haciendo gracia :)
    un besote

  • Eduardo Manospenes: La trilogía

    Corre por ahí un archivo de esos “cachondos”, de esos que te acaban llegando cinco veces por parte de personas diferentes o lees en el blog de un colega de la facultad, recopilando supuestos títulos de películas porno, Debemos dejar constancia de que e…

  • Dioxxxx, me he quedado en el sitio al leer el artículo, pensaba que era una broma o_O
    Que assccooo!!!
    Off topic:
    Alguien recuerda una peli porno donde un viejo igualito a el Guardián de la Cripta, le enseña las artes amatorias a una chavala vestida de colegiala? Ese trozo de peli (la única que he visto puesto que el resto se borró) está genial xDDD
    PD: Viruuu, graciass, sigo viva 😉

  • Pauli, el título haría más gracia si fuera Eduardo Manospollas, queda como más contundente, ¿a que sí? Y si lo queremos hacer en plan Pyjamaramero, Eduarno Manosnacles.

  • vaya, yo fui una de esas que leyó que el actor fue Nikki Six…
    Te felicito por tu fantástico artículo, está mucho más currado que el que hice yo malamente hace unos meses. Siempre es un placer leerte.
    Ya era hora de que alguien ahondara en la leyenda de Eduardo Manospajeras-tijeras-penes. Y quién mejor que tú.
    Un beso muy grande!

  • Increíble artículo e increíble trilogía (que no puedo esperar a bajar/comprar en el chino), aunque lo que más me ha gustado es el último párrafo de los gotiquillos…….

  • No obstante la coña marinera que necesariamente tiene un nota con dos pollouns por manos – por cierto, alguien sabe si hay un mazinger z porno? por lo del “pollas fuera” y tal, que tambien molaria -, quiero reivindicar el producto patrio. Y es que damas y caballeros, en mi humilde opinion, nada puede superar al Potro de Vallecas, el heroe que casi tumba al Whitaker, el hombre que vivia con el puton rubio ese que tenia por mujer al lao de casa de mi abuela (veridico), corriendose en la cara de la cacatua yonki mas fea que jamas vio el celuloide mientras la espetaba: “toma zorra, que esto es muy bueno para el cutis”. Visto en “El poli, el lama, y la que los lame “. Habia mas chungofrases de estas, e incluso hay otra peli, ” El potro se desboca”, pero yo creo que esa es la mejor. Inconmensurable, geneticamente perfecta, da para mas de un articulo seguro. Si no me creeis, tratad de hacer la sinopsis: “Pues esto que va un lama bizco por la carretera y ….”. El puto novamas, eh o no eh?

  • Pues sí, , las compré en La Metralleta, y por lo que dice Pauli, en Barcelona también te las puedes sacar por tres perrillas. Eso sí, aquí el sexo da mal rollete más que otra cosa.
    Ay, Ana, veo que fuiste víctima de la confusión habitual en inet… No pasa nada, además tampoco habías tenido ocasión de verla. Un saludo.
    Pennywise, lo del “porno que se queda encallado en el video” creía que solo pasaba en las series tipo La familia Hogan

  • Increible, segundo articulo sobre porno en Viruete, y este ya algo subido de tono.
    Pero bueno, fantastico el artículo, muy, muy muy bizarre lo de las pollas por manos.
    En cuanto al tema del doblaje de las películas porno…mejor ni hablemos que me da un ataque de risa. De las mejores, la de Snatch y el gran concurso de coños…

  • Tremendo articulo….me encanta la frase “Comer para él es un suplicio, al no poder usar los tenedores tiene que comer con las pollas” y la foto titulada “No ansiarse” ha significado un antes y un despues en el curro. Tremendo Viru

  • Por cierto, la imagen que sale al principio de la primera peli, la del castillo de fondo, es calcada a la del principio de “El Jovencito Frankenstein”. Es más, estoy seguro de que es la misma, vilmente fusilada! Ya no me extraña nada! Yo he llegado a ver una peli con escenas de una persecución de Terminator 2 (cuando salen de Cyberdine) intercaladas!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *