No te rías, que es (lo puto) peor

Uno de los primeros proyectos de la Trinca en su adorada Gestmusic, sino el primero – a quién vamos a engañar, aquí el único que se documenta para los artículos es Pornosawa, el resto tiramos de nuestra ajada y falible memoria – ofrecía una propuesta innovadora en el mundo del concurso de sobremesa: un programa de humor cuyo objetivo era no reír. Más o menos como me pasa a mí con el show de Buenafuente, que parece que lo hacen aposta.

trinca.bmp
De no ser por ellos, Nuria Fergó sería hoy cajera de Caprabo

¡VENGADORES, REUNÍOS!
Hubo una época en que no era tan fácil reunir a un buen equipo de humoristas, ya que no estaba a mano el recurso fácil de coger a cualquier zaguango que salga en Paramount Comedy y darle una sección en un programa. De una serie de arduas pruebas en la Sala de Peligro de TVE, salieron triunfantes cinco titanes del humor, pioneros del ejército de humoristas que habría de pasar por el programa en sus varios años de emisión: A Chicho Gordillo, reducto del humor simplista e inocente de los 60, carne de programas como Un, Dos, Tres, y Magín, un tipo del que no recuerdo más que el nombre, así que con esos datos podría ser mi padre biológico, se sumaron tres personajes que a muchos de ustedes sonarán:

paco%20aguilar.jpg
¡Una limosna para un ex-leproso…!

PACO AGUILAR
Se respira vieja escuela en su hacer, embadurnado de todos los tópicos del humorista andaluz antes de salir a escena, sin olvidar, por supuesto, los chistes verdes patéticos rescatados de uno de esos libros que te regala tu cuñado por el Amigo Invisible. Y es que uno no concibe el humor español sin un inicio como “Eso do mariquita que s’encuentran en el puente de Triana y le dise uno a otro: Oshe maricón…”. Se echaba la mano a la mejilla cuando hacía de maruja (la mayoría de los chistes), recurría a sagas del tipo Capitán, que vienen los indios, y gustaba de dar detalles gastronómicos sin venir mucho a cuento: “tú ponno otro buchito vino güeno, con su pansito y su’ buena loncha de jamón”, todo para terminar en “Que tú ni ere Batman ni na”.

marianico.jpg
Soy yo, señor Frodo. Soy su Marianico.

MARIANICO EL CORTO
El humor de este paisano está destinado a los que dicen “papa” en lugar de “papá”, a los que levantan y sacuden el tractor para preguntar a su padre si ya es hora de volver a casa, es el tipo de humor que uno espera disfrutar en compañía de unos huevos fritos con chistorra. El problema está en que ni siquiera a los maños les suele hacer gracia que se abuse tanto del acento (de hecho, sé de buena tinta que a muchos les jode), y los chistes de paletos son viejos desde el mismo momento en que se inventan. Marianico terminó por abandonar el programa debido en parte a que durante la tanda final, en que todos los humoristas se reunían en una escalera e iban rotando para contar chistes al finalista e intentar que se riese, el pobrecillo tenía que poner más cuidado en que no se lo llevasen por delante sus compañeros que en atinar con los chistes. Años después, protagonizó un accidente espectacular en Gran Prix de Verano, al tirarse de cabeza por una rampa para hacerse el simpático y estortollarse un brazo en la caída. La cara de Ramón García al explicar la repentina ausencia del invitado no tenía nada que envidiar a la de Arias Navarro en la transmisión que todos conocemos y parodiamos.

pedro2.jpg
Cartel del próximo Viña Rock. Tranquilos, seguro que Obús y Barón Rojo se apuntan tarde o temprano.

PEDRO REYES
En todo aquel universo de humor típico y tópico, él aportaba la nota discordante. Ya nos había deslumbrado con sus idas de perola tiempo antes en la hoy mitificada Bola de Cristal (¿alguien se compró los DVD?), y en No te Rías que es Peor no iba a ser menos: se plantaba ante los concursantes y empezaba a canturrear insensateces – como Pau Donés haría años más tarde – y contar historias cuyo hilo sólo parecía estar siguiendo él. Su atuendo aún resultaba más rompedor, al combinar la camiseta blanca de tirantes, de las de lucir los pelánganos del pecho, con una suerte de chaquetas brillantes en plan lentejuela celofanera. Siempre era el que más escándalo hacía en la tanda final, y aunque Paco Aguilar lideraba la cuadrilla, era él de quien provenían los gritos de “¡Un poquito de compá, por favó, un poquito de compá!” y las famosas tonadillas “Dos huevos fritos se están peleando” y “Que no te peines con mi peine, niña, porque tiene liendres”. Últimamente le hemos visto recurriendo a la opción que marca la crisis definitiva de un artista: participar en un concurso del estilo de “Mira quién baila”.
De las posteriores incorporaciones, en las que podríamos mencionar a Kimbo (nooo, asúca no), Cassen (el cura de Amanece que no es Poco) y Paloma Hurtado (de las hermanas ídem), resulta inevitable reseñar dos:

emilio.jpg
Como la única foto que he encontrado es muy pequeña, pues pongo además una de Bebé Sinclair, que también daba como mucha risa

EMILIO LAGUNA
El programa pretendía ser un sumario del humor español en todas las escalas, y aunque Paco Aguilar solía meter maricas en sus chistes, faltaba alguien que le diese el toque ramalazo final (que si lo haces en la fase The Pit, podrás luchar contra Reptile). Y es que no lo podíamos evitar, a los españoles del siglo XX nos hacía gracia el mariconeo vil. Fue este el motivo de reclutamiento de Emilio Laguna, un actor de tercera fila que siempre hace de tío con mala leche, de loca reconcentrada, de pécora o de todo a la vez, y que parece que lo haya dibujado Hergé. Su gracia principal consistía en humor de ancianas beatas o salidas, de marujas, de mujeres cursis, algunos chistes de niños con “colitas y culetes” y a veces se ponía a cantar cuplés a lo locuela total. Notoria fue su colaboración con Paloma Hurtado en la escenificación de la isa que dice “quiero que te pongas la mantilla blanca, quiero que te pongas la mantilla azul…”, mientras la mayor de las tacañonas se volvía loca cambiándose mantillas a toda velocidad. Más perturbador que el vídeo de Björk en que la persigue un gorila.

barragan-10-blog.jpg
Aparecía en el Ghosts’n Goblins si disparabas cien veces sobre la cuarta lápida. En serio, tío, un amigo de mi primo lo hizo.

EL SEÑOR BARRAGÁN
Pero aún faltaba una asignatura en esta compleja universidad del humor: aquellos chistes de mocos, pedos y suciedades, aquel rincón oscuro del sexo con calcetines sudados. Y he aquí que hizo su entrada Manuel Barragán, el embajador de la ponzoña. Salía al escenario con su pinta de mendigo de historieta de Escobar, se subía la cinturilla de los pantalones y, con esa suave cadencia y fingida tontería, saludaba con su “Hola cómo estamo, bien cómo estamo, y tú cómo estamo, bien cómo estamo”, y luego soltaba cada perla por la boca que raro se me hace que a día de hoy no tenga un puesto en una concejalía. Aquí, no obstante, se cortaba un poco, dado que la sobremesa no era un buen momento para contar aquella divertida anécdota menstrual que le supuso un pescozón en los tiempos en que trabajaba con Arús (y cuando salía hurgándose la nariz en “La Casa por la Ventana”, con el tío raro aquel que se llamaba Camarieri; la Fura dels Baus aún tienen mucho que aprender). Solía repetir chistes, abusando especialmente de alguno de sus clásicos, como el de con qué se emborrachan los pingüinos, y en general daba tanto asco que por fuerza tenía que ser el favorito de muchos de nosotros. Cuentan los rumores que ha vuelto (pero no en forma de chapa), y por lo visto ha participado con alguna de sus genialidades en el ameno foro Electroduendes.net, que aquellos que echen de menos el llorado foro de Viruete deberían visitar ya de una vez a ver si se les quitan las ansias .
BIENVENIDOS A NOCHE DE MIEDO

no_te_rias_que_es_peor_01.jpg
Como no saque el gadgeto-cuello, le va a asfixiar la camisa.

Con semejante elenco de supermendas, hacía falta un buen líder, que supiera mantener al grupo unido y en equilibrio (y como siempre, Tormenta nunca llegó a asumir el mando). El primero se trataba ni más ni menos que de Jordi Estadella, ese hombre que se ha ganado mi eterna devoción por haber puesto voz al Inspector Gadget. Solía ser bastante irónico con los concursantes, lanzándoles alguna puyita de vez en cuando, pero a la hora de la verdad incluso parecía que se alegrase sinceramente cuando los concursantes se llevaban buenos regalos, y sabía mantener esa cara de póker con la que nos deleitó años más tarde en El Semáforo, mientras Cañita Brava cantaba aquello de “O caldo de María sabe mal”.

ramonchu.jpg
No me extraña que tenga esa cara, siempre le tocaba a él meterse en la ducha

Después hizo su entrada el sempiterno Ramón García, que desde aquella se enquistó en TVE y no había forma de sacarlo ni con pinzas y aceite. Presentador de galas, anfitrión de las campanadas, ayatollah del rock’n roll, conductor del mencionado Gran Prix de Verano y otras delicias como ¿Qué apostamos?, único español en terminarse el Jet Set Willy , el típico yerno que todas las mujeres quieren tener y un tipo al que la gente tiene tirria por alguna razón desconocida, porque el pobre tiene pinta de ser un pedazo de pan y no diría mierda aunque le rezumase por los ojos.

aroca.jpg
Esta imagen ha desterrado del primer puesto de mis pesadillas recurrentes a esa de cagar algo que se mueva.

La tercera en discordia fue la campeona de la histeria, Miriam Díaz Aroca. Se me hace pesada, pesada, pesada. Su manía de reírse por todo, sus silbiditos, la pose de estárselo pasando mejor incluso que los concursantes y el público juntos, y esa sensación de que a partir de su cerebro podrían sintetizarse todo tipo de drogas de diseño, la convierten en un coñazo de persona. Creo recordar que en su etapa participó el mongolo de Jaimito Borromeo, al que he ignorado a propósito. Lo siento por este señor, sé que se tiene que ganar la vida, pero digo yo que también podría haberse dedicado a instalar pladur, que se paga muy bien.

ortiz.bmp
No te esfuerces, con esas patillas nadie te tomará en serio.

La cuarta etapa del ya por entonces agonizante concurso estuvo presentada por un tío al que no recordaba y cuyo nombre he tenido que mirar en Internet: Miguel Ortiz. Como a estas alturas el programa ya no valía ni para tomar por saco, ni siquiera me he molestado en informarme de quién es. De lo que estoy seguro es de que en su casa lo conocen, y eso ya es suficiente honra para él.
SI TE RÍES, TE ESCOÑO
La primera parte del programa consistía en la visita individual de cada humorista con su pepla particular, y cada risa o sonrisilla por parte de los concursantes les sumaba un punto negativo. Una especie de versión japonesa del programa, Gaki no tsukai, sustituye la inofensiva pérdida de puntos por la visita de unos tíos disfrazados de espantajos y armados con garrotes que azotan al que cae en la tentación de sonreírse siquiera. Aquí la verdad es que los culos del personal estaban totalmente a salvo – siempre y cuando vigilasen a Emilio Laguna -, porque risa, lo que se dice risa, había bien poca. Cuando tocaba el pito que anunciaba el fin de tiempo, los sufridos concursantes hacían como que se reían, fingiendo haber estado aguantándose durante la actuación del humorista, algo que los televidentes, que nos podíamos reír todo cuanto quisiéramos, no hacíamos pese a todo. De modo que era todo un detallazo de condescendencia por parte de los concursantes.

tebeodobledibus.jpg
Versión primigenia del típico test de “Personajes de ayer” para excel, que todo el mundo rellena en horas de oficina

De aquí se pasaba a una costumbre que los concursos de hoy en día han perdido: la fase de panel. En este caso, el amado Tebeo Doble, así llamado porque se trataba de una suerte de juego de memoria, de esos de hacer parejas, pero con la novedad de que había que emparejar a cada personaje de tebeo con quien correspondiese (Zipi y Zape, Morcillón y Babalí, Marta y Marilia, Paco Ortega e Isabel Montero, etc.). Por cada acierto antes de que terminase el tiempo, el concursante sumaba un dinerillo que se llevaba a casa de todas todas, aunque no ganase el concurso general. Y esta era la única parte del programa que realmente inspiraba sonrisas a los concursantes. Después el Tebeo Doble cambió a los personajes de tebeo por la gente del programa, de manera que tenías que localizar las dos fotos de Pedro Reyes, las dos de Paco Aguilar, y tal, y aunque el juego de palabras (Tebeo, ya saben) se quedó cojo, no hubo huevos de cambiarle el nombre a la prueba.
RÍETE UNO POQUIIIIIIIIIITO
No todo iba a ser tan fácil. Sentarse en una silla y poner cara de palo no es algo que merezca un premio – si acaso un sueldo de subdirector -, de modo que tras los humoristas y el Tebeo Doble se pasaba al careo, en el que los dos concursantes se enfrentaban entre sí con un doble objetivo: hacer reírse al otro y superar en ridículo a los propios humoristas del programa. Y vaya si lo hacían. Primero tenían que hacer un numerito que traían preparado de casa, normalmente poniéndose algún sombrero chorra y hablando como si les hubiera dado un aire, cantando bobadas y, lo más bajo de todo, recurriendo al “andaaaa ríeteeeee, vengaaaaa, ríeteeeeeee” que utilizas con tu novia cuando se ha cabreado contigo por olvidarte de grabarle el episodio de Las Chicas Gilmore y tratas por todos los medios de que se le pase el globo.

segurini.jpg
Sí, Santiago: yo tenía la misma cara viendo Torrente 3. La de la chica, me refiero.

Después, el presentador les proponía alguna prueba en plan gincana. Eran cosas como hablar al revés, escenificar un trozo de película o imitar animales, algo que no se te ocurriría jamás hacer en una fiesta con tus amigos, pero que misteriosamente en la tele no te importa, y eso que te ve más gente y corres el riesgo de que alguien lo grabe y te martirice con ello el resto de tus días. Lo usual era que en estas pruebas se riese más el que hacía el oso que al que le tocaba aguantarse la risa, que se cagaba de miedo pensando “joder, y esto mismo lo voy a tener que hacer yo dentro de un rato”, o bien “madre mía, ¿yo también he estado tan ridículo?”.
FALTA DE DINERO, DOLOR SIN IGUAL

una-juerga.jpg
El ambiente respirado en el plató era similar al de esta imagen

Se sumaban los puntos negativos de todas las pruebas, y como normalmente no se había reído ni dios, tenían que recurrir a una prueba de desempate, que por suerte nada tenía que ver con la risa, o aún estarían en el plató los desgraciados, varios años después, intentando desempatar sin éxito. Mi prueba de desempate favorita era una batalla de rimas al más puro estilo “espada con insultos rimados” de Plander Island(tm). El primero al que no se le ocurriese ninguna réplica, o repitiese alguna rima, perdía. Claro que a veces los nervios traicionaban al concursante, como la vez que andaban una chica y un viejo con la retahíla: “pareces un animal”, “lo tuyo no es muy normal”, “pues tú sí que estás fatal”, “te mandaré al hospital”, la chica le dijo “tú eres un criminal”, y el viejo se sintió ofendido, se le fue la cabeza y le soltó “y tú una asesina”. Todavía nos estamos riendo en mi casa. El vencedor se sentaba en una butaca ante la escalinata de la gran final, y a una señal (y tú una asesina), el equipo de humoristas al completo se iban rotando para intentar lo que generalmente no habían conseguido durante el resto del programa. Más a cuenta les habría salido hacer una batalla de globos de agua y descontarle puntos al concursante por cada impacto recibido, pero en fin.

tebeodoble.jpg
El amoto y el arradio, voy a ser la envidia de to’ Villalba

Y ya con todos los bártulos bien recogidos y sus penalizadores al corriente, el vencedor se encaramaba de nuevo al Tebeo Doble, sólo que esta vez contenía premios. Había que tachar una serie de casillas, que en principio se correspondían con los puntos negativos que el concursante había acumulado (y creo que había un mínimo, porque me acuerdo de que no se habían reído tanto como para tener tanta casilla tachada), y después se iban mostrando las demás casillas. Le correspondía llevarse cada premio del que no hubiera tachado ninguna de las dos fotos. Y vaya premios: al consabido coche, el apartamento en la playa, el millón de pesetas y el viaje, se sumaban regalos gilipollescos e inútiles de la talla de una muñeca chochona, un huevo de dos yemas (seguro que tenía truco), un desatascador o un disco de Alex y Cristina (nunca juegues al póker con alguien que se apellida Rosenvinge).
VARIACIONES
Como estaban hartos de tener que recurrir al desempate, al equipo creativo se le ocurrió incluir una prueba que pasaría a ser un clásico del programa: “la cacharrería”, que consistía en que el público sacaba cachivaches que supuestamente habían traído desde casa (a saber, en la televisión es todo mentira), y el presentador compraba uno por una pequeña suma, con objeto de dárselo a los concursantes y ver qué se les ocurría que se podía hacer con él. Lejos de armar bombas o localizadores de posición como McGyver, los concursantes se ponían a decir tonterías con el cacharro en la mano, a razón de tres usos cada uno (o sea, que si sacaban unos labios de gominola, lo iban a tener crudo). Por ejemplo, si el objeto es una bocina, pues puede servir para echar a las visitas pesadas, para dar un discurso usando la pera como micrófono y para imitar la voz de Carmen Machí. Entonces llamaban a uno o dos humoristas – generalmente, Aguilar y Barragán – y les daban el objeto , haciéndoles la misma pregunta que a los concursantes. Estos se ponían a decir paridas, y por cada una que coincidiese con una que previamente había dicho un concursante, dicho concursante ganaba un punto (o se descontaba un negativo, lo que fuese). Lo malo era que los humoristas, con objeto de dar mucha risa, solían ser bastante rebuscados y pocas veces coincidían. Volviendo al ejemplo de la bocina, nos encontraríamos con “eto e mu güeno pa tomá la’ uva’ en fin de año si la agüela etá sorda” (gracia-tipo de Aguilar) o “para suplir carencias, compreeende” (diría Barragán, poniéndose la bocina a la altura de la chorra).

rayma.jpg
Tres usos para este objeto: estafar a la gente, poner verde la muñeca y enmohecer olvidado en la esquina de un cajón

Otro cambio significativo fue en la única parte que verdaderamente merecía la pena: la actuación de los concursantes. Cambiaron la mecánica del careo por un escenario al que salía cada uno individualmente a hacer el pollaboba, y después se decidía quién había hecho más gracia, con el método TONGO LERONGO, porque esos sistemas de votaciones de los concursos tienen menos credibilidad que las tácticas de Maturana.
Para concluir, indicar que, muy en la línea de los concursos de antes, hubo algunos programas especiales. Y lo menos que se puede decir de ellos es que al menos se veía dedicación y algo de curro detrás, como en aquella edición en que se enfrentaron Gorbachov y Bush, participando a base de imágenes montadas y un doblaje chorra bastante gracioso – o sea, muy parecido a los documentales de Michael Moore-. Finalmente fue el soviético quien se alzó con la victoria, ganando, eso sí, un solo premio, debido a que “se había reído lo suyo” durante todo el programa (especialmente cuando Bush explicó cómo para hacer globos para las ferias, inflaba a las vacas soplándoles por el culo – ¡verídico!). El premio fue ni más ni menos que el famoso desatascador.
Hoy ya no se hacen concursos así, y la verdad es que se agradece, porque están de lo más desfasado, como ya demostró Un, Dos, Tres… ¡Fracaso Esta Vez!, presentado por Luis Roderas, el primer prototipo de presentador diseñado por Cyberdine Systems. Ahora todo lo que no sea o muy cultural (Pasapalabra, Saber y Ganar) o muy gilipollas (Smonka o lo de las cajas) ya no interesa. Y corren rumores de que Marianico el Corto se embarcó en los Puertos Grises, de modo que los humoristas están volviendo a su tierra, señalando con esto el fin de la tercera edad.

142 thoughts on “No te rías, que es (lo puto) peor

  • Jaajajajajja, muy muy bueno!!!!! Lo mejor lo de que Laguna parece un dibujo de Hergué.
    Dos cosas, Miguel Ortiz empezo una serie en la sexta en la que hacian de una familia extraterrestre con superpoderes que era una ¡¡¡PUTISIMA MIERDA!!! y por lo visto duro un capitulo, al parecer Emilio Aragon se enfado mucho desde su despacho en Transilvania y ahora lo tiene encerrado bajo 7 candados…
    Que programa mas bizarro y casposo, que recuerdos,…, aquel ring falso para el reto entre los concursantes, el huevo de dos yemas…
    Otra cosa, el pobre Pedro Reyes tenia que comer, coño. Lo mismo le hubiese pasado a Faimino y Cansado si hubieran salido en el programa, tengamos un poco de consideracion con él.

    • Comparar a Pedro Reyes con Faemino & Cansado es como comparar a Barragán con Oscar Wilde.
      Lo único creíble que ha hecho Reyes fue el personaje -y era el que más ‘fallaba’- del ‘Pirata’ en la serie ‘Makinavaja’. El resto malísimo, incluyendo su actuación en la excelente película ‘Atún y chocolate’.

  • En mi clase se pudieron super de moda Barragán y Pedro Reyes, y todos los imitábamos cuando veníamos de ver el programa, que terminaba a las 15, justito para salir de camino al cole.
    En su día en un álbum de cromos regalaban posters de Barragán por una módica suma y éramos varios los que queríamos (y nos quedamos sin) el poster de dicho personaje.
    Buen apunte el de La Cacharrería, no me acordaba.

  • Yo creo que del programa sólo se salvaban dos, Pedro Reyes por el humor absurdo que a veces cargaba bastante, la verdad, pero no era el típico cuenta-chistes casposo “made in spain” y el otro el Sr. Barragán, que en aquella época, supongo que sería el ídolo de todos, la encarnación de la escatología, el mesías profetizado que nos enseñaba el camino.
    De todas formas, el programa tenía un vicio de base, intentar hacer reír con gente sin gracia, o que en la mayoría de las veces daba más pena que otra cosa.

  • Genial artículo , Wally, y no se ha dejado nada de nada en el tintero!!!
    El pie de foto de Santiago Segura me ha encantado.

  • Wally, cortate un poco, que Paco Aguilar pide dinero para la asociacion contra la esclerosis multiple….ahora va en silla de ruedas a todas partes….
    El articulo soberbio, como siempre, que lujo, y que recuerdos del programa….jajajaja

  • En q pelicula salió Barragan “recientemente”? no salió en Torrente 2 o algo asi?
    No recordaba casi ninguna de las pruebas del programa, que mitico xD
    Lo que nunca entendí es el titulo… si para ganar tenian que aguantarse la risa, pq no se llamó “No te rias que es mejor” ??? sigue siendo un misterio… xD

  • Muy divertido recordar aquel disparate de programa,me quito el sombrero.Aquellos entrañables(Reyes)y pateticos(el resto de la banda)personajes apretujados esperando su turno para soltar la parida padre,con ese aire de raspas de clase de EGB pasados de kalimotxo.Los unicos que realmente se divertian en este programa eran los compadres de Reyes y Barragan que se partian el pecho con sus ocurrencias.Jaimito Borromeo se reconvirtio en actor dramatico,(algo que en realidad nunca dejo de ser)y tuvo un papel de continuidad en uno de aquellos primeros culebrones-folletin que produjo TVE con un titulaco tipo “Calle-mayor-Plaza-nueva” haciendo de… ¿tendero simpatiquete? o algo asi.Lo que si recuerdo es que con aquella interpretacion seguia acumulando puntos para ser deportado al gulag de los secundarios-grima.Por cierto me sumo al aplauso por el comentario Herge-Laguna,…mas que lucido,clarividente.

  • Muy buen artículo, me he reido un rato, lo contrario que cuando visionaba esta suerte de concurso justo antes de ir a clase…
    Recuerdo como algunos de mis compañeros de clase siempre venian descojonados con el programa y comentaban que lo único malo era el Pedro Reyes ese que no hacia ni puta gracia… casualmente lo único que a mi me hacia una minimisima gracia.
    El programa era en general un “sindios” que jamas entendere muy bien, recuerdo verdaderos momentos de vergüenza ajena provocados por las actuaciones estelares de los concursantes en el singular duelo al que eran sometidos…

  • Siempre me entra el miedo cuando leo algún artículo de esta web, y siempre es por recordar los programas “estúpidos” que veía y de los que era gran fan…
    Lo peor (¿mejor?) es que al único que recuerdo es a Barragán (que compartía apellido con un delantero del Depor por aquella época) y sigue dándome esa sensación de mal olor… vamos, lo mismo que ahora me da mucha gente en el autobus…
    Otra cosa, este programa fué precursor de todos los programas de chistes que salieron después (como aquel de donde salieron Chiquito de la Calzada y Paz “Panrico” Padilla)…

  • Efectivamente, el ayatollah del Rock and Roll viene directamente desde Mad Max 2.
    En cuanto a lo de Paco Aguilar, el comentario iba sin maldad ninguna. En realidad, por eso me he cortado un poco a la hora de hablar de él, porque normalmente le habría dado más caña.

  • Grandes risas con este artículo. Mucho más que en el programa en sí, que yo solía ver por lo marciano de Pedro Reyes. No es que me hiciera gracia, pero me daba una vicisitud…
    A todo esto, yo pensaba que lo de ‘ayatollah del rock and roll’ venía de ‘El sargento de hierro’…

  • Bueno ¿Y que hay del público? Yo creo que si sumas las edades de todos de salía fácil más de un millón y medio de años. Aunque no me extraña: humor de octogenarios hace reir a -> octogenarios obviamente.
    Este concurso era el “programa-tipo” de los 90. Me alegro de que abandonaran la Senda del Mal.

  • Nadie se acuerda de la revista de Barragán. Era igual de mala que El Jueves pero salían más tetas.
    Marianico vive una segunda edad de oro viajando por los pueblos de Aragón con una “Revista jotera”… basicamente una astracanada donde todos los actores hablan con acento y sin motivo aparente se ponen a bailar jota. No ha abandonado el hermoso clásico de meterse con los del pueb lo de al lado, por lo que aún tiene el éxito asegurado.
    Estupendo artículo.

  • Perdona, Spacialace, pero yo no he visto El Sargento de Hierro, y lo de incluir “el ayatollah del Rock and Roll” en la descripción de Ramón García venía a cuento de la descripción de El Gran Humungus que hace un flipado en Mad Max 2.

  • Y en la época de Jaimito Borromeo también asegurabas si decías: “Es un pin”.
    El mejor recuerdo que tengo del programa fue una gracia de Pedro Reyes que venía a ser algo asín: “Voy a cantar el cóndor pasa. Taninoninoninoninoniiiiiii, toc toc, ¿Quién es?, El cóndor, pasa”
    Y creo que no había un mínimo en el último panel. Mi hermano y yo recordamos una ocasión en la que un concursante se lo llevó entero (porque el otro le hizo reir todas las veces en la prueba de las actuaciones).

  • Y en la época de Jaimito Borromeo también asegurabas si decías: “Es un pin”.
    El mejor recuerdo que tengo del programa fue una gracia de Pedro Reyes que venía a ser algo asín: “Voy a cantar el cóndor pasa. Taninoninoninoninoniiiiiii, toc toc, ¿Quién es?, El cóndor, pasa”
    Y creo que no había un mínimo en el último panel. Mi hermano y yo recordamos una ocasión en la que un concursante se lo llevó entero (porque el otro le hizo reir todas las veces en la prueba de las actuaciones).

  • Por cierto uno de los momentos más penosos que he vivido yo fue una noche, saliendo de fiesta, que en un alarde de casposidad decidí poner una cinta de chistes de Marianico el corto en el radiocassete del coche para reirnos mientras íbamos a la disco. Tras 5 minutos de mirarnos todos con cara de acelga intentado escuchar algo divertido, cogí la cinta abrí la ventana y la lancé con todas mis fuerzas. Puto Marianico nos jodió la noche. Menos mal que luego puse la marcha Radeski y nos pusimos todos a hacer que galopábamos en el coche. Al menos recuperamos el buen humor

  • Enorme artículo! A destacar como pequeños detalles (pero que son los importantes) las referencias a los labios de gominola, y al regreso (pero no en forma de chapas) Me he estado partiendo 😀

  • Muy buen artículo, lo del Ayatolah del rock me sonaba de El sargento de Hierro pero si la gente dice que es de Mad MAx2 me lo creere. Mira que no gustarte Miriam Diaz Aroca, desde Cajon desastre era una de mis preferidas de la tele

  • Je, éste es un artículo que debió haberse hecho hace mucho. Muy del estilo clásico de viruete.com. Ciertamente Pedro Reyes era el único que valía un duro, y que yo sepa era el único que tenía una cierta carrera televisiva más allá de galas horribles y trasuntos de Noche de Fiesta. Y sí, Barragán salía en Torrente 2. De paso, recomiendo que busquen alguna de sus horrísonas canciones en goear o en su P2P preferido.
    Otra cosa, que conste que a los andaluces también nos jode enormemente que se imite nuestro acento (particularmente cuando se habla de “acento andaluz” para referirse al sevillano).
    Y si Pasapalabra está considerado un concurso “muy cultural” me parece que me voy a tener que largar de este país…

  • Lo de el Ayatolah es válido de las dos maneras, creo yo! No olvidemos que el personaje que dice eso en El sargento de hierro es el gran Mario Van Peebles!!

  • Ultimamente estáis que os salís. Grandioso artículo, de lo mejorcito que he leído ultimamente. Los detalles increíbles. Wally Week, una vez más a sus pies.
    La pie de foto de “una limosna para un ex-leproso” me ha tocado en lo más profundo del alma. Lo que siempre me ha tocado los cojones es que se nos relacione a los andaluces con los chistes contados con acento; yo hace mucho tiempo que me di cuenta que hay cosas más graciosas que un chiste, aunque cuando vas borracho ciertos chascarrillos son inevitables (“chiste pa cuando vas borracho”, comúnmente llamados)

  • jajajajajajajajaja
    Lo queramos o no, el señor Barragán jamas será borrado de la memoria colectiva de toda una generación en España…
    “Esto sirve…. pa pedir!”.
    Hay rumores sobre su apariencia real, como también los hay sobre el trágico final de Chema, el panadero de Espinete. Me gustaría saber qué siente, qué hace en su día a día. ¿Llevará una cuerda a modo de cinturón también en su vida fuera del plató?
    Muy bueno el artículo.

  • Muy buen artículo, Mr. Week.
    Como dato anecdótico, comento que Emilio Laguna era el director de orquesta en “y si no, nos enfadamos”, en la sublime escena del coro…

  • sobre Emilio Laguna hay que destacar su participacion en una de las peliculas mas grandes de todos los tiempos: Y si no nos enfadamos con los grandes BUD y TERENCE, donde hacia de director del coro en la soberbia escena del “bobobobo lalalalala” (que todo el mundo ha cantado por lo menos una vez en su vida).
    aqui en italia la susodicha peli viene repuesta una o dos veces al ano desde siempre y asì seguirà…o sea que tambien mis nietos podran ver el careto a lo Hergè del senor Laguna

  • Recordarque Barragan aprovechando el tiron de su fama saco una revista “semierotica” que consistia en chistes estupidos y fotos de tias en bolas

  • No lo puse en el artículo porque es un rumor sin confirmar, pero por ahí se comenta que el Sr. Barragán de joven fue el de las gafas de Aquellos Maravillosos Años.

  • por ahí se comenta que el Sr. Barragán de joven fue el de las gafas de Aquellos Maravillosos Años.
    asì que el sr. Barragan es Marilyn Manson?

  • ¡Me ha venido como un flash a la mente uno de los chistes de Laguna de algún programa de aquellos tiempos!
    Madrid es macho y no hembra porque tiene el Pirulí.
    Requetelol…

  • Muy grande el programa, y el artículo, con las dosis de nostalgia, mala leche y referencias a la cultura popular sabiamente equilibradas.
    El puto amo del programa era Pedro Reyes (al que mi hermano y yo adorábamos y mi madre odiaba; claro que ella tampoco supo apreciar nunca el papel de Chiquito en la sociedad contemporánea); aun recuerdo su glorioso “chiste” de los patos:
    -Vamo a matá un pato.
    -¿Cuá, cuá?
    -Po TU MIMMO, tío, TU MIMMO. Lo demá patitos, marchase, marchase. Lo demá patitos, marchase; que ete idiota va a pagá… el pato.
    Adoro el criterio de mi cerebro para retener información.

  • El caso es que hay otros “humoristas” que asocio a este programa pero no estoy seguro. Se acuerda alguien si Arévalo, Don Pío, o Félix el gato participaron en el no te rias que es peor?

  • Creo recordar que en los primeros programas los concursantes si se reían y perdían puntos. Se notaba mucho que estaba amañado y por eso creo que decidieron que fueran concursantes normales aunque no consiguieran hacerlos reir nunca.

  • Recuerdo que uno de los regalos chorras era una estufa catalitica, que nadie sabe que coños es. Tenia cosas positivas, como que no salian Los Hermanos Calatrava.

  • Yo no tragaba ese programa, pero sí recuerdo a Barragán en “La Casa por La Ventana” y el “Chí cheñó’ ‘rú'”.

  • Hombre de Dios, como toda persona de bien sabe, el sistema de las estufas catalíticas consiste en un calor por convección (80%) y por radiación (20%), garantizando una temperatura constante y homogénea en todo el ambiente y una sensación de calor inmediata.
    La combustión catalítica se realiza en el panel de la estufa a baja temperatura, tan sólo 350-400 ºC, y no se produce llama durante la combustión.
    Persona de bien: toda aquella que alguna vez se haya manoseado los genitales contemplando la portada d eun disco de Lita Ford.

  • Hay que ver, tantos programas, tantos humoristas…y lo que más nítidamente permanece en mi memoria es un chiste de Pedro Ruiz:
    -Tanto fue el cántaro a la fuente…¡¡¡que se compró un bono buuuus!!!
    Yo también pienso que este hombre fue lo más potable que salió de ese programa. En Makinavaja también sale inmenso.

  • Que pedazo de programa!!!
    En la cacharrería también tenías puntos asegurados si decías que el objeto servía de sombrero o de raqueta xDD

  • ja ja ja ,me ha gustado mucho,hacía tiempo que no me hacía tanta gracia uno de vuestros artículos pero Wally tienes unos puntazos…hasta con los comentarios me he reído,muy lógico claro :
    Sr.Barragán –> Paul Pffeifer –> Marylin Manson
    luego…el Sr.Barragán es Marylin Manson .Enorme

  • Ajofaifa: Félix el Gato sí que salía en el programa, Arévalo seguro que no, y de don Pío no sabría decirte…
    Grande el artículo, en alto me he reído en el curro…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *