Elige tu propia aventura

AVISO:¡No leas este artículo de principio a fin, como cualquier otro! En este artículo, tú decides qué rumbo debe tomar la historia. Léetelo por encima, saltando los párrafos que creas oportunos y di
luego que este artículo es de los más flojos, en la línea de los publicados últimamente, pasa de lo que se cuente aquí y ve directamente al blog a contar todos los que tú recuerdas. De
ti y sólo de ti depende que el autor se deprima al ver que ha currado en vano. ¿Quién no ha pensado decirle cuatro cosas a Neil Gaiman por el final pedorro de Buenos Presagios,

y a Terry Pratchett por permitírselo? ¿Quién no apretó los dientes de rabia ante las putadas de Milady de Winter en Los Tres Mosqueteros?¿Quién no quiso alguna vez cambiar la evaluación
final del libro de notas escolares? Sin tener que sangrar por la nariz como Ashton Kutcher ni cantar JohnnyB. Goode en el colegio de nuestros padres, hubo una época de esplendor en la que los libros nos brindaronla ocasión de elegir nuestro propio final, manejando la historia como hacen los yanquis en el cine bélico.

Aunque participar en una historia para llevar a su protagonista a buen puerto es algo socialmente reprobable (miren si
no a los jugadores de rol o videojuegos) y hubo una época gris en la que leer era sólo para empollones (y un niño con un libro se llevaba más collejas que jugando a mosca), los temerarios escritores Edward
Packard y R. A. Montgomery decidieron juntar ambos conceptos, dando a luz la famosa serie ELIGE TU PROPIA AVENTURA, inspirándose en el primer libro no-lineal y lleno de argumentos paralelos y contradictorios entre sí: la Biblia. Ya que en la Biblia, dependiendo de por dónde la abras, Dios puede ser misericordioso y perdonar todos los pecados, o bien ser un Dios furioso y castigador que manda a los pecadores a quemarse al infierno; puede ser tan justo como para liberar a un pueblo de la esclavitud con alguna ayudita sobrenatural, o tan vil y ególatra como para putear a alguien sólo para ganar una apuesta con un amiguete… Todo depende de la decisión que tomes y el orden en que leas el libro.

MECÁNICA

El modo de empleo era muy sencillo: empezabas a leer la historia como otra cualquiera, hasta el emocionante momento en que se te pedía que tomaras la primera decisión, indicándose un número de página al que debías dirigirte para seguir leyendo la historia en función a lo que hubieras elegido. En realidad, esta primera decisión de emocionante tenía poco, ya que obviamente ningún libro empezaba por
“Si saltas del coche en marcha, pasa a la página 4. Si, en cambio, prefieres tratar de desactivar el reactor nuclear con tus poderes mentales, pasa a la página 18”., sino cosas más cotidianas como “Si
das un beso a tu abuela, pasa a la página 3. Si no, pasa a la página 6”. Y, claro está, la miga de la historia no dependía de algo así.

Elsistema continuaba hasta que, en lugar de una elección, te encontrabas con la palabra FIN. En este momento, la aventura había terminado y tenías dos opciones: dejar el libro por ahí hasta que tu madre
te pidiese por vigésima vez que lo colocaras en su sitio, o bien empezar la historia de nuevo e ir eligiendo distintos caminos. Esto en teoría, claro, ya que lo que en realidad pasaba era que, si alguna elección
delicada era obsequiada con la palabra FIN (tan descorazonadora como el “Sigue Buscando” de los rasca-y-gana), volvías a la página anterior, donde habías dejado convenientemente colocadito el dedo índice, y elegías la otra opción. Si esta también era un FIN y no quedaban más opciones, comenzaba la labor de investigación retroactiva, que venía a ser que te ponías a ir patrás y mirar todas las opciones hasta encontrar una que no terminase en FIN, o al menos no en uno denigrante. Por supuesto que había un final redondo y feliz, que se encontraba en la última página y que suponía mejor sabor de boca que “Decides abandonar la casa sin explorarla, y a pesar de que tu cobardía te impide desentrañar el misterio que encierra, te sientes aliviado por alejarte de un lugar tan decididamente oscuro y peligroso.” Le faltaba decir “Pero qué asco me das, cagón miserable.”

Aunque la teoría es que el final dependía de la
sabiduría de tus decisiones, la cruda realidad
era que la mayor parte de las veces era el puro azar,
o bien conocer un poco el estilo de cada autor, el que
decidía tu final. Básicamente lo mismo que
una relación afectiva, en la que en lugar de ir
de bares con tus amigotes, decides pasar la noche en casa
de tu pareja y resulta que, lejos de acertar, tu decisión
te lleva a una interminable charla sobre que “no
le dejas espacio, llevas las cosas demasiado deprisa y
le estás agobiando”. FIN.

La historia estaba escrita en segunda persona, por lo que
a todos los efectos eras tú quien asumía
el papel protagonista, pese a que las ilustraciones desperdigadas
a lo largo de los libros solían representar a un
mozalbete alto, delgado y rubio, y no sé si alguno
de vosotros se sentía identificado, porque lo que
es yo, soy todo lo contrario. Años después,
hojeando un ejemplar de la colección de Asterix
“Alea Jacta Est!”, he comprobado que la fijación
por los protagonistas altos, delgados y rubios persiste,
al ofrecerte el juego la posibilidad de encarnar a Gudurix,
el sobrino ye-ye de Abraracurcix, aún teniendo
tantos personajes gordos o bajitos sobre los que centrar
la acción.

HISTORIAS

Aunque la mayoría de nosotros los perdimos de vista relativamente
pronto, ELIGE TU PROPIA AVENTURA llegó a
alcanzar cerca de noventa títulos de trepidante
acción e incorrectas decisiones, como intentar
desarmar a un atracador usando una esponja o descolgarse
por una fachada con una cuerda hecha de kleenex.

Recuerdo especialmente Tu Clave es Jonás,
uno de los primeros. En él, eras seleccionado por
el servicio secreto como agente especial, para luchar
con los rusos e investigar ballenas (¿?). Mientras
que todas las películas sobre el tema se resuelven
con los malos resbalándose y dándose cómicos
porrazos mientras el pequeño protagonista pone
cara de susto y ni siquiera se raspa los codos, en Tu
Clave es Jonás
hasta abrir un yogur con los
dedos o hacerlo con los dientes era una elección
de vida o muerte. Me recuerda a esos videojuegos de Spectrum
en los que cualquier cosa que tocaras, menos el suelo,
te mataba. En cambio, había veces en que si elegías
la opción más prudente, también la
cagabas y recibías tu castigo en forma de lapidario
FIN, por lo que al final elegías al buen tuntún
y esperabas a que los malos se dieran porrazos mientras
tú pasabas páginas con cara de susto. Si
la intención de Edward Packard era quitar a los
niños la ridícula idea de ser agentes secretos,
por lo menos conmigo lo logró.

Otro título esencial es OVNI 54-40, en
el que eras abducido por unos extraterrestres con la idea
de exhibirte en un zoo espacial, y raro era si conseguías
un final mejor que ese. Con suerte, podían enseñarte
a componer “Thriller” años antes que
Michael Jackson, como a Luixy Toledo. Otros
libros, como El Misterio de Chimney Rock con
su casa misteriosa, su gato fantasmal y su vieja que yo
había tapado con un cromo en la portada porque
me daba miedo, o el Expreso de los Vampiros (que
bien podría ser el metro de Madrid un domingo a
primera hora de la mañana, con su desfile de resaca),
hacían las delicias de quienes veíamos Scooby
Doo, preferíamos el Misterio de Cefa al
Cluedo y vimos Buenas Noches, Señor
Monstruo
sin tener arcadas.

Como en todas partes cuecen habas, ELIGE TU PROPIA AVENTURA
nunca quiso ser menos, deleitando a las masas con rarezas
de la talla de Prisionero de las Hormigas (y
su secuela, El Amo del Poder Maligno), El
Gran Rally
(que por alguna razón todo el
mundo recuerda como un auténtico coñazo)
y Te Conviertes en Tiburón, en el
que, a pesar del engañoso título, te convertías
en muchos otros animales, presa de una maldición
por profanar un templo; ahora que todos esos problemas
se arreglan con una demanda y un par de careos en Salsa
Rosa
, el tema de las maldiciones queda ya anticuado,
como los “ordenadores de última generación”
que salen en Juegos de Guerra.

OTRAS
COLECCIONES

Estos clásicos literarios fueron reinterpretados en sagas
como “Elige tu Propia Aventura, serie Globo Azul”,
más finos y facilitos (“para niños”,
supuestamente; como si mi padre se hubiera leído
“Tu Clave es Jonás”, no te jode), D&D:
Aventura Sin Fin
(“los negros”), con
guerreros, brujos, espadas y demás canciones de
Manowar, o más recientemente la adaptación
a este formato de las historias de R.L. Stine y
sus “Pesadillas”. Por otra parte, pequeños
entrometidos como Los Cinco o Los Tres Investigadores
también tuvieron aquí su sitio, aunque
en España su presencia fue escasa, y es que no
tenía mucho interés buscar por quincuagésima
vez “la cueva de los contrabandistas”, que parece
que es lo único que hacían los Cinco. Había
más todavía: unos basados en la serie de
TV de Dragones y Mazmorras, los de El reto de las Galaxias,
con su puntuación final según lo bien que
lo hicieras o los coñazo de Planea tu Fuga
o Indiana Jones, donde interpretabas al ayudante
de Indiana Jones. No podemos olvidarnos de otra colección
presentada por la original: La máquina del
tiempo
, que afortunadamente contaba con Dinosaurios
y Cyborgs en dos de sus títulos. El resto un coñazo.

 

Que
dilema, tener que elegir entre ser Indiana Jones,
investigar un caso que ni siquiera Holmes pudo resolver…
o irse con Los Cinco a mirar por un catalejo

También, aunque en ínfima representación, el mundo
de los tebeos se sumó a esta práctica, como
es el caso del recopilatorio Lobo’s Hits,
en el que podías decidir qué querías
que hiciese y eso te llevaba a leer una nueva historia
del macarra estelar o bien a algún final disparatado
e hilarante (y a mí que Lobo no me hace tanta gracia…).
Por otro lado, la célebre epopeya de Superlópez,
Los Petisos Carambanales, te ofrecía la posibilidad
de guiar al superhéroe catalán a través
de un montón de decisiones críticas, siendo
tú el máximo culpable en caso de mala elección
y echándotelo en cara los personajes, como en el
final en que Jaime los salva a todos y Superlópez
queda en ridículo, o cuando acaban todos haciendo
una conga y cantando “Ya se murió el burro,
que tururú”. Y si quieres un petiso, consigue
plastilina y afílate los dedos.

En lo sucesivo, fueron saliendo colecciones en las que no
sólo la decisión, sino una tirada de dados
y la consulta de una pequeña “hoja de personaje”
(cuánto daño ha hecho el rol) podía
decidir tu destino. Para empezar, tu destino ya clareaba
como alguno de los que, si ya te machacaban por leer en
los recreos, encima te viera tirar daditos mientras tanto:
del festival de collejas por bicho raro no te libraba
ni sacar dos seises. Además, no bastaba con poner
el índice y asegurarte de que al final del párrafo
elegido no ponía “Tu Aventura Ha Terminado”
antes de empezar a leerlo; al sacar un 4, lo más
común era hacer como que un dado había quedado
borracho y en realidad era un 8, justo lo que necesitabas
para matar a la rana de lengua venenosa (hacerte trampas
a ti mismo, qué forma de tocar fondo).

En este campo de dados y ficha, además de las ya mencionadas
ALEA JACTA EST! de Asterix, encontramos otras como
Advanced Dungeons & Dragons
(los que todo el mundo
llama “los azules”), en las que encarnabas a
héroes más guapos, fornidos y maduros (y
siempre eran hombres) en aventuras clásicas del
mundillo, como por ejemplo la cruzada para acabar con
Strahd Von Zarovich en “El Vampiro de Ravenloft”,
encarnar al mago Raistlin en “Reto Crucial”
o realizar el asalto a “El Reino de Pesadilla de
Baba Yaga”, cuya casa tenía patas de gallo
y bailaba para que no pudieras alcanzar la puerta de entrada.
Qué perturbador.

 


En la fiebre del librojuego con dados y ficha, si es que
alguna vez la hubo, tuvimos la oportunidad de encarnar
a superhéroes Marvel (el del Dr. Extraño
era un tostón de tomo y lomo), o a un joven aprendiz
de Santa Cla… de… Sherlock Holmes en
una saga de libros que invitaban a perderse, al contar
con ficha personalizable, dados, listado de pistas y conclusiones
y, en definitiva, todo lo que obviamente uno lleva a mano
si va leyendo en el autobús (Si tienes las pistas
K y M, pero no la J, no tienes la conclusión B
y la temperatura ambiente es menor a 10º, ve a la
página 100. Si por el contrario tienes las pistas
A, C, J y L, la conclusión N y tu color favorito
es el magenta, ve a la página 116. Pero si lo que
tienes es…etc. etc.).

Otras, como la Saga del Cruzado, encadenaban unos libros
con otros en la búsqueda de Babilonia, la cual
encontrabas en el cuarto libro, sospecho que porque no
tuvieron mucho éxito, a pesar de ser bastante divertidos
(¡un cruzado que viaja por el tiempo y el espacio!
¡y tenías un hueco en la dichosa ficha para
apuntar objetos que recogías por el camino! ¡hasta
matarratas llevé yo una vez!). También los
mencionados AD&D tuvieron su minisaga, en la
que el mago Carr Delling cogía primero un cetro,
luego una corona y luego se veía las caras con
su rival, el cuál le pedía que hablase de
Rusia y al pobre Carr no le venían más cosas
a la cabeza que “es un país maravilloso lleno
de gente maravillosa”. Pero bueno, los libro juegos
dan para un artículo propio que os prometemos para
un futuro no muy lejano.

Hoy, que hasta las Aventuras Gráficas andan en
peligro de extinción, estos libros han quedado
atrás, ganando el pulso la narrativa clásica
en forma de Harry Potter, cuyo quinto libro (la
Orden del Fénix) me acercó de nuevo al mundo
de las decisiones, planteándoseme cada veinte páginas
la posibilidad de seguir leyendo un denso mamotreto en
el que no pasa nada relevante, o bien mandarlo a hacer
gárgaras y jugar al World of Warcraft como
hace todo el mundo.

FIN
(si no te gusta este final, prueba a volver a la web y elegir otro)

28 thoughts on “Elige tu propia aventura

  • como hija unica, estos libros de “elige tu propia aventura” llegaron a mi tras haber pasado por mis queridos primos. Toda ilusionada me empezé uno “El unicornio” pinta bien la cosa (risas) total que la fuente del pueblo habia sido envenenada y habia que salvar a los campesinos y weno, para ello necesitabas el cuerno del unicornio, ok cojonudo. Segui las pisadas del unicornio, no se ni como terminé muerta en un campanario despues de que me atacara un murcielago en un campo de maiz (??)
    Lo peor, que si cogias no hacer nada, aparecia una hada buena y salvaba el poblado. Conclusión: no te esfuerces, alguien lo hará por ti. Que bonita lección nos enseñaron aquellos libros!

  • Pues yo no leí muchos libros de estos pero sí fui torturada con el “Librojuego Definitivo” (pronúnciese con voz que retumbe, por favor): un libro que tenía en cada hoja un juego basado en los libros de “elige tu propia aventura”. Es decir, yo no he leído “El Misterio de Chimney Rock” o “Prisionero de las hormigas” sino que los he jugado directamente. Lo cual era un coñazo, sobre todo porque nadie quería jugar conmigo así que yo, como buena hijaúnica-bichoraro, jugaba sola simulando distintos jugadores. Sí, muy MUY triste…
    Dios, ya me he deprimido, a ver si encuentro las páginas amarillas para buscar un psiquiatra.

  • Bravo por el artículo: no sólo divertido (muy, muy divertido), sino muy real… Me he sentido identificada más de una vez, lo reconozco, jajaja.
    Gracias por el recuerdo y enhorabuena por la página.
    Besitos para todos 😀

  • dios planea tu fuga un coñazo nooooo!!! jaja joe con lo que me gustan esos libros, que soy fans..
    Tengo unos cuantos de casi todas las colecciones se te han olvidado unos muy graciosos que creo que sacaron pocos titulos en los que tenias que coger siempre siempre tres objetos, que eran un mapa y cosas asi, que estaban dibujados en las solapas del libro (por eso eran solo tres xd)
    Muy chulo el articulo

  • Y ya que hablamos de libros, imagino que el próximo artículo literario será sobre los de “Resuelve el misterio” ¿no? Ésos sí que eran detectivescos y no los de Agatha Christie, que no te dan las pistas para descubrir al malo hasta la última página…

  • ¡La Saga del Cruzado! ¡El mejor de todos! No sólo te pasaban cosas chungas y molonas sino que incluso los dibujicos estaban chulos: en Babilonia hasta salía una jamba vestida (es un decir) de hurí del Paraíso. ¿Alguien sabe si sacaron la serie completa? ¿Alguien quiere que mate a otro alguien a cambio de ella?

  • Hombre, el de Tu Clave es Jonás no estaba tan mal. Eran mucho más frustrantes el de Superordenador (había algún final bueno?) y por supuesto el de Ovni 54-40 (creo que sólo tenía uno bueno, ése que acababas en la Isla de Pascua.)

  • Saludos
    ¿La máquina del tiempo un coñazo?
    Cuestión de opiniones.
    De todos modos estoy de acuerdo contigo en que se hacía trampa al poner que las decisiones más sensatas llevaran a la muerte (no siempre).
    Estás en la montaña congelándote. Has caído al río y debes secarte. Te metes en una cabaña o sigues andando. Creo que lo sensato está claro. Pues, como no, lo correcto era seguir andando

  • Saludos
    ¿La máquina del tiempo un coñazo?
    Cuestión de opiniones.
    De todos modos estoy de acuerdo contigo en que se hacía trampa al poner que las decisiones más sensatas llevaran a la muerte (no siempre).
    Estás en la montaña congelándote. Has caído al río y debes secarte. Te metes en una cabaña o sigues andando. Creo que lo sensato está claro. Pues, como no, lo correcto era seguir andando

  • Saludos
    ¿La máquina del tiempo un coñazo?
    Cuestión de opiniones.
    De todos modos estoy de acuerdo contigo en que se hacía trampa al poner que las decisiones más sensatas llevaran a la muerte (no siempre).
    Estás en la montaña congelándote. Has caído al río y debes secarte. Te metes en una cabaña o sigues andando. Creo que lo sensato está claro. Pues, como no, lo correcto era seguir andando

  • Recuerdo que cuando estaba en 8º en el cole (esa cosa llamada EGB…) un día descubrí que en la bilbioteca tenían casi tooooda la colección. Así que todos los martes en vez de bajar al recreo invertía esa valiosa media hora en ir a la biblioteca del cole y sacar alguno de estos libros, que luego tenía una semana para empollarme y descubrir todas las opciones posibles.
    Creo que tengo todavía alguno en mi casa de mi hermano, esta tarde echaré un ojo.

  • Me he hartao de reír!! Yo tengo 55 libros (aquí andan en la repisa más alta!) y fui un as en la técnica del dedo índice.. ojalá en la vida real se pudiera hacer eso. Pruebo este trabajo o esta otra cosa un ratito, y si no me gusta, con el índice vuelvo atrás, jajaja.
    Decir que sacaron tiempo después “elige tu propia SUPERaventura”, con el mismo formato, pero más grueso y con muchos más FIN denigrantes..
    Y recordar también, unos libros amarillos similares, llamados “Resuelve el misterio” cuyas respuestas al enigma las encontrabas poniendo el libro en un espejo, por lo que siempre acababan en el cuarto de baño, je.

  • yo tengo unos cuantos mis favoritos fueron el experso de los vamprios el trono de zeus y la tropeta del terror pero la mejor clesion de eso libros a un que ese mas similar a los juegos de rol ese magos y guerros

  • yo tengo unos cuantos mis favoritos fueron el experso de los vamprios el trono de zeus y la tropeta del terror pero la mejor clesion de eso libros a un que ese mas similar a los juegos de rol ese magos y guerros

  • A mi solo me faltan estos 9 de los 90 que componen la colección elige tu propia aventura:
    70-81-82-83-85-86-87-88-89
    si alguien puede ayudarme a conseguirlos que me lo diga, me da igual que sean en catalan que en castellano.
    gracias!!

  • Joer que recuerdos de la máquina del tiempo y dragones y mazmorras(prisionero de elderwood era mi favorito) por cierto mi héroe era Carr Delling(no era un cachas y encima le acompañaba una druidesa cañon) y hablando del asunto su enemigo era Arno(todavia odio a ese cabrón) ayudado por un demonio llamado Pazuzu(me acuerdo porque años después mirando un libro de historia de mesopotamia aparecia un demonio asirio llamado Pazuzu diosss que acojone).
    Por cierto no habeis mencionado los de Lucha Ficción ¿os acordais del Rey Saurio? tardé mes y medio en matar a ese lagarto malnacido… que tiempos :)

  • Yo tengo uno de Masters of the Universe llamado “He-Man and the Memory Stone” (está en inglés). Lo curioso es que si uno pierde en ese, no sale un mal FIN como en otros, sino que He-Man despierta en Grayskull con una venda en la cabeza, y se supone que Stratos lo rescató justo a tiempo. De ahí hay que volver al principio igual, como si He-Man saliera “de nuevo” en su viaje. Más que terminarse, era como que el juego se alargaba.

  • De los de Elige tu propia aventura, me molaban los del OVNI 54-40, El Castillo Prohibido (ibas a la Edad Media ya veces pasaban cosas fantásticas y a veces no segun le saliera de los cojones al guionista)y el de ¡Evasión! que te fugabas de unos Estados Unidos divididos en 3 estados a cual más gañan y uno de tus acompañantes era un traidor, asqueroso y miserable 100% que se veía a la legua que era el traidor.
    Otros que me molaban eran Lobo solitario que si leías los libros por orden ibas recolectando objetos que se podian usar de un libro a otro. Eso era la leche, me encantaba.
    Los de Lucha ficción.Me parecen aún hoy geniales,casi todos (La nave estelar perdida me parece un truño aún así original). Estos 3 me parecen obras de arte:
    -La bruja de las nieves aún ahora me parece un buen libro (moría hasta un acompañante tuyo y daba hasta pena, momento emotivo)
    – La isla del rey saurio era cojonudo ibas liberando enanos de las minas, y salían lagartos mutantes, que libro más genial.
    -Y para acabar Laberinto Mortal, metían a 10 concursantes en un laberinto (tipo Dungeons & Dragons) y tu uno de ellos tenías que salir. Genial.
    Estos 3 aún los tengo por casa.
    Uno rarísimo que me dejaron y tengo recuerdo de que molaba, era parecido a Lucha ficcion pero otra saga, de la época de los griegos, mitológica, muy original. ¿Alguien sabe como se llamaba?

  • qué fuerte…No recuerdo quién dijo una vez que “a todos nos han pasado las mismas cosas” y joder si es verdad. Somos una maldita generación de clones. Yo también coleccionaba estos libros y tengo un montón perfectamente cuidados y perfectamente leidos hasta la saciedad.
    Hace poco en una mudanza mi madre quiso tirarlos y me los traje a mi casa. Antes morir que ver destrozado una parte tan importante de mi pasado!!

  • DEBO ADMITIR QUE DESDE CHICA ME HAN ENCANTADO SIEMPRE RECUERDO QUE LLEGABA LA HORA DE IR A LA CAMA Y CON UNA GRAN AMIGA DEL ALMA PELEABAMOS POR CUAL IBAMOS A LEER SIEMPRE TERMINABAMOS CON DISTINTOS TOMOS PERO QUE NOCHES DE VERANO SIEMPRE SIEMPRE CON UNO DE ELLOS A NUESTRO LAADOS Y CUANDO NOS DABAMOS CUENTA SIEMPRE NOS SORPRENDIA LA MADRUGADA Y NOSOTRAS DESVELADAS O CON ALGUNA LINTERNA DEBAJO DE LAS SABANAS
     

  • ¡Joer, menudo recopilatorio del género! Yo sólo tenía un par de temática “fantasy” y media docena de “ciencia ficcción” y he de decir que me parecían horrorosos. Si no hacía trampas y utilizaba la lógica siempre acababa en los mismos finales prematuros. Sólo funcionaba la lógica inversa: utilizar un arma contra el monstruo que te atacaba solía equivaler a morir despedazado, mientras que quedarse sin hacer nada te permitía acabar la aventura rico, famoso y con la chica. Además, los continuos saltos de páginas hacían que cualquier tensión narrativa se fuera a la mier.. Lo mejor fue cuando se desencuadernaron (tenían tapas blandas muy mal encoladas), porque me resultaba más entretenido el puzzle de ordenar las páginas que leer los bodrios incoherentes que narraban. A priori la idea no era mala pero, a mis nueve años, entre leer esos engendros o a Tolkien contar como Gimli o Aragorn se habrían camino entre orcos a mandobles no había color.

  • Hola!! Excelente nota. Amaba la serie de “Elige tu Propia Aventura”!! 
     
    Justamente en mi blog escribí una historia de suspenso que sirve de homenaje a esta gran serie de libros, se llama “Encuentro hipertextual”.
     
    Te invito a leer el cuento y contarme tus impresiones.
     
    http://viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2013/05/encuentro-hipertextual-cuento.html
     
     
    También, si querés podés seguirme en:
     
    https://www.facebook.com/sivoriluciano
     
     
    Subo notas de literatura, cine, humor y cultura en general. Saludos!!
     
    Luciano

  • Una gran recopilación sobre los libros de elige tu propia aventura.

    Recientemente se ha lanzado Desvela tu Sino (http://www.desvelatusino.com). Son también historias “hipertextuales” (libros tipo elige tu propia aventura) pero orientado a un público más adulto (con ilustraciones al óleo y demás 😀 ).

    Ahora mismo tienen 6 libros, la temática actual está orientada al terror (zombies, mutantes, etc.).

    La experiencia está adaptada a las nuevas tecnologías y es posible descargar los libros en ePub 😉

    un saludo!

  • Hola chicos:

    Dada la cantidad de librojuegueros desperdigados que hemos conocido, decidimos montar un blog llamado librojuego.blogspot.com

    El caso es que la cosa ha ido bien, así que nos mudamos a http://www.librojuegos.org y a la página de Facebook “librojuegos”.

    Pretendemos ser un punto de encuentro, unas “páginas amarillas” que aúnen a toda la Comunidad para intercambiar experiencias, información, etc…
    Os esperamos encantados.

    Un saludo

  • pues yo aun tengo algunos, aunqueantes tenia varios, recuerdo a una maestra ignorante, en el colegio nos hacian leer una hora a la semana, sorprendida de que uno acabara un libro tan pronto. y es que el listillo habia cogido uno de elige tu propia aventura. cuando otro dijoque eran una mierda, por que cuando estas leyendo te hacen pasar a otra pagina pense que era tonto, a mi me gustaban, tambien tengo uno de la maquina del tiempo, el ultimo dinosaurio. no tuve ninguno mas, pero me parecio muy bien echo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *