Reyes 2006

Otro
año más, nuevos juguetes que comentar. No
sólo no me canso, sino que realizar este artículo
es uno de los momentos más divertidos del año.
Seguimos siendo unos apasionados de los catálogos
de juguetes, y de las mil sorpresas que nos proporciona
cada temporada navideña. La cosa no ha cambiado
mucho desde mi infancia: la mayoría son unos sacacuartos
que quedarán olvidados tras unos pocos días.
No obstante los seguimos esperando con ilusión.
Aquí tienen una selección de los que más
me han gustado este año.

Aquí
está Jaaack

Wilfo.

Esta especie de Hobbit cuentacuentos
no transmite otra cosa salvo desasoiego y mal rollo. Tiene
una mirada que indica que ha sido corrompido por el anillo,
o bien que se encuentra bajo el efecto de cosas malas
de las que dicen en la tele que no hay que meterse. No
hemos tenido ocasión de oir sus cuentos, pero me
imagino que debe de decir frases como "Me ha mirao
mal" o "Casi me hago a La Pitu", amén,
obviamente, de interminables historias de droga y borracheras.
La capucha que lleva le hace sospechosamente parecido
al mago ese que aparecía en portadas de Helloween
o Blind Guardian. Normal que le borraran la cara.
Por otro lado, sospecho que ese libro que lleva es la
edición en tapa dura de Watchmen o, directamente,
el Necronomicon. Yo por si acaso voy ensayando
las palabras: Klaatu Barada…. estoo….

"Mi
querer que quiten el programa de las cajas de Jesús
Vázquez, por favorl"

Furby

No podíamos dejar de hablar de nuestro muñeco
favorito de los últimos años. Vuelven los
Furbys, ahora con un nuevo aspecto. Ahora el muñeco
es más grande, más peludo y dice más
frases. Lo malo es esa pinta mofletuda y como de empanado,
que contrasta con la expresión despierta y hasta
alocada de los anteriores furbys. Yo he llegado a la conclusión
de que este furby es la evolución adulta del anterior,
que sería el adolescente, el cual venía
tras el baby furby, que era el niño. El Furby se
hace adulto, pero afortunadamente y a diferencia del joven
adulto español no prepara unas oposiciones ni escucha
a Luis Miguel. . La mayor diversión que
encierra este muñeco es quitarle las pilas y mover
la boca uno mismo. Es una gran manera de dar salida a
mis personalidades múltiples. Pruébenlo
y ya me contarán

Acabarán
pintándose carteles de películas en
las uñas

Fashion Centro de Manicura
Maria Isabel.

La popularidad de María Isabel tiene los
días contados. Así que es cuestión
de aprovechar la moda mientras se pueda y sacar unos cuartos
a los padres despistados. La primera utilidad que le vemos
es la de reproducir la voz de la auténtica M.I.,
a base a afilarse las uñas y arañar pizarras.
Pero no es su único uso. Para muchas niñas,
será una impagable herramienta de desarrollo de
sus futuras personalidades. O no me digan que no está
el mundo lleno de marujas cuyo único interés
es la pelu, las uñas y ver a la Campos.
Pues lo mismo. Un juguete que podrán disfrutar
por igual niñas, hijas de infantas o de cajeras
del super por igual. Dentro de 20 años alguien
escribirá un artículo sobre el Centro de
Manicura en una página web comentando lo cutre
que era. Pobre Raulito: de él no sacaron
nada.

La
unidad de los demócratas, que dirían
los Bruttos.

Geyperman hispanos

La gente de Geyperman ha dejado de engañarse:
sus juguetes no los compran ni un puto niño. Es
por eso que ha decidido orientar su producción
y marketing hacia un público adulto al que la marca
Geyper aún dice algo. Por ello, han decidido
seguir con su tradición de figuras realistas basadas
en cuerpos de seguridad del mundo real. Y encima de aquí,
de Epaaaaaaaaaña. El resultado: el Geyperman guardia
civil, con su tricornio, y el Legionario con su cabra
y todo. Estamos totalmente a favor: Antonio David
bien merece una figura de acción. Y Fidel,
otra. Habría que hacer el Legionario recluta (un
chaval de Jerez que se queda sobado haciendo las guardias)
y acompañarlo de la mítica galleta esa del
juego. Del Geo no decimos nada, que parecen etarras ahí,
con la cara tapada.

"¿Es
el 11850? Que si saben como se llamaba el actor
que hacía de hijo pequeño en Paso
a Paso. El rubio de las gafas, el nerd"

Walkie Talkies Tortugas Ninja.

Lo comentamos en nuestro artículo
de juguetes 80s e insistimos ahora: en esta época
de teléfonos móviles… ¿Qué
sentido tienen hoy por hoy unos walkie talkies que no
llegan ni a la habitación de tu hermano? Ninguna.
A no ser, claro, que escuches la conversación a
través del sobaco de un galápago. Conozco
la expresión esa de "Te canta el alerón",
pero esto es ridículo. Si a mi me obligaran a pasarme
todo el día así también tendría
esa cara de extreñido que tiene el pobre Raphael.

Si,
llevo un tatu muy xulo, kuando kieras kedamos y
t lo enseño, Brujita17

Tatoo Center Boys

Mi juguete favorito de este año. El niño
del anuncio ilustra perefectamente el atractivo del producto:
un polémico centro de tatuaje para hacerte el malote
o la interesante ante tus compañeros de clase.
El surtido de modelos para el tattoo es tan horripilante
como el que hay en la tienda de tu ciudad.Tribales para
ellos, rositas en la teta o en el tobillo para ellas y
letras chinas imaginarias para los dos. Ideal para futuros
camereros/as en un local de marcha nocturna, que son los
que más gustan de lucir uno de estos. Una gran
manera de ir enseñando a los chavales lo que hay
que hacer para pillar de mayor.

Eres
más raro que un gato verde.

Pc Miau.

¿Que hay más divertido que un gato? ¿Un
ordenador con forma de gato? Error: un gato jugando a
un ordenador con forma de gato. Porque esta tontuna de
cacharro está destinado a los mininos de la casa.
El mismísimo Virugato me ha dicho que se lo va
a pedir a los reyes. Las teclas anchas facilitan que puedan
ser pulsadas por sus patas. Esperemos que no le por mearse
encima del trasto. Al parecer el equipo incluye el Emule
(para bajarse el último blockbuster de hollywood
en un screener ratonero) y el Messenger (para perder
el tiempo intentando camelarte a una siniestra de Avilés),
así que tiene todo lo imprescindible par el joven
de nuestros tiempos.

El
niño de azul ya va practicando la expresión
del gorila.

Gorilla Attack.

No es el único juguete de la temporada con motivo
simiesco. No es de extrañar, dado que se suponía
que King Kong iba a ser un pelotazo, especialmente
entere los chavales. Al final ha sido un fiasco, con lo
cual imagino que la gente de Hot Wheels debería
de emparentar a este mono con Donkey Kong antes
que con el gorila de la Universal.Un mono con las
manos de Mr. Fantástico por cuyos brazos
circulan bólidos trucados a 200 por hora. Genial.
A nosotros lo que más nos llama la atención
es el texto del anuncio, en el cual nos hacen creer que
es el propio niño el que se va a convertir en un
gigantesco orangután. Para que le deje perdida
la moqueta de pelos a la madre. Atención también
al detallazo de los fabricantes, que te regalan un coche.
¡Es lo mínimo, so miserables!

Construir…
para luego destruir, que era más diver.

Tente Multimedia.

No hay nada más lamentable que ver a tu padre
intentando hacerse el moderno y enrrollado. Pues eso es
lo que pasa al Tente Multimedia, que ese adjetivo
tan desfasado y de los 90 no hace sino recordarnos que
es un juguete con sus buenos años de historia.
¿Cómo va a ser multimedia un juego de construcción?
¿Se conectan los bloques a internet? Multimedia
era la 3DO. Y así acabó. Ese denostado
adjetivo viene de la inclusión de dos Cds en el
paquete. Cds, que cosa tan antigua. Ah, y de que, según
ellos, se pueden usar las piezas incluidas en la caja
para construir diferentes cacharros. No sé ustedes,
pero yo siempre he pasado olímpicamente de lo que
decían las instrucciones y he fabricado los vehículos
que me salían de las narices.

Dominicana,
rumana, española (según los yankis)
y china. Y todos contentos.

Bratz Big Babyz

Si mucha gente ha descrito a las Bratz como "las
muñecas putas" uno no puede dejar de pensar
que estas muñecas son unas hijas de puta, con perdón.
Y así lo dejan patente, maquillándose con
tan poca discrección como sus madres. Que encantadora
combinación de top, mini y botacas. Quizá
son un poco jóvenes para llevarlas, pero es lo
que ven en casa. Fíjense también en sus
biberones de metal. Se supone que es la leche la que va
enrriquecida con el hierro, no el propio biberón.
Quizá son así para que la madre pueda utilizarlo
de arma contundente ante el acoso de algún zumbado
o los abusos de un proxeneta polaco. Encantadores los
animalitos que les acompañan, especialmente la
rana, que se parece sospechosamente a Keropi. Esperemos
que Sanrio no tome cartas en el asunto.

El
último de los Strokes no me ha molado tanto
como el anterior.

Llavero Playmobil.

Menuda promoción que se han sacado de la manga
los de Playmóbil. Estos pedazos de llaveros
con los muñecos no son, evidentemente, para los
niños, que en ocasiones no tendrán ni llaves.
No, tienen como objetivo otro público que representa
una buena parte de las ventas de la marca: los poppies.
Este año podrán comprarse su barco pirata
de Playmóbil y obtener como obsequio un
llavero que se parece sospechosamente a él y a
sus colegas. Ideal para enseñarlo antes del concierto
de La habitación roja o el hype inglés
que esté de moda en ese momento. Fijense, además,
como la forma tradicional del muñeco femenino ha
sido sustituida por una más moderna, con su coleta
y su camiseta a rayas. Como chana, tío.

 

Otro
flipao.

Tras las manos de Hulk y las de La cosa está
demostrado que este tipo de guantes aparatosos e imbéciles
hacen las delicias de los más flipados de la casa.
Aquí tienen los Puños dragones, los
favoritos de Ken y Ryu en su infancia. Para que
el chaval haga shoriukens hasta hartarse o hasta cargarse
una lámpara (suele ser lo segundo). A mí
más que a un dragón me recuerdan a un carnero
o algún bicho de esos de la selva amazónica.
Yo es que salgo poco de casa. No vaya a ser que me atraque
un tío con estos puños, que igual te tira
un rayo de fuego o algo.

Tienen miles de productos más en su catálogo
amigo. Comentarlos todos es una tarea titánica
poco apropiada para vagos como nosotros, y que, en todo
caso, tiene más gracia si lo hacen ustedes mismos
con sus colegas. Esperemos, no obstante, que si algún
niño desea alguno de estos juguetes, los reyes
se porten y se lo traigan. Y no como a mí, que
me pedí la cafetería fabricapasta y me trajeron
un sucedáneo barato que en vez de play-doh usaba
plastilina normal. Todavía me dura el trauma. Menos
mal que ese año me trajeron también un radiocassette
y pude empezar a grabar mis paridas en cinta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *