Imperio Cobra: recuerdos traicioneros

¿Qué tendrán las Cobras que molan tanto? Porque si hay un reptil cool, aparte de los dinosaurios (y Godzilla), claro, esa es la cobra. Se trata de uno de esos casos en los una palabra tiene tal sonoridad y fuerza, y evoca una imagen tan poderosa (como “Yunque” o “Singapur”), la de ese reptil majestuoso, que se hace común su uso en cientos de ámbitos. Así hemos tenido grupos como Cobra o King Kobra, la organización terrorista Cobra de GI Joe, supervillanos como El Cobra de Marvel o películas tipo Cobra, el brazo fuerte de la ley, coches, helicópteros, animes… así como interminables pandillas de barrio que se querían hacer llamar “Los Cobras”, inspirándose en Karate Kid. La mia no, la mía se llamaba La Patrulla H. Y de entre todos ellos hay una imagen de lo más poderosa que acude rápidamente a la mente del español medio cuando piensa en el fiero animal: el IMPERIO COBRA.

tiracobra

¿Suena bien, verdad? Imperio Cobra. Tiene más gancho que “Patitos Cua Cua“, desde luego. Los creativos de Cefa acertaron de pleno cuando allá por 1984, se les ocurrió la crear de este juego de tablero que, de seguro, fue el más regalado por los reyes en los años posteriores. Su apariencia lo convirtió en uno de los títulos más atractivos en el mercado, marcando un antes y después en la concepción juguetil de un país que flipaba con los Airgamboys o con El Lepe. Y eso que luego la cosa no era tanto. Un reciente estudio por parte de los científicos de la universidad de Arkham ha declarado al juego como lo que en términos matemáticos se conoce como “una ful de Estambul”. Básicamente, un hype como la copa de un pino.

Nótese la cara de resignación

El juego nos remitía a un mundo de fantasía donde se unían la magia y la tecnología, en una amalgama que nos recordaba poderosamente a Flash Gordon, Krull y las pelis italianas de bárbaros esas que tanto nos gustan (andamos buscando La espada salvaje de Krotak). La caja (¡que mentirosas son las cajas!) nos invitaba a abrirnos camino a través de inumerables peligros para conseguir acceder a lo que quedaba de una antigua y poderosa civilización de malvados hombres serpientes que tenían pinta de escuchar a Obus a volumen brutal. El propio tablero presentaba distintas regiones: desértica, selvática y ártica, cada una con sus monstruos caracteríscos (¿quién no se ha encontrado un dinosaurio en el desierto de Almería?).

Aquellos chalados con sus locos cacharros

Los jugadores contarían en su duro viaje con la ayuda de las diferentes poderes y armas, aunque los hombres cobra también tenían sus propias armas. El objetivo final: arrebatarle al gran ídolo cobra su ojo, un valiosísimo diamante con el que comprarte, no sé, todos los dvds del mundo. Vamos, que el que se lo inventó había leído muchos tebeos de El rey Kull y había flipado con Ator el Poderoso. Y me estoy mordiendo la lengua para no hacer un chiste con Tronak el Kárbaro, como siempre… no puedo… ¡LA TORTA!

Durante la partida, además de tirar dados y avanzar, entraban en juego diferentes cartas que podían afectar al desarrollo del mismo de varias maneras. Las Fuerzas mágicas solían estar a disposición del mal, y puteaban a los jugadores de diferentes formas, principalmente, mandando la nave cobra a hacerles prisioneros. Nuestros héroes contaban con la Ayuda de los Dioses. Unos dioses bastante vagos, como se nota que mandaban, porque en lugar de ir y hacer las cosas ellos mismos se limitaban a lanzar amuletos o armas, como Espadas Mágicas o Hachas de Plomo. Que ya hay que ser idiota para hacer un hacha de plomo. También estaban los típicos “Tira otra vez”, “Avanza cuatro casillas” o “Caes en la carcel”, que venía a significar la captura de los héroes por los chiquilicuatres reptantes.

El enano del Golden Axe antes de ser famoso prestó su rostro a este célebre juego.

Y ahora viene la cruda realidad, y es cuando tengo que ser sincero con todo el mundo, pues no puedo dar otra opinión salvo la que tenía por aquel entonces y tengo aún hoy: El Imperio Cobra era UNA MIERDA de juego. Aunque a muchos os encantara yo no puedo decir otra cosa, pues lo pensaba incluso de crío. Y lo es porque las reglas son inexistentes. la partida consiste únicamente en tirar un dado y mover la ficha. No existe ningún tipo de elección para el jugador salvo decidir que misión hacer (y son todas iguales), con lo cual no se diferenciaba demasiado de La Oca, salvo en que no hubo programa de Televisión. Hey, eso hubiera molado. Un programa de TV del Imperio cobra presentado por Bertín Osborne, por ejemplo, con pruebas como comer todas las figuras de chocolate de Jet Li que puedas y en el que al final ganara un viejo simpático que se parece a Super Mario. Tendría poco que ver con cobras pero molaría.

El pequeño dinosaurio no sonaría muy amenazador.

En fin, que lo que es el juego, tras unas partidas, aburría soberanamente y era normal dejarlo apartado, al margen de su atractiva imaginería. Claro que había otra opción: inventarse un reglamento propio, algo mucho más molón y que provocaba que en cada casa se jugara al juego de una manera. “No, es que en mi casa, si llevas un hacha, ganas a la serpiente también con 3” , “Nosotros ponemos un límite de tiempo y si en 30 minutos no derrotamos a la cobra ganan los malos” o “El que pierda insulta a la loca del 4º por el telefonillo”. Sería muy interesante recopilar todos los reglamentos alternativos. Como sería también muy interesante hacer un censo de fans de Chevy Chase, pero son cosas para las que no tenemos tiempo.

Multa al canto: no hay rampa para las sillas de ruedas.

Dado a pesar de todo el juego se vendió cantidad, tras un par de años se lanzó su secuela, llamada Huida del Imperio cobra II. Y digo yo, ¿qué pinta ese “II” ahí, si el primero no se llamaba Imperio Cobra? ¿Existe una primera parte de “Huida”? Porque el primero se llamaba “En busca”… En fin, esos truquillos tan 80s de hacer falsas secuelas y demás: lo importante es que se viera claramente que era IMPERIO COBRA II en la caja, y que se gestaba a una saga a la altura de la de Los guerreros del Bronx. Estaba pensando que igual podrían crear una precuela, pero claro, viendo las del Lucas, mejor que no demos ideas.

Castillo de Cobra Skull

Este producto era una continuación en toda regla, dado que retomaba la acción justo donde terminaba su antecesor, igual que Karate Kid II (DEP Pat Morita). Tras robar el gran diamante de la cobra (se lo merece por agarrá, so tacaña), la base de los malos comenzaba a derrumbarse, como hacen todas las bases cuando las quitas el objeto vital de turno o matas al jefe de los malos. Menudo mostro el arquitecto ¿no sería Bofil? Pues eso, que se cae la casa y hay que salir corriendo antes de quedar sepultado por los escombros. Las reglas eran tan “apasionantes” como las de su primera parte. Yo mismo creé un programa complejo programa informático que me permitía calcular todas las posibilidades y me aconsejaba las mejores estrategias para ganar. Creo que el código era algo así:

10 PRINT “Tira el dado”

20 GOTO 10

Lo que sí tenía cierta gracia era poder unir los dos juegos y jugarlos seguidos, aumentando la (escasa) sensación de aventura que desprendían. Y digo escasa porque básicamente era un festín de dados, en el cual igual podías jugar contra tu gato o tu pokémon y que fuera él el ganador tuviera más suerte. Y esos Squirtle suelen tener mucha suerte en el juego, según me han dicho. El caso es que daban más de lo mismo: tirar dados, coger cartas y avanzar por el tablerín hasta salir del lugar antes de que se cumpliera un tiempo X. X de incógnita, so animales, no de porno, que sino no nadie querría salir.

Lo que se gastaron en la nave lo tuvieron que ahorrar en uniformes

La novedad de esta segunda parte estaba en su tablero tridimensional desplegable, un añadido estupendo que lo hacía visualmente mucho más atractivo y que representaba el interior del palacio de los Hombres Cobra, donde imagino el bicharraco pasaba los días como el camello zumbado de Boogie Nights, en bata, hasta arriba de coca y oyendo los hits del momento. La tridimensionalidad fue algo por lo que CEFA siguió apostando en la época en otros juegos como El cetro de Yarek, en un intento de competir con los emergentes videojuegos domésticos. Seguro que más de uno reutilizó el tablero para el D&D caja roja de Dalmau.

Atención al enano de la derecha ¿El Enano Azul no es Azul?

Tras esta aventura llegó La Isla de la cobra, un título crepuscular y sin éxito que no hemoes podido rescatar para el artículo. Al fracasar éste, Cefa optó por otros juegos como Corre Yeti Corre o El Cetro de Yarek. En un alarde de caradura, recicló las reglas del Imperio en Defensores de la tierra, basado en la atroz serie de dibujos animados que protagonizaban Mandrake, Flash Gordon y El hombre enmascarado y que tuvo su difusión en los videoclubs de finales de los 90. Cualquier día de estos hablaremos de la serie, de momento, cambien a los bichejos que hoy tratamos por las tropas de Ming y estarán ante exactamente el mismo juego. Y tras esto abandonó la creación de juegos de aventuras temáticos, incapaz de competir con propuestas como el HeroQuest (o el Hero Cults de Falomir).

Más que cobras, culebras


Al Imperio Cobra hay que reconocerle la capacidad de fascinar con su temática, y de renovar el añejo panorama juguetil español trayendo influencias de géneros en boga en aquella época, como las películas de bárbaros y la ciencia ficción. El Oeste o los piratas ya no tenían ningún atractivo para los chavales y Cefa estuvo atenta para encontrar nuevas ambientaciones interesante para los chavales de los ochenta. Lo que no tiene excusa es lo de su reedición. ¿A quién va dirigido esto? Los adultos se quejarán de lo aburrido del juego y de que no conserva el arte original, y a los críos dudo mucho que les interese cuando se puede comprar un videojuego de Narnia, Harry Potter o Kiko de A tu lado. Aún así sé de buena tinta que más de uno de ustedes se lo va a comprar. Y tranquilamente, oigan: ya verán que bonito queda en la estantería con el puzzle de 1000 piezas sin empezar y el Premio planeta que les regaló la abuela que tampoco han comenzado a leer
.

83 thoughts on “Imperio Cobra: recuerdos traicioneros

  • Puedo decirte que La Isla Cobra venía a ser como coger la parte del tablero del Imperio Cobra en la que se va por mar. Vamos, era como jugar a un fragmento del juego original.

  • Ahora tengo 28 años reconozco ahora la simpleza de los juegos de CEFA pero en su momento todos y cada uno de ellos me hicieron pasar tardes interminables en compañia de mis amigos mis primos.. bendita infancia de los ochenta… Estas líneas se las quiero dedicar a mi padre que trabajo durante 24 años en CEFA.

  • El imperio cobra que yo tenía ni si quiera venía con figuritas de plástico, sino con unos cartones y unas peanas rojas para meter a la cobra y alos hombres gélidos.

  • Lo mejor del artículo es la fotogay de los King Kobra. ¿Para cuando un artículo de Mark Free, uno de los personajes más inefables de la historia del rock duro?

  • me he quedao pillao. Corre yeti corre, dios mio, habia una papeleria en mi barrio en el que tenian algunos juegos con titulos bizarros, como ese, y uno bélico con el inexplicable nombre de “El ojo negro”. Se tiraron 20 años en el escaparate acumulando polvo y perdiendo el color.

  • jaja Corre yeti corre, La mansion embrujada, el cristal encantado, dracula, Alerta roja y mi favorito: El imperio cobra son todos juegos que marcaron nuestra historia, tuve todos menos este ultimo que lo tenia mi primo, creo que por el echo de no tenerlo se convirtio en mi Cefa favorito

  • Grandes juegos los juegos Cefa!!! Ahora tengo 31 años y estoy intentando juntarlos todos, Drácula, El Fantasma de la Ópera, Misterio, Morgue, Franki, El cetro de Yarek…
    De las aventuras cobra tengo: El imperio Cobra 1 y 2 y la tercera parte, Isla Cobra. Sacaron incluso puzzles de dados llamados “Héroes cobra”. La verdad es que eran básicos, pero estaban muy bien para la época.
    El corre Yeti Corre, mataría por pillarlo, pero hoy en día debe ser imposible conseguirlo :(

  • Joer. Yo este juego lo vivi de pequeño intensamente. Mis 2 hermanas mayore me engañaban constantemente con reglas que se inventaban sobre la marcha, como que la si la CObra miraba a tu ficha volvías a empezar desde el principio. Anda que no me costó años ( y disgustos) enterarme de todas las trampas a las que fui sometido. No obstante, ahora me doy cuenta que sin todas las reglas falsas el juego hubiera sido un peñazo absoluto.

  • Te voy a dar dos motivos por el cual me compre la nueva edicion(aunque me gustaba mas la estetica original), primero que no se donde fue a parar en una mudanza hace como 15 años y el mas importante, los niños se aburren a veces de tanto videojuego y el tablero es algo “novedoso” y les fascina 😉

  • dios, DIOOS
    que recuerdos jajajaj yo lo tube pero venia con varios juegos mas y si, mis amigos y yo tambien inventabamos las reglas puesto q nos faltaban fixas y no entendiamos nada jajajaja. la segunda edicion solo la vi no la jugue pero vamos…tenia el mismo aspecto XD
    un saludo y genial el articulo

  • Pues es cierto que el desarrollo del juego era más simple que el mecanismo de un botijo. Pero debió funcionar, porque me pasé horas y horas jugando con mi hermano. A este juego y al ‘Alerta Roja’, que era bastante más aburrido. CEFA y mi infancia son conceptos asociados. Aún conservo los juegos, incluido la joya de la corona, ‘El Palé’, que para mi gusto le daba mil vueltas al Monopoly.
    Saludos.

  • Hola a tod@s,
    Mi chico es un absoluto aficionado a este juego y hace meses que trato de conseguir la versión antigua de la primera versión (está a la venta una actualizada). Compro vuestro juego por un precio a negociar. No importa que esté muy usado. Por favor, interesados, escribid a lemurcillo_alegre@yahoo.es
    ¡¡Gracias!!
    P.D. Si sabéis alguna otra manera de conseguirlo, también lo agradeceré.

  • Tengo 33 años y poseo una colección bastante completa de juegos CEFA con los que aún disfruto en las tardes y noches de verano con mis sobrinillos y espero que más adelante con mis hijos. Para mi casi todos tienen su gracia, en la variedad está el gusto y creo que todavía merece la pena salir de la rutia y jugar una partida combinada Imperio Cobra I y II, resolver las claves del Misterio o enrriquecerte comprando las islas del Mediterráneo en La Ruta del Tesoro.
    Saludos.

  • Pues sí, el Imperio Cobra siempre ha pecado de simplon, mi prima mayor lo tenia y mi hermana y yo siempre nos teniamos q enfretar a la puta cobra xDDD (yo tendria como unos 2 años), lo way del juego era inventarse las reglas,xq si no……diox…xDDDD
    Al no tenerlo, cuando vi q lo reeditaban me lo compre (x 10 leuros) y ahora con las reglas somos mas puteantes y terminar una partida borraxos es toda una proeza xDDDDDDDD

  • A mí me lo regalaron creo que por reyes y me encantaba, era sin duda mi juego de mesa favorito. Supongo que es que soy muy simplón, pero sobre todo los dibujitos del tablero me parecían alucinantes. Y me encantaba también el Misterio de Cefa. Por cierto que la Cobra de plástico acabó de adorno en mi habitación… qué tiempos aquellos.

    • Eso mismo…Los dibujos. No se por qué pero la nave/zepelín o lo que coño fuera aquello me traía loco. Supongo que la gracia en mi caso era también que lo jugaba en casa de mis primos, así que simple o no simple, el hecho de la visita y tal lo convertía en parte de algo interesante.

  • Lo de que si la cobra te miraba mientas avanzabas por los pasillos, creo que es así, te mandaban de vuelta a casa, pero para cualquier jugador.
    Es cierto que se volvía aburrido, pero para eso tenemos imaginación chicos…
    en mi caso, llevaba a los hombres cobra a por las fichas a sus islas, y se entablaba combate. O la cobra, que visitaba a los jugadores con sus cartas de desastres naturales y les buscaba para atraparlos al caer en la misma casilla.
    Si alguien quiere recuperar uno de estos juegos, que intente localizar uno, y lo fotocopie, luego se pega en carton. Yo lo estaba haciendo con la ruta cuando vi con sorpresa que salio a la venta de nuevo.

  • jejejej yo todavía tengo el Imperio Cobra en la casa del pueblo de mis abuelos. Allí, guardado desde hace décadas, esperando, ….
    ¿Se paga bien una edición original en más o menos buen estado? 😉

    • Los juegos de Cefa suelen cotizar entre 30 y 40€, segun estado, caja grande o pequeña…Ahora que anuncian reedicion del Imperio Cobra ya no se si bajará de ese rango…

  • Pues menuda sorpresa me lleve el otro día al abrir la caja del Dagon de Cefa y me encontré los restos de mi pobre imperio cobra, el tablero, algunas cartas y poco mas, me entro nostalgia intentando recordar cual seria la ultima partida que se había jugado con el y me decidí a intentar restaurarlo, busque y encontré los escaneados por inet,  tire de impresora láser ,  tubo de pegamento y paciencia, y justo acabo de terminar de restaurar el juego jaja que recuerdos, el articulo es muy bueno aunque un poco duro con el juego, esta claro que no tiene la complejidad de un juego de rol,  pero en mi opinión supieron combinar una mecánica sencilla con una rica ambientación y el resultado es que a todos nos encantaba jugar con el y ha dejado en nosotros una huella imborrable. Un saludo XD

  • Alguien podria decirme como se llama un juego creo que de CEFA que creo que se titulava LA CASA DEL TERROR,que el tablero era bisualmente visto desde arriba como una especie de castillo, se veian las habitaciones dese arriba, i se iva de unas habitaciones a otras con unas escaleras dibujadas en el,y tenia unas cartas de monstruos… las fichas eran unos simples muñecos de colores… la verdad que el juego no era mio, era de mi vecino y apenas lo recuerdo pero siempre me encantaba jugar con el… creo que seria en el año 85 mas o menos…. agradeceria mucho algo de alluda. un saludo a todos y muchas gracias por leerme.

  • UUUfff!!Que tardes he pasado jugando al imperio cobra y que de colegueo… es cierto que es simple… pero tambien hay que tener en cuenta que estaba orientado a niños pequeños… para los mayores estaba el monopoly o yo recuerdo a mi prima en la piscina con el master mind … vamos yo jugaba con 8 años mas o menos

  • Miguele pero creo que tanto heroquest y la cruzada estelar fueron posteriores, además de para publico un poco mas “mayor” yo ahora tengo el DESCENT ¿A que jugáis vosotros?

  • Gracias por hacernos recordar este juego icono de los ochenta. Para mi era y seguirá siendo uno de los juegos que mejores momentos me hizo pasar en mi infancia. Poseo una colección bastante amplia de juegos cefa de la época incluyendo algunos difíciles de encontrar hoy en día en buen estado como el Marco Polo, Lepanto o Sinaí. Como algunos habéis comentado creo que a pesar de su simpleza todos estos juegos tienen su gracia y sobre todo para los nostálgicos de esa época como yo, tienen algo entrañable y todavía se puede disfrutar de ellos en alguna tarde de verano o cuando vienen niños a casa que literalmente se quedan embobados viendo la cobra, las cartas o con el barco del cetro de Yarek. En general jugaba con las reglas estándar menos en el caso del Lepanto en que me las inventé porque de niño no pillé ni papa de las que venían con el juego y con las inventadas echamos muy buenos ratos y llegó a ser el juego al que más jugaba. Por cierto había un juego donde obligatoriamente había que inventarse las reglas que era el de la Calle Morgue y que nunca fue de mis favoritos. Saludos.

  • Tu blasfemia a veces no conoce limites… estaba pensando criticarlo sin leermelo como mandan los canones… pero como suelen ser bastante cachondos estos escritos no puedo resistirme!!

  • el juego en si puede que no sea para tirar cohetes, ( aunque yo opino que es la polla de un gorila de la isla calavera).Capaz de reunir a cuatro kolegas en una mesa y el concept art y los dibujos de cartas es un punto fuerte a valorar. Yo me sentia como un autentico macho con un juego para adultos entre las manos a mis 9 añicos con la caja de este juego entre mis manos. Cefa tiene su sitio en el cielo ganado, sobre todo ahora que todo es Disney y super ” CASUAL TODAS LAS EDADES”

  • totalmente de acuerdo en todo. yo lo recuerdo con mucho cariño de pequeño por su estetica, solo espero tener aun la caja en mediocre estado para venderla si tiene algun valor. Magnifico el final del articulo, muy cierto lo del puzzle y el premio planeta jajaja. Añado el Superpoly a esa estanteria.

  • Jajajaja. Supongo que este artículo lo vuelves a destacar por la noticia de la reedición del juego del Imperio Cobra. De pequeño a mí me molaba por la estética y todo eso, pero seguro que si juego ahora me parecería un pufo. Prefiero dejar el grato recuerdo de la infancia…

  • Fue en tu pagina (10 años han pasado?? Argh) donde por primera vez me plantee que mis recuerdos de este juego eran falsisimos y que si, claramente era un coñazo, casi como el juego de la oca xD. Venia de ese lugar donde ese tipo de cosas eran buenas si o si, y me diste en toda la cara con la realidad. Mereció la pena 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *