Podcast 49 – ¡Restaurantes chinos!

 

¡Lollito plimavela, sí! En el nuevo podcast de Virucom nos dedicamos a hablar del restaurante chino de tu barrio y sus múltiples platos. Examinamos a tope los clásicos como el cerdo agridulce, el pan chino y el pollo con almendras… pero también nos asomamos a LO DESCONOCIDO.

El Superagente 86, Mrs Hardita y yo mismo nos adentramos en los platos ignotos, repasando las 100 propuestas de un folleto que apareció en nuestro buzón. ¿Alguien ha pedido alguna vez el arroz especial? ¿Y las costillas de cerdo? 

 

 

De paso, contamos algunas cosillas sobre la cultura china y el origen de algunos platos. Y, como siempre, desfasamos a tope y acabamos haciendo nuestras típicas coñas sobre juegos de rol, tebeos y fantasía. Aquí somos así. 

La próxima vez que veáis que aparece un folleto en vuestro buzón, esperad un poco antes de hacer vuestro pedido. Recordad este maravilloso podcast y arriesgaos a pedir algo nuevo. Arriesgaos a VIVIR. 

¡Que disfrutéis del programa! Y compartid con nosotros vuestros conocimientos y experiencias comiendo en estos restaurantes. 

65 thoughts on “Podcast 49 – ¡Restaurantes chinos!

  • La verdad que yo siempre he sido mu clásico y me mostraba reticente después del empacho aquel de Pato a la Piña pero una vez me recomendaron un plato de nosequé a la tahilandesa y estaba de muerte. Hay que probar otras cosas de vez en cuando. Un abrazo.

    • Claro que sí. Ni siquiera los platos clásicos son iguales en todos los lados… En Móstoles había un restaurante que hacía un pato laqueado estupendo.

  • Joder, es como si esos tapers salieran del restaurante chino de al lado de mi casa.
    La verdad es que yo soy un tanto clásico a la hora de pedir y trato de no perderme nunca el pato a la naranja. Esa gelatina extraña que lo baña me fascina.
    Algo de fideos o tallarines siempre caen, también, a menudo los que van con gambas. La ensalada de la casa con ese aliño agridulce también ha acompañado, a veces, la mesa. El pan al vapor relleno de lomo con verduras también puede aparecer de vez en cuando y, sobretodo, el pringoso pan chino para rebañar la gelatina del tuper de pato a la naranja.
    Un buen Almax y a la cama.

  • Si me lo subiría a Ivoox, yo lo escucharíe de camino al trabajo. No es que sea yo muy fan de que ganen dinero por la jeta, pero con este player no puedo 🙁

  • El otro día en el gran muralla de mi pueblo (Molina de Segura Murcia) me quede bastante loco, hacía tiempo que no iba y oh sorpresa, la chinita hija del dueño, años antes objeto de risitas ahora con 18 años digievolucionada en una doble de ASA AKIRA. Cada vez que traía la jarra de tinto de verano se podía cortar la tensión

  • Escuchado! Aunque yo nunca he sido mucho de comer chino, el pollo al limón y con almendras hay que reconocer que están muy buenos… aunque yo soy de los nazis que acaban pidiendo un arroz tres delicias para ellos solos (aunque tampoco he sabido nunca cuales eran las delicias) 🙂

  • ¡El Superagente 86 es mi héroe! Dígale que cuando importe la serie “Primo Tomato” y tenga un puesto en RTVE le necesito para el doblaje. Qué bonitos los restaurantes chinos. Los buenos son los que parecen casa china antigua, con sus carteles decorados como si fueran un tejado. Mi tío me decía que en el chino de al lado de casa cuando entrabas te arrancaban las uñas. Imagínese lo que yo me imaginaba con 4 años, que sería ahí dentro un sitio oscuro de película con hinos en plan Ibáñez. Además, como todo buen chino (los buenos, no esas mariconadas de chinos con decoración moderna) no se veía desde fuera qué había dentro, era una puerta de éstas con cortina y sin ventanas. Luego hay otro chino en mi barrio que mí tío dice que son los del cuartel de la mafia, porque lleva años, la tira de años y no se ve a nadie entrar. Es de los chinos como es debido, tiene ventanas pero son ventanas con rejas rojas. Así, sí. Eso es lo que mola.

  • Yo trabaja en una empresa de congelados que cedía congeladores a restaurantes, entre ellos algunos chinos.
    Cuando dejaban de ser clientes les recogiamos el/los congeladores.
    De las veces que más cucarachas he visto ha sido al levantar una nevera de uno de estos restaurantes.
    También he visto como tienen los patos fritos colgados de cualquier parte bien cerquita del suelo.

    • joder, que miedo. Claro que son restaurantes que, muchas veces, lleva gente que ni es cocinera, ni les gusta, ni tienen prácticas higiénicas ni na. Simplemente quieren salir de China y montar un negocio.

  • A mí me hizo gracia encontrarme una carta en la que incluían “pollo con orejas negras”, la explicación: por la seta que se llama oreja de madera, o seta negra china, pero claro, fundieron el nombre de aquella manera…y yo al leer aquello, visualizaba a un pollo guarro, descuidao y mutante (con orejas..) con cara como de Bernardo Cortés, lo menos… pero vamos, que no estaba mal, dentro de que no me gustan mucho las setas, esta es bastante sabrosa.

  • Yo curré con una persona que tampoco disfrutaba de la comida, comía por no morir de desnutrición básicamente. Yo la hubiera liberado de esta penitencia en vida asfixiándola con una almohada, pero creo que es ilegal…
    Admito que me gusta la comida china pero en su justa medida, le cojo asco rápido a la comida demasiado grasienta. Pero lo mejor de pedir chino siempre será quedarse con esos tuppers estancos que aguantan hasta una guerra nu-ce-lar.

  • Ojito con las costillas. En Madrid solía pedir chino a uno que había en Batán y por alguna razón, en lugar de las costillas rojizas agridulces, el tipo las hacía fritas con sal y pimienta. SU PER FAN.

  • Que alegría ver un nuevo virupodcast, y de restaurantes chinos ni más ni menos!

    Hay que meter al Superagente en más podcasts porque me lo paso pipa escuchándole.

  • Yo estuve en una comunión que se celebró en un restaurante chino!!!
    Eran los 80 cuando era toda una novedad y parecía algo de mucha categoría. Luego la decoración fue para verla cuando los chinos dijeron que ellos decoraban el restaurante y preguntaron que qué era una comunión y pusieron cuadros de cristo crucificado.
    hay fotos de eso!

  • Me ha encantado el podcast. Me parto con el Superagente y Hardita. He echado en falta que hablaseis de los “chinos, chinos”. Durante una época modernos, cuñaos y pretenciosos presumían de ir a chinos que ofrecían “la auténtica comida china”. Normalmente lo que pasaba era que no tenían carta en español y ya está, pero alimentó la fantasía de ser cosmopolita a mucha gente durante varios años.

    Un saludo Viru.

    • Yo creo que hubo una “explosión” de restaurantes chinos a finales de los 90 / principios de los 00s, que es cuando empezó a llegar la inmigración china de forma más acusada. A partir de esto, tuvo que llegar el rollo de “el chino chino”, en teoría, al que iban los chinos. Aunque nunca se les veía. Pero ojo, que alguno hay por ahí!

  • Hola Viru,

    Una pregunta de alguien muy vago. ¿tienes planeado subirlo a Ivox? Es más, ¿tienes planeado tener un rss exclusivo para los podcast?.

    Yo en particular uso la APP BeyondPod que automáticamente te descarga nuevos podcasts y es super comodo (lo uso para campamente krypton). En su defecto y casi exclusivamente tu podcast uso ivox, aunque me parece un programa un poco cutre.

    Si no puede ser me bajaré el mp3 como en los tiempos arcaicos.

    Por cierto, enhorabuena y gracias aunque aun no me lo he escuchado

    • Ryoppei, el Ivoox no me vuelve muy loco. Miraré que puede hacer.
      De todas formas, subo unos tres podcasts al año, tampoco es tanto pedir, ¿verdad? 😉

  • En Bilbao había un chino de lujo. Era muy grande y muy decorado. Los camareros eran españoles y el único chino era eldueño que gustaba de pasearse por las mesas prar preguntar si estaba todo bien y regalar alguna moneda de “oro”. Yo todavía guardo alguna de esas monedas con cariño ( que en realidad son como medallas olímpicas

    • Si era el chino de la calle Elcano fue declarado el mejor de Europa en los ochenta, una maravilla, me inicié allí y pedía sopa de aleta de tiburón, también de nido de golondrina, siempre que había algo que celebrar pedía ir al chino. Como platos curiosos una cesta hecha de patatas fritas con las bolitas de pollo dentro, fideos con ternera picante que al verter la salsa encima hirviendo se cocinaban ante la vista, el pato Pekín, arroz a los ocho tesoros, familia feliz, pinchitos con salsa mongano (los he buscado toda la vida fuera de Bilbao) que sería como de cacahuete … Siempre me ha gustado pedir fuera de carta y lo más raro que viniera en el menú. He ido a los supermercados asiáticos en busca de los ingredientes originales para replicar los platos. Consigo hacer la salsa blanca de la ensalada igual jajaja la salsa agridulce es un secreto guardado con más celo que la fórmula de la coca cola, la industrial nunca es igual. Mi comida favorita cuando era pequeña era el chino, hubiera molado lo de la comunión ahí.

      • Y también tenian ancas de rana. Recuerdo que las probé allí por primera vez. Y la cesta de patata fritas era lo mas. Aunque nunca les perdonaré a los chinos españoles que en ninguno te pusieran las cajitas de carton de comida china que se veían en las series americanas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *