Tendencias Callejeras

giliglifico7.jpg

¿Recuerdan los giliglíficos? ¡Han vuelto para quedarse!
Repaso a lo que se puede ver por las calles de Madrid (sin necesidad de que sea bajo la luz de la luna ni de Cascorro a Chamberí):
Estatuas Vivientes. No entiendo exactamente el mérito de esta gente. Se supone que les tienes que pagar por estar quietos, cuando a diez metros hay una banda completa tocando “Te Espero Juana en el Café”, con sección de vientos, cuerda y percusión, así que deben de ser una especie de funcionarios de la mendicidad. Antes la gracia estaba en que les echabas una moneda y se movían, pero ahora ya ni eso. Hieráticos se quedan los muy cabrones, y tú con una moneda menos.
Lo peor… Aparte de ese maquillaje terroso que te mata de grima, es que cuando se cansan se marcan una paradita para recoger el dinero y fumarse un pito. Ver a un vaquero de bronce fumándose un cigarro echa por tierra todo el montaje, por muy Marlboro que sea.
Abrazos Gratis. Esta parece la iniciativa de una candidata a Miss España, con esa obsesión de llevar la paz al mundo que tienen todas. Ya saben, se les acerca alguien con un cartelito lleno de dibujitos de sonrisas y flores (y porque está hecho a mano, que si no estaría escrito con Comic Sans MS) y se supone que uno saca la bondad que lleva dentro y le da un abrazo porque sí. ¡Lo cojonudo es que especifiquen que son gratis! Pues sí, es que cobrar por una falsa muestra de afecto tiene otro nombre, mucho más sonoro.
Lo peor… No sé en el resto de países, pero en España todo pasa por el tamiz de los ladrones y estafadores. Por no hablar del buenrollismo porculero y la tendencia a arrimar cebolleta, que eso es hasta respetable. A ver cuánto tardan, si no lo han hecho ya, los carteristas en utilizar el truquito para limpiar bolsillos a los incautos que se dejen abrazar.
Mecheritos y llaveros. Viene un señor con cara de palo – este no da abrazos gratis -, te pone una o dos chorradas de bazar encima de la mesa y, como seas extranjero, me imagino que flipas porque no entiendes qué pasa. Se supone que si quieres comprarlo, te lo guardas y dejas dinero en su lugar. ¿Pero cuál es el precio? ¿Cincuenta céntimos? ¿Un euro? ¿Te hará el tío devolverle el mechero del atleti si considera que le has dejado demasiado poco? ¿Hay posibilidad de pedir que te saque otros modelos de llavero si no te gusta el que te ha dejado?
Lo peor… Ni siquiera te dan la oportunidad de decirle “lo siento, no llevo suelto”, una mentira que reconforta tanto como el “estamos realizando trabajos de mejora en el sistema” que te dicen en atención al cliente de MoviStar cuando tienen una avería.
Los Sinceros. Desde que se estilan los monólogos, triunfa una corriente de pensamiento “Es gracioso, porque es verdad”. A esta se han sumado algunos mendigos, que piden limosna con (supuestos) tronchantes carteles en los que revelan sus intenciones: para alcohol, para drogas, para el concierto de Melendi, etc. A la gente le parece una iniciativa tan simpática que… no, bueno, en realidad pasan de ellos como de comer mierda, quieran para lo que quieran el dinero. Una cosa es ser buenrollista y otra tener que aflojar la mosca, que eso ya cuesta más. Que a los proletarios nos cuesta mucho ganarnos los cuartos, por la gloria de Ska-P.
Lo peor… Son unos embusteros, los muy cabrones. En realidad quieren el dinero para comprar comida. No se dejen embaucar por ellos.
Tenderete Chino. Empezaron vendiendo perros saltimbanquis, después rosas de plástico, luego objetos de fantasía, más tarde se hicieron con el control de los bazares y tiendas de ultramarinos… ¡Y ahora ocupan cada esquina de los barrios clave! Es fácil verlos con su modesto puesto ambulante en cuanto salgas de un bar con cuatro copas encima, aprovechándose del estado etílico de los transeúntes, ofreciéndoles bocadillos o golosinas con los que taponar el agujero que el alcohol hace en el estómago, o echando más leña al fuego con latas de cerveza.
Lo peor… La única forma de caer más bajo que beber alcohol en la puta calle es COMPRARLO en la puta calle. Los chinos es que fomentan nuestros peores instintos.
Los Niñatos-Orquesta. Sí, los peores temores se confirman: hay algo peor que esos tarados mentales que van con las ventanillas bajadas atronando al mundo con su pseudomúsica, y mucho peor que el grupito de calorros que se afincan debajo de tu ventana a dar palmas y cantar con esa voz flemosa tipo Niña Pastori. La moda de reproducir mp3 por el altavoz del móvil y que todo el autobús, metro o cola del cine pueda oír tu mierda de música o tus vídeos haciendo el mongolo con esos amigos que tienes.
Lo peor… Pensar que muchos de esos payasos serán nuestros médicos cuando seamos viejos, en cuanto no haya más supermercados o almacenes en los que emplearlos. Qué futuro nos espera, madre del amor hermoso.
Si en sus poblaciones o ciudades han observado otras tendencias o creen que me he dejado alguna relevante, no duden en usar los comentarios. Por mi parte, intentaré actualizar más a menudo, que últimamente estoy hasta las cejas.
(¿La solución al giliglífico? Muy sencilla: J.K. Rowling, autora de Harry Potter)

40 thoughts on “Tendencias Callejeras

  • Te has dejado a las viejas molestosas… Siempre están ahí. Si tienes prisa moverán su masa corporal hacia el lugar por donde pretendías adelantarlas. Prefieren ir en grupos de 2 o 3, y si es por calles pequeñitas mejor, más fácil de colapsar… Eso sí, en cuanto se meten al metro mutan, se convierten en corredoras de los 2 metros lisos asta el asiento libre. Y si no está vacío y tu vienes del curro con cara de muerto, o de clase con mi bultos, mejor, te echarán en cara lo viejecitas que son y tu falta de decencia por no dejarlas descansar de su intenso día de no hacer nada ¬¬.
    Espero que si llegado el momento me encuentro en la misma situación, alguien tenga la amabilidad de pegarme un tiro.

  • Me falta un grupo.
    Mendigos con compañía. Se sientan en el suelo, ocupan media acera y están rodeados de perros (aunque a veces son gatos, ratoncitos de esos blancos -o ratas- o hurones). También piden limosna y usan a los animales para dar penilla y que les den más. La verdad es que a mí me dan muchísima pena los chuchos, sobre todo cuando son cachorrillos, está haciendo un frío del carajo y están en el suelo de la calle: me jode que los tengan en plan reclamo pasando frío.
    Sí, vale, que también está el mendigo y seguro que pasa más frío que los bichos, no digo que no, pero… pobreticos…

  • Yo espero que el gobierno aprueba los abrazos cobrados, porque no se puede permitir que los ciudadanos no puedan elegir que tipo de abrazos quieren.

  • Lo cierto es que no siento especial odio por ninguna de las tendencias callejeras que has enumerado… hasta que he llegado a los Niñatos Orquesta. ¡BWWWWAAAAAAAAARGHH!! ¡¡MATAAAAAAAAAARRRR!!!

  • En mi ciudad los medigos no son tan divertidos… alguno grita un poco, pero vamos, lo normal.
    Siempre he pensado que chulo de mendigos debe ser un trabajo agradecido.
    Creo que esta clase de comportamientos se dan mas en las grandes urbes (+ de 500.000 hab)

  • xDDD no es raullion, es rauling del banco ING ya sabes “tu banco y cada dia el de mas gente”
    Cuanta razon con las viejas molestosas esas si que son un hueso y no el fisichella a la hora de adelantarlas, es increible como una vieja de apenas metro veinte de altura y una aceleración de metro/minuto sea capaz de colapsar una acera entera!
    Lo de los abrazos parece que por aqui en Barcelona aun no ha llegado, creo que no quedamos clavados con el movimiento perroflautismo/piesnegro/punkiconflautaydilatacionesdandoporsako en fin todo llegara.

  • Las rumanas que van vestidas como si de la guerra sovieticoafgana se tratara. Y te van enseñando un cartel que pone Asociación de sordomudos de noseque. Donativo. Yo tonto de mi no solo escribi mis datos y perdi 3 pavos sino que antes de eso me dijo Gracias (a lo mejor son sordomudosninjarumanos y se comunicaron conmigo por telepatia). Luego tengo en el barrio a 3 o 4 viejas forradas de pasta que me han pedido 14 veces. Una va en el metro agachadisima que casi no se la ve y pone voz de rumana. SIÑIori siñiora pirfavore …. vive en el bloque de un amigo mio y me ha dicho que tiene mas oro que Mr. T
    Otra viejuna me pide para el autbus porque no tiene dinero. Uno que es buena persona se lo da. Y al dia siguiente me pide de nuevo y le contesto Sra. Ya le pague el billete ayer y tras un escueto uiesverdadadiosmevoyadarunxompo se fue. Meses despues repite la jugada y le dije, señora porque trata ud. de engañarme cuando me ha pedido varias veces dinero para el autobus y esta claro que no es para eso. Ella respondio que era una promesa y se fue. La siguiente vez que la vea la preguntare que promesa es.
    Otro especimen asqueroso que se ve en las calles es grupos de makokis. Se dedican a mirar mal, poner pose de soy superchungo y hablar a voces y hacer el cateto para llamar la atención y que les miren. Un individuo de estos medio-cani medio -bakala pero subnormal del todo se dedicaba este verano a estar con la cheviñon en la mano, descamisao, con la gorra mal calada apuntando con la visera al cielo, sentado en una valla, oyendo música por el movil y escupiendo y fumando sin cesar. Nunca se metio conmigo pero daba asco y siempre ponía cara de ser Marion Cupreti el brazo subnor de la ley. Un día a la que paso por delante veo a dos municipales echandole la bronca por su actitud y el tio tratando de hacerse el duro. Cuando les gritaba los otros gritaban más y se cagaba del todo. Le hicieron ponerse la camiseta, sentarse como una persona, colocarse (un poco) la gorra y dejar de escupir. Le sermonearon a base de bien y el otro seguía que me revuelvo pero me callo. Que me levanto y me siento.
    Por una vez me senti feliz de pagar impuestos y senti que la policia ayudaba al ciudadano. Aplique ud. la misma solución a todos los elementos antes citados. Sería un mundo más represivo y más educado y civico.
    Saludos wally, tan grande como siempre

  • Yo añadiría a los rumanos palizas que pretenden limpiar el parabrisas del coche, y que lo único que hacen es extender la mierda a confines desconocidos

  • Yo querria añadir un pedacito de experiencia a tan generosa compilación que aqui detalla usted:
    El de moda. Es un ser amorfo, indefinido. Cambia con el tiempo de vestuario, de estilo, incluso de manera de andar. Lamentablemente, suponemos que su formación como persona es tan variable como su armario o sus gustos musicales, por lo que creemos que no será capaz de definirse como ente cuando “crezca”. Nótese la capacidad para mirar con desprecio a aquel que no le importa en demasia su manera de vestir.

  • “Se tapizan sillas, sillones, mesillas, descalzadoras y toda clase de muebles que tengan en mal estado…” ese soniquete los domingos por la mañana lo agradecemos muchísimo en mi casa. AAAAAAAAAh!

  • Eso lo oigo yo a menudo, sí, y me plantea la duda: ¿Tendrá alguien una descalzadora? Y de ser así, ¿Por qué gastarse dinero en tapizarla?

  • Antes, cuando iba más en metro, había un anchova que se subía en la línea 2 y decía “Acabo de salir de la cárcel, necesito que me den algo de dinero para comprarme un bocadillo y un billete de autobús para volver a mi pueblo. Gracias.” Todos los días que cogía esa línea el muchacho salía de la Carabanchel. Menos mal que ya han cerrado esa penitenciaría. Si no el tío lo mismo seguía con la misma canción

  • A mi también me robaron los putos sordomudos esos, menos mal que la mayoría ya les conocemos e incluso hay gente que les increpa, son sólo comparables en el odio que despiertan a los canis con su móvil a todo volumen, el otro dia sufrí un viaje en bus de una hora entre musica marroquí y remember sessions las dos a toda ostia que los cabrones encima se picaban, aún me estoy reponiendo

  • “Pensar que muchos de esos payasos serán nuestros médicos cuando seamos viejos, en cuanto no haya más supermercados o almacenes en los que emplearlos. Qué futuro nos espera, madre del amor hermoso.”
    Ya quisiéramos. El 99% de esos elementos acabarán en cualquier frenopático con el cerebro cocido por las pastillas.
    (Ejem, sí, tengo un día muy malo…más o menos, como el resto)

  • A mi también me poner de los nervios los dichosos rumanos que te asaltan con sus trapos de fregar en los semáforos. Yo es ver uno y acelerar lo máximo que pueda para sortear el semáforo o hacerme el remolón para colocarme lo más atrás de la fila que pueda.
    Aunque he de reconocer que una vez no se que potingue me echaron en el parabrisas que me lo dejaron impecable, ni un restregón ni nada.

  • No olvidemos a los Punkies que pretenden vivir a base de lanzar palos en llamas al aire y caérseles en la cabeza. La gente les tira dinero por que suelen amenazarte con practicar malabarismo abrazado (Gratis) a ti y eso de del Human Torch solo gusta a los Marvelmaníacos.
    Un Saludo

  • Los niñatos orquesta son para lanzarlos contra otro autobus en marcha….cualquier dia voy a ponerme en el movil Judas Priest (grabando la canción y usandola de tono of course, paso de pagar como un membrillo…), y se la voy a poner a cualquier capullo de estos a 400 decibelios en la oreja, a ver si le gusta su medicina….
    A mi tb me pasa que soy tan capulo que le doy pasta a las que piden “pa el autobus….”no se, será que la perilla es un imán para las pedigüeñas ocasionales….una vez estaba con un colega en una cafetería y una me contó que su hija tenia no se que y que necesitaba pasta para comprarle una leche especial en la farmacia y que los demás la miraban mal y que me vió a mi y blablabla….
    Preferiría ser un cabrón y quedarme mi pasta…..

  • Mas que una tendencia, lo que a mi me jode cada vez que voy a la ciudad (ya que soy de un pueblecito de la costa), es que tooooodos los putos taraos de Barcelona, vienen a darme el coñazo. La ultima, no hace ni dos dias…Una señora que podria ser el equivalente en la vida real de la loca de los gatos, de los putos simpson…La vieja iba sosteniendo una bici a la que le faltaba una rueda y me persiguio un buen rato, reclamandome a mi la puta rueda en cuestion…Los locos de la calle…de ser una tendencia, seria de las mas chungas, y ole!

  • Esto en la URSS no pasaba: todos al gul… centor de reeducación para formarse en un oficio útil y reforzar su fe en el Socialismo Real. Y tan ricamente, oiga. Para que luego hablen del Terror Rojo y del Imperio del Mal.

  • Aquí por Catalonia lo de los friegaparabrisas se terminó así; como era totalmente imposible quitárselos de encima por lo legal, pues la Generalitat pensó un plan genial: cuando los enganchasen limpiando (?) coches en los semáforos al llegar a comisaría, se les multaba y se LES RETIRABAN EL DINERO DE LA SEGURIDAD SOCIAL (sí, esta gente cobra Seguridad Social y ayudas y tal).
    Asunto resuelto, actualmente no ves por Barcelona prácticamente a ningún limpia en ningún semáforo.

  • Ya que ha salido lo de las rumanas (léase cualquier otro colectivo que haga lo mismo, como cuando te intentan endosar una ramita de romero o de geranio) que van pidiendo en plan “pirfaviorsiñiora” (tu puta madre, por lo de señora… que no soy mi abuela) “uniamonedapirfiavor”, ¿no os jode cuando les pegas una excusa en plan “lo siento, no llevo suelto” (algún día me dirán que aceptan billetes) y sigues andando, se pongan a murmurar en plan maldición gitana? A algunas se les entiende muy bien eso de “hijiadiputa” o la retaíla de cosas que sueltan, que hasta tus antepasados se remueven en su lugar de descanso…
    A mí a veces me dan ganas de girarme y decirle “perdona, ¿qué has dicho? ¿Serías capaz de repetírmelo, pero ahora a la cara?”. Lástima que lo mismo me lo repetirían, ella y el resto del grupo… porque sabed que nunca van solas…

  • Un día de éstos me lío la manta a la cabeza y salgo a la calle con una cartulina que ponga “POLLAZOS GRATIS”.
    Que igual follar, lo que se dice follar, no follo, pero me aseguraré de que haya un colega grabando las reacciones de la gente pa subirlo al Youtube.

  • No olvidemos a los Punkies que pretenden vivir a base de lanzar palos en llamas al aire y caérseles en la cabeza. La gente les tira dinero por que suelen amenazarte con practicar malabarismo abrazado (Gratis) a ti y eso de del Human Torch solo gusta a los Marvelmaníacos.
    Un Saludo

  • Respecto al tapicero, en Córdoba es así “Atención, atención. Ha llegado a su ciudad el camión del tapicero, tapizamos todo tipo de muebles y sofás, consulte presupuesto sin compromiso” y la verdad es que nunca he llegado a ver el camión físicamente, siempre lo he escuchado. Otro mítico es el afilador, al principio era un tío con una motillo y la muela de afilar detrás que iba tocando algo parecido a una armónica y gritando “Se afilan los cushillos, las tijeras, las navajas, María”, pero como los tiempos cambian, ahora el mismo tío va en un coche con el toque reclamo de la armónica y el grito grabado en un casette. En mi pueblo incluso llegó a haber uno que vendía joyería por las calles al grito de “Sarcillu y anillu”.

  • Vaya recolección de naturaleza callejera, tanto en el artículo como en los comentarios….
    … a ver cuando la National Geographic se lanza a hacer un documental sobre esta naturaleza humana.

  • Quisiera añadir los mixtos de gente anteriormente mencionada, esto es:
    – Los PerroFlauta: usease punkis costrosos que van con sus flauta y sus perros pidiendo pasta para mojar sus costras en vino barato. si veis que falta algun dia un perro es que se lo han comio.
    – Los jipis del paso de Cebras: son jipis que esperan a que el sémáforo se ponga en rojo para hacer sus chorradas y después pedir dinero. Lo más alucinante es que siempre hay gente que les da dinero porque les ha gustao mucho el número (yo creo que es un viejo verde que le gustan las jovencitas con pintas de alternata).
    – Los niños orquesta del metro: Ojo, no confundir con los del autobús, nooo, estos son niños orqueta de verdad, viene con sus acordeones y sus trompetas y te hacen escuchar una mierda de canción a toda tralla en el vagón del metro. Pero no lo hacen una vez, noo qué va, lo hacen dos veces en el hueco de la dos puertas del bagón, por si no le has escuchado bien, y si vas en un tran con vagones interconectados tendrás suerte si solo les escuchas cinco veces. Al único que le he dado dinero es a un rumano que se marcó un rap en su idioma patrio, para que se fuera a la tele porque era de lo más descojonante que he visto en años.
    – Los yonkarras: Estos engendros sociales han decido salir de sus barrios marginales como un nuevo plan de choque del ministerio contra la droga. La idea es dejar a estos espantajos sueltos por el metro para que la gente sepa las consecuencias atroces de la droga y les ayudes monetariamente a reponerse (ningún yonki te dirá que tiene el mono, están todos con la metadona aunque todo indique lo contrario), yo como un capullo le di 2 euro a uno de estos enjedros y el muy cabrón pretendia que abriera la cartera y le diera 10 (veridico) y que no me pusiera tonto que a él ya le quedaba poco por lo que luchar (joder, menos mal que lo estabas dejando) al final le mandé a la mierda y asqueroso se piró no sin amenazarme desde la distáncia. Poco después me enteré que a un amigo mio le intentó hacer lo mismo. Como le vuelva a ver soy capaz de tirarle a las vias y subsanar todos sus males de una patada (literalmente).
    – Los mendigos web: son los de los carteles de “para porros”, “para coca”… pero con la variante de que si les das monedas te dan un papelito con su dirección web, si tios mendigos por internet. No me acuerdo de la dirección pero en cuanto la encuentre os pongo un enlace para que veais a qué nivel estánlas cosas en tema de mendicidad (acepetan pago por tarjeta)
    – Tonta Ella, Gañan él: estos son la tipica parejita de idiotas que me encuentro po la calle, el vestido con una camisa de andar por casa ya toda gastada y con un dibujo de una fruteria, ella super-divina de la muerte. Cuando inetas adelatarles en la calle o te lo encuentras de frente, él te mirará amnazante por tú forma de vestir rara (será que le estoy demostrando que no todos los tios vestimos con la misma ropa todos los dias) y ella se abrazará a su pareja y se agarrará el bolso porque ¡¡piensan que eres un kinki que va a robarles!!. Estos capullo me los encuentro en el 95% de lugares a donde voy, un dia de estos voy a comprar una “mariposa” y les voy a robar el bolso y la puta camiseta de mierda solamente para que vean lo que es un kinki de verdad¡¡¡¡
    (JODER KE AGUSTO ME HE KEDAO)

  • A mi la verdad no me agobia mucho esta fauna, aunque hay un par de especímenes que si me ponen de los nervios:
    Primero, la rumana “pirfavorseniora” que, lejos de pedir en el metro, aparece a las 11 de la mañana los fines de semana para lamentarse cantando, cosa que cuando estás de resaca, pues jode. En esencia dice lo mismo que la rumana del metro, pero esta canta, haciendo gorgoritos. La cosa queda más o menos:
    Pir favor senioooooraaa
    una yudiiiiitaa
    nu tengu caaaasaaa
    nu tengu leeeechee para mi niiiiñooo
    Aaaaaaayyyyyy pir favoooor
    una yudiiiitaaa
    Lo jodido es que llega a cansar a los dos minutos, y se está como unos veinte ahí, a piñón fijo dale que te pego. Además canta como el culo, porque mira, si lo hiciese bien y fuese armonioso, pues vaya… pero es que encima canta de modo tan lastimero que, si tuviese perro, seguro que le haría coro con aullidos de lastima en plan “OUUUOUOUUUUUHHH…”
    Segundo, los viajeros de avión a los que la compañía aérea perdió su maleta. No ha habido una sola vez que no me haya encontrado a una de estas (el 100% de los que me encontré fueron tías) cuando voy al aeropuerto. No falla, se suelen quedar ahí, cerca de las colas de facturación, hasta que, tarde o temprano, se te acercan y te sueltan el rollo de “joer, que cabrones los de iberia que me han perdido la maleta. ¿No tendrá usted por ahí algo sueltecillo para comprarme un bocata/pillar un taxi/llamar por teléfono?”. Qué cansinas que son, joer…
    Y por último, los de las causas sociales. Estos, además de pesados, son hijos de puta. Y me da igual que sea para enfermos de sida, la selva del amazonas o mujeres maltratadas, ME LA SUDA. Son gente que te ASALTA en medio de la calle y te pregunta cosas como “¿quieres ayudar a las mujeres maltratadas?” o “Oye, ¿eres consciente de que cada 3 segundos muere un niño de hambre en Etiopía?” Estas hijas de puta (también suelen ser mujeres, aunque hay hombres, en bastante menor grado) solo les falta decirte directamente, delante de todo el mundo: “¿Eres un puto machista insensible?” o “¿Dejarás morir de hambre a un niño inocente, desgraciado hijo de puta?” Y todo para que, si no tienes mucho carácter, tragues, y por el módico precio de “la voluntad” (y más te vale dejar un mínimo de un euro si no quieres miradas desaprobadoras y humillantes) te dan un roñoso pin/lacito de color que muestra lo buenrollista, progre y concienciado que eres. Pero lo jodido no es eso, lo jodido es que hay algunos que te toman datos, y como te los tomen… ¡hay de ti como te los tomen! Te van a llover suscripciones a revistas relaccionadas con el tema en cuestión o si cometiste el horrible error de darle tu teléfono, te van a llamar cada dos por tres cada vez que se necesite “ayuda urgente”. Aunque bueno, esto aunque incómodo al menos lo hacen en la intimidad de tu hogar. Si te dan por culo, al menos que no se entere nadie.
    Por último, también me jode un poco los niñatos de los móviles/Mp4 que escuchan la música por el altavoz en lugar de usar los auriculares, todos sabemos que es por hacerse los más chulos de la street, así que bueno, se lo pasamos más o menos. Lo malo es cuando la calidad musical pasa de los Iron Maiden (que solo jode y te aguantas) a Melendi (que no te aguantas las ganas de joderlos). Pero lo último ya es ir en el metro y que un rebaño de reaggetonteros se pongan a escuchar “eso”. Menos mal que al menos no “bailan” (para los despistados: baile reaggeton=petting)
    Mierda… creo que me he cabreado de tanto recordar esa puta mierda de fauna… y eso que me daba igual…

  • Cuando le coges el gusto a los artículos-desahogo de Wally Week, son muy grandes.
    En mi barrio, el tapicero lleva con la misma grabación 20 años. También he llegado a oír a otro compañero del gremio de las tapicerías que hacían precios especiales a discotecas. Una disco tapizada…se me vienen a la cabeza sofases de sky, y mujeres en minifalda sentándose encima, en pleno verano, con el calor de las luces del recinto…que mal. Hablando de grabaciones, ¿por qué todos los que regentan una tómbola en este planeta tienen la misma voz?
    En otro orden de cosas, una entrañable indigente, seguramente adicta a algún tipo de droga, se nos acercó una tarde a mi novia y a mí por el centro de la ciudad (Sevilla), con la clara intención de meterme mano a la cartera; el instinto natural de mi pareja saltó cuando vió a la anciana aquella acercando su mano a mi trasero, más concretamente al bolsillo donde ese día se encontraba la cartera de marras. No es preciso decir que la mandamos a tomar por culo. Y sus palabras mientras se iba fueron aproximadamente “si no lo voy a violar, a mí me gustan más delgados”. I promise it.
    En cuanto a escuchar la música del que está a nuestro lado, no hay nada más bello que, cuando a tu vera se posiciona en un semáforo un niñato con su Bmw pagado con las ganancias de la venta de estupefacientes (me ha dao por las sustancias hoy a mí, y eso que no me meto nada), escuchando alguna canción de moda, subir el volumen del Cd y que se trague una ración de metal extremo a cargo de, for example, Cannibal Corpse o Vital Remains (es lo más bestia que llevo ahora mismo en el Corsa, todo se andará). Una catarsis oigan.
    Y eso es tó. Un abrazo Wally.

  • Faltan los “Salvadores de almas”, patrullas de sudamericanos evangelistas que en algunas zonas (por lo menos en Madrid) tocan en los porteros automáticos SIEMPRE a la hora de la siesta, si es día laborable, o a la de la resaca, si es fin de semana, y cuando lo coges empiezan a soltarte parrafadas de la Biblia.
    Luego hay otra variante que solo he visto una vez así que no sé si es muy frecuente o solo es que era una loca.
    Era una predicadora intentando salvar a la “descarriada juventud” que iba en el metro de Madrid un viernes por la noche.

  • Los niños-orquesta-bacaletas son muy curiosos: cuando les vas a adelantar en la autopista, debe ser para ellos algo tan tan humillante, que enseguida aceleran y se te ponen a la par, te miran, se acuerdan de lo que llevan gastado en el cacharro que conducen, recuerdan sus mejores momentos en el Need For Speed y acto seguido pegan un acelerón de la leche y ahí te quedas, en el carril izquierdo, deseando que inventen pronto radares que detecten gilipollas.
    Otra cosa. ¿Vives en un pueblo? ¿no hay fauna urbana? ¿te gustaría conocer algunos de esos personajillos? pues la solución se llama mercado medieval. Nunca los perroflautas se han sentido tan a gusto.

  • Siguiendo con mi tradición: Me ha encantado, qué gracioso, y el comentario de Brujita17 ha sido la rehostia en vinagre. 😉

  • vivo en uno de tantos pueblos que rodan San Sebastián y su fauna autóctonano tiene nada que envidiar a la de la urbe. Empezando por el afilador, que aquí a falta de tapicero tenemos a este personaje, que ya debería ir por su tercera jubilación. Cando era crío empezó con una mobilete, avisando con una flautilla. Pues hace unos años se compró un coche, le puso megáfonos en el teco y ale, la flautilla, pero esta vez grabada. Dios, espero que no tenga herederos, al menos que no madruguen tanto como el.
    Siguiendo el horario del afilador, pero esta vez en fin de semana y a eso de las 7 de la mañana, tenemos a un grupo de “artistas” que dulzaina y tamboril en mano, recorren las calles del pueblo. Como es un puelo pesquero y lo del campo como que no hay, cambiamos el canto del gallo por pseuomúsicos. Es que los peces como que no desprtaban a nadie. Lo peor es que el 80% de los vecinos son abueletes que a esas horas ya llevan despiertos ni se sabe y salen a la ventana a verles. Que nostalgia. De todo modos es peor en pueblos del interior, donde directamente van con acordeones.

  • Esto me ha recordado a los tipos de cruz roja que me asaltaban todos los días al salir de la universidad.
    Eso si, una tarde que llevaba 2 días o 3 sin dormir, con las ojeras por el suelo, me puse a gritar y a hacer aspavientos asegurando que me habían enganchado a la morfina después de un simple cólico de riñón.
    ¡Qué a gusto me quedé!

  • Lo peor de todos estos esperpentos es su capacidad para reproducirse exponencialmente como los zombies o los vampiros, mención aparte merecen los mercados medievales o los concursos de esculturas de arena, ningún municipio que se precie puede hoy prescindir de uno. La originalidad de la gente asusta, sí.

  • Un dia un punki-perroflauta me sorprendio en la linea 9 del metro de madrid,diciendo que para que le dieramos el dinero iba a deleitarnos (textualmente) mediante un numerito de contorsionismo. Asi q el pollo-pera se sento en el suelo, se coloco las piernas palillo q tenia detras de la nuca y se puso a arrastrarse por todo el pasillo del vagon, llegando incluso a girar en las barras q hay en medio, en plan curva peligrosa. No se el resto de pasajeros q pensaria, pero a mi me recordo al perro de una amiga cuando se deja restos de mierda en el culo y lo arrastra por la alfombra xa q se le quede limpio

  • En mi pueblo (una de esas ciudades de provincia con alma de pueblo, como un cateto disfrazado de señorito) no hay tanto bochorno callejero gratuito, pero proliferan últimamente los mendigos extranjeros con almanaques. Te piden donativo para alguna asociación y te dan calendario.
    Un clásico que está desapareciendo es el moro con estatuillas. Pregonaban “Cambioooooouuuu”. Y éso es lo que hacían: te daban esculturillas baratas a cambio de oro. Si la maruja de turno le hacía señas para que parara, el moro bajaba el hatillo y exponía las fiuritas. La maruja le daba una joya baratucha (de pocos kilates, generalmente), el moro la tasaba a ojo (ví el proceso en mi barrio de niño muchas veces) y le daba a la cliente un elefantito de mierda o algo similar.
    En fin, saludos.

  • La última novedad en Roma es que te asaltan en los parques los indios (indios de la India, si al menos fuesen de los otros, pues hasta tendría su gracia) Si te ven con una chica, meten literalmente una flor en la cara de ella. Y si apartas la cabeza o les dices que no quieres, empiezan a gritar como locos, a insultarte y a amenazarte con no parar hasta que le compres una dichosa flor.
    A mi me sucedió tres veces en el espacio de una hora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *