El Apocalipsis, según…

milenarismo.jpg

¿Ya tienen pensado cómo afrontar el Apocalipsis? ¿Yendo a saquear un centro comercial, robando un montón de cosas que de nada servirán si el mundo se acaba? ¿Echando un canete con ese/a vecino/a al/la que nunca te atreviste a pretender (pero que protagonizaba la cuarta parte de las entradas anuales de tu blog)? ¿Cogiendo unas cuantas armas y un helicóptero y sobrevolando España en busca de los zombies de sus famosos favoritos? ¿Confesando de una vez por todas que encontraban cierto ritmillo a las canciones de María José Galera?
Puede que ustedes no lo sepan, pero de lo que pueden estar seguros es de que algunos escritores siempre lo han sabido. San Juan lo supo en su momento, y en su honor saltamos hogueras, tiramos cohetes y le damos a la botella. Que cualquier excusa es buena para jugar con fuego, hacer ruido y mazarse como un perro. Y ya si con la tontería engañamos a alguien para echar un clavo en la playa, ni te cuento.
En los albores de un nuevo año, y más cerca del fin del mundo, Pyjamarama!, que aunque no lo parezca es un espacio de gran compromiso cultural y reconocido valor didáctico, ofrece aquí un estudio-recopilación que incorpora una pequeña selección de Apocalipsis bajo el prisma:
¿Cuál sería el final si … … hubiera escrito la Biblia?
Enid Blyton
Los sagaces y valientes muchachos evitan el Apocalipsis, detienen a los perversos contrabandistas que querían provocarlo y están de vuelta en casa a la hora de cenar y estudiar sus lecciones.
Dan Brown
El Apocalipsis no era más que una conspiración a varios niveles, un invento para mantener subyugado al populacho por parte de la Iglesia y los Illuminati Bávaros, personificados por un señor con una pistola y un pendrive con el Barrotes y el Prettypark.exe listos para instalar en los sistemas de seguridad del mundo entero. Un numismático australiano aficionado a las sopas de letras y una bella forense y criptógrafa que tuvo un tío masón descifrarán un montón de misteriosos códigos secretos, alguno de los cuales incluso tienen relevancia en la trama.
Jorge Bucay
Y… sí. Puede que el Apocalipsis llegue pero no es razón para permitir que los últimos pensamientos se encaminen hacia el lado negativo del asunto, sino pensá más bien en una liberación, en el fin del camino, en la luz de un nuevo amanecer. No es sino otra meta, otro jalón y por el mero hecho de estar ahí, no vas a enterrar tu rostro junto con tu alma en las palmas de las manos y llorar por el final, sino a levantar la cabeza y reír por un nuevo principio, afrontalo con energía. Dale, mientras el mundo se acaba, escuchá la última pista del compacto incluido con este libro.
Charles Bukowski
El Fin del Mundo llega y no es de extrañar, si es a lo que esta triste existencia de corrupción y vicio conduce, dado que la humanidad no es más que una sórdida bomba programada para la autodestrucción. De hecho, si no hubiera Apocalipsis, deberíamos de estar avergonzados o apesadumbrados por no encontrar un final en esta patética carrera en continuo descenso.
Agatha Christie
Au contraire, no caí en la cuenta hasta que unas palabras escuchadas al azar me recordaron unas líneas de la carta a la iglesia de Tiatira. Monsieur Greene tuvo tiempo suficiente de abandonar su dormitorio, cruzar descalzo el corredor hasta la habitación de mademoiselle Simone y tocar la primera trompeta para invocar el desastre sobre la tierra, antes de volver a Babilonia. ¿Pero por qué, dirán ustedes, por qué motivo? Eh bien, mes amies, Hercules Poirot se lo explicará: Monsieur Greene esperaba con ello dar inicio al Apocalipsis y forzar la Nueva Jerusalén, de la que, sin la molestia de tener que repartir con su prima, mademoiselle Simone, sería único heredero. Cherchez, la femme.

Miguel Delibes
Por aquellos días llegaba el Apocalipsis. Eran días grises, y una crujiente manta de hojas secas, dorada alfombra de nostalgia y niñez perdida, precedieron al fin del mundo tal y como el barrio lo conocía. Ya no éramos los jóvenes que una vez soñaron con cazar gamusinos en las copas de los cedros, y tampoco tendríamos ocasión jamás de llegar a ser aquellos abuelos que, apoltronados en sus bajos tronos de granito, golpeaban el suelo con sus garrotas, sus rústicos cetros y, coronados con sencillas boinas, hablaban de la Nueva Jerusalén que nunca lograron fundar.
Bret Easton Ellis
A fuerza de hundirse desde su alta cuna en un submundo de drogas, masoquismo y coprosodomía con la ramera de Babilonia, el protagonista descubre que el Apocalipsis no es un hecho, sino una persona: él mismo.
Laura Gallego García
La magia de dos corazones unidos es más fuerte que ninguna profecía. Isósceles y Nancy invocan el poder del unicornio perlado, que con su luz y pureza erradica todo el mal, devuelve la paz al mundo y desarrolla una cura contra el Alzheimer.
Stephen King
Los cuatro jinetes cabalgan desde el centro de un inmenso remolino, trayendo consigo una letanía de olores, el olor a mortajas, a epidemias, a desastres. Tienen la cara agusanada y a través de la piel demacrada de sus mejillas
findelmundofindelmundofindelmundo
se vislumbran algunos dientes que se estrechan hasta casi dejar ver las raíces podridas por el fuego y la desolación del infierno. Sus cuencas vacías constituyen receptáculos, vasos canopes para el
findelmundofindelmundofindelmundo
sinfín de almas que cada uno puede absorber. Las currucas mosquiteras alzan su vuelo, un millón de segunderos retrocediendo en el
findelmundofindelmundofindelmundo
reloj del Universo, atrasando el tiempo, alejándolo del Apocalipsis. Sus graznidos se convierten en el uniforme e impasible tictac…
Total, que al final aparecen los pájaros que parecía que estaban invadiendo Maine y resulta que no, que estaban ahí para detener el Apocalipsis. Así que todo lo que ha hecho el protagonista no valía para nada, pero eh, hemos descubierto que su padre, disfrazado de San Juan Evangelista, violó a su prima en una fiesta de disfraces mientras la llamaba “zorra de Babilonia”. Seguro que esas implicaciones psicológicas atrajeron a las currucas mosquiteras a Maine y gracias a ello se evitó el
findelmundofindelmundofindelmundo.
Dios bendiga a los personajes con pasados traumáticos, pues ellos prevendrán el Fin del Mundo.
Lope de Vega
El Rey llega, pone fin al Apocalipsis de inmediato y todos bailan.
Eduardo Mendoza
Al fin, logro poner freno al Apocalipsis con mi impecable y a la sazón vivaracha elocuencia, retando a la Muerte a singular confrontación de rana a mil puntos y sin changarro, de la cuál resulto victorioso. La Muerte es asaz buen o buena, que en géneros no ahondamos, conversador o conversadora, y pasamos dialogando de estos y aquellos asuntos, muchos de ellos meras trivialidades, hasta que, bien entrada la noche, decide retirarse junto con los demás jinetes, los sellos, las trompetas y las visiones. Yo le recomiendo, guiado por mi buena fe, que se de un paseo por la rambla y no deje de deleitarse con el ambientillo que en ella se respira. Poco después me retiro a mi estimado y pleno de calma manicomio, donde mi almohada, mi sábana, mi muda limpia, mi pepsi-cola y mi querido y nunca bien ponderado Doctor Sugrañes me aguardan, como la flor a la abeja circa el período de polinización.
Pío Moa
El principio del fin está claramente marcado el día en que los republicanos iniciaron las matanzas en Paracuellos, y desde entonces no han dejado de revelarse sellos y sonar trompetas hasta que, como no podía ser de otro modo, todos los séptimos confluyen en este gobierno iluminado y su apocalíptico presidente, vendedor de milagros de saldo, profeta de la decadencia.
Edward Packard
Las trompetas suenan. Los mares se secan. El infierno se abre. Los Siete Sellos han sido rotos. Los Cuatro Jinetes cabalgan sobre la Tierra. El Apocalipsis ha llegado, y con él, el fin del mundo conocido. Te sientas a esperar que una de las enormes lenguas de fuego te consuma, y te lamentas por no haber tomado decisiones más valientes que hayan contribuido a salvar al mundo. El único consuelo que encuentras es auto convencerte de que has hecho lo que has podido. FIN

J. K. Rowling
La fuerza del amor y la amistad evitan el Apocalipsis, que en realidad formaba parte de lo planeado por Dios, quien ya lo sabía todo de antemano pero evitaba decirlo porque son los humanos quienes tienen que darse cuenta de su propio potencial y valor.
Danielle Steele
Los protagonistas reciben el fin del mundo abrazados, unidos por los estrechos y suaves, pero firmes, lazos de la pasión.
R.L. Stine
Cerré los ojos, agarrándome con fuerza a la Sábana del Apocalipsis. Todo a mi alrededor se agitó a gran velocidad, como si la habitación entera estuviera siendo azotada por un huracán. Cuando abrí los ojos, mis padres y mi hermana Tammy estaban ahí, mirándome con cara extrañada.
– Os dije que Mark era de otro planeta – se burló Tammy – ¡Mark-ciano, Mark-ciano!
Qué demonios, me alegró estar de vuelta, incluso fue un alivio volver a oír los estúpidos insultos de mi hermana. Después miré mis manos: la sábana se había desvanecido.
– Ve a lavarte las manos para la cena, Mark. Después me ayudarás a bajar del desván tu viejo edredón.
– ¿Edredón? –
exclamé, tragando saliva – ¡Oh, no!

Akira Toriyama
Los Cuatro Jinetes cabalgan sobre la Tierra, proclamando su inmenso poder. Los guerreros de la Tierra, liderados por Cristo, no se hacen esperar y presentan batalla, alcanzando nuevos niveles de potencial que van más allá del legendario superyahvé y evitando el Apocalipsis. Después, claro, invocan al Dragón, quien resucita a todos los caídos.
P.G. Wodehouse
Es increíble cómo Jeeves logró sacar una ventaja de 20 a 1 por Peste como caballo ganador, y todas las penurias económicas de Wooster acabaron entonces, pudiendo despedir a los acreedores y poner fin a ese absurdo asunto del Fin del Mundo.
¿Qué habría hecho Isaac Asimov? ¿Y Philip K. Dick? ¿Pío Baroja? ¿Tom Sharpe? ¿Antonio Machado? ¿Y Margaret Weis y Tracy Hickman? ¿Cómo lo habría imaginado Tolkien, y cómo habría rellenado Christopher los huecos? ¿Cómo se las habrían arreglado Matilde Asensi o Isabel Allende? Para estas y otras cuestiones, ahí tienen los comentarios. Ah y eso, que feliz año nuevo y demás.

34 thoughts on “El Apocalipsis, según…

  • Tolkien: el Apocalipsis va a llegar Frodo, pero tu tienes el Anillo único que nos librará de él, tienes que emprender una aventura (mas bien un pateo) con un grupo variopinto de personas que no encajarían ni con calzador y lanzar el anillo al Monte de Jerusalén, donde Satan-Sauron mora…
    200 páginas describiendo árboles.
    Frodo llega y tira el anillo después de pasarlas putisimas. Aragorn es coronado rey de Jerusalen. Satan-Sauron muere. Del resto, nada más se supo.
    FIN xDDD

  • Se podría hacer lo mismo pero con guionistas de cómic. Sería igual de cachondo. Propongo mi estilo.
    El Apocalipsis según Raymond Chandler.
    “Me giré mientras fumaba un Camel sin filtro y allí estaba ella. Una mujer con el aspecto de ser de aquellas que no se dejan engañar con facilidad, pero por las que un hombre sería capaz de mentir. Su mirada se clavaba en la mía mientras se acercaba un cigarrillo a los labios. La ofrecí fuego, pero ella lo rechazó con un gesto de su cabeza y sacó un mechero recargable con una inscripción que rezaba “Babylon”. Encendió su cigarro exhaló el humo y sin apartar la mirada me dijo:
    -¿Señor Marlowe?, necesito su ayuda.
    -A no ser que sea algo imprescindible lamento anunciarle que últimamente estoy desbordado de trabajo. -Mentí yo.
    -Lo que voy a proponerle señor Marlowe, está más allá de las posibilidades de esos hombres que le mandan a espiar a sus mujeres, incapaces de hacer ellos mismos su propio trabajo. Lo mío va mucho más allá: ¿Le suena el Apocalipsis?

  • El apocalipsis según Homero:
    Canta, Musa, la cólera del pérfido Satán que mil dolores a los hombres causó
    precipitó a los infiernos muchas vidas valientes,
    de héroes y a ellos mismos los hizo presa para los perros
    y para las aves todas -y así se cumplía el plan de Dios-,
    (….)
    El apocalipsis según Dovtoievsky:
    En la “promenade”, como aquí la llama, o sea, en la avenida de los castaños, encontré a Jesús.
    – ¡Oh, oh! -empezó al verme- Yo iba en su busca y usted venía a verme a mí. ¿De modo que se separa usted de los suyos?
    – Dígame, en primer lugar, cómo lo sabe lo del Apocalipsis -le pregunté asombrado- ¿Es que lo sabe ya todo el mundo?
    – ¡Oh, no; todo el mundo no lo sabe, ni tampoco vale la pena que se sepa! Nadie habla ya de eso.
    -Entonces, ¿cómo lo sabe usted?
    – Lo sé, es decir, tuve ocasión de enterarme ocasionalmente…

  • Lo de instalar el Barrotes en ordenadores de todo el mundo ha quedado sublime. Y la carta con maese Arrabal, apoteósica.
    Yo haría un “como sería la versión del Apocalipsis de cada país, si fuera concebido como una peli porno”. Seguro que en el Fin del Mundo americano, la Señora que se enfrenta con la Bestia se ha puesto tetas.
    Felices fiestas Wally, páselo usted bien. Pensé que en el nuevo artículo iba a meterse con las fiestas organizadas de fin de año, pero me alegra encontrarme con este post. Abrazos.

  • Falta el de Terry Pratchet de “Rechicero”, que se suspende porque los Cuatro Jinetes no llegan a tiempo ya que les habían robado los caballos mientras estaban en el bar.
    E Isaac Asimov también tiene un cuento propio en el que ocurre el Apocalipsis, ahora no recuerdo el título. Está incluido en uno de los libros que se llaman “Cuentos completos”.
    En cuanto al de Weis y Hickman, yo creo Tasslehoff Burrfoot aparecería de repente en el último momento y salvaría al mundo. Porque si no, se acabaría la colección y no podrían sacar más libros.

  • El Apocalipsis según David Lynch:
    Agazapados en un armario vemos cómo Jesucristo sodomiza al Papa a ritmo de jazz en nuestro propio salón. Tras un flashazo, nos descubrimos en una sala con suelo de ajedrez y rojas cortinas de tercipelo en la que cuatro hombres trajeados con pálidas caras blancas bailan acartonadamente un tema de Roy Orbison. Flashazo. Vemos un semáforo en rojo. Flash. Se nos acerca un enano, nos señala, y pronuncia: “Ogima, nif le se otse”. Fundido a negro. Vemos escenas de un documental sobre las cucarachas, mientras oímos risas enlatadas de comedia televisiva.

  • No me gusta este blog… pero joder que peazo de entrada. Comenzando por la genial carta de Arrabal y las descripciones literarias a cual más clavada. La de Pío Moa y Laura Gallego (Isósceles y Nancy) me han llegado al corazón.

  • El Apocalipsis segun Homer Simpson:
    cojo otro muelle, lo tiro por el retrete y ya son 9855 muelles que el retrete se ha tragado….

  • La Revelación (del Fin de los Días, claro) según Martin Scorsese:
    Plano general de Nueva York desde Liberty Island en día soleado y despejado. El plano cambia a un Jesucristo que, en lugar de alto, con melenas y barbas es bajito, con pelo pa’trás y con pinta de Joe Pesci que lleva una camiseta de Baseball con un letrero enorme en la espalda en el que pone “Cordero de Dios”. Un tipo trajeado y con alas a su lado se dedica a mirar una tele portatil con la antena extendida en cuya pantalla bailan imágenes de telediario sobre guerra, hambrunas, enfermedades, etc. Cristo mira la ciudad con ojos entrecerrados y habla:
    -Tio, me muero por un perrito caliente con col y cebolla.
    El trajeado le mira y le responde: -eso ya no importa-. Apaga la tele y recoge la antena. Saca un rollo de pergamino del bolsillo interior de la chaqueta y le habla al otro apuntando al cielo.
    -Mira, ahí llega. Ahora te toca a tí. Ya sabes que ese era el trato-. Le alarga el pergamino.
    Cristo se queda mirando al punto que señalaba el otro, en el que hay una bola de luz apreciable aún en pleno día. Coge el pergamino y se queda mirando el sello de lacre rojo y enorme que lo cierra.
    -¿Sabes? Creo que he cambiado de idea. Vamos, entre tú y yo, ¿crees que todo esto es necesario? Aquí se vive bien. Yo lo paso bien.
    -No es para tanto- responde el tio con alas.
    Cristo se queda mirando al otro.
    -¿Me estás llamando mentiroso? ¿Me dices que miento? Porque este sitio está muy bien. ¿Quieres decir que miento?
    El otro duda. -No, yo no…-.
    -Claro, miento. Soy un jodido mentiroso. El hijo de Dios es un puto mentiroso de mierda que debería meterse la lengua en el culo, ¿eh? ¡Pues mira lo que te dice el jodido mentiroso sobre tu puto sello de mierda, hijo de la gran puta!
    Cristo/Pesci coge el pergamino enrollado y se lo clava en la cara varias veces al tipo con alas haciendo que la sangre salte a borbotones y dejándole la camiseta chorreando. El tio con alas al principio intenta defenderse pero luego queda desfigurado y muerto en el suelo. Cristo se levanta, luego se agacha otra vez y registra los bolsillos del fiambre, sacando un fajo de billetes decentito. Luego se aleja del cadáver hacia el puerto del ferry contando el dinero mientras murmura “Dejad que las putas se acerquen a mí.”

  • El Apocalipsis según Rafa Marín: zzzzz… zzzz… zzzzzz… la culpa es de los editores zzzzzz… que no me dejan usar mis zzzzz… geniales ideas zzzz…. insisto zzz….

  • El Apocalipsis según Henry Miller:
    Aquello era el fin, la gran jodienda, el gran coño inundando de reflujo todo Brooklyn. Me dirigia a la oficina con un hueso en la picha de 15 centimetros, cuando me encontre a Kroonski en la esquina. Quiza pudiera sacarle 15 dolares, y asi poder llevar a bailar a aquella secretaria judía. Follarte a una judía que se llama Miriam le hace creer a uno que se esta follando a la mujer de Abraham.

  • Juas juas juas Has tenido golpes muy buenos, pero no puedo dejar de señalar el comentario de Anónimo donde lo versiona según Dostoievski. ¡Bravo, bravo!
    Por cierto, Bukowski no mete nada en ningún sitio? Si no salen ladillas no me lo creo. Y tetas, muchas tetas de todos los colores.

  • El Apocalipsis por F. Ibañez:
    Los siete sellos han sido robados, y tratando de llevarlos a Babilonia, los han colado en el equipaje de siete turistas, de modo que el “Súper” manda a Mortadelo y Filemón para que los recuperen. entre los turistas hay una ancianita, un campeón de boxeo y Rompetechos, que se las hacen pasar canutas, pero mientras Filemón recibe casi todos los golpes debido a que los planes salen al revés de lo planeado, Mortadelo se hace con los sellos usando ingeniosos disfraces. De vuelta al cuartel general de la “T.I.A.”, mientras celebran el éxito de la misión, la cabra mascota del profesor Bacterio se come los sellos, por lo que todos han de huir de la cólera divina, escondiéndose en un iglú mientras los periódicos anuncian que deben de encontrarse en el Sahara.
    El Apocalipsis según Jan:
    El profesor Escariano Avieso utiliza sus circuitos escarilotrópicos gimnésicos para invocar a la Bestia en mitad de Parchelona, en un plan en el que intervienen la banda de Al Trapone, Lady Araña, Refuller d’Abastos y los chupópteros. Sin embargo Súperlopez los descubre por casualidad cuando iba a tener una cita con Luisa Lanas y por tanto tiene que dejarla plantada con una excusa para ir a combatir contra ellos. Consigue detener el Apocalipsis y esa aventura deja una lección de por qué es peligroso invocar seres demoníacos que puedan provocar el fin del mundo

  • Y según Pérez-Reverte quizás podría ser algo así: el Vaticano, retrógrado y encerrado en sí mismo, decide que ha llegado la hora del fin del mundo. Sin embargo, aparece un cura descreído, callado y duro como la madre que lo parió, con un Celtas en los labios y un whisky en la mano. Clase de tropa en la Iglesia, procedente de esta tierra que ha sido plaza de mercado y cuna de mestizaje de todo el Mediterráneo desde hace más de dos mil años y a la que ahora quieren convertir en mezquino reino de taifas, aquel cura se enfrenta a los poderes del Vaticano, tratando de impedir el Apocalipsis. Fracasa y muere, pero lo hace de pie y con orgullo, como los hombres bragados y de honor, “una salus victis nullam sperare salutem”, como Eneas y sus soldados lanzándose a la batalla final.

  • Apocalipsis según Philip K. Dick:
    4 cazadores de bonificaciones recorrían las sucias calles llenas de polvo radiactivo del barrio animoide buscando a ese pellejudo que se hacía llamar el mesías. Cada uno esperaba cazarlo antes que los otros, ya que era una versión mejorada de un nexus 6. Pese a que este nuevo modelo era más humano que los humanos, no tenían ningun remordimiento en liquidarlo, ya que a ésto no lo llamaban ejecución, sino retiro.

  • Muy grande el post, ahi va mi granito de arena pero ultimamente no leo mucho asi que será un potpurri (o como hostias se escriba, coño ya).
    El apocalipsis por Pedro Vera (pro plagiador que sea a mi me sigue molando)
    Ortega: Hermano el bufetes de este de los chinos sakedao sin comida, que hacemos.
    Pacheco: Vamos a una espusicion artristica que he oido que dan vinos y canapeses de gratis.
    La exposición obviamente esta repleta de marqueses finolos, gafapastas, culturetas y demas “poseurs” tipicos.
    O: Sabes lo que hay que hacer hermano?
    P: SI! por el bien de la humanidad.
    Se comen 400.000.000 kg de latas de fabada deshidrtada xa el espacio y revientan en un sonoro pedo llenado de mierda hasta los agujeros negros mientras se ve su cara de fondo con el dioni y el fary riendose KAKAKAKAKAKA habremus muerto pero emos salvao el alma de la umanidá.

  • Muy bueno, aunque al de Enid Blyton le falta la descripción de las 25 meriendas que se toman con pastel de carne y cerveza de genjibre (sea lo que sea eso).

  • no son escritores pero mientras la gente se ria ¿ke mas da?
    APOCALIPSIS SEGUN…
    Bush:
    o el terrorismo se acaba con esto o yo renuncio a la casa blanca
    Fanaticos del 2000:
    joder ya era hora menudo retraso y eso q llevamos avisando desde el año 2000
    la iglesia:
    suerte q ahorramos dinero para comprar las plazas en el cielo
    ateos:
    a pecar como locos q esto se va a acabar
    bill gates:
    no tenia q haber puesto tantos cuelgues en ese ultimo windows
    gente con sida/cancer:
    toma hemos sobrevividooo
    canis/reGAYtoneros/pijos:
    hemos desperdiciado nuestras vidaaaas (se suicidan)
    emos/goticos:
    pues de repente estoy feliz no se porque
    frikis:
    ahora, salvemos el mundo y repoblemoslo
    otakus:
    ¿donde coño se mete goku cuando se le necesita?
    house:
    puuuta madre
    high school musical:
    el fin del mundo (y se dedican a cantar gilipolleces y bailar como monos sin sentido alguno)
    coca cola:
    vaaale os diremos el ingrediente secreto
    antena 3 y telecinco:
    aki vemos el mundo acabandose en directo en 3,2,1, publicidad
    los foros y blogs de internet:
    eso es un fake
    yo hasta q no vea imagenes no me lo creo
    las revistas juveniles:
    la guia para estar la mas cachonda en el fin del mundo, follatelos a todos antes de acabarse

  • Geniales los de Jan y de Reverte, y con el de Lope de Vega me ha entrado la risa tonta.
    Discrepo con el de Philip K. Dick, ¿Sueñan los androides…? no es una de sus obras más representativas.
    En su versión habría (muchas) drogas, que ayudan a sobrellevar la existencia, un antihéore fracasado y femmes fatal a punta pala. Al final el antihéroe se encuentra con el Apocalipsis, y le explica que su llegada sería una bendición. El apocalipsis sufre una crisis de identidad y se va. El antihéroe es Jesucristo en una realidad paralela, y todo lo que se narra nunca ha pasado, porque están todos en semivida.

  • Apocalipsis segun Tom Clancy: llamo tambien
    LOS CUATRO JINETES ROJOS
    Ensenada de Polliarny, Murmansk, cerca del Artico. 00:04 hora zulu.
    De alli zarpó La flota Apocalipsis, mas conocidos como el Apo I Modelo Akula, Apo II Modelo Hokum, Apo III Modelo Dragunov y el mas poderoso de todos el Apo IV con turbinas mejoradas llamado el Tovarich.
    Langley Virginia Agencia Central de Inteligencia 00.05 hora watusi.
    El joven licenciado en Harvard,en practicas delante del CPU se sobresalto al recibir una señal de alarma del satelite KH11 programado para sobrevolar Murmansk aquella gelida mañana.
    -Oh Dios nos asista! El apocalipsis se acerca.- exclamo asustado mientras se acercaba al telefono que tenia junto a su monitor.-Atencion codigo Overlord codigo Overlord…El mensaje llego a donde tenia que llegar.
    La casa Blanca, ala este. 00:18 hora Pigmeo
    El presidente rodeado de sus asesores y miembros del servicio secreto hablaba para la cupula militar del Pentagono, Washington DC.
    No nos vamos a amedrentar por el Apocalipsis, si algo nos enseñaron Jefferson, Lincoln y los padres fundadores del pais mas poderoso de la tierra, es que a cuatro jinetes a caballo se les puede y se les debe vencer, ningun americano bajo mi mandato hablara de haber pasado miedo.
    Si señor presidente-exclamo el Contraalmirante Tucker y ordeno un codigo rojo para la V flota estacionada en el Atlantico.
    -Haremos lo que nos han enseñado a hacer- añadio Jack Ryan- es hora de enseñar al mundo lo que sabe hacer America.
    Acto seguido una llamada suya activo al grupo que se encargaria de hacer frente al Apocalipsis
    Su mensaje fue recibido en “la granja” , en Galveston, Texas,nombre que recibe el cuartel general del “Rainbow Six” grupo de elite antiapocaliptico formado por hombres del Delta Force, de los SEALS de la armada, del GHOST RECON, y dos regulares de Melilla. Todos ellos asesorados por el SAS britanico, 22 regimiento.
    El coronel Clark, veterano de Vietnam, Laos, Camboya, Yom Kippur, Sidi-ifni y Las Pedroñeras-alerto a sus hombres:
    -Caballeros tenemos una nueva mision, se ha puesto en marcha el operativo fin del mundo.
    Un jubilo mezclado con escepticismo recorrio la sala llena de humo, nadie fumaba, el horno ZANUSSI modelo IV-D habia petado en la cantaina de la “GRANJA”
    Un BLACKHAWK del 5 grupo de fuerzas tacticas especiales recogio a los 12 miebros del equipo que enseguido tomo rumbo 4-3-5 nor-noroeste para iniciar un asalto estilo “killing house” en las mismas narices del enigmatico enemigo.
    -Ha llegado nuestra hora, es como el baile de graduacion en el que bailareis con vuestra chica. America ha gastado millones en vuestro entrenamiento. Devolvedle el favor.
    A poca distancia de alli, se encontraban los cuatro jinetes, no sospechaban que el mejor grupo antiapocaliptico del mundo se les echaba encima.
    Sonaros disparos secos de un arma con silenciador, el nuevo HECKLER&KOCH MP5SD5, comprado por Armalite con licencia Norinco para el ejercito americano-los disparos impactaron en las cabezas de los cuatro jinetes, que cayeron al suelo sin vida.
    -Mision cumplida señor!
    Por seguridad la 5 flota bombardeo con misiles de superficie TOMAHAWK, Libano, Bagdad,Siria, Hernani y Pekin.
    CASA BLANCA MENSAJE DEL PRESIDENTE
    -Hoy a las 00:15 nuestras tropas han neutralizado a la amenaza de las amenazas, America ya no conocera el miedo.La operacion fin del mundo ha resultado un exito.
    Una oleada de aplausos recorrio el salon del ala este.
    -Estare para las ocho en casa, cariño – dijo Jack Ryan mientras le llovian las felicitaciones

  • según William Gibson:
    Aquella mañana, el cielo de televisión con estática, parecía más gris que nunca. El Conde Zero no daba crédito a sus ojos: estaba ocurriendo. En el ciberespacio, el hielo de las corporaciones caía, permitiendo el saqueo de información hasta a los vaqueros de consola menos hábiles, las IAs declamaban enloquecidas su código fuente a quien quisiera oirlo. Desconectó y pensó en contactar con Lisa: algo de viejo sexo antes del fin del mundo, no estaría nada mal.

  • Según Michel Houellebecq:
    “Aquella noche, los noticiarios anunciaron el inminente fin del mundo. Michel no se alteró; más bien se sintió reconfortado. Una sociedad que ahogaba a sus miembros en la infelicidad por la vía de estimular su deseo mucho más allá de las posibilidades de satisfacerlo iba a desaparecer; una nueva metafísica aparecería para librar a los antiguos hombres de la pesada carga de la competencia sexual.
    Por su parte, su hermano Bruno, no sintió nada especial; la medicación proporcionada por el personal que le atendía en el hospital psiquiátrico evitaba cualquier atisbo de líbido, dejándole así sin niguna razón para seguir viviendo, si es que alguna vez había tenido alguna.”

  • El Apocalipsis según Edward Lear:
    Habrá en Babilonia cuatro jinetes
    que querrán mandar el mundo al garete.
    Llegarán cabalgando,
    y a la Bestia ayudando,
    porque, los sellos, se habrán roto los siete.

  • ¡Primer comentario del año! Y no me siento ni especial ni nada.Snifses varios.
    El apocalipsis según Bendis (que sí,que está muy visto,pero siempre hace humor y gracia de esa):
    Un joven Spiderman está tirado en el sótano de casa de su tía,castigado.Llega MJ,cansada.
    -Hola,tigre.
    -Hola,MJ
    -¿Qué pasa?
    -¿Que qué pasa?
    -Sí, ¿qué pasa?
    -¿Que qué pasa?
    -¿Qué pasa, Peter?
    -¡Qué pasa! ¡¡El fin del mundo llega y yo no voy a poder hacer nada!! ¡Eso es lo que pasa!
    -Ah
    -Sí.
    -Vaya
    -Creo que ha llegado la hora de…¡¡¡dejar de ser Spiderman para siempre!!!
    -¿En serio?
    -Sí
    -¿De verdad?
    -Ya ves
    -¿Me lo juras?
    -Sí
    -Uau
    -Lo sé
    -UAU
    -LO SE
    -¡Tendré un novio normal!
    -Sí,a cambio del final de nuestra vida.
    Peter y MJ se besan,él comprende que debe salvar el mundo,sale,pega cuatro patadas a los malos en un par de páginas con grandes chistes socarrones,gana,vence al mal y vuelve a casa a retozar con su bella moza mientras reflexiona sobre lo que significa ser Spiderman.

  • (Espero haber podido imitar el estilo de Tom Sharpe y que os guste. Hace 1h que tenia que haberme ido a dormir)
    El Apocalipsis, según Tom Sharpe.
    Hacía frío, la noche era cerrada, el viento aullaba y para colmo estaba diluviando. Wilt maldijo su suerte y continuó avanzando por la calle vacía, lentamente debido a su estado de embriaguez. Muy a lo lejos vio unas luces y con resignación se cerró la gabardina, agachó la cabeza y se dirigió a la que creía su casa. Cuando estuvo a la suficiente distancia observó que había gran alboroto en el interior, las cuatrillizas debían de estar peleando otra vez ante la incapacidad de su madre para controlarlas. Probó con la llave, mil y una veces, pero no había forma, la puerta no se abría. Se asomó a la ventana con cautela y vislumbró a cuatro enanos abusando de una anciana mientras su marido amordazado y atado observaba la escena desde el rincón donde lo habían abandonado. Uno de los enanos sodomizaba a la anciana embutida en una perturbadora vestimenta de latex, otro le golpeaba las nalgas con una pata de mesa rota, el tercero se masturbaba mientras en la mano sostenía un consolador y el cuarto se tomaba algún tipo de afrodisíaco estimulante que escupió sonoramente al descubrirle observando.
    Wilt, en estado de shock, horrorizado y haciendo caso omiso del deber de auxilio, echó a correr pero con la maldita oscuridad tropezó con una raíz y se golpeó al caer con un macetón de flores. Perdió la consciencia. Cuando la recuperó sintió alivio al comprobar que no se encontraba sobre el barro. La sensación duró unos segundos hasta que tuvo la certeza de que se encontraba retenido dentro de la casa. Sin embargo, algo había cambiado. Todo estaba en orden, la pareja de ancianos se encontraba sentada en un sillón, cogidos de la mano. Los enanos, vestidos todos, ocupaban la habitación aquí y allá. Uno sentado y el resto de pie esperando. ¿Esperando a que? Alguien tocó al timbre. La anciana se levantó y alcanzó a abrir en un instante.
    -Oh, gracias por venir tan rápido, inspector Flint.
    -Se trata de una urgencia, ¿no? No se preocupe. Vamos, explíqueme que ocurre.
    -Sígame a la sala de estar, allí le explicaré. Pase delante, pase, por aquí.
    El inspector Flint apareció en el marco de la puerta. Al ver a Wilt maniatado con un aspecto lamentable sobre el sofá se le saltaron los ojos de las órbitas.
    -Dios mío, ¿que ha ocurrido aquí? -Wilt intentó explicarse, pero el anciano le interrumpió antes-.
    -Verá, hemos descubierto a este depravado acechando desde a fuera de la ventana
    -Pero, esto es una locura. Inspector, si me deja explicarle. Yo, yo… yo solo quería ir a casa a acostarme cuando… cuando por error intenté entrar a la casa equivocada…
    -¡Aja, allanamiento de morada! –exclamó triunfal el inspector.- Llevo años detrás de tí y esta es la gota que colma el vaso. Conseguiré meterte en prisión por esto.
    -¡No! Pero yo… estos enanos estaban abusando de la anciana. ¡Yo lo vi!
    -¿Huele eso inspector? -Pregunto el anciano.- Este hombre apesta a alcohol.
    -¡Esto es una locura, suéltenme, suéltenme! Quiero irme a mi casa y descansar, dejenme en paz.
    Wilt se estaba poniendo frenético y se revolvía de sus ataduras y cayó al suelo. En ese momento alguien toco a la puerta. El inspector se encargó de abrir y a la casa entraron como un relámpago Eva, la mujer de Wilt y las cuatrillizas disfrazadas de indias.
    -Por dios Wilt, ¿en que lío te has metido ahora?
    -Mamá, ¿porque papá esta en el suelo?
    -Anda niñas, ayudad a levantarse a vuestro padre.
    -Pero señora, ¿que hace usted aquí?
    -Me llamó la vecina de enfrente al reconocerle a Wilt y a usted y he venido para llevarle a casa a que cumpla con sus responsabilidades como padre. ¿Ves, Wilt, el ejemplo que estas dando a tus hijas?
    En esos momentos las niñas danzaban alrededor de Wilt cantando un grito de guerra, agachándose y encorvándose y golpeando en la cabeza a su padre a cada vuelta.
    -Niñas, hacedme caso.
    Las niñas recogieron a su padre, le levantaron estirándole de las manos atadas a la espalda, retorciéndole el brazo. Una de ellas aprovechó para atarle mas fuerte y Wilt gritó del dolor. Lo empujaron contra el sofa y al caer en él y estar recolocado una de sus hijas saltó sobre él, golpeandole el estómago, para quedarse ahí sentada. A Wilt le faltaba el aire y no daba crédito. El inspector Flint empezó a amedrentarse.
    -Se lo repito inspector –dijo Wilt- soy inocente. Iba de camino a mi casa, debí de equivocarme de casa y acabé aquí. No he hecho nada malo. Sin embargo esta pandilla de degenerado -dijo, abarcando con un ademán de su cabeza a los presentes- se hubieran encontrado como en casa en sodoma y gomorra.
    -Wilt, ¿Qué estupideces estas diciendo? –intervino Eva.
    -Cuando vi a los enanos sodomizando a la abuela salí corriendo. Ni siquiera entré en la casa, ellos me secuestraron – aulló.
    -Mamá, ¿que es sodomizar?
    -Cállate, Emmeline.
    -Papá, ¿que es esto? –pregunto otra cuatrilliza sosteniendo el consolador que había encontrado debajo del sofá.
    -¡Eso es un consolador, con el que aquel perturbado iba a penetrara a esta degenerada anciana!
    -¿Y porque no usan su pene? Fijate, aquel hombre la tiene dura… -señalaba inocentemente uno de las niñas.
    -Lo ve, ¡inspector Flint! Soy inocente. Esta gente me ha raptado, aquí no ha habido ningún allanamiento de morada.
    -Papi, ¿que es un allanamiento? –pregunto de nuevo Emmeline
    -Tonta, es a lo que jugábamos con papa en la casa del vecino cuando se fueron el fin de semana.
    -Ah, es cierto.
    El inspector maldecía su suerte, otra vez iba a escaparse Wilt de rositas. Maldita su familia y maldito el un millon de veces.
    -Aquí yo no pinto nada, váyase Wilt. Y ustedes… -dijo dirigiéndose a la pareja de ancianos y a los enanos- deberían avergonzarse. Podría tomar medidas por intentar engañarme y acusar a alguien inocente. Pero se van a salvar porque ahora lo único que quiero es salir de esta habitación de locos.
    -Niñas, nos vamos. ¡Henry Wilt, arriba! -dijo con Eva con autoridad-.
    Wilt se levantó sin rechistar aun con las manos a la espalda y se dirigio hacia la puerta.
    -Mamá, ¿podemos llevar a papa a casa como un vaquero detenido?
    -Haced lo que queráis niñas, pero daos prisa, nos vamos.
    Una cuatrilliza agarró las piernas de su padre mientras las otras tres le empujaban. Wilt cayó para atrás golpeándose la cabeza contra una mesilla. Antes de perder la consciencia y hacerse la oscuridad completamente un fugaz pensamiento recorrió las sinopsis de Henry: Los cuatro jinetes del Apocalipsis eran cuatrillizas.

  • El “Hapocalipsis” según Julio Cortázar:
    “No tengás miedo, vos, encantadora de palabras, sibilina como la serpiente que retratás con tus andares, vos, inocente, ingenua, tan dulce… Dibujaré una rashuela que te salve del vacío, de este vacío que no es más que nuestra deuda por no saber amarnos. Amar. Hamar. ¿ Y qué son las palabras si no las dibujo en tu cabesho a ritmo de jazz? Encendé otro cigarisho, consumílo como el mundo nos devora de a poco, nos zarandea, nos destrushe, nos deja en la nada, este Hapocalipsis, che….. Plof. “

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *