Dokios: bollicao japonés

La supremacía de occidente acabó

Y la juventud se está volviendo amarilla

Primero videojuegos, luego el manga llegó

El terror japonés también les maravilla

 
Calipo A – La invasión oriental

 

dorayaki_doraemon.jpg

 Que lo japonés mola a la peña es tan evidente y lleva tantos años que ya no vamos a decir nada. De puro obvio y como es natural, muchos comienzan a echar pestes de todo lo que tenga sello nipón, desde la Wii a Death Note. Ya comentábamos hace tiempo las propuestas de canciones  Jotapop, (que no j-pop), que estrellaron este verano. Lo extraño no es, por tanto, que el comerciante autóctono imite estética, o se apropie de sus símbolos (no de sus códigos) para vender un producto al consumidor, normalmente joven.  Lo raro es que el producto tenga buena acogida y encuentre su lugar en el mercado. El Dokyo lo ha conseguido.  Puede que no por los otakitos, que saben de que va el tema. Pero ha pasado ya un año desde su lanzamiento y, en contra de lo que pensábamos muchos, seguimos encontrándolo con asiduidad en los comercios hispanos (normalmente regentados, miren por donde, por asiáticos). Y también hemos encontrado sus envoltorios tirados por las aceras, lo cual demuestra aún más, tanto el éxito del producto como lo incívico de sus compradores.

 Allá a mediados de 2006 asistíamos asombrados a una campaña de publicidad que representaba a la perfección la teoría de la Alianza de Civilizaciones. Era el anuncio del Bollycao Dokio, que pueden ver ahí arriba.  Chinos fingiendo ser japoneses haciendo el mongolo para los españoles: los pueblos asiáticos olvidaban aquí sus diferencias para tener una amistosa mano al niño español. Que aprendan los de Hombres detrás del Sol. ¡Mola Asako! Nos comentaban. Siendo el anuncio de un bollo hubiera quedado mucho más apropiado un juvenil “Es la crema”, expresión que odio, por cierto. El anuncio tiene tela: un chaval hace unos aspavientos como de concurso chorra del Expomanga y se pone a imaginarse una supuesta “fiesta nipona”. Los chavalaes bailan una música techno genérica bastante poco asiática, de esas que igual valen para anunciar la próxima hazaña  de Fernando Alonso en tu pantalla amiga que para reportaje sobre una Campus Party en Cuatrosfera. Pero moderna, o moderna según lo ven señores creativos de publicidad, que han disfrazado de colegiala japonesa a una señorita oriunda de Pekín (pero residente en Alcorcón) de 27 años que estaba tan tranquila con su madre, en su tienda de productos variados, para el hogar escuchando  a Andy Lau.

dokyo1.jpg

 

  El spot no hace sino seguir los preceptos que los ejecutivos de Nestle decidieron para el branding del Dokyo. Letras con trazos cortantes, como las que dibujaba Ibáñez cuando Filemón maldecía a Mortadelo en algún idioma extraño   A su lado una imagen de un bollo abierto y chorreando chocolate. Una imagen muy poderosa y sexual, que conjura diferentes significados, bien para unos críos que han dejado hace poco la fase anal, bien para otros que están a punto de entrar en la fase genital, o bien para unos degenerados de mierda como vosotros.  El envase completa su atractivo con el dibujo de un chino. Que imaginamos es japonés, por el nombre y forma del bollo. De hecho su ropa nos recuerda a la los típicos tenderos en puestos de Tokio con su kimono corto. Pero que le vamos a hacer: es que el muñeco tiene una pinta de chino que tira de espaldas.

 

dorayaki.jpg
La planta de Little shop of horrors

La forma y presentación del bollo está claramente inspirada en los dorayakis.  Puede que os suenen porque Doraemon, el gato robot cuya cabeza rivaliza con la de Dawson, los devora. Yo ignoraba lo que era hasta que un día mi hermana, jugando a un juego de Doraemon en la Game Boy, comentó contenta “anda, si te cojes un dorayaki te recargar la energía”. En ocasiones, el felino se refiere a ellos como “pastelitos de mermelada”. Lo que llevan, en realidad, es pasta de judías rojas, que se supone son dulces y que encanta a toda esa gente que escribe blogs desde la tierra del son naciente. Pero aquí…   tu dile no ya a un chaval, sino a cualquier persona que se vista por los pies y prepare / haya preparado / vaya a preparar unas oposiciones (como buen español), que te vas a comer un bollo relleno de judías. Ascazo. Afortunadamente, esto lleva choco.

 

dokyo2.jpg

 

  El reverso tenebroso del envoltorio nos invita a “completar nuestro desayuno japonés” con leche o zumos. Una auténtica majadería digna no ya de esta web, sino incluso de un señor  futbolista o un cantante de Jarabe de Palo. Cualquier persona medianamente versada sabe que los nipones hacen la fotosíntesis (y se reproducen por mitosis). En el raro caso de que el crío carezca de clorofila, sabemos que desayunan, por ejemplo, Natto, que es una cosa que dicen huele que apesta. Nos parece bien que lo adapten a los gustos españoles, eso sí. Completen su desayuno japonés con un zumete, su comida japonesa con sushi y arroz y sus pajas japonesas enviando un mensaje al 565 con la palabra HENTAI para recibir unos dibujos de niñas con el pelo verde y coletas siendo violadas por tres tentáculos por cada orificio (sí, por la nariz también). Joer, primo, es la puta risa.

virudokio.jpg
Según come el mulo…

  En cuanto al producto en si mismo, su consistencia es gomosa y parecida a la de las tortitas. Al menos a las que he probado yo. Quizá, no lo sé, también a esas tortitas que los americanos se comen en montañas, bañadas de sirope  de arce (“ven a desayunar, he hecho tortitas”), y que implica que la madre se ha levantado como una hora antes para preparar semejante cantidad de comida para toda la familia, que luego muchas veces no comen porque llevan tarde a coger el bus del cole. Quizá, la próxima vez, la Señora Jhonson, en lugar de matarse a trabajar, le de al pequeño Bobby una bolsa de Dokyos y a tomar por culo. Se lo merece, el muy cabrón, por desagradecido. Ojalá le coma un oso del zoo.

 

dokyo.jpg
Comprobado: un pollo te recupera más vida

  Una cosa que nos gusta y nos divierte es el sello de Dokyo que aparece en la parte superior del pastelito, para que se grabe a fuego la marca en la cabeza. Quizá en el futuro podrán “serigrafiar” dibujos, de, por ejemplo, Los Algos o la serie infantil Escenas de Matrimonio, tal y como hacían en las Tosta Rica con Los Aurones.   Nosotros hemos aprovechado la ocasión que  nos brinda este producto para presentar en sociedad a nuestro catador oficial a partir de ahora y tras la retirada de Billy..

 

 

virugato_dokyo.jpg
Algún día, mil gatos soñarán a la vez. Y ese día me las pagarás.

Así es amigos, Hoy damos la bienvenida como catador y colaborador de la web a BUDDY, el nuevo virugato que ya muchos conoceréis. El anterior portador del título, Billy se ha retirado del mundo internetil y se dedica a educar a su ahijada, la gatita Suerte, mientras que Buddy ha tomado el relevo y el protagonismo en esta importantísima tarea. Y como pueden ver, el Dokyo ha fracasado ante la prueba felina, provocando su rechazo. Buddy nos informa que, no obstante, guarrerías y productos químicos aparte, su aporte calórico no es excesivo, y las grasas, aunque quizá un pelín elevadas, están presentes en una cantidad inferior a la media de bollos de este tipo. Aún así y tras esta prueba, hemos comprobado que el Dokyo no es indicado para gatos!. Para personas humanas, aún no lo tenemos claro

 
 

Popy-DoraemonDorayakiHouse.jpg
La fábrica de Willy Wonka, una mierda comparada con esta

  Sea como fuera, es evidente que el producto a encontrado su lugar. Y es que, y aquí me descubro, amigos, el bollo está muy bueno.  Ante lo cual, y para terminar de integrarnos en su atmósfera falsa nipona, le dedicaré un Haiku:

 

Un Dokio no me basta
Aún tengo hambre
Préstame cinco pavos para chile con carne.

 

Y con esto nos despedimos por hoy. Espero que el siguiente producto que comentemos sean las barritas de sésamo esas tan buenas que vendan por ahí, y que les den una buena provisión a los empleados y jugadores de ese gran club de la Real Sociedad. El día que tengan una estrella del fútbol como Dios manda, ese día, si que hablaremos de un nuevo orden mundial.

109 thoughts on “Dokios: bollicao japonés

  • Buenísimo artículo, desde luego más delicioso que el Dokio éste, que si que probé hace unos meses y tuve que dar uno a una compañera de trabajo (¿vienen dos en todos los envoltorios o me compré uno extra?).
    Por cierto, un saludazo a Buddy que el muy felino ha hecho a la perfección su papel; interés aparente en la primera foto (parece Grissom examinando una prueba, y total indiferencia británica en la segunda).
    P.d.: Viru, ya me dirás como haces para comer tanta dulcinada y mantenerte delgado, cabroncete…

  • Ante todo, decir que me he descojonado con algunos puntos (lo de “según come el mulo…” me ha hecho soltar una carcajada). Yo sí sabía que eran dorayakis lo que comía el gato chupachups, quizá porque de hecho vi bastante Doraemon y he de decir que me parece de calidad infinitamente superior a esa puta mierda de Shin Chan.
    Yo, por cierto, no me dejo atraer por el mundillo japonés, como los buenos Montse Akane o Trotty podrán confirmar. Me gustan algunas cosas, y tampoco con locura.

  • La verdad es que la primera vez que me dieron a probar un Dorayaki real dudé. La verdad es que nunca había pensado que cuando Doraemon en valenciando decía “pastissets de fessols” (pastelitos de judías) se estaba refiriendo a judías de verdad. Pero la cosa es que están buenísimos, con un sabor algo parecido al chocolate. De hecho los preparo de vez en cuando.
    Y no, no soy otaku. Yo le doy a todo.

  • Si yo lo hago por la tontuna, pero a mí me gustan las judías rojas.
    Aquí en Madrid, ya digo que decían pastelitos de mermelada.

  • Muy bueno el artículo, pero me he quedado extrañado e incluso indignado ante cierta cosa: ¿un artículo sobre comida sin una historieta de los Furbys al final? ¿Que ha pasado aquí? No me lo termino de creer. ¡Exijo reconocimiento para los Furbys! (Por pedir que no quede)

  • ¡¡Pues no lo conocía!!
    Aunque a lo mejor lo han inventado para hacer más ventas con el bollicao, que la gente se cansaba del alargado, o sea como en burguer king con el long chiken y la hamburguesa redonda de pollo de toda la vida, pero al revés xDDD
    Por cierto ¿estaba bueno? en la foto no pones muy buena cara. 😛
    Qué mono esta Buddy, ha crecido mucho. ^^

  • El Dokyo este de los huevos está comible, pero no sé, tiene un puntillo de sabor que no me termina de gustar del todo. Pero oye, cuando hay gusa, pa alante.
    Por cierto Jose, enorme la referencia a Raphael de la Getto. “Carambola a la izquierda, carambola a la derecha, lucha con la tormenta”.

  • ¡QUE VIVA!
    Bueno… lo de los Furbys tiene explicación: los muñecos eran de mi hermana y ya no vivo con ella.
    Me he comprado otros 4 por ebay, pero claro, no son los mismos, y no sé ni como se llaman ni les he dado personalidad.

  • ¿Me pregunto como seria todo esto al contrario?.Los japoneses analizando el pastelito de la pantera rosa’ o aquel bollo que traia la tableta de chocolate aparte (bollo que estaba mas bueno que el propio chocolate).A ver si llega a occidente el teriyaki,mucho mejor que las castañas asadas.

  • El artículo buenísimo, como siempre, acabaré pillándome un bollicao de esos para probarlo, y mira que los inventos de la bimbo no me seducen en absoluto…
    Me congratula también ver que el monólogo de los americanos de Goyo Jiménez en la Paramount ha triunfado más de lo que pensaba… menudo crack.
    El nuevo virugato también mola, Viru, conoces la web de i can has cheezburger? tiene algunas fotos bastante buenas.
    Y me uno a lo de los furbys

  • tengo que reconocer que me gusta el rycoco ese. que como apereitivo para una goremovie o Bmovie esta molto vene..pero viruete estas tonto darle un pastelito a un gato,no prefiriria medio kilo de pata de oca

  • Los Furbys descansan en paz en su humilde morada. Cuando quieras estarán dispuestos a ir a tu casa y a degustar manjares como en antaño. Aunque ya que presentabas al nuevo Virugato, les podías haber presentado también a ellos, así les sacabas de sus cajas, que no son Evas.
    El bollicao, simplemente riquísimo, ni comparación con aquellos panes de perritos rellenos de nocilla (ni siquiera Nutella, Tsk).
    Buddy está guapísimo, me encanta la mirada asesina conspiradora contra el pastelito, ni el peluche de Bob Esponja le produce tanto asco.
    El Virugato os saluda a todos, fieles lectores, alzando su zarpa.

  • Pues yo probe el Dokio este y la verdad es que no me gusto un pelo. Y es extraño porque soy devorador compulsivo de bolleria industrial y chucherias, pero le encontre un punto de sabor que no me gusto nada.
    Eso si, como dice King K. Rool exijo que vuelvan las historietas de los furbys. Qeuremos conocer a los nuevos monstruitos que se han unido a la virufamilia 😛
    P.D.: Carambola a la izquierda, carambola a la derecha, por todas partes carambola XD

  • el bollo no está mal, pero deberían disimular algo el sabor a huevo en la masa, que desentona (y revuelve el estómago) un poco…

  • el bollo es bastante bueno, y todavia gana mas cuando sabes que podria estar relleno de ¿¿judías??
    Cuando los veia por la tele en doraemon o en otras series siempre me imaginaba que estaria relleno de chocolate.
    Me alegro de que vuelva a ver un virugato oficial.

  • El otro día intenté hacer unas tortitas típicas americanas, el resultado fue una fallida masa con mucho sabor a harina indigesta y que se quedará pegada en el cólon hasta el último día que deje de respirar.
    Cuando probé los Dokyio cai rendida a su sabor, tanto que por un momento tuve miedo de que fuesen un fracaso y los retirasen pronto del mercado como ha pasado mil veces con otros productos.
    Me compro la bolsa de cuatro, la de dos me sabe a poco.
    Espero un éxito largo de este pastelito.
    Besotes ;).

  • ¡Vaya si tienes bonito el gato, Viru! A ver si os enseño un día mi gato, el auténtico GATO MARIQUITA.
    Hablando del tema en cuestión: el Dokyo no es absolutamente repulsivo, acompañado de varios solysombras (cortitos de café) se puede comer. Tiene poca sustancia, para un adulto sabe a demasiado poco.
    El pasado miércoles volví a saborear un KONTI de Bimbo, que pensaba que había desaparecido (como el malogrado “Bucanero”). Sigue igual de grande y de “mazacote”.
    Desde aquí, rompo una lanza en favor del Konti, un pastelito de verdad, complementado con colacao y mollete antequerano con tortilla de patata y mahonesa.
    Un saludo con ovillo de lana.

  • Soy yo o los ojos del Virugato son como… como de drogado, no le debió sentar bien eso de los chinos que probó

  • Joe, yo es que soy alergico al chocolate, y en mi vida he probado nada de estas cosas….que vida triste coño, asi q el dia q me muera, pedire un kinder bueno, un ferrero rocher, y queria pedir tb un bollicao.
    Un saludo de un chino residente en alcorcon!

  • Joe, yo es que soy alergico al chocolate, y en mi vida he probado nada de estas cosas….que vida triste coño, asi q el dia q me muera, pedire un kinder bueno, un ferrero rocher, y queria pedir tb un bollicao.
    Un saludo de un chino residente en alcorcon!

  • Imprezionante, el articulo cojonuo, y la referencia al “sangriento final de Bobby Johnson” … sublime.
    Has entrado en mi elenco de dioses de la humanidad Viru.
    Un saludo de un sufridor Realista Sociedadista 😉

  • Un artículo de comida!!!Los echaba de menos. No he probado los dokyos y eso que a priori tienen todos los ingredientes para viciarme, y ganarme una diabetes. Es curioso como estas gilipolladas japas se han ido poco a poco adueñando de nuestras mentes golosas, mientras que las infravaloradas tortitas apenas tienen su público. Un día en el Mercadona nos dió a mi novia y a mí por comprar preparado para las tortitas y a falta de sirope de arce, compramos sirope de chocolate. La gordura entró en nuestras vidas…

  • Off-Topic total: Sr. Viru, enhorabuena a usted y al resto del elenco de Calipo A, que en breve cumplirán uno de mis sueños: compartir escenario con los ínclitos, los maravillosos Mamá Ladilla. Espero poder presenciar tan magno evento.

  • sin kerer hacer publicidad, ni ganas, el bollo en cuestion es obra de Panrico, ni nestle ni bimbo señores, ke un servidor se tiró 3 añazos repartiendo sus malditos productos…por cierto, algun dia contare que hacen con los bollos y donuts “caducados”…se lo pueden imaginar…a la masa y a vender otra vez!..desde entonces no he vuelto a probar ningun producto de estos explotadores..buaj!

  • Esta clase de productos terciarios siempre me ha dado mucho repelús. No sólo por el aporte injustificado de grasas de la mayoría de ellos, sino porque además no implican suplemento nutrivo alguno a una dieta sana y equilibrada. Y lo que no deja de sorprenderme es ver a tanta gente obesa comiendo este tipo de cosas a todas horas. ¿Es una cuestión de hábito, de adicción, de inercia o qué? Sea como sea, los casos de diabetes siguen creciendo en España y parece que a nadie le importa. Y vale que el artículo tiene un aire cómico, pero me sentía en la obligación de darle un matiz serio a todo esto. Saludos

  • Dos cosas Viru:
    1) Gran referencia al payaso del Príncipe de Bel Air (Jazzy Jeff o como se llame el colega colgao de Will)
    2)Los haikus tienen 3 versos.

  • Dos cosas Viru:
    1) Gran referencia al payaso del Príncipe de Bel Air (Jazzy Jeff o como se llame el colega colgao de Will)
    2)Los haikus tienen 3 versos.

  • Dos cosas más:
    1) el comentario de antes ha salido repetido porque me ha dado error, ojú.
    2) No hay nada mejor que un bimbollo relleno de Nocilla… Los dokyos esos son de aficionados 🙂

  • Ryo Dragoon tiene toda la razón. Nutella es mucho, muchísimo, mejor que Nocilla.
    Y el Bimbocao es mejor que el Bollycao. Que asco de país marquista.
    UH-HA

  • joder pues no conocia yo la cosa esta! y claro a medida que avanzaba en el artículo me entraban ganas de probar el invento… pero.
    cuando habla el virugato, todos callan, en nuevo virugato dice: “los dokios son una mierda!” y yo le hago caso al virugato!
    por cierto el virugato tbien hace una referencia a gaiman no? acuerdate viru, soñaran 1000 y te joderan a ti el primero q estas más cerca del nuevo mesias!!
    muy bueno el artículo!

  • Pues yo probé hace poco el intrefecto, para reverdecer laureles, y no me gustó nada. Precisamente es ese regustillo chancro en la masa lo que casi me produce una arcada a lo Pandilla Basura, echando hasta Blandi – Blup. Teniendo las inefables CONCHAS (El primer bollo censurado en Argentina), que le dan mil vueltas, no entiendo cómo se vende semejante sandez. Lo que hace el marketing…

  • Y ahora todo el mundo llora, Papa Mr. Johnson le echa la culpa a su señora…
    Sí, Longshot, va por Gaiman.
    Gracias por los datos Violante, soy un ignorante (que rima con tu nombre).
    Y nada, Furanoso, haces bien en repetirnos lo malos que son. Yo me lo tomo como una chuchería más que como un alimento.

  • “A su lado una imagen de un bollo abierto y chorreando chocolate. Una imagen muy poderosa y sexual”
    Joder, ¡es que visto desde arriba parece un chocho!
    Bonita referencia a Un Pingüino en mi Ascensor :D. Por lo visto siguen en activo, como vengan a Málaga voy fijo. Aunque esté más perdido que un pulpo en un garaje, ahí rodeado de miembros de NNGG…
    El Dokyo éste… pues bueno, lo probé un día y ni fu ni fa. Prefiero hacerme unos croasanes del Mercadona rellenos de sirope de chocolate (marca Choví, por supuesto).

  • Me acabao de comer uno, que he pillado de una gasolinera. Sólo puedo decir que la sensación es como masticar un borrador untado con lo que he sacado esta mañana por mi nano.

  • De nada Viruete, es culpa de mi vena docente (mi rima es asonante, más cutre jejeje)
    Vale, la Nutella está más güena pero yo prefiero la Nocilla. Cuando yo era pequeña no había Nutella aquí…

  • Grande, grande, ¡grande!
    La verdad es que todavía no lo he probado, y se supone que estoy a las caídas en todo esto de las japonesadas. Pero no sé… yo creo que en el fondo tras todo esto hay un intento de ir erradicando la imagen fálica del bollycao original. De pequeño jamás pensé en ello (no estaba TAN deforme mentalmente), pero conforme crecí no podía evitar pensar asqueado en imágenes horrendas al ver a los chavales comiéndose esos cilindros rellenos de cre… joder, es que lo ponen en bandeja xD probablemente eso causó el éxodo masivo a las (deliciosas y radioactivas) palmeras de chocolate de la cefetería del tuto, no sé…

  • Voy a quedar como un frikazo pero los dorayakis tan buenos, al menos nosotros hicimos caseros(con azucar a saco) y tienen su gracia.

  • Os comento una cosa y no es coña, todo el mundo dirá “joder, que cachondo este”, pero joder, es verdad. Resulta que los fines de semana estoy mucho en la zona de Casa de Campo (dejaros de murmurar…) y suelo pillar bebida o bien en las tiendas de “frutos secos” o en el Dia% que hay en la salida del metro de Alto de Extremadura. Pos bien, cuando coincidía precisamente con el ExpoManga, tanto en las tiendas como en el Día% tenían un huevo de bollos de estos, y la gente pillaba Asako (ahi un chiste malo…). Por cierto, en BCN venden de los de Judías Rojas justo a la vuelta de casa de mi novia en una tienda de nutrición, la media docena sale por 3,60 y estan muuuuy buenos (tuve que comermelos yo que a mi novia no le molaban…y la que quería probarlos era ella…).
    PD: Mierda de Dokyo, con lo que molan las conchas codan de toda la vida…
    PD2: Despedidos Readmisión!!

  • Hummmm… La verdad es que no es como un Bollycao tradicional, pero no está mal del todo. Por cierto, “Algún día, mil gatos soñarán a la vez. Y ese día me las pagarás.” Eso es una adaptación de una frase de las últimas escenas de la peli “La cortadora de césped”????

  • Ya os digo nos estan invadiendo los japos cada vez hay mas tiendas d su comida y ahora , eso y pa encima tan secos q prove uno y mi reaccion fue como la del gato 😀

  • “Algún día, mil gatos soñarán a la vez. Y ese día me las pagarás.”
    Sasto, Neil Gaiman, de la historia de Sandman “el sueño de un millar de gatos”, otra cosa es q Gaiman se haya inspirado en otra historia xq ese tio debe de habre leido una cantidad de libros e historias q asusta.
    Y si, gran articulo, ya tocaba otro de comida basura.

  • ¿Dockyo?… No es más que dos hot cakes unidos y con un relleno; bueno eso creo después de leer lo arriba expuesto. De hecho tengo toda la renga vida comiéndolos y dudo que mi Madre se inspirara en la cocina nipona para prepararmelos.

  • ¿Dockyo?… No es más que hot cakes unidos y con un relleno; bueno eso creo después de leer lo arriba expuesto. De hecho tengo toda la renga vida comiéndolos y dudo que mi Madre se inspirara en la cocina nipona para prepararmelos, aunque debo admitir que no mucha gente los come de esa manera aquí en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *