Salvados por la Campana

En la historia de la televisión reciente (de los años 80 hasta ahora) ha habido un tipo de serie que por su abundancia ha llegado a crear un género en sí mismo: me refiero a las series de instituto, protagonizadas en la mayoría de los casos por actores que aparentaban tener 10 años menos y en las que ocurrían cosas que tú nunca has visto en tu colegio: grupo de animadoras, bandas musicales, bailes de fin de curso, actores que se hacen pasar por tu padre ante el director, lucha libre, fútbol americano, enfrentamientos entre los populares y los nerds…

No sé en el vuestro, pero en mi instituto se jugaba al fútbol y como mucho al baloncesto, no había animadoras ni grupos musicales, y eso de populares y nerds…. pues imagino que sí, aunque no a unos niveles tan dramáticos como los de estas series americanas. Pijos los ha habido toda la vida de Dios, pero lo que más abunda es la gente normal, y unos cuantos repetidores sembrando el terror. Y nunca he ido a uno de esos bailes de fin de curso, con padres vigilantes, globitos y ponche para beber. Por no tener, no he tenido ¡ni mi propia taquilla!

En este artículo se trata de recordar una de las series que inició la moda por esta temática. No fue la primera, pero sí una de las más influyentes. Me refiero a “Salvados por la campana” (Saved by the bell), que alargaron todo lo que pudieron hasta exprimir la última gota de los chavales de Bayside. Ahora que Popular se emite en la 2 y es de las pocas series decentes que se pueden ver (recuerdo un sueño de una de las protagonistas que recreaba magistralmente la película ¿Qué fue de Baby Jane?) es un buen momento para hablar de esta serie, que más que ficción, se podría hablar de modo de vida.

Los antecedentes

Copiada y repuesta hasta la saciedad, pocos recuerdan que tiene su origen en una serie anterior, donde aparecían algunos de los personajes de niños, en concreto Zack Morris, Screech Powers y Lisa Turtle. Esa serie se llamaba Good morning, Miss Bliss y la emitieron con poca fortuna en la 2. Recuerdo que el pobre Screech era incluso más tonto, y Zack lo manejaba a su antojo, como el simbionte a Spiderman.

El creador de la serie es Peter Engel, todo un especialista en este tipo de producciones adolescentes (también creador de la ñoña “California Dreams”, la versión musical de esta serie), que acertó de pleno al crear una pandilla de amigos en un instituto, cada uno con su propio estereotipo.

Personajes

Nombre: Zack Morris
Descripción: Rubio y guapito, es el bufón caradura, ligón, inteligente y que siempre se sale con la suya. Para lograr sus objetivos se vale de cualquiera a través del engaño, en especial de su colega Screech Powers. Muchos lo confunden con Dawson Leary, de Dawson´s Creek, pero no.
Accesorios: un móvil del tamaño de un portaaviones, fijador o gomina a raudales, zapatillas de deporte, que cuando creció se convirtieron en dos barcos.
Objetivos: Ligarse a la reina de las animadoras, Kelly Kapowski; escaquearse de los castigos del señor Beldin; conseguir dinero inventándose cualquier gilipollez, como ungüentos quitagranos (con efectos secundarios).
Momentos míticos: Fundó una banda en la que él era la estrella absoluta, “Zack attack”, con la que se convirtió en la versión masculina de Madonna.

Llegó a pensar que estaba enamorado de su querida amiga Jessie Spano, la “mamá” de A.C. Slater. Todo se debió a la función La Bella Durmiente, en la que ambos participaban, y fue al besarse cuando dudaron de sus sentimientos. Para deshacer la duda, decidieron volver a besarse, y cuando se apartaron, los dos contentos gritaron “¡¡¡Es genial, no siento nada!!!!”. Me pregunto si le ha pasado algo igual a alguno de vosotros, amigos.
En un capítulo, para hacer un trabajo de la escuela, se hace amigo de un antiguo chamán que le enseña sus orígenes indios. Impagable ver a Zack con las plumas y las pinturas, reivindicando los derechos de los indios, en plan Richard Gere.
Más adelante, llegó a casarse con Kelly en las Vegas, en una película sobre la serie, pero esa es otra historia.
Después de la serie: Se dedica a hacer telefilmes de Antena 3, y alguna película como Dead man on campus, y como no, las películas de Salvados por la campana. Su rol de galán lo ha perdido definitivamente.


Nombre: Screech Powers
Descripción: Típico “Nerd” americano, muy inteligente para las ciencias, experto en ajedrez y especialista en decir frases que no vienen a cuento. Delgado, feo y con el pelo rizado, tiene un aire a Davor Suker.
Accesorios: No suele llevar. Una vez llevó una boina que le daba suerte en el ajedrez.
Objetivos: Ligarse a Lisa Turtle, que pasa de él más que Laura Winslow de Steve Urkel. Crear todo tipo de inventos científicos, a cual más exagerado. Parecerse a Zack.
Momentos míticos: Llegó a tener una cita con su adorada Lisa, pero la cosa no acabó bien.
Tuvo una novia, que era una auténtica nerd, llamada Violet. Irónicamente era Tori Spelling, que haría de tía buena en Sensación de vivir (como papá era el productor…)

Se enfrentó a todo un campeón ruso de ajedrez, ayudado eso sí, de su boina de la suerte (que los malvados de sus contrincantes le robaron). En un capítulo aparece su habitación, inmensa (como la de todos los americanos, no como la mía, por cierto), y en la que tiene un robot, llamado Kevin, al que Screech trata tal y como Zack le trata a él. A diferencia de él, el robot se rebela. Su madre es una gran fan de Elvis, le gusta vestirse como el Rey, y tiene un busto en el salón que se el joven deja caer sin querer. ¡Ya tenemos trama para un episodio!
Después de la serie: Cuando todos los personajes crecieron y se fueron del colegio, la serie continuó con nuevos alumnos, y Screech se quedó de jefe de estudios, algo que copiaron en la serie “Compañeros”, cuando en una nueva etapa, con actores nuevos, aparecía Luismi (Manuel Feijoo) que hacía de Screech hispano. ¡Esa originalidad de los guionistas españoles!

Nombre: A.C. Slater. Las iniciales no significan “antes de Cristo”, sino Albert Clifford. Pero le da vergüenza.
Descripción: Hispano, moreno, cachas, jugador de fútbol, baloncesto y sobre todo luchador. Pelo rizado, sonrisa profiden. No necesita salir del armario. Él es el armario.
Accesorios: Suele llevar algún balón de baloncesto o de fútbol americano, para demostrar que es un deportista.
Objetivos: Ganar en todas las competiciones deportivas, derrotar a su rival pero sin embargo amigo Zack, y no pelear demasiado con su novia Jessie Spano, a la que cariñosamente llama “mamá”. Los primeros capítulos de la serie se centraron en la rivalidad con Zack, por lo que era un tipo duro. Con el tiempo, esa rivalidad disminuyó, se hicieron amigos y demostramos la ternura del gigante hispano, un hombre que es todo corazón.

Momentos míticos:
Cuando trata de impresionar a su padre, un rudo militar, de que él será un buen soldado, aunque él lo que quiere es ser luchador profesional. ¿Cuál sería su nombre, “El chicano tarado, Slater”? En la etapa de la serie de la universidad, College years, Slater tratará de investigar sus raíces hispanas, ante el pitorreo de Zack. Por eso se une a un curso de la universidad donde se pone en contacto con su pasado chicano. No olvidemos que el nombre real del actor es Mario López.
Después de la serie: Telefilmes, claro.

Nombre: Kelly Kapowski.
Descripción: Guapa, delgada, deportista, jefa de animadoras, más simple que los combates de Pokemon.
Accesorios: Un balón de voleibol o un pompón.
Objetivos: Ser la más deseada, la más piropeada, y vale, salir con Zack.
Momentos míticos: Llegó a ser modelo, con esa facilidad de las series de televisión, todo de la noche a la mañana.
En una función escolar, cantó Blue moon peor que Enrique Iglesias. Además, traducida al español: “Luna azuuuuuul”. Recordemos también cuando puso los cuernos a Zack y empezó a salir con el nuevo jefe del Max.
Después de la serie: Más gordita y atrevida, hizo de la malvada Valery Malone en Sensación de vivir y claro, telefilms. También tuvo un pequeño papel en “Un final made in Hollywood” de Woody Allen. Protagoniza su propia serie, Tiffany. O algo así – Viru.

 

Nombre: Jessie Spano
Descripción: Alta, pelo rizado, feminista, ecologista y todo lo que tenga que ver con pancartas y reivindicaciones. Gran amiga de Zack, lo cual es una contradicción, pues es el rubio es de lo más machista. Gran estudiante, está metida en consejos de alumnos, el periódico del colegio y todas esas cosas que hacen los empollones americanos.
Accesorios: Una pancarta o un libro.
Objetivos: Reivindicar los derechos de los animales, de las mujeres, del medio ambiente, y vale, ligarse a Slater, con el que hacía una pareja más extraña que Mónica y Chaendler de Friends.

Momentos míticos: Pocos, la verdad. Era un personaje muy antipático. Quizás cuando se convierte en una adicta a las pastillas de cafeína para poder estudiar y participar en un musical con sus amigos. No tenía tiempo para tantas cosas, la pobre. Inolvidable ver a la empollona Jessie, totalmente excitada, gritando “Estoy bien, quiero bailar”, para desmayarse a continuación.
Después de la serie: Irónicamente, y después de años interpretando a una feminista, protagonizó Showgirls, que a pesar de ser más suave de lo que parecía en un principio, armó gran revuelo en su día.
También apareció en La maldición del Escorpión de Jade de Woody Allen (ya es la segunda actriz de la serie que trabaja con él, ¿será Allen seguidor de Salvados por la campana?) y en CSI, serie que no conozco, por lo que no puedo hablar mucho.

Nombre: Lisa Turtle
Descripción: Pija, de raza negra, más superficial que Margaux Kramer, la amiga de Punky Brewster, con ropa de colores chillones, como la de todos los actores negros de las series americanas. Me pregunto por qué en las series americanas, la gente de raza negra siempre tiene una buena posición económica.
Accesorios: Una bolsa de compras
Objetivos: Comprar, ir de tiendas, quitarse de encima a Screech, y ligar con un compañero negro guapísimo, que curiosamente sólo aparece en los capítulos en los que Lisa se enamora. En el resto de episodios, Lisa es la única negra. Cosas de Bayside.
Momentos míticos: Lisa era bastante secundaria, la verdad. Un momento mítico es cuando gana a Slater en una prueba de gimnasia, de esas que tienes que pasar por tubos, arrastrarte debajo de una alambrada… Todo porque el grupo de Lisa era el de los torpes, y el de Slater el de los deportistas, y la chica le dio una lección.
Después de la serie: Ha participado en films desconocidos.

 

Lugares de reunión

Es una serie de televisión, toda grabada en estudio, por lo que los escenarios son limitados. De esta manera, las localizaciones prácticamente se circunscriben al instituto de Bayside y alguna casa particular.Tenemos una clase, un pasillo, el MAX´S (restaurante donde comen), la habitación de Zack, el despacho del señor Belding, el gimnasio y poco más. A veces aparece la habitación de algún otro personaje, pero en general la que vemos más a menudo es la de Zack. Por cierto, debajo de su cama, el chaval guarda un cartel de Kelly a tamaño natural, y encima de su cama cuelga una bandera de los Estados Unidos. (¿Os imagináis una serie española donde el chaval tuviera una bandera española colgada? lo llamarían de facha para arriba, oigan).

Otros personajes

De los más queridos era el señor Belding, el director de Bayside, algo así como un señor Skinner de carne y hueso. Era el rival a vencer. Para más inri, tiene un hermano más joven, super enrollado, que es muy admirado por los alumnos… hasta que falta a su cita con los chicos para ir a una excursión, para ir con una chica. ¡¡¡Esa moralina yanki!!! Al final va el propio señor Belding (“señor B” para Zack), y se reconcilia con ellos. Qué bonito.

También está Max, dueño del local de su mismo nombre, que aparte de servir las comidas a los chavales (¿no tiene camareros, tan mal le va?) es un actor frustrado y un mago frustrado, por lo que será utilizado invariablemente para hacerse pasar por el padre de Zack (y el señor B no se da cuenta), por un enviado de Harvard, y en general para lo que les haga falta. Imagino que en esos momentos cerraría el bar.

De vez en cuando aparecen los padres de los personajes, como el de Zack, enganchado al móvil, y sin prestar atención a su hijo (peligro, moralina), la mamá de Lisa, que trabaja en el hospital, el padre militar de Slater, o la madre de Screech, como hemos dicho, gran fan de Elvis.

Y por supuesto, profesores. Recuerdo especialmente a Testaverde, profesor de historia, que hablaba tan rápido que era imposible pillar sus apuntes. O uno con gafas, que creo que era de matemáticas, más serio que Terminator estreñido.

Las tramas

Más propias de un tebeo de Zipi y Zape que de la realidad, los episodios casi siempre versaban sobre estupideces que se le ocurrían a Zack, y que realizaba Screech, como aquella vez que graba una cinta subliminal para que Kelly se enamore de él, y todo el instituto acaba detrás del ligón rubio.

Lo más gracioso es que en cada episodio es frecuente ver a Zack vendiendo algún producto absurdo en el pasillo del instituto, y todos los chicos comprando como tontos.

Con el paso de los años, se incluyeron tramas más sociales, como aquel episodio en el que gente de Hollywood va a Bayside a grabar un spot, y se observa como la “mala gente del cine” se droga y hace cosas que no debes hacer en casa. Por supuesto, debido a la moralina de la serie, el “mal ejemplo” acabó mal. Lo más lamentable de ese episodio fue ver el anuncio grabado por los propios personajes (di NO a las drogas), y el consejo de Peter Engel y todo el personal de la serie al finalizar el capítulo, en plan Mr. T: “No os metáis en drogas, son asuntos sucios”.

Evolución

Debido al éxito de la producción, la alargaron todo lo que pudieron, e incluso cuando no podían. De hecho, hay una segunda etapa llamada “College years”, con Zack, Screech y Slater compartiendo piso en la universidad. Pero no tuvo éxito, ni siquiera cuando rescataron a Kelly Kapowski, que ya no pintaba nada. En esa etapa, se hicieron amigos de un exjugador de fútbol americano, llamado Mike. Lo recuerdo porque una de mis frases favoritas de esa etapa era una pronunciada por Kelly: “Anda ya, Mike”. Pero en general, era bastante mala. Ver a un Zack de dos metros haciendo las mismas tonterías que en Bayside no tenía ya mucho sentido.

Aparte de esta etapa, cuando los chavales crecieron, quisieron continuar la serie con otros actores, con pésimos resultados en todos los casos. Recuerdo que había un “Zack” moreno en un primer intento, que no cuajó, y en otra ocasión un protagonista rubio, pero sin gracia. Incluso repescaron a Screech como jefe de estudios, y por allí seguía Belding, pero ya no era lo mismo.

Como último intento para exprimir la serie, se rodaron varias películas, algunas de las cuales han sido emitidas en Antena 3, pero son más malas que un videoclip de Pedro Ruiz. Había una en Hawai, con todos los personajes y otra de la boda de Zack y Kelly en las Vegas, que gracias a Dios, no he visto.

Eso es todo por ahora. Otro día hablamos de una serie no menos mítica, Sensación de vivir! (No, Scott, no, ¿qué haces? – David gritando al incomprendido amigo suicida).

2 thoughts on “Salvados por la Campana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *