We are the world: Latido urbano y otros discos benéficos

Ahora que se acercan esas fechas tan señaladas, en las que celebramos nuestra victoria sobre los marcianos, suele ser habitual que se lance un mensaje de fingida solidaridad desde los medios. Este año además nos encontramos con que el siempre genial Tony Aguilar ha grabado un disco con unos supuestos amigos, con objetivos benéficos, para ayudar a la lucha contra el cáncer infantil.

Como comprenderéis la noticia ha causado un gran revuelo en la redacción de Viruete.com ¡Está lo más florido del pop español, por no decir mundial!

[vsw id=”xDohJEXK8BU” source=”youtube” width=”520″ height=”400″ autoplay=”no”]

La lista de invitados es impresionante:Los caños, Bellepop, Andy y Lucas, Austin, Las niñas, Nika, Belen Arjona, Carlos Baute, Junior, Tiziano Ferro, Piercing, David Cibera, Efecto Mariposa, Outlandish Natalia, Chenoa, Upa... Un sueño hecho realidad, como bien ves en el vídeo.

Hey, Dj neo, que sepas que molas mazo

El único que nos descoloca un poco es el tal Austin es el rubio que cantaba en Buen color y que después hizo V2, los que cantaban la canción de El bus. Pase lo que paseee…. Ahora se nos ha vuelto rapero, que es lo que más se estila últimamente. Como el propio Tony Aguilar, que se pasa todo el videoclip haciendo unos gestos que en otras épocas menos avanzadas podrían haber sido interpretados como síntomas de una enfermedad mental, cosa que casi podría decir de Junior y los Outlandish esos.

El toque sureño es aportado por los grupos más en forma de la escena nacional: Los caños, que nos volaron la cabeza con su último disco y Andy y Lucas, que siguen demostrando que es posible hacer rock en este país. Por cierto, que Andy y Lucas nos han salido muy solidarios: que si la canción esa de los maltratos (menuda letra), ahora esto. Aunque tengan pinta de robar radiocassettes son buena gente. Por Operación Triunfo tenemos a Tony Santos y su mandíbula bailarina y a las chavalas Nika, Chenoa y Natalia. No sabe nada el tío.

Lo que no acabamos de entender es la presencia por ahí de Carlos Baute, ese Ricky Martin de 2ªB al que teníamos perdidísimo o de El efecto mariposa, grupo explotación de La oreja de Van Halen, como aquellos de 7 leguas, que no se ha comido un rosco. Por lo demás, destaquemos a nuestras queridas Belen Arjona y Piercing, que sólo dicen uuuuuuuh pero que tienen una canción llamada Mueve tu bombo, y a las Bellepop. Menudos amigos tienes Tony.

 

El estilo de vida de una estrella del rock comienza a cobrarse sus frutos en la demacrada cara de nuestro amigo Andy.

 

A pesar de todo, el disco se me antoja un hito de la música pop española, que como siempre llega tarde a todas las modas, en este caso ya con 15 o 16 años de retraso. No recuerdo que múltiples estrellas de nuestra música pop colaboraran todos juntos en un disco cuyas ventas se destinan a una buena causa. Lo más parecido que hemos tenido ha sido lo de Tu música es atroz. De hecho es una cosa que sorprende por estar completamente demodé, que nos remite directamente a los 80 aquellos del Live Aid y esas cosas. Y si nos les importa, vamos a repasar las tres iniciativas que son más recordadas.

 

 

Hablemos primero de Band Aid. Fue la precursora de todas estas historias. A Bob Geldof, el tío que cantaba en Boomtown Rats y que no se ha comido un rosco desde entonces le entró el venazo solidario al ver que en Etiopía, un país cuya existencia era desconocida para el 90% de la población hasta entonces, iban a pasar una hambruna del copón. Así que convenció al cantante de Ultravox, (parece el nombre de un Transformer), el tal Midge Ure (¿de verdad se puede llamar alguien así) para que produjese el disco y juntos fueron convenciendo a la plana mayor del pop de la época, leáse U2, Bananarama, Duran Duran, Wham!, Spandau Ballet, Human League… para que cantasen en el disco y así aumentar su atractivo. Para muchos el efecto fue el contrario, claro. El Geldof fue listejo y convenció a un Paul McCartney pre-senilidad para que apareciese, sabedor de que su sóla presencia haría que medio mundo se fijase en el disco. El resultado fue Do they know it´s christmas?. Por supuesto, el disco fue un éxito en todo el mundo, también por aquí, que conocíamos a casi todos los grupos, vendiendo unos 50 millones de discos (más o menos lo mismo que Jesulín). Además grabaron un video en el que salía el Geldolf o George Michael haciendo de las suyas por las misteriosas tierras africanas, y unos pobrecillos muertos de hambre con cara de estar contentos pero de no enterarse bien del tema.

 

Mullets solidarios

 

Debido al éxito de la iniciativa se decidió celebrar una versión en directo, retransmitida vía satélite por todo el globo y donde actuarían artistas de los cinco continentes. Al engendro se le dio el nombre de Live Aid, y se celebró principalmente en sendos escenarios en USA y en UK. Como siempre vamos. La kilométrica lista de grupos participantes se nos antoja muy curiosa. Como siempre, por parte de los estados unidos aparecieron muchos de esos cantantes que se lo llevaban muerto por allí y que en Europa no se comían una rosca, leáse mi admirado Rick Springfield o Hall & Oates . Los jevis también tuvieron lo suyo, con Judas Priest y Loudness, estos últimos representando a Japón como único grupo japonés que le podía sonar al personal por aquella época, porque del resto de grupos nipones no se acuerda nadie. También tocaron grupos rusos y yugoslavos de esos que triunfaban por allí…

 

Daltrey, fastidiando a los etíopes, que querían morir antes de ser viejos.
No faltaron los grupos carne de Kiss FM tipo Sting, Status Quo o Reo Speedwagon. Y junto a clásicos como Bob Dylan, Joan Baez, The Who o Beach Boys estaban las sensaciones del momento en forma de gente como Thompson Twins (que eran tres), Howard Jones o Kenny Loggins… Menudo gazpacho. Jesse y los Destripadores no estuvieron invitados. En fin, que repasando todo lo que pasó uno se da cuenta de que a pesar de ser una horterada 80s hubo algunas actuaciones que tenían pinta de molar. No, es que no lo he visto.

 

Los yankis, que no podían ser menos, decidieron hacer su propia versión del Band Aid. Michael Jackson, siempre tan sensible a las necesidades de los desamparados, se alió con Lionel Richie y según ellos se sacaron en cosa de cinco minutos (me lo creo) el celebérrimo We are the world.

 

 

La portada del proyecto USA for Africa parecía la del nº1 de Secret Wars o algo así. Ahí estaban, además de los dos compositores, muchíiiisima gente. Gente que conocíamos perfectamente, como Bruce Springsteen o Bob Dylan, que se apuntaban a un bombardeo, gente con largas carreras como Tina Turner (que aquí conocíamos por lo de Mad Max) o Steve Wonder (por la Mujer de rojo) y ya directamente gente que no nos sonaba de nada, como Dionne Warwick o Steve Perry de Journey. Lo más alucinante es la presencia de nuestro admiradísimo Dan Aykroid en el proyecto, supongo que por estar en los Blues Brothers. O eso o le invitaron porque les moló Los cazafantasmas.

 

Con lo de We are the world (somos la hostia, que cantaban Siniestro total) ya fue el acabose. En el cole la cantaba todo el mundo, en las radios y en la tele salía todo el rato, hasta el punto que hubo un día en el cual 5000 emisoras de todo el mundo pusieron la canción al mismo tiempo. Estoy pensando en convocar a toda esta gente a ver si hacemos una canción parecida para recaudar fondos para un servidor. Ellos sacaron 90 millones de dólares para etiopía: yo con la mitad me conformo. Usa for Viru.

 

Y a todo esto… ¿dónde estaban las estrellas del jevi de la época? Pues como no les invitaron a ninguna de estas historias, decidieron montárselo por su cuenta. Así que, impulsados por los miembros de Dio, crearon su propio proyecto, Hear’n’aid, para que el personal de las tachas también pudiera sentirse solidaria por un día.

 

Los jevis también tienen su corazón. Atentos a las pintas del rubio.

 

Aquí participaron la flor y nata de la sociedad metalera: Rob Halford de Judas Priest, los guitarras de Iron Maiden, gente de Motley Crüe, el Yngwie Malmsteem ese, Quiet Riot, W.A.S.P… y por supuesto gente de grupejos menores de la época, como Rough Cutt y Giuffria (grupo que sólo nos gusta a una ex-novia mía y a mí). Como estamos hablando de heavy 80s y había cantidad de solistas incluidos, nos encontramos con que hay cerca de tres minutos de solos de guitarras, para que un total de diez corremástiles se hicieran sus correspondientes pinitos en la guitarra. Como curiosidad decir que Journey es el único grupo que repite miembro, esta vez enviando al proyecto al guitarra Neal Schon y que aparecen dos de los componentes de ¡Spinal Tap!: Derek Smalls, el agua tibia del grupo y el gran David St. Hubbins. Su novia, eso sí, no apareció por ninguna parte.

 

[vsw id=”156MJUhkceo” source=”youtube” width=”500″ height=”400″ autoplay=”no”]

 

No fueron los únicos pero sí los más recordados: también hubo una canción para protestar contra el Apartheid (con el Bono de por medio), otro para guardar más dinero (con Bono otra vez. Por cierto que por aquella época llevaba mullet), otro contra el sida… pero de resultados más discretos.Hasta Jem y los Hologramas grabaron una canción con Las Misfits y Los Stingers, todos al alimón. Ya en los 90 se pasó la moda de reunir estrellas para grabar una canción de fines benéficos, aunque sí se han seguido editando discos con esta finalidad. Eso sí, los de la VIVA hacían todos los años una reunión de estrellas de la cadena para cantar un villancico por navidades, cantando normalmente con Mola Adibisi y por ahí pululaban los Backstreet boys, Blumchen, Boyzone, Worlds Apart y todo el fascinante universo de la cadena alemana.

 

Afortunadamente como en África ya todo va fenomenal, como en la Marbella de Gil, no es necesario que esta gente les dedique una tarde de su tiempo (¡y sin cobrar!) para grabar una canción, a no ser que Tony Aguilar descubra su vocación misionera y haga un nuevo single con Antonio Orozco, el ganador de OT3 y la madre de Tony Genil. Y yo no sé ustedes, pero yo me lo compraré: todo sea por una buena causa.

One thought on “We are the world: Latido urbano y otros discos benéficos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *