gijoe1.jpg

En el último podcast de cine de La parada de los monstruos, hablando de GI Joe, no me quedó más remedio que hacerme eco de la malas vibraciones que la película estaba generando en, bueno, todo el mundo. Yo al principio tenía la sensación de que la película iba a ser buenísima. Pero meses y meses de leer que eso iba a ser una mierda y que el tráiler era malísimo acabaron por erosionar mis propias expectativas sobre la película, que eran bastante positivas..
Por algún motivo que todavía desconozco, GI Joe había nacido gafada. Desde el minuto 0 empezó a recibir hostias por todos los lados. Por que sí. Por ciencia infusa. Porque todo el mundo reconocía que la Baronesa era clavada. Pero aún así iba a ser una mierda.. Cuando alguien esgrimia algún argumento este solía ser que GI Joe no era un equipo internacional, sino americano y/o el ya más que conocido “están jodiendo mi infancia”. ¿Los mitoplastas atacan de nuevo?

gi-joe-cartoon1.jpg

Los mitoplastas americanos, cabreados por la internacionalización del grupo y la falta del REAL AMERICAN HERO se han dedicado durante meses a echar pestes. Y el español lo recoge y sin entenderlo del todo, hace suyo el clamor de «this is going to suck balls». Lo peor es que esta sí es buena, divertidísima, a mi parecer, el mejor blockbuster de este verano. Fui al pase de prensa y de ahí salimos todos bastante contendos. Imaginaos como me quedé cuando, al hacer la reseña para Greenshines empieza a aparecer gente asegurando que es una mierda… ¡4 días antes de su estreno!
La cosa es de locos: un elemento aseguraba que había ido a verla al cine con su hija y que le parecía una mierda. Además juraba que, al haber hecho una crítica positiva, nunca volvería a visitar la web. Es decir, tenemos a un elemento cuyo odio por una película sobre unos muñecazos de los 80 es tal que le lleva a inventarse cosas para poder desprestigiarla. La idea de una crítica buena a ese film que “fijo va a ser un truño”, que se diría en cualquier foro o blog de “cine friki” es tan ofensiva que hay que pararle los pies a quien ose decir lo contrario. Aunque haya que mentir, mentir como un bellaco, aunque falten aún varios días para el estreno. ¿En qué cabeza cabe que GI Joe vaya a molar, cuando todo internet está echando pestes sobre ella?

ga2-6.jpg

Este GI Joe ruidoso, colorista y pop recuerda al siempre despreciado Flash Gordon de Mike Hodges, en el cual, por cierto, también se cagaban en su día mientras la muchachada se lo pasaba en grande en el cine. Es más: por momentos incluso parece una película de la Cannon modernizada y con presupuesto. ¿Os acordáis de El Guerrero Americano 2? Si eso ya era un GI Joe apócrifo: ninja bueno, ninja malo, compañero negro cachas con metralletas, organización malvada con planes para dominar el mundo a base de guerreros clonados… ¡Si hasta el piloto del helicóptero se llamaba Wild Bill!
Desde luego tanto la vieja película de Michael Dudikoff como esta adaptación es mucho mejor que una serie de dibujos horrorosa. Hay un motivo por el cual nunca hemos hablado de GI Joe en 7 años: la serie siempre pareció flojísima, incluso de crío. Un dato: cuando se jugaba en el recreo la gente se pedía A LOS MALOS y se gritaba en voz alta «¡COBRAA!». Eso dice mucho del escaso carisma de los propios Joes, cosa respetada en la película con su protagonista Duke, soso de cojones.
En la época previa a las privadas, de Transformers o He-Man aparecieron decenas de cintas, de GI Joe apenas apareció la miniserie inicial. Tuvo que llegar T5, pero incluso entonces ya emitían Shurato, Inhumanoids o los Galaxy Rangers y me parecía muy poquita cosa, aunque tuviera 11 años (igual había que tener 9). Salvo los 5 primeros minutos de la película animada, claro. Los tebeos, aunque con buenas ideas, eran también bastante flojos. El bueno de Larry Hama nos daba uno bueno por cada 10 mondongos; pero imagino que por aquí dará un poco lo mismo porque también se cancelaron rápidamente

Y precisamente una de las mejores cosas que tiene es Sommers coje muchas de las mejores ideas que se han paseado por (principalmente) los cómics de la serie y arma con ella una película frenética, con cuatro escenas de acción bien diferenciadas en la que la sensación que se apoderó de mí fue la de “joder, que bien me lo estoy pasando”. Y unos malos que están entre bien y sensacionales: esa Baronesa debe estar entre las mejores recreaciones de un personaje de tebeo/dibujo/muñeco de la historia. Y Storm Shadow, como siempre, mola mucho más que su contrapartida heróica.
En fin. Que vayan a ver GI Joe. Que la disfruten, o la odien, o pasen del tema sino les interesa. Pero tengan algo de sentido común, por el amor de Dios, y no sean como estos. Para que entiendan a lo que me refiero, me ciño a los comentarios hechos a la reseña de mi amigo MAT. En ella, espectador se queja de lo siguiente: “La verdad tenia mucha emoción por ir a verla con mis hermanos porque veia la caricatura de chico, pero me entristecio mucho ver una pelicula cargada de efectos y luces, armas fantasiosas y no sentir la historia”.
baroness03.jpg
Maldito Sommers. ¿A quién se le ocurre adaptar GI Joe con sentido del humor y leyendo acertadamente sus referencias pop? ¿A quién se le ocurre poner armas fantasiosas y efectos y luces en una película de muñecos, con lo serios que siempre fueron los dibujos, con argumentos como esculpir la cara del Comandante Cobra en la Luna con un gigantesco cañón láser? Y es que desde las puñeteras películas de Batman de Nolan (y sobre todo la segunda) ya se sabe que los superhéroes y los tebeos son una cosa muy, muy, muy seria, profunda y transcendental. Y aburrida.

Reproducir