Mitomanía Schadenfraude

Amigos, prepárense para asistir a otra de las prestigiosas galerías de mi particular museo de recuerdos inútiles: LOS MITOS DE MI INSTITUTO. Si creían que los mitos de Cthulhu ya eran la hostia, ni se imaginan lo que les espera. Y si lo saben, es que se están releyendo el texto.


Dominion Tank Police

En la portada salían mujeres-gato y estaban supuestamente buenas. Aparte de eso, una larga lista de excusas para poder seguir viendo dibujos animados sin quedar como un niñato ante los coleguillas. El tema de Urotsukidoji estaba menos extendido o se llevaba con más discreción, más que nada porque el muestrario de cipotes que pulula por dicha peli podía despertar suspicacias de homosexualidad. Recordemos que la tolerancia es una cosa y ser maricón en edad escolar es otra muy distinta.


La Portadita de A Palo Seko.

Cuando lo más notorio de tu carrera musical son portadas, o tocas en Cradle of Filth o se te come la miseria. Eso le pasa al grupúsculo este, uno más del amplio género musical porro-litronas que imperó en España a partir del 94 y hoy se reduce a los típicos brasazas que protozootean por foros y myspace publicitando sus conciertos a los que sólo van colegas (y eso si no hay otro plan o la bajista está buena y sin novio).
Observen la papeleta. Para empezar, el logo del grupo se las trae de Calahorra en bote. La A de Anarkía (con «k» de «kasa okupa») acompañada por unas bombitas sustituyendo la letra O. Creo que la última vez que cambié una letra por un dibujito de forma parecida fue en un collage sobre el Otoño, en 4º de EGB. Después asistimos a una de tantas muestras de la transgresión más chusca del mundo: pervertir un mito infantil. Existen conocidos ejemplos como Epi y Blas son gays o Chema el panadero vendía farlopa. Pues en fin, ya ven, el disco no lo oiría ni Dios en mi instituto, pero la portadita era un mito a reverenciar. Hal-la, cha-val, qué fuerte, cómo se les va, qué risas me pego..
El Vals del Obrero.
Antes de este disco, España no conocía la existencia de este género musical. De hecho, olviden la cháchara internauta: España no conoce más géneros musicales que variantes de «La Puta Caña» o «Una Puta Mierda» (la palabra «puta» es la especia más utilizada después de la pimienta). El tema está en que con quince años no se fuman porros para «relajarse», sino para divertirse, así que Bob Marley molaba para camisetas, no para música, que aplatana el ambiente y no es plan. He aquí la regla de tres a aplicar:
Porrero Apalancado — Reggae
Porrero Hiperactivo — Versión Hiperactiva del Reggae. Es decir, Ska.
Como la cosa era aún muy compleja para el adolescente, Ska-P se dejó de sutilezas y sacó el que habría de ser el himno pinchaporros por excelencia. Que se tituló Cannabis (y a mí que me suena a fabricante de galletas), para eliminar cualquier atisbo de sutileza y atraer a los pollitos canuteros bajo el alerón de mamá gallina. La chavalería, con los ojos a lo Candy-candy, se reunió bajo el grito «lega-legali-za-ción» y de pronto cayeron en la cuenta de lo malo que era el gobierno, que prohibía la mandanga y les forzaba a fumar cosas con un sospechoso regustillo a culo marroquí. Y como el disco tenía otras once pistas, las escucharon. Y así fue como entraron en la espiral reivindicatoria que se oponía al poder establecido, a la tiranía del patrón sobre el proletario, la explotación obrera, el cinismo social, el consumismo y bla bla bla bla, mientras escuchaban su walkman sony y se pagaban las chinas con la paga que mamá les daba. Así fue como llegó el siguiente mito:
Ernesto Guevara.
Si hubieran hecho un test de Rorschach ese año, la inmensa mayoría habría visto el jepeto del comandante (que no El Comediante – qué bien traído) con esa cara de llevar meses sin sentarse al retrete. Su famosa frasecita, «Prefiero morir de tedio que vivir con Putos Danis», pasó a desbancar al odioso «Con cariño y pitorreo esta esquina te estropeo» en cuadernos, libros y carpetas. Esta frase sería a su vez relevada por «Si la vida te da la espalda, tócale el culo» y directa al status de msn.
A estas alturas, el paquete total de chismes con la cara de este señor rivaliza con el Eddiecoñazo de Iron Maiden o el mismísimo (y no menos coñazo) Mickey Mouse, por lo que se podría decir que ha pasado de ser un símbolo a una mascota. Al menos no da tanto asco como Fido Dido o Quesilete.
La República.
¿Recuerdan cuando compraban una caja de rotuladores o pinturas y se las ingeniaban para utilizar todos los colores? Al fin hubo una excusa para utilizar el morado. No había más que cagarse en la Familia Real y llamar facha a todo el que se atreviera a disentir. Porque hasta el que no paga impuestos «paga los lujos de esa gente con el dinero de su bolsillo» (igual que la pensión de los viejos, y son en total muchos más que miembros tiene la Familia Real). Lejos de estudiar la vida y milagros de ilustres presidentes como Pi y Margall o Castelar, lo mejor era decorarlo todo con la dichosa banderita. Había hostias por conseguir gomas del pelo moradas para acompañar a la roja y la amarilla en tu muñeca.
Los Fachas.
En contraposición a los Rojos de Baratillo floreció un ramalazo de Fachas de Chichinabo, que todo lo resolvían amenazando con traer a sus colegas de Villaverde. Todo el que llevara el pelo extremadamente corto y con unas patillas tipo ficha de dominó ya estaba declarando intenciones, más aún si llevaba ropa marca Lonsdale o lucía una banderita de España en el cuello de su polo (esto último, por cierto, no es de fascistas, es de HORTERAS). Si aclamar la República sin tener ni zorra es grave, aplaudir a un dictador reconocido, y encima por moda, ya es para flipar. De cualquier manera, la inmensa mayoría no sabía qué iba después del «que tú bordaste en rojo ayer» y se limitaba a coleccionar llaveros con aguilorro y duros con el careto de Franco. Y en lugar de porros, se metían pastillas y farlopa, imagino que por ser drogas como más nacionalistas, o al menos no hedían a ojete de inmigrante.
Estos fueron, a grandes rasgos, los mitos que triunfaron en mi instituto.

153 thoughts on “Mitomanía Schadenfraude

  • Luego están los mitos de Universidad (por que algunos aunque pasen siguen siendo críos):
    -El Pro-Palestino: se ponen pañoletas de grupos terroristas y todos odian a Israel (no al de Gran Hermano).

  • En mi insti, bueno, mas bien en mi colegio, cuando yo estaba en 6º de primaria o así, tambiñen rondaba Urotsukidoji que daba gusto. Es más, había un chaval que te prestaba esa, o la de Gigoló, o Adventure Duo, a cambio de que le regalases Pilots. Y creedme que hacía negocio el malandrín.
    Aprovecho para deciros que vuestro podcast es lo más grande de la jodía red. Sin bromas.
    PD: A mi El Jueves me gusta… U_U

  • Es cierto que la Universidad, sobretodo los dos primeros años, da para otro artículo como este. Los mitos, por eso, suelen tratar sobretodo de tías que se la han comido al profe para subir nota, durante las revisiones de exámenes, polvos en los lavabos y pisos de estudiantes donde se organizaban orgías.

  • Sobre la explotacion del Che, yo tengo una camiseta suya 😛
    Un dia andaba mirando camisetas baraticas en el ECI (ahora no caigo, pero tienen una marca que ronda los 6-9-12€ que esta muy bien) cuando encontre una roja en la que sale el Che con una guitarra electrica y el mensaje: «No es una estrella del Rock&Roll». Me hizo tanta gracia el doble sarcasmo (criticar la explotacion de un icono a la vez que lo explotas) que se fue pa casa xD
    Y sobre el articulo… pues oye, aquellos tiempos me resultan entrañables. De Ska-P la verdad es que se me hacen cansinos los primeros discos por aquello de estar muy quemados, pero mea culpa, sigo acompañando a grito pelao cuando ponen alguna cancion suya. Su ultimo disco no estaba mal…

  • Otro mito de la adolescencia noventera o al menos de la mía fue la «cinta de Juanpa». Rulaba por donde fueses , pero nadie tenía el original.
    Pero podías ir a cualquier parque,polideportivo , pasillo de instituto etc…y no era raro encontrar a alguien tarareando la de «Jack el pene» o la de «La paja encima de la farola».
    Por cierto Wywern, yo tambien soy de Cosladay nunca he oido hablar de esos mitos de Palladium. Quizá porque siempre me pareció una puta chusta de discoteca, aunque alguna vez fuí….y por supuesto no me quitaron el forro polar porque mi forro no molaba lo suficiente como para salir de marcha con el puesto.
    Lo del mallorquín en cambio si que lo había oido, aunque en mi barrio también era frecuente una variante que decía » ya verás….como llame al pieles…te vas a cagar!!» .Aunque nadie supo nunca quien cojones era «el pieles» 😛

  • (…) o lucía una banderita de España en el cuello de su polo (esto último, por cierto, no es de fascistas, es de HORTERAS).
    Absolutamente cierto. El experimento para comprobar la reacción del personal sería cambiar la bandera española por la de EEUU. Seguro que más de un apologeta diría que es de mal gusto.
    La verdad es que, en general, todo lo mencionado era parte de la subcultura de mi instituto. No llegaba a la escala de ser mítico pero eran constantes entre los 14 y los 16 años.
    Lo que dice Milgrom, por cierto, puede tener cosa de leyenda urbana pero en mi facultad ha circulado un rumor bastante justificado de que una becaria se fue con su director de tésis a un congreso y que sólo habían reservado una habitación de hotel, así que gente que trepa a base de sexo si que hay.

  • pues a ska-p lo descubri por alla eñ 2002 en costa rica (pareciera que alla las cosas si que llegaban tarde si aun en la radio se escuchaba heroes del silencio como la novedad) claro que los que escuchaban eso eran niños de 12 años que en su vida habran sabido que era proletariado o un porro.
    aqui en chile eso si la camiseta del che se cambio por la de Allende (presidente de chile entre el 70 y el 73) lo que es peor, pareciera que hay que matarte de un balazo para salir en una camiseta. y como siempre si les preguntas a las «cosas» que las usan cual es el significado te dan la puñetera explicacion de «luchar contra el capitalismo» mientras se comen su macdonal`s

  • «Por cierto Wywern, yo tambien soy de Cosladay nunca he oido hablar de esos mitos de Palladium. Quizá porque siempre me pareció una puta chusta de discoteca, aunque alguna vez fuí….y por supuesto no me quitaron el forro polar porque mi forro no molaba lo suficiente como para salir de marcha con el puesto.
    Lo del mallorquín en cambio si que lo había oido, aunque en mi barrio también era frecuente una variante que decía » ya verás….como llame al pieles…te vas a cagar!!» .Aunque nadie supo nunca quien cojones era «el pieles» :P»
    Yo era el que hablaba de coslada….visité poco paladium, así que no puedo hablar mucho de ese «corro de la muerte». Sí es cierto que a un colega mío le pusieron la cara morada en otra discoteca bakala de Madrid capital por bailar en una zona que me da que no podías pisar si no eras del gansta bakala de la discoteca.
    Y werewolf, otro mito cosladeño es el mítico GORDILLO, que merodeaba por mi plaza (enfrente del Margarita Nelken)

  • ApaloseKo es alucinante… les vi en concierto el año pasado y me dieron vergüenza ajena. A parte de una mierda de música, era la demagogia mas salchichera que he oido nunca. Entre canción y canción el bateria (EL BATERIA!) soltaba un discurso. Elegía un enemigo (iglesia, USA, el rey) un adjetivo (fascista, ladrón, asesino) y alguna ordinariez (me vais a comer toa la pollaaaa) y los iba mezclando. Es dificil de explicar, pero los colegas de vez en cuando me piden que les imite y triunfa bastante:)

  • A raíz de lo de Apaloseko (de los cuales, por cierto, tengo un single de 6 canciones que me costó 3 euros. Los 3 euros peor gastados de mi vida. No me miren así, no había P2P ni Rapidshare ni mierdas de esas) que dice Gonzo!, me acuerdo de un concierto de Mancomanos, unos putos desconocidos que tocaban con Mamá ladilla y Calipo A.
    Bien, el líder de Mancomanos, sin venir a cuento de nada, entre canción y canción (por llamarlo de alguna manera. A veces, en medio de los temas, se entendía alguna palabra. Por lo general «puta», «Joder» o «monarquía». Sutiles los tipos) lanzaba un discurso de cinco segundos sacando a relucir todo su ideario.
    -¡¡PUTO PAPAAAAAAAAAAA!!
    -¡¡PUTA POLICIAAAAAAAAA!!
    -¡¡PUTO REEEEEEEEEEEEEEY!!
    -¡¡PUTO FONDO MONETARIO INTERNACIONAAAAAAAL!!
    Tremendo. Una experiencia para contar. Lo peor es que los jóvenes kalimotxeros estaban que no meaban con los tipos, supongo que de la misma manera que los hay que viven creyéndose las chorradas de Habeas corpus, el grupo con la canción más absurdamente pegadiza de la historia («La bandera española, la bandera ¡¡FASCISTA!! -chan, chan chan- Ejército español, ejército ¡¡FASCISTA!! -chan, chan, chan- Policía española, policía ¡¡¡FASCISTA!!! -chan chan chan- La clase política, la clase ¡¡FASCISTA!!». Etcétera). A su lado, Legalegalización es Beethoven, amigos.
    Yo reconozco que a los 15 años flipaba con Ska-P. Y sí, me he bajado su disco nuevo. Y sí, creo que tiene tres o cuatro canciones buenas que la gente se niega a admitir como decentes por eso del qué dirán. Y si dan un concierto gratis, iré a verles. Otra cosa es que con más de 23 años alguien se tome en serio esto del rock kalimotxero en España. Que sí, que escuchar Porretas una vez cada tres meses no está mal, pero por lo general si sale una canción suya en el iPod procuras pasar adelante.
    Y eso, que te olvidas del tío que cobraba por grabar porno del Plus, del que hacía los deberes por un módico precio y, como no, de «esa guarrilla que hace mamadas en el baño a todos pero a ti no». Ese MITO.

  • Randy, has pillao totalente lo que queria decir, demagogia de la buena, y toda la muchchada enfervorecida (mentira, eran las 4 y habia 10 punkis).
    Pero con lo que no estoy de acuerdo es con ese desprecio por el rock español que tiene mucha gente. Si hay rock buen en España es el calimochero (y que nadie mencione a los Heroes que vomito). Los Porretas tienen temazos. Se Valora mucho lo de fuera, pero rock bueno en España lo hay!

  • «Se Valora mucho lo de fuera, pero rock bueno en España lo hay!»
    NO.
    Argumento más que sólido, justificado y verídico.

  • El batería y el bajista de A Palo eran simpáticos. Llevaban la tienda Tipo de Alcalá y yo por ahí iba mucho.
    En cuanto al Palladium, yo soy de Alcalá, pero le preguntaré a Montse que era más discotequera que yo.
    Lamento lo de los Mankómanos, Randy, yo estaría secándome el sudor y no me enteré de nada.
    Ah, yo grababa Pornos del plus!

  • Nadie les quita que sean majos, Viru. De hecho aún no he conocido a nadie que llevara una tienda Tipo que fuera mala gente (A todo esto, ¿qué ha pasado con las tiendas Tipo? En el catálogo siempre venían más de 90 y de pronto desaparecieron todas cual cataclismo. ¿Realmente llegaron a existir?). Majos pero tocando una música horripilante.
    Estoy con Gonzo!, hay mucho desprecio por el rock español y no comprendo la razón (supongo que es por lo mismo que se suele decir que el cine español es mierda cuando solo se han visto un par de blockbusters). Ahí están Benito Kamelas (si escuchan más allá del nombre, vaya), Transfer, Mala reputación, etcétera. Pero mis ideas sobre música me da vergüenza decirlas en voz alta, no vaya a ser que alguien me escuche y me tire piedras.
    Viru: no, sino lo digo quitando hierro a la música que hacían a sus cagadas en directo. Es una pieza más del puzzle.

  • Recuerdo a los 12 años en casa de una amiga, me enseñó entre los vhs Urotsukidoji, con un cierto halo de misterio. La verdad es que la cinta resultó ser de la hermana mayor, cosa que me hizo imaginarme demasiadas cosas, yo que pensaba que ellas eran todas unas castas! que inocente..
    Por otro lado, aun hoy he vuelto a escuchar en la universidad que «esa rubia se la chupa a todo dios» siendo uno mismo el más perjudicado en estos temas, pero bueno, eso supongo que es atemporal.

  • En mi colegio e instituto había de todo un poco. De hecho, en mi grupo de amigos se tocaban todos los palos, menos el de la piba que la chupaba por 1000 pelas, que yo amigas de esas nunca he tenido, jajaja. Bueno, y yo, que la verdad es que iba por libre. Ska-p nunca me gustaron, aunque sí, también movido por las masas canté alguna vez el «lega lega lización», algo así como pasó con Mago de Oz (un amigo mío era fan acérrimo, de los que llevan camisetas, y me parecían malos como un dolor de estómago) y su Fiesta Pagana; y camisetas del Ché y la frase de turno también tuve que soportarlas, aunque nunca llevé ninguna. Lo más curioso era ver por la tarde mi colegio. Allí nos colábamos todos por diversos motivos. Yo iba a jugar a baloncesto, y veías aquello como una zona de acumulación de tribus. Por un lado estaban los fachas, con sus bombers Alpha Industriers y sus cánticos, que como bien dicen Wally, no pasaban de la primera frase. En otro lado estaban los raperos, que se llevaban su radio y aquello parecía una cancha del bronx, porque tirabas a canasta bajo el hip-hop y tíos haciendo la fregona por el suelo… En otro lado estaban los republicanos/comunistas, con el no menos famoso chascarrillo de «la sangre es roja y el corazón está a la izquierda». Y en otro lado, los bobsmarleys junto a los chés, con sus camisetas, sus rollos filosóficos tipo «el ché es un salvador» y liándose sus porrillos mientras miraban preocupados que sus madres no los pillaran desde las terrazas. Lo raro es que nunca se lio nadie a hostias…
    Lo de Molotov, nunca olvidaré la crítica de mi amigo Alberto: «sí, mucho «Voto Latino para la igualdad de razas» (otra de las canciones que tenían, bueno, el título era Voto Latino, a secas) y luego te cantan a continuación la de matarile al maricón… Estos tíos no pueden ser más absurdos e incoherentes»
    Nosotros no arrancamos ninguna puerta, pero se nos cayó una ventana… Y para dentro de clase, no para fuera… jajaja

  • Ahí están Benito Kamelas (si escuchan más allá del nombre, vaya), Transfer, Mala reputación, etcétera. Pero mis ideas sobre música me da vergüenza decirlas en voz alta, no vaya a ser que alguien me escuche y me tire piedras.
    JAJAJAJAJAJAJa xDDDD (es el equivalente a tirarte piedras por internet)

  • Hola!
    Yo estudié FP, en el típico instituto con cientos de tíos por todas partes y sólo un par de gordinflonas matriculadas, así que chicas que la chuparan en los lavabos… de eso ni siquiera llegamos a oír nada.
    Con respecto a los subgrupitos, había unos cuantos gilipollas que se proclamaban «rockers» y oían una y otra vez a Los Rebeldes, el doble directo de Loquillo y la b.s.o. de ¡Cuenta conmigo! Bueno, a mí me molaba Loquillo, pero fui un adolescente pobre que vestía con chandal de mercadillo, jajjaj, así que no tenía vestimenta idónea para «disfrazarme» de rockero (más o menos: vaqueros negros, camiseta negra, botines y un cinto con hebilla plateada), rapero o cualquier otra historia.
    Frente al mito recurrente del profesor con peluca, yo añado el del maestro en tratamiento psicológico o psiquiátrico. «A ese le dan depresiones y va al psicólogo/psiquiatra» lo oí en la EGB y luego también en la FP. Que no digo que no se dieran casos (había que tener la mente fuerte para ser un profe de instituto de FP, y hay que ser un santo para serlo hoy día en cualquier centro del país), pero resultaba sospechoso que cada año se señalara con el cartelito de tarado a un maestro distinto.

  • «añado el del maestro en tratamiento psicológico o psiquiátrico» – Insanus dixit
    jajajajaja, en la URJC de Móstoles se comenta de algún profesor, jajajajaja
    También recuerdo en mi instituto la moda de los chicos Quimis (nooo te fallareeee!), con su aspecto de tipos duros, pitillo en la boca o en la mano, chaqueta de cuero/plastiquete preferiblemente (para diferenciarse de los de las bombers), y su moto/motillo de mierda. A un gilipollas de mi instituto que tenía una motillo de motocross supervieja, mientras intentaba hacerse el chulo calle arriba, calle abajo, le gritaron algo así como «pero gilipooooollas, cómprate primero una moto en condiciones y luego vacilas! Dónde vas con esa mierda!».

  • La plaga de los institutos noventeros fueron los bakalas (entiendan que en Coslada con lo de paladium aquello fue una tortura).
    Que sepan que hay un artículo de achuwoki sobre rock kalimotxero en el horno, vayan preparando el costo y sus viejas cintas rekopilatorias de extremo.

  • Yo quiero recalcar que me compré El Vals del Obrero (y lo tengo en mi estantería, vaya), lo he escuchado muchas veces y llevo algunas canciones en el MP4. Me mola el ritmillo que tienen aunque no comulgue con las letras ni loco (porque además se contradicen).
    También es que me lo compré como seis años después, cuando la fiebre estaba pasada y bien pasada. Lo que mola de estas cosas es dejar que se quemen y años más tarde renazcan cual Fénix.
    Excepto con el Chivi que para mí, pasado el primer contacto, no tiene salvación. Era y es (en sus dos facetas) de lo más chusco.

  • El Chivi tiene una canción «Las chicas del joly» que ya quisiera componer Serrat.
    Por cierto el Joly es el Hollywood Center de Atocha un sexshop recientemente clausurado.
    Lo que molaba (jajaja) poner la de Radical del Chivi a todo volumen con las ventanillas del coche bajadas, que tiempos mas lamentables jaja.

  • Ay, bendita adolescencia…
    Yo creo que toda esta idiosincrasia compensa el que en nuestros institutos no hubese taquillas, ni animadoras, ni baile de fin de curso. XD (En vez de nerds contra deportistas, teníamos a los anarkas contra los fachas)
    Lo confieso: yo también fui de los muchos abducidos por el Che, el rock kalimotxero, (sobre todo reverenciaba a Extremoduro) y demás parafernalia. La cinta del Vals Del Obrero me la grabé en casa cuando un vecino hijo de oséa me dejó el CD.
    Y cómo olvidar la cinta del Juampa! Que por supuesto, también pasó por mis manos, grabada en TDK, y las primeras canciones del Chivi…
    Diox, la de veces que habré cantado, en estado cuestionable, el «Quiero ser, más rápido que ellos…» XD
    La verdad es que quien, pasados los 20 siga creyendo en todo esto de la Anarkía y birra fría, debería hacérselo mirar.
    Luego hay quienes te sueltan el mantra de que el Robe de Extremoduro es un poeta («Si tú pensabas que era un nuevo Dios naciendo, y era un pedo de un exquísito cocidooooo….» ¿El Pablo Neruda ese? Un aficionado, vamos)
    Suerte que la fiebre me duró poco, y no tardé en conocer el poder del metál. 😛

  • Se me olvidaba: Otro de los mitos entre kalimotxeros, por Madrid, era la utopía de una tierra prometida, que manaba birra y jachís, y a la que los jóvenes republikanos serían conducidos para vivir de acuerdo a sus ideales anarkas y comunistas.
    Su nombre: El Valle Del Kas.

  • En mi instituto se mitifico mucho a El Chivi, el pornoautor y concretamente a su cancion titulada Radical, aunque tambien la de Coños, Sexo en la 3º edad etc
    Escuchandolas ahora dan vergüenza ajena la verdad.
    Por cierto alguien sabe que fue de él?

  • Tras hacer búsqueda intensiva en la ram de los recuerdos, he aquí lo poco que he podido sacar:
    El pope del Power Metal
    A mí me ha tocado dar la ESO, pobre de mí, y el señorito del cual os voy a hablar se trataba de un maestro culto de la música que estaba a la altura del mismo profesorado (repito, yo dí la ESO). Y alumnos no le faltaban. Él fue el gran descubridor de los genios alemanes, todo aquel que se llamase Timo, o que su apellido tuviese muchas “m” o “t”, ya era considerado genio para él. Se compraba todas las ediciones en cartón piedra de esas de más de 20 euros, y aun cuando junio estaba cerca, iba a clase con sus sudaderas de grupos con esos dibujos tan impresionantes (Rhapsody es otro de esos grupos que vive de portadas). A pesar de que no llevaba melena, él tenía la voz cantante entre todos los heavys del instituto, y sus verdades incontestables incluían cosas como:
    -Michael Kiske el mejor cantante de la historia. El segundo es Bruce Dickinson.
    -Los discos de Stratovarius son pura belleza musical.
    -El Power es el heredero directo del heavy ochentero.
    -Michael Kiske es el mejor cantante de la historia, seguido de Tobias Sammet, un genio (cuando descubrió a Blind Guardian).
    -Las operas rock serán obras maestras para el recuerdo.
    Recuerdo que ser invitado a su casa a ver cómo presumía de música era todo un honor. Él y su grupo de acólitos iban en manada a pillar trapitos (sudaderas) a Tipo con las manos repletas de billetes de 20 euros. Y es que hasta yo le respetaba, qué coño. Hace poco tuve la oportunidad de verle tras unos 8 años, y después de probar suerte con un grupo de rock llamado MARADENTRO y fracasar, lo ví con un barrigón cervecero del copón bendito merodeando por el único bareto heavy de mi pueblo (ponen mucho Extremoduro y Platero).
    Nunca se me olvidará esa gran frase que se me grabó a fuego un día en el recreo, frase que soltó con toda su fuerza de entendido:
    “Qué ganas de que salga el disco azul de Avantasia.”
    ¿A qué coño se refería? Ni puta idea.
    La hija de la directora y los concurso de relatos
    La hija de la directora (que es e denominativo por el cual la conozco, nunca oí mentar el nombre real) sacaba siempre sobresalientes, se llevaba todas las becas que concedía el ayuntamiento, y GANÓ DOS AÑOS SEGUIDOS EL CONCURSO DE RELATOS ANUAL DEL INSTITUTO. Con unas premisas así, el mito estaba cantado, por muy peliculero que fuese. Y yo me tragué el mito como un gilipollas, cuando probando suerte con los concursos perdí inmisericordemente.
    ¿Cuál era la realidad?
    Pues que la chica era buena estudiante, de alta alcurnia (es decir, en su casa había literatura seria, como para beber de ahí y escribir mal) y se lo curraba con los relatos.
    Un consejo:
    Nunca escribáis un relato si os ha dado fuerte alguna corriente musical o algo así, porque podéis acabar escribiendo un relato vampírico con protagonistas cuyos nombres son de figuras de la historia del black metal, como Samoz o Varg (Dios, qué imbécil debía de estar por aquella época: discos de Marduk, Immortal, Limbonic art, Darkthrone, Mítico Mayhem, anécdotas de quema de iglesias y el inner circle… Yo era el pope del black metal de mi instituto, con la A Sangre y Fuego por biblia, pero la diferencia entre yo y el pope del power metal, es que a mí nadie me seguía. El segundo año perdí el concurso porque el relato era una mierda directamente, no porque fuese una flipada de fanático. Ahí se acabaron mis sueños de escritor famoso y escribir gilipolleces de W.C. en El Semanal)
    Divesificación = Inmigrantes lentos y tontos
    El zulo que era el aula de diversificación o “diver”, era un pedazo de cacho de aula enana con capacidad para un profesor y 10 personas, las cuales eran compuestas por el típico marroquí que nunca aprende el idioma, un heavy porreta que no quiere currar, algún minusválido mental, los camorristas de turno… En mi instituto eso de tener algún experto en educación no se estilaba, y decidieron crear “diversificación”, en plan Simpsons, una clase aparte con menos horas y temario más simple, en la que juntaban a los más alborotadores y lentos. ¡Cú Cú!
    ¿Realidad? Pues sí, la mayoría unos vagos y más tontos que las piedras, pero yo conozco a uno que tras diversificación, hizo un par de años de ciclo de grado medio y superior de “electrotecnia” (que suena a recpilatorio Dance-house de 5 cd’s) y ahora está ganando un sueldo jugoso en un puesto seguro, mientras yo aun tengo que esperar 4 años para ver algo de beneficio propio… A veces dá que pensar sobre quienes son los tontos y quienes los listos.
    Mini-mito
    Una niña de mi pueblo se la cascó a un perro (infancia temprana, cuando aún desconocíamos el verbo “masturbar”) y se metió una vez una salchicha frankfurt por el chocho. Tuvieron que llevarla a un hospital para que la abriesen y se la sacasen, porque se la quedó atascada.
    FIN
    – – – –
    Esos son mis mitos a título personal, aunque podría añadir los más típicos ya mencionados, como lo de pillar nota a cambio de sexo, tía fulana chupona, etc…
    En mi instituto, los que escuchaban rock kalimotxero (porretas, Ska-p, A Palo Seko, etkétera) eran los mismos que jugaban a Warhammer.

  • Chivi ahora es cantautor, se hace llamar José Córdoba.
    Curiosamente su último disco como pornoautor, Spanish psycho, estaba realmente BIEN, con un tema con Despistaos bastante decente (Dedicado) y otras divertidas sin tener nada sexual por medio (Spanish psycho), mezcladas con moñadas de cantautor (Cuando quiero llorar, Mi princesa) aparte de las tonterías para adolescentes de siempre pero algo mejor hechas (Catapún es tristemente hilarante) y un extraño homenaje a Torbe (Puta locura).
    Total, que cuando empezó a ser un tipo interesante y a evolucionar, va el tío, se convierte en cantautor serio y la cagó por completo. Qué pena.
    Viru: yo a este le calé a la primera como cantautor frustrado, así que nunca me gustó mucho. A veces le salía un deje a lo Sabina que me daba mucho asco. A Juanpa se le nota que es así de descerebrado.

  • Yo creo q en todos los laos existe el mito de la jamba q se metió una salchicha en el coño. Aquí en Pamplona la jamba tenía nombre y apellidos y no sé si sería cierta o no la historia pero a la pobrecilla siempre le ha perseguido ese rumor cabrón.
    A mí en aquellos años mencantaban Extremoduro y Barricada. Ahora apenas los escucho pero aún así el Robe y el Drogas siempre tendrán un huequecito in my heart.

  • Recogiendo las palabras de AkaTsuko sobre la hija de la directora, en mi colegio, a falta de hijos de la directora, siempre ganaban los hijos de los padres que estaban en el APA o AMPA, y vi cómo la injusticia se cebaba una y otra vez con mis amigos, que caían derrotados. También estaba entre la espada y la pared, porque una de las ganadoras por sistema era otra amiga mía que era la que a mí me gustaba en el colegio, pero siempre lo vi como una injusticia. Doce años después nos seguimos acordando todos de aquellas injusticias, jaja.
    En mi época de colegio nunca lo pensé, y en la de instituto creo que tampoco, pero en la uni también creamos el mito del «Bowling for Columbine», que es similar al del profesor deprimido. Después de aquellos hechos en América, todos pensamos en «si aquí tiene que pasar algo, seguro que X la lía»…
    Lo del perro y la niña (lo de Ricky Martin no, la historia que contáis arriba) también la escuché en mi colegio…

  • Mitomanía Schadenfraude: los mitos y tribus urbanas de instituto

    Amigos, prepárense para asistir a otra de las prestigiosas galerías de mi particular museo de recuerdos inútiles: LOS MITOS DE MI INSTITUTO. Si creían que los mitos de Cthulhu ya eran la hostia, ni se imaginan lo que les espera. Y si lo saben, es que s…

  • Nosotros teníamos uno en primero de Ciencias Políticas (tengo la tesis de Rock Kalimotxero y Guevaristas de salón) que luego me confirmaron que estaba en tratamiento psicológico. Coincidí con su cuñada en un curro veraniego y me dijo «ese nunca estuvo bien»… xD

  • Puestos a hablar de mitos ,en mi instituto en Zaragoza, se comentaba que la profesora de gimnasia era lesbiana, y que al profesor, de gimnasia tambien, le faltaba un testiculo, de echo se le conocia por monohuevo. La historia del profesor la he escuchao tambien de otros institutos de aqui.

  • La verdad es que desde siempre se echa en falta un grupo español de rock crítico que no diga memeces.
    Si los más heavy-trash consiguen buena melodía, la cagan con la letra. Y si evolucionan sus contenidos, se aplatanan en la balada «pop rock».
    En fin. Def con Dos tuvieron su gracia. Y los primeros Hamlet.

  • «Psycho Tröpico:
    Joder, ¿y quién no ha oído hablar del célebre NAZI NEGRO».
    Hace unos 6 u 8 años yo vi a un nazi negro en las fiestas de Coslada en una de las casetas. Mira que es raro ya que la mayoria de las casetas de la feria están montadas por artidos de izquierdas, comunistas, grupos de gays y lesbianas, emisoras locales de radio y asociaciones de vecinos…
    Se lo dije a uno de mis colegas y me dijo que ese tipo no era un nazi sino que era un Sharpero (yo no tenia ni zorra de que cojones eran los sharperos, pero iba vestido igual que un skinhead.)
    Así que no me extañaría que más de una persona lo hubiese visto.
    La leyenda urbana del nazi negro dice que llevaba un parche que ponía «perdoname por ser negro»….pero yo al pavo este no le ví ningún parche que pusiese eso, aunque si que llevaba uno de los ultra sur.

  • Qué mítico el negro-nazi y su tatuaje de «perdóname hermano por ser negro». Yo no sé si será verdad pero por internet yo ya he visto fotos de un negroskin rodeado de skinetos y agitando una esvástica todo risueño el tío. Si es verdad hay q ser gilipollas no me digas tú… Por cierto los negros se harán los tatuajes con pintura blanca no?

  • El nazi negro de mi versión de la «leyenda» tenía tatuada la frase «Dios, perdóname por ser negro». Ahí es ná.
    En cuanto al tan traído y llevado tema de skins o sharperos (conozco de sobra el catecismo y la idiosincrasia de ambos grupos), suelo decir siempre, como en el phutbol, que :»Merengues o culés, la misma mierda es.»

  • Nosotros no teníamos nazis de ningún tipo, lo más exótico en nuestra clase era un macarrilla que si le molestaba alguien le lanzaba un shuriken 😀
    Y también había un tripitidor (de estos que parecían hermanos mayores) que pintó la mítica V de la serie de televisión en la puerta del WC, de arriba a abajo…menuda bronca le cayó.

  • El nazi negro de coslada era uno de los secuaces del Gordillo que he citado antes, se llamaba Willy y jugaba al fútbol en la asociación deportiva valleaguado, alias «la asoci». Merodeaba por mi barrio.
    Amigos míos le vieron insultando a su padre llamándole negro de mierda, yo le conocía sólo de vista.
    No obstante, lo del tatuaje no me lo confirmaron. Pero vamos, que iba con nazis y daba palizas a negros siendo negro ES UN HECHO.

  • Luis.E Kalimotxo se escribe con Tx y con K y no es K de «Anarkia» o de «Kasa okupa» es K de euskera y Tx por lo mismo. El Kalimotxo se inventó en mi pueblo por dos tipos que se llamaban Kali y Motxo, y se escribe asi y no Calimocho. A mi me duelen los ojos cada vez que lo veo escrito Calimocho, es como si escribiesemos Aipod o Pleiesteision

  • «La verdad es que desde siempre se echa en falta un grupo español de rock crítico que no diga memeces. »
    Lendakaris Muertos

  • «A mi me duelen los ojos cada vez que lo veo escrito Calimocho, es como si escribiesemos Aipod o Pleiesteision»
    O fútbol.

  • Mi colegio tenía una casita anexa en la que vivía un matrimonio de ansianos que hacían las veces de celadores, limpiaban, se ocupaban de la portería, etc… Juan y Paki se llamaban. Pues bien, tenían un canario en una jaula q estaba todo el día cantando y que metía una bulla del copón. Pues un día el periquito apareció atravesado por un boli Bic de lao a lao, y muerto claro. Joder la que armaron los viejillos, parecía que les habían matado un hijo… De todas maneras hay que ser hijoputa pa matar un pobre pajarico.

  • Por cierto, he de hacer una rectificación.
    Tobias Sammet es el de Avantasia y Edguy (otros dos grupos santos de devoción para el pope powermetalero). Mi vena power metalera está oxidada, pero el pope se refería como cantante prodigio al Hansi, el de Blind Guardian.
    De todas formas, nadie parece haberse percatado, prueba más que fiable de lo pasado de rosca que está el género de dragones, espadas y coros.
    VIru: en mi antiguo curro me tocó pasarme días acompañando a Tobi y Hansi. Vaya elementos.

  • Cualquier parecido del sonido de Ska-P con el ska es pura coincidencia. Creo que la «esencia» ska que maman es de grupos punk de los 80 que no han tenido ningún contacto directo con el ska jamaicano de los 60 e imitan (mal) el ska 2-Tone británico de finales de los 70, que a su vez es una versión sui generis del ska original, y otros ritmos posteriores, como el rocksteady o el reggae, y no pudiendo discernir al ignorar las fuentes originales, de ahí el pastiché hispánico del que beben los Ska-P para terminar de degenrarlo en algo que no tiene ni remotamente que ver con el ska. Este conocimiento desvirtuado de cuarta generación -el teléfono escacharrado musical-, es lo que induce a esa falsa equivalencia ska=reggae rápido. Supongo que si los grupos punk de los 80 -salvo honrosas excepciones-, hubieran conocido el «One step beyond» por la versión original de Prince Buster y no por los Madness o «A message to you rudy» por Dandy Livingstone y no por los Specials, el legado que hubieran recibido los Ska-P hubiera sido otro diferente, pero tal y como están las cosas, la principal relación de Ska-P con el ska son las tres primeras letras de su nombre.
    Ah, y coincido con los otros comentarios en que el Jueves sigue como siempre… abres el de esta semana sin mirar la fecha y podrías pensar perfectamente que Aznar sigue siendo el presidente del Gobierno.

  • La verdad es que el Ska tiene un pésimo embajador en la figura de los Ska-P. Yo lo único que trago (y un rato sólo) de Ska, son los Voodoo Glow Skulls, consciente de que no es que sean Ska del puro precisamente.
    Y en cuanto a las tiendas Estéreo-Tipo, es lamentable la metamorfosis que han protagonizado: como bien han dicho, han pasado de ser una tienda de música en la que podías encontrar alguna camisetilla y cuatro chorradas más, a una tienda de ropa kalimotxilguevara/perroflautacannabis/emogoth, complementos que se dividen en «satanicoides» y colgantes powermetaleiros (dragones y martillos de Thor), libros (¿?), DVD’s, muñecos (divididos entre McFarlane Toys/Muñecas gothicorteras/cannabis-cogollos-hojademaría). Y luego está la sección de -camisetas cachondas-, que podríamos englobar en el guevarismo.
    Ah, y nunca faltan los omnipresentes Luis Royo, o la Victoria Francés esa.
    …Diosanto, que para una vez que pedí no sé qué por Internet a Tipo, y estuvieron AÑOS mandándome el catálogo (que bien podría llamarse Rebel Teenager Monthly).

  • Grande.
    Post Data: por favor a todo el mundo, teneis que ver la peli Lightspeed del superheroe, en mi vida habia meneado tantas noticias en meneame, mientras «veia» una pelicula. Es la peli más estúpìda del mundo.

  • Uh uh! grande este articulo Wally, me ha molado muchisimo.
    En mi primer instituto (pasé por 3 seguidos) lo de los kalimotxeros era de plaga, por todas partes y dando por culo sin remision con sus hostias. Al tierno infante de parka y walkman con Yardbirds y Kinks que era yo aquello le parecia el infierno anal. Despues en el internado encontré la otra cara: el facherio agilipollado pijeras de los Madriles, que horror. Y luego ya en el nocturno, pues fue cuando me empapé de esa subcultura de chismorreos, mitos absurdos y leyendas felatrices. Ahi las que la chupaban en los baños eran unas profesoras jovencitas.

  • Para el vasco del «kalimotxo»: espero que escribas garage, spaghetti, lasagna y taliban. Porque si te leo «garaje», «espaguetis», «lasaña» o «talibanes», me dolerán los ojos. Y no sabes el mal genio que se me pone tener que tomar ibuprofeno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.