Como todos los años….¡Jingle Cats!

Si hay algo en la tierra más navideño que “Qué Bello es Vivir” o el sketch de la empanadilla, es la noticia anual que más nos reconforta a muchos virueteros. En mi casa, en mi familia y mi grupo de amigos, ver esa noticia supone el pistoletazo de salida a estas entrañables semanas de paz y concordia en las que celebramos la venida del Señor.
Y la noticia de la que hablamos suele aparecer en esos minutos de la basura previos a los deportes que tiene cualquier telediario, en esos momentos en los que Matías se siente como en su casa, o alguno de los pampinoplas de Cuatro aprovecha para lucir su estulticia. En esos minutos, como os digo, la noticia siempre llevará un texto tal que así:
“Y como cada navidad, volvemos a tener con nosotros unos villancicos de lo más peculiar”.
Y aparecen los Jingle Cats.

Y te los puedes bajar.


Como les digo, la noticia cada año es siempre la misma, y siempre cascan el mismo vídeo de youtube que aquí les adjuntaremos un poco más abajo. La sempiterna emisión de la noticia me ha llevado a pensar si era una broma privada de los redactores de informativos…pero no, resulta que detrás de ese vídeo de unos gaticos maullando hay una historia real.
Esa historia (cuenta la leyenda) comienza en 1991 cuando un gatico de nombre “Cheesepuff” se coló en un estudio de grabación, y empezó a maullar al son del clásico Jingle Bells. Obviamente, los ingenieros de sonido debieron partirse la caja e imaginarse que esas cosas se mandarían mucho por el internet del futuro, y decidieron registrarlo.

El registro de ese audio se montó y se envió a -cómo no- KISS FM, quien empezó a radiarlo en varias emisoras de la costa oeste el día de navidad. El éxito de la campaña provocó que la anualidad siguiente los ingenieros cachondos aprovecharan la oportunidad comercial lanzando una cassette con 5 cancioncillas igualmente navideñas. El éxito resultó abrumador vendiendo las 100 cassettes que llevaban preparadas en una exposición sobre rock en Los Angeles. Vale, muy abrumador no parece, pero bueno…de aquella no había myspace ni youtube, ni foreros diciendo “ay k me LOL“….

Photobucket>

A partir de ahí comenzó una carrera comercial vertebrada a través de la página jinglecats.com en la que se pueden conseguir numerosos Cds, dvd’s y merchandising de los gatos cantarines. Pueden escuchar el primero de los CDs pulsando en el gato de arriba, o escuchar el segundo de los discos, Here comes Santa Paw, pinchando ahí mismo. A destacar la sensacional versión de El tamborilero, a base de… ¡ronroneos! o su versión de My favourite things de Sonrisas y lágrimas.
Aunque para estas navidades nos ha sido imposible conseguir –todavía– algunos de esos ejemplares, sí nos consta que cada uno de los cd’s cuenta alguna historia enfocada a los niños en la que se personaliza la voz de cada uno de los gatos cantarines, diciendo que han tirado del carro de Santa Claus, o algo así. Y la verdad, es que dan ganas de creerse estas historias. Ni el mayor enemigo de los gatos puede no enternecerse ante vídeos como este.

Imagen de previsualización de YouTube

El éxito de los jinglecats llega hasta Japón, donde en 1998 Sony lanzó “Jingle Cats: Aito Yujono Neko Monogatari, Love Para Daisakusen” para los ordenadores Apple (dónde si no). El juego consistía en un juego de rol en el que había que cuidar una serie de gatos callejeros, buscandoles casa y encontrandoles pareja. Una vez la pareja consumaba su amorío (ignoramos si esa consumación era carnal), el jugador obtenía como premio poder escuchar una de las canciones. Entendemos que no tuvo que tener mucho éxito, puesto que el juego se lanzó en marzo y esa no es una época especialmente navideña. En todo caso, un precedente bien claro del Nintendogs o del Viva Piñata
Quedan muchas dudas en el aire, no obstante, ya que es difícil encontrar información sobre toda esta historia. Personalmente, como les comentaba al principio llevo años viendo la pieza en los informativos y hasta ayer no pude localizar absolutamente nada sobre estos artistas con rabo y colmillos. Y principalmente, la cosa que no tiene respuesta es…¿por qué no hacer nuevos vídeos? Desde aquí siempre defenderemos la belleza de lo analógico, pero los pocos vídeos oficiales que aparecen por la red tienen las mismas características: mucho pixel, fondos estridentes, animaciones antediluvianas…y el caso es que en la página oficial viene hasta un enlace a su twitter!

Photobucket

En definitiva, esperamos haber resuelto alguna duda sobre este enigma pascual, y si de paso tienen ustedes gato, no pierdan la oportunidad de acercarles al stereo y que escuchen a sus compadres. Seguro que pasan un buen rato, aunque su gato no tanto….

23 thoughts on “Como todos los años….¡Jingle Cats!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *