¡Qué risa, un muerto!

killy_family.jpg

Pinchen sobre la imagen para verla a tamaño completo.
Mientras considero sus propuestas (lo de concursos-aventura está bastante bien, a ver si es viable sacar un artículo), voy a hacer unas consideraciones basándome en esa iniciativa que Sega, Sci-Fi Channel y no sé cuántos patrocinadores, montaron la semana pasada en el cine Palafox (Madrid). Antes de seguir, ya aviso que no es un texto de felicidad y buenrollismo, así que si creen que podrían sentirse ofendidos, no sigan leyendo.
La cosa es una especie de Mini-Sitges. Antes de cada película te sueltan a una que, según he oído, salía en Al Salir de Clase y que usa ese recurso tan apreciado por los políticos de subir el tono de voz cuando quiere provocar el aplauso con su discurso. Lástima que el público esté compuesto en un 75% de gente que compensa su mediocridad a base de ridiculizar a los demás, y le hacen el vacío a conciencia (o le sueltan “que se calle de una puta vez”, a ver si la sala ríe la gracia). Y es que, amigos, el fin último del público no es pasarlo bien, es intentar robarle el protagonismo a la película, como veremos más adelante. El caso es que la tía es una pobre mindundi a la que el guionista juró que la gente aplaudiría a lo bestia cuando hablase de Balagueró y Plaza (ya saben, los de REC). Reivindicar esa clase de cine español no mola, hombre, hay que hablar de la familia Ozores, Landa, Martínez Soria y todo ese cine que hasta hace poco se ponía a caer de un burro y de repente a todo el mundo le parece divertidísimo.
Además de ella, hay unos señores con un catalejo de visión nocturna para asegurarse de que nadie graba la película con una cámara (ignorantes, estos no son los que lo graban, son los que se lo bajan de internet), y una pandilla de azafatas cuyo maquillaje, peinado y corte general contrasta con esa mierda de uniformes grises con una M que les han plantado. Estas han cumplido dos funciones primordiales: repartir tubos de dulce de leche y bloquear las filas centrales, de las que colgaban unos carteles hechos con Word y folios que decían “RESERVADO”. Para las personalidades, ya saben: gente que mira a uno y otro lado, esperando que alguien los reconozca. Como si tener buenos asientos en la sala no fuera suficiente reconocimiento, no te jode, encima igual quieres que te pidan autógrafos.
(Qué triste debe de ser sentirse importante en un evento así, Dios mío…)
Las luces se apagan y comienzan las películas, la mayoría en VOSECLH. Es decir, Versión Original Subtitulada en Español Con Los Huevos. A veces parece que usen textos predictivos del office o que hayan hecho el trabajo con una oreja pendiente del diálogo y la otra taponada por el auricular de un mp3. Muchas veces, con la excusa de que la traducción ha podido hacerse sobre una copia distinta de la exhibida, los subtítulos aparecen adelantados, atrasados, resumidos en una sola palabra o no aparecen. Si tienen suerte, la película será de terror psicológico japonés, y no oirán en la sala más que el sinuoso parpadeo del sibarita cinéfilo mientras paladea y digiere la nueva y aclamada cumbre del género. Ahora, si se han metido a ver una película con muertes violentas y medianamente comprensible y ágil, prepárense para la incomprensible orgía de carcajadas y aplausos durante todo el metraje.
Al principio, las risas se centran en momentos particulares: sustos de esos de subir el volumen, golpes y muertes. Después, el ansia por demostrar a los demás lo bien que se lo está pasando uno y lo poco que le afecta la violencia ficticia desemboca en la ruleta del humor, que gira y gira y se detiene cuando uno menos se lo espera. El protagonista coge un hacha y hay risas. El protagonista acaricia el pelo de su novia destripada y hay risas. Alguien da un trago de whisky y hay risas. En cuanto a los momentos álgidos, los que antes provocaban risa, han evolucionado a aplausos. Sólo para sentir esa empatía con el resto de seres inteligentes que hay en la sala y que se lo están pasando tan de coña como nosotros, porque en la sala no hay nadie a quien aplaudir el trabajo que se plasma en la pantalla.
Otro asunto a comentar es el de las camisetas, esas prendas exentas de críticas basadas en su precio. Es decir, que si uno se gasta 60 euros en una camisa o 40 en un polo, es un gilipollas cuya personalidad no va más allá de la ropa que lleva, un esclavo de la moda y un tío sin personalidad. Pero si uno se gasta 25 en una camiseta negra con la cara de un zombie, es respetable porque eh, eso mola. Si la llevo, todo el mundo sabrá que me gustan los zombies y querrán comprar una igual. Y en el momento que la tenga mucha gente, no me la volveré a poner, que ya estará muy vista y no molará tanto.
En fin, pasada de lejos la época de los putos pins (que encima eran incómodos), el mejor regalo es una camiseta. Una de esas que jamás te vas a poner para salir a la calle, a menos que hagas limpieza en el trastero o ayudes a alguien en una mudanza. De esas que se usan para sudarlas en el gimnasio o la siesta, o para dejárselas a un colega cuando se queda a dormir. Son una mierda de camisetas publicitarias de calidad infrahumana pero eh, son GRATIS. No me vale con una sola camiseta de Los Cronocrímenes (Vigalondo, en cuanto tu éxito se masifique, prepárate para que la gente te odie e insulte sin motivo, como a Santiago Segura. Que ganes dinero haciendo lo que te gusta, a la gente le parece un ultraje), necesito dos, tres o todas las que pueda conseguir. Luego, como son blancas y repudio ese color en la ropa, no me la pondré jamás. Pero algún día podré contar a los nietos de ese amigo mío que sí logró tener descendencia cómo me dediqué a rapiñar.
Ah sí, también dieron camisetas de 3 Días , una cosa que ya huele a engendro desde la explicación del argumento, el cuál parecía avergonzar al propio director. También puede ser porque las palabras “va a caer un cometa en la Tierra y la gente se vuelve loca” no provocaron la catarata de aplausos y gritos de aprobación que esperaba. Repartieron unas cuantas camisetas (negras, eso sí), por las que la gente forcejeó, como si no tuvieran ropa en casa. “Unas cuantas” significa que cabrían en una bolsa del Caprabo y aún sobraría espacio para anudar las asas.
Para colmo, la cacareada parida Jack Brooks, Monster Slayer (hablo sin verla, pero huele a coñazo estilo Bubba-Ho-Tep que desmaya), que proyectaban el sábado a la 1 de la madrugada ha sido sustituida por Lars and the Real Girl, una de un tío muy tímido y encantador que se enamora de una muñeca hinchable y todo el pueblo le sigue el juego. Ciencia ficción de la buena, sí señor. Asimov en estado puro.
Total, que aparte de ir al cine a mejor precio (4 euros por película, aunque había bonos más baratos), la experiencia no merece la pena. Espérense al DVD y véanla tranquilamente en casa, sentándose donde les salga de las narices y montando el follón que quieran, sin que los demás empañen su desesperado intento por reír más alto que nadie.

41 thoughts on “¡Qué risa, un muerto!

  • No había oído hablar de esa iniciativa, no sé de que está usted hablando, ni cómo he llegado aquí.
    Y sí, Bubba Ho-Tep es una gran cagada.
    Y Sweeney Todd me gustó. Por decir algo.

  • Yo estuve alli en alguna de las películas, y particularmente en “El gran hombre del Japón” me hizo mucha gracia que sólo los que somos frikis nos estuvieramos riendo de la parodia de género que se estaba mostrando, ante la mirada impasible de centenares de culturetas que no tenían ni idea de que es una peli del género Tokusatsu (no, no lo sabía, lo he buscado en la wikipedia), ni que en Japón se rien de las desgracias ajenas.
    Es curioso como una selección de películas raras para parecer “cool” y avanzado puede hacer que cambie tanto la idea del que originalmente organizó el festival. No pongas Like a Dragon si sabes que la mayoria de la gente la va a ver porque la dirige Miike y no porque es la adaptación de un videojuego de putisima madre. No pongas Dai-Nipponjin si te han dicho que esta rodada al estilo de REC, porque te va a salir el tiro por la culata, no tiene nada que ver.
    Esto no es pa gafapastas, oiga. Es pa frikis, frikis que nos da igual que el contenido de la peli sea serio o no, porque vamos a pasarnoslo bien viendo una de sangre, y si hay que reirse porque la muerte es excesivamente sangrienta y cruel, pues se rie uno, que mas da.
    En fin, no se cual ha sido tu idea de festival, pero lo que tengo claro es que me lo pasé pipa. Hay que saber disfrutar sin necesidad de que te importe lo que haga el de al lado, incluso si le pondrian una multa por contaminación sonora cada vez que rie. Y la organización, pues como si frie un huevo, total, para que me pongan las pelis solo me hace falta el del cine pa que me corten las entradas y me monten la peli en el proyector, y me sobran las azafatas.

  • Lo que tenía que haber hecho el director de la película del meteorito es abrir un blog, así cuando llega la muestra todo el mundo conoce sus vicistitudes y se ha ganado la simpatía del personal. No lo digo de coña!
    La mayoría de las cosas ya las hemos comentado: Ese desfile de camisetas, ese reírse de absolutamente todo (¿¿??) en las pelis de terror…

  • buf sr. week, me da la sensación (es una sensación muy personal) que este artículo podría ligar de alguna manera con el anterior. Podría ser que?: hasta cierto punto una masa de gente sin mucha personalidad, y con la inteligencia suficiente y justa para haberse dado cuenta, que algo se perdieron en algún momento de sus vidas. Y que lo que creían antes, que era algo marginal y nada socialmente aceptado y por supuesto una mierda!, ahora mola! y es muy “underground”, y esta gente se hallan querido enganchar a una manera de disfrutar y entender las inquietudes artísticas “menos ortodoxas” en cualquier ámbito (cine, música…) con la imperiosa necesidad de presumir de estar “in” en estas tendencias. ¿Y hallan hecho este enganchón tan forzado e hipócrita, que no sepan muy bien distinguir entre la crítica irónica de algunos casos, y la verdadera calidad en otros? es decir: ¿esta gente entendió que la gran mayoría no votaba a “chikilicuatre” por los mismos motivos que por ejem. (perdón por usarle de ejem sr. viru) muchos de por aquí votamos a “calipo a”? entienden que no es el mismo producto? saben diferenciar entre una crítica “humorística” disfrazada de “música”, y música de un estilo determinado que no es “humor” ni pretende serlo, aunque su intención sea divertir?
    no se si me explicao sr. week, pero mi opinión viene a criticar más que al público (q tbien) a que mucha de esta gente también esta en las organizaciones de eventos como este, y claro: que si tonterías con presentadores, camisetitas, y cachondeito que esto que proyectamos hoy debe ser pa que se rían, debido a su acida critica social desde el movimiento oriental/polaco/existencial cómico/gore que le han dado sus autores “hipis” estos!
    y si resulta que aquella “payasada” de “posesión infernal” era algo más que una payasada y los raros estos se reían según la secuencia… pos habrá que reírse aquí tbien, y mucho, no valla ser q parezca que no entendemos una mierda o que no nos divertimos. Y si aquello molaba pues las de esteso y ozores pues también!
    y lo peor sr. week es que por lo que cuenta intuyo que en algunos casos, también hay gente de esta, a parte de en el público, y la organización, en los propios fabricantes del producto! y claro esto ya es lo peor de todo!
    en definitiva: la gran diferencia de “reirse con” y “reirse de” y saber o tener un mínimo de criterio para diferenciar. O al menos, si no lo tienes muy claro respetar al vecino, que igual lo tien mas o menos claro que tu, (que esto no es criticable) pero que seguro esta intentando disfrutar de un modo u otro lo que ha pagado, y ya sea por los subtítulos desastrosos, por las risotadas del “enganchao” o por las mofas del cultureta desbocao, le estan jodiendo por todos lados!
    perdón por la divagación y el tocho!
    un saludo

  • buf sr. week, me da la sensación (es una sensación muy personal) que este artículo podría ligar de alguna manera con el anterior. Podría ser que?: hasta cierto punto una masa de gente sin mucha personalidad, y con la inteligencia suficiente y justa para haberse dado cuenta, que algo se perdieron en algún momento de sus vidas. Y que lo que creían antes, que era algo marginal y nada socialmente aceptado y por supuesto una mierda!, ahora mola! y es muy “underground”, y esta gente se hallan querido enganchar a una manera de disfrutar y entender las inquietudes artísticas “menos ortodoxas” en cualquier ámbito (cine, música…) con la imperiosa necesidad de presumir de estar “in” en estas tendencias. ¿Y hallan hecho este enganchón tan forzado e hipócrita, que no sepan muy bien distinguir entre la crítica irónica de algunos casos, y la verdadera calidad en otros? es decir: ¿esta gente entendió que la gran mayoría no votaba a “chikilicuatre” por los mismos motivos que por ejem. (perdón por usarle de ejem sr. viru) muchos de por aquí votamos a “calipo a”? entienden que no es el mismo producto? saben diferenciar entre una crítica “humorística” disfrazada de “música”, y música de un estilo determinado que no es “humor” ni pretende serlo, aunque su intención sea divertir?
    no se si me explicao sr. week, pero mi opinión viene a criticar más que al público (q tbien) a que mucha de esta gente también esta en las organizaciones de eventos como este, y claro: que si tonterías con presentadores, camisetitas, y cachondeito que esto que proyectamos hoy debe ser pa que se rían, debido a su acida critica social desde el movimiento oriental/polaco/existencial cómico/gore que le han dado sus autores “hipis” estos!
    y si resulta que aquella “payasada” de “posesión infernal” era algo más que una payasada y los raros estos se reían según la secuencia… pos habrá que reírse aquí tbien, y mucho, no valla ser q parezca que no entendemos una mierda o que no nos divertimos. Y si aquello molaba pues las de esteso y ozores pues también!
    y lo peor sr. week es que por lo que cuenta intuyo que en algunos casos, también hay gente de esta, a parte de en el público, y la organización, en los propios fabricantes del producto! y claro esto ya es lo peor de todo!
    en definitiva: la gran diferencia de “reirse con” y “reirse de” y saber o tener un mínimo de criterio para diferenciar. O al menos, si no lo tienes muy claro respetar al vecino, que igual lo tien mas o menos claro que tu, (que esto no es criticable) pero que seguro esta intentando disfrutar de un modo u otro lo que ha pagado, y ya sea por los subtítulos desastrosos, por las risotadas del “enganchao” o por las mofas del cultureta desbocao, le estan jodiendo por todos lados!
    perdón por la divagación y el tocho!
    un saludo.
    longshot

  • Jo, yo me lo pasé guay. Eso si, parecía un concurso de a ver quien se reía más alto. En The signal por ejemplo había un cacho divertido y comprendo que la gente se riera, pero en otras como (la pasadisima de rosca y bastante mala) Aachi y Ssipack había un pique de a ver quien se reía más y más alto. Cada vez que se oía (más bien se leía, pq etab en coreano) caca, mierda o ano algún friki soltaba una carcajada forzadisima. El problema es que esas palabras las decían 200 veces durante la peli. Si, un poco triste…
    PD1: Creo que el pensamiento general del 99% de la sala era “que asco de frikis, son todos unos frikis menos yo”
    PD2: Que guapa es Leticia Dolera, a mi me dejó enamorado. El año pasado ya estaba y espero que siga muchos más
    PD3: Irrepetible en la muestra de hace dos años la proyección de Ultravioleta. No sé si me ha marcado tanto una peli en el cine

  • La muestra este año ha sido mala, eso es innegable, pero tu crítica me ha resultado de lo más injusto y absurdo. Para empezar por que leyendo tus quejas me da toda la sensación de que el único pedante de la sala eras tú y no los que paladeaban con “otra cumbre del género” (entre los cuales, para evitar confusiones, jamás me incluiría).
    ¿Mini-sitges? Pues hombre, más bien “muestra de cine fantástico”, cosa que NO existe en Madrid y que MERECE LA PENA APOYAR en lugar de insultar ¿Esta última edición ha estado llena de despropósitos? Completamente de acuerdo. Pero eso no invalida un proyecto que merece la pena que crezca año a año.
    ¿Que el público es demasiado efusivo? Pues en ocasiones sí, pero es la gracia del evento. Sentir que ves la peli con doscientos colegas disfrutando de los mejores momentos. No entiendo esa mania de echarte piedras contra tu propio tejado. Asume el universo al que perteneces, Wally Week. Quizás el problema estaba en creer que ibas a la filmoteca en lugar de ver una peli con gente con camisetas de zombies entre los cuales, probablemente, estes tú.
    ¿Y a que coño venía meterse con Bobba Ho-tep? Si no te gusta es problema tuyo, colega.

  • Kike, si estás de acuerdo que la muestra es mala, la crítica es necesaria para la mejora.
    Por otro lado, a mí, en una película de “terror” seria, sí me llegó a molestar las continúas risas y cachondeos varios, sobretodo porque, y como ha dicho Gonzo (ya ves que Wally no es el único) a veces parecían forzadísimas y con la mera intención de que te oigan los demás. A mí, personalmente, sí me molesta un poco.
    Lo de “pertenecer” a algo cada vez lo tengo menos claro.
    Bubba también me pareció un coñazo, en todo caso, creo que Wally podrá opinar en su blog ¿no?
    En todo caso, una de las cosas buenas del “ambiente” fue poder conocerte Kike! 🙂 Para que digan.

  • Lo del festival este lo descubrimos unos colegas y yo pretendiendo ver de preestreno la ultima de Blade y como pedian invitacion (de Calle13, que el SciFi aun no existia) acabamos viendo 2046, que no se si estaba encuadrada en la muestra pero la ponian en otra sala y la vimos solos. Sin ser fanatico de Won Kar Wai, y habiendo visto despues la del Snipes…
    Este año teniamos pases pero al final ni fuimos (y eso que yo queria ver Be Kind Rewind), pero por lo dicho en el articulo, me puedo imaginar el “ambientazo”. Y no, no se trata de demostrar lo bien que se lo estan pasando, sino de la escasa consideracion para con el que te rodea que abunda en todo “evento friki”. Para que negarlo, habiendo gente normal y valida, el colectivo (sobre todo los que lo llevan mas a gala) esta inundado de “niños especiales” a los que han pegado poco o demasiado.
    Y Bubba Ho tep es una solemne chorrada. Apenas una idea curiosa (una momia en Texas, vestida de cow boy) con un famoso de culto. Estoy seguro de que en la mesa donde se propuso todo el mundo tuvo claro que de ahi se podia sacar oro… pero sacaron carretadas de mierda. No tiene ritmo, ni gracia, ni suspense, ni nada. Con la idea de una momia persiguiendo a un anciano en taca-taca se puede uno reir muchisimo, pero si no te paras a rodarlo como Dios manda, estas perpetrando una estafa.

  • Si yo respeto las opiniones de la peña (sobre todo en su “casa”, maldita sea) y comprendo que más de uno se cabree en ocasiones… pero es que el estilo de Wally Week me pone muy nervioso por que parece una especie de adalid de la “Verdad Absoluta”. Y con críticas tan destructivas (destructiva más con el público que con la propia muestra) no creo que se consiga mejorar nada, sino más bien desprestigiarlo.
    Y respecto a Bobba Ho-Tep a mi no me parece una burla por que esté bien hecha. Precisamente eso lo hace una peli interesante. Hacer un chusco estudiantil de coña es muy fácil, pero creo que esa peli tiene mucho que ofrecer, más de lo que parece.
    PD-> En realidad ya nos conocíamos, no vimos en la primera y segunda edición del Freak Day hace ya algún tiempo… por cierto ¡Blue Demon es mi nuevo dios!

  • Exacto, Gonzo. Es eso lo que pasaba, la competición de a ver QUIÉN SE LO ESTÁ PASANDO MEJOR y en momentos injustificados. En “El Diario de los Muertos” había carcajadas cada vez que mataban a un zombie, y cuando un personaje no lo soporta y se mete un tiro.
    En The Signal había cosas para sonreírse, y el segundo segmento tenía mucho de coña. Pero las risas fueron desproporcionadas y en todo momento. No digo que esté mal echarse una risilla, pero joder, eran carcajadas de lo más escandalosas (y en momentos bastante desagradables o impropios). Eso en mi pueblo tiene un nombre, y es SADISMO. Aunque teniendo en cuenta la concurrencia, creo que va más por lo BUFÓN.
    Mis colegas, estimado kike, no son así. Puedo decir que afortunadamente. Tampoco tengo camisetas de zombies, y si las tuviera, no me sentiría obligado a “lucirlas en estos eventos”. En cuanto a Bubba Ho Tep, soy libre de decir lo que me pareció una película. Pero no porque sea mi blog, sino porque nadie me lo impide.
    Ah, una cosa más: nunca he ido a la filmoteca. Ni pienso ir. Entretanto, que siga el festival.

  • Bueno, como uno no es de Madrid ni puede asistir a tales eventos, tan solo puedo extrapolar tus impresiones a eventos similares en los que haya estado, en este caso las desaparecidas “12 horas de cine de terror” que hacían antes. Y sí, la situación es bastante parecida, aunque sin azafatas, famosos, ni regalo de camisetas. Aunque supongo que es lo normal, cuando encierras tanta adolescencia en salas de cine de medianoche a mediodía para ponerles 7 u 8 películas de terror sin parar, que a la 3ª o 4ª ya se desmadra el asunto.

  • En cualquier cine de españa te encuentras gente intentando demostrar de forma teatral que se lo estan pasando de puta madre y a mucha otra que le importa tres cojones que tu pagues para ver la película y no porque no sabias que hacer con tus colegas un sabado por la tarde.
    Pero bueno, la vecina del quinto también grita más de la cuenta cuando se la follan, mi padre aprieta más fuerte el culo cuando se tira un pedo y los niños pequeños llorán fuerte cuando se caen el suelo…. la vida es asin.
    Un saludo

  • Desde que lo “Friki” está de moda, parece que haya una competición de ver quién es más friki o quien conoce la referencia más oculta, o quién pilla antes el chiste-homenaje de la peli-cómic-disco-libro-loquesea.
    A mí no me parece mal que cada uno disfrute con lo que le de la gana y de la forma en que le de la gana, sólo faltaría, pero me carga bastante la actitud de soy más friki que tú, además que lo encuentro tonto.
    Pero bueno, desde que lo friki vende es lo que toca…

  • Yo el festival parecido que conozco y al que soy asidua es la “Maratón de Cine Fantástico y de Terror de Sants”, también conocida como “las 12 horas” (Laín Coubert, no sé si es al que te refieres tú, pero podría ser si vives en Barcelona, y aún lo siguen haciendo), y la verdad es que llega un momento que tú tienes ganas de ver una peli, porque está bien o simplemente porque esa no la habías visto, y tienes al grupo de … de gente (seamos políticamente correctos) que no para de gritar y de reirse cuando no toca. Y la verdad, fastidia bastante, te levantarías y les dirías cuatro cosas. No hace falta pertenecer al colectivo de los gafapasta para estar hasta arriba de esta… gente, ni tampoco ser asiduo a la filmoteca. Entre mis amigos, que también van, los hay que llevan camisetas de zombies, otros de dragones y alguno incluso que va todavía con camisas a cuadros estilo leñador… pero no (suelen) joder al personal de esta manera.
    De todas maneras, en este festival hay otra sala, la “sala pequeña” donde ahí sí que está permitido gritar, reirse y liarla… pero ahí, no en la grande, joder! además, las películas ya están pensadas para liarla…

  • NO ENTIENDO NAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAADA. Ni me conozco ninguna peli, ni se de que muestra habláis, ni ostias. De hecho no se porque sigo leyendo, aumentando mi confusión…

  • Me parece que a lo que objeta Wally Week es a la falta de educación, algo que no es propio ni exclusivo de los frikis pero a los que ayuda la inadaptación social que se les supone.
    De todas formas, por ese tipo de gilipolleces de los demás es por lo que ya no voy a salones del cómic y esas historias…

  • Precisamente por el comportamiento de la gente en las salas hace tiempo mis colegas y yo solo vamos al cine los domingos por la mañana, así tenemos la sala para nosotros solos y no tenemos que soportar gritos, risas, peleas entre dos listos, comentarios tan obvios como “ah, claro es que los vampiros beben sangre” (verídico) y demás.
    Gracias por otro genial artículo Wally Week.

  • Bueno, que conste que yo me lo pasé muy bien en las cuatro pelis que vi, aunque la mitad fueran bastante chorras. Los capullos de las risas eran pesados, pero eran 5 o 6, y supongo que para el frikismo adolescente, hacer el garrulo en una muestra de es lo suyo… mil veces más me jodería encontrarme algunos así en una peli normal. Aunque entiendo que a un misántropo como Wally le hirviera la sangre con gente así…
    Yo el año que viene repetiré.

  • estoy de acuerdo con lo que dices, porque yo también lo viví en la tarde que asistí, pero… qué quieres, a pesar de todo me lo pasé bastante bien!

  • Pues qué razón tiene,sr. Week. Vale, admitiré primero mis faltas y diré que en “Rogue” (que es lo que en mi círculo se considera como “material-Halloween”, vamos, la clase de pelis de mierda que ponemos en mi casa para la fiesta anual de Halloween) le seguí el juego a los palurdos y me escojoné de lo lindo, aparte de berrear un par de lindezas. Pero en el resto de películas que ví yo es que lo flipaba con el comportamiento de la sala. Escena sáidca= carcajada. Grito de una tía= carcajada. Protagonista que se tira un pedo= carcajada. Aparece George Romero en la pantalla masturbándose*= carcajada máxima y gozosa. A veces eran tan falsas que llavaban más bien al nivel de rebuznos. Sencillamente lamentable. Vale,entiendo que hay películas realizadas con la intención de que elpúblico se cachondee y tal, pero seguro que Gregory Hoblit se hubiera largado corriendo de la sala al ver que una panda de psicópatas descerebrados se estaba escojonando al ver que estaban disolviendo a un tío en ácido.
    Me comentaron que incluso en “A l´interieur” había gente riéndose. La ví en Sitges (donde juré que JAMÁS volvería a verla), y sinceramente, eso no habla precisamente bien acerca de la condición humana de esos retrasados
    Saludetes.
    PD: “Dai Nipponjin” es la reoxt. También la ví en Sitges y me escojoné cosa mala.
    *Que es básicamente cómo podríamos resumir la hora y media de tortura que es “Diario de los Muertos”.

  • Yo sólo sé que la peña se está pasando con lo de ser raros (que los frikis son peña sin brazos, o con cuernos o son gemelos siameses unidos por el glande). Está bien que a los dieciseis años busques tu lugar en el mundo y quieras destacar; pero mantener ciertas actitudes con veintipico o treinta tacos me parece un poquito vergonzoso. Es por ello que estas iniciativas como muestras de cine fantástico, o de terror, o de ciencia ficción son sitios de los que huir. Y si te apetece ver alguna peli de las que ponen, te la bajas y la disfrutas con tus colegas. Y si quieres echarte unas risas, te fumas unos petas y te trincas unas litronas y todos sabeis que es lo que hay. Que si no veo una peli de Pixar en finde para no tener que soportar niños, no voy a ver pelis al cine par no soportar a tocacojones (en especial canis, malotes, arrabaleros y frikis del tipo: “vaya, si este es el actor secundario sin frase del anuncio de Miike para Campofrío”). EL problema es la falta de respeto por parte de la gran parte del público, sean o no frikis.
    Yo, por mi parte, seguiré quedndo con los colegas para vernos la pelis en un proyector y en silencio. Y, si lo decidimos, nos partimos la caja con algún bodrio pero todos a lavez. Que como dijo uno, o follamos todos o yo no pago.

  • No estoy del todo en desacuerdo en que la gente se ria en el cine, me explico, si sabes que vas a eso. Que carajo, en realidad lo que hecho de menos son esas sesiones nocturnas amercianas con la gente haciendo el tonto con Rocky Horror o una peli cutre. En casa con la tele no es lo mismo! Quiero!

  • En España hay poca costumbre de que el público participe en la película con gritos y cosas así, pero creo que hay sitios donde es muy común (según qué película, claro). Personalmente, me gusta ir al cine y que la gente guarde silencio, pero en una muestra de cine fantástico, pues hombre, tampoco me importa tanto que la gente haga el mono. Se supone que es una experiencia diferente.
    Y oye, que nadie se enfade con Wally por hablar mal de Bubba-Ho-Tep. A mí esa película me gusta, pero para gustos los colores.
    A mi me decepcionó desplazarme en coche hasta el centro para ver la de Monster Slayer y que luego proyectasen otra. Pero en fin, si son causas ajenas a la organización, qué se le va a hacer. En general, prefiero que haya muestra a que no la haya, con o sin gritos. ¿Que ese podría haber organizado mejor el invento? Pues seguramente. Pero al menos se puso voluntad y ganas para que la muestra fuese una realidad, y solo por eso los organizadores merecen mi aplauso. A la próxima repito.

  • Yo creo que a lo que se refiere Wally es que es un “cachondeo” muy forzado y autoconsciente.
    Y la muestra a mí me pareció, en general, bien organizada, que conste, a todos los niveles salvo la programación. La película que abría el ciclo me encantó, pero tampoco termino de tener muy claro que pintaba ahí.

  • ¿Y no será que algunos se han hecho frikis del cine fantástico, pero que en el fondo no les gusta (como los que llevan 10 o más años que no les gusta el cómic Marvel y hacen blogs o foros comentando que antes de Joe Quesada el mundo era mucho mejor), y que para paliar su aburrimiento viendo esas pelis, hacen el imbécil?
    Y ahora la lógica dice que la respuesta sea: pues que se hagan frikis de otra cosa; pero quizá sea demasiado tarde para ellos y no quieren cambiar de ambiente, amigos (?) y todo eso.

  • Vamos a ver. Cuando fui a Sitges hace un par de años, proyectaron seguidas Borat, All boys love Mandy Lane y Behind the Mask (the Rise of Leslie Vernon). Con la primera, todos nos reímos MUCHÍSIMO, pero ¡hop! se oían los diálogos. Con Mandy Lane, que no tenía nada de humor, nadie se rió. Ni siquiera cuando mataban a alguien. En cuanto a Behind the Mask, que está entre la comedia y el slasher, la gente se reía cuando correspondía. Y no eran esas sarco-risas forzadas que oí en The Signal este sábado. Porque al que le haga gracia que corten la garganta a alguien con unas tijeras de podar, es un puto enfermo.

  • Sus artículos ganan cuando no es usted tan resabiado.
    Viru: y sus comentarios cuando no son sólo para criticar a Wally. Creo, porque de esos todavía no hay ninguno.

  • ¿Y qué? De todos modos lo único que hace Wally es criticar, muchas veces con escaso fundamento (que es cuando queda repelente, como en este artículo). Aunque alguno que otro está gracioso. Pero la mayoría son eso, resabiados. Y me gusta comer pollas con delirio.

  • Las críticas (no las mías, las de todo el mundo) son personales. Ese es todo el fundamento que requieren, y usted puede o no estar de acuerdo con ellas.
    Aparte de exponer mis opiniones y, ocasionalmente, hacer que alguien se divierta leyéndolas, este blog no tiene ninguna otra intención. Por eso se llama “Las Parvadas de Wally Week” y no “las Teorías Irrebatibles de Wally Week”.

  • Y eso que usted no ha asistido a la Semana de Cine Fantastico de mi Donosti! Si quieres ver una peli para acojonarte ya te puedes ahorrar la entrada, porque a la que te centras un poco en la trama salta el típico payaso con un chistecito sin gracia. Pero vaya, es lo típico en esto, ya sabes lo que hay cuando vas. Aunque no deja de molestarme, que soy de los que echan la bronca a los que hablan en los cines.
    Los festivales de terror albergan a un público muy especial, casi parece que salen de sus grutas solo en esos días para retornar a ellas cuando clausura, porque se ve cada personaje que no se ve cualquier otro día del año. Pero personalmente me da igual, cada cual con lo suyo, estoy con usted en la mayoria de sus asertaciones, pero es que estos eventos son así de surrealistas. Ademas es su blog oiga, y nosotros leemos y respetamos. Por lo menos yo. Un saludo!

  • … Pues yo si que he conseguido ver Jack Brooks: Monster Slayer. Y me reí con esa y con Bubba Ho Tep (lo siento, es que soy “mu rara”).
    Cuando consigais verla por fin, podreis cardarla a gusto…

  • Ya le digo, dr. kaligari: o tuve mucha suerte aquel año en Sitges, o es que los que fueron allí iban de otro palo. Fui a tres maratones, y en las tres la gente se comportó (de hecho fui yo quien no pudo contener la risa al final de la nefasta RETRIBUTION)

  • Estoy con Liquid . Hasta los mismisimos cojones de toda la panda de garrulos que van al cine a montar el show del retrasado . A los que nos gusta mínimamente esto del cine nos estamos viendo obligados a exiliarnos en sesiones matinales o de un miercoles a las 5 de la tarde para poder ver una película en unas mínimas condiciones.
    Soy asiduo a Sitges y la gente suele ser muy respetuosa , incluso si algun tontito de estos empieza com sus imbecilidades lo hacemos callar rapidito .
    A Donosti paso de ir ( aunque era mi intención ) porque ya me han explicado que es una puta verguenza , imposible seguir las pelis .
    …la madre que los parió a todos…..

  • Pues yo estoy con Wally. El ambiente bufonesco y de “mira que guay soy que hago bromas en alto”, cansa (y mucho).
    Lo mejor de la muestra: un grupito que estaba delante mía haciendo cola y que no se enteraron del cambio de Monster Slayer hasta que entraron en la sala y ya no había vuelta atrás.
    Lo peor de la muestra: el coñazo que daba la señorita de Al Salir de Clase entre película y película.

  • Hace usted bien en no venir a Donosti señor Oldboy, que aquí en la semana lo de soltar memeces cada cinco segundos a voz en grito en los visionados en ya como una tradición impuesta que hay que cumplir año tras año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *