Secundarios que nos traumatizaron: Muñecos de Barrio Sésamo

No falla. En todas las cenas de empresa, el gracioso de la oficina aprovecha para sacar todo su arsenal de chistes e imitaciones. Y a poco que el susodicho tenga más de 20 años, cae por narices lo de Coco: “hola soy Coco, esto es arriba y esto es abajo”. Pedazo de anormal, Coco jamás hacía las cosas tan evidentes. O lo que es peor, se pone a hablar de la sospechosa harina de Chema, recordarnos que Epi y Blas eran gays (me parto) o que eran frutas… De eso nada: eso se lo inventaron Cruz y Raya. No sólo eres tonto sino que no eres ni original. La hartura de atenúa ante el hecho consumado de que tu cuñado nunca imita a Los Cabezotas. Como mucho al conde Draco y su novia. Pero no a Don Música, mi muñeco favorito. Ni al Profesor Lumbreras, ni al Capitán Desayuno. Y mira que llevamos años de Internet, y de metedura de pata de quefuede o la Wikipedia… y nada.

pepeconcursos.JPG

Precisamente era uno de sus mayores atractivos, el constante flujo no sólo de personajes, sino de situaciones. Mientras que en “el mundo real” Julián, Matilde y Chema tenían trabajos y los niños tenían que ir al cole y hacer pis, en el de los muñecos, Coco un día era camarero y otro vendedor a domicilio o cartero y además, superhéroe. Los personajes a veces protagonizaban sketchs y otros hablaban directamente con el espectador y formaban parte de recreaciones de cuentos. Y había decenas de habitantes, monstruos por todos lados, animales que hablaban y letras con ojos y boca. Mientras que en el programa original teleñecos y humanos interactuaban entre si, en el español, fruto del doblaje de los episodios y la falta de acceso a los guiñoles originales creaba una dualidad 100% autóctona entre un mundo más cercano a la realidad, en el que el espectador se veía proyectado, y el mundo de la imaginación, el de los muñecos, al cual no podía acceder y que parecía, donde iba a parar, mil veces más divertido que el de Espinete y compañía.

TelefonoRock.jpg
Que movida, esto lo cuento en el blog

El riquísimo universo de los muppets de Jim Henson, poblado por decenas de fascinantes y divertidas criaturas, reducido en la memoria a los 4 que eran más fáciles de imitar, cuando uno de sus mayores atractivos precisamente la variedad de personajes que pululaban las calles de goma espuma del barrio. Como, por ejemplo, estos:

Donmusica.jpg
Don Música

Una especie de Phil Spector en teleñeco. Don Música era un genial compositor y productor que había acumulado cantidad de éxitos a lo largo de los años. Sin embargo, la falta de inspiración, ese mal que, tarde o temprano, aqueja a cualquier artista que se precie, se interponía entre él y sus creaciones con pasmosa facilidad. Veréis, él creaba bellísimas melodías pero, al igual que el personaje de Hugh Grant Tú la letra y yo la música (el cual está inspirado claramente en Don Musica), tenía problemas para completar los textos de sus temas. La desesperación llevaba al genial artista a estampar su cabeza contra su piano, castigándose por su falta de creatividad.

Menos mal que Gustavo el reportero se encontraba por ahí cubriendo sus sesiones de grabación y le echaba una mano con las rimas, resultando de la colaboración geniales versiones de Rema con tu barca o Yankee Doodle, que quedaba algo así como: “Ronnie fue a la ciudad, montado en un pony / y llevaba un espaguetti en el gorro y lo llamaba macarróni”. Ejem, alguna traducción les tenía que salir mal, por pura estadística..
Una vez terminada la canción, aparecía de la nada trío vocal que interpretaba la canción. La pregunta es ¿cobró el batracio derechos de autor por sus letras? ¿Para qué tenemos SGAE entonces?.

Aristides-y-coco.jpg
Arístides


Arístides era un mago despistado que hacía la puñeta a Coco o Gustavo, a los cuales escogía de “voluntarios” para sus diferentes trucos y números. Entre ellos estaba el suspender a Coco de una plataforma y luego retirarla, pegándose Coco el consiguiente cacharrazo: en otra ocasión convirtió al pobre azulín en un conejete. Sus palabras mágicas se las debemos al ingenio de los traductores y son más recordadas que el propio personaje: “al rico helado de piña para el niño y la niña” (jamás he probado dicho helado). Obviamente, sus trucos acababan siempre en desastre, como las entrevistas de El hormiguero. Al menos no hacía monólogos, como muchos de los magos de hoy en día, que nos aburren con sus reflexiones sobre lo divino y humano mientras hacen el truco del cochecito de toda la vida.

Nabuconodosorcitos.jpg

Los Nabuconodosorcitos


Una especie de pulgones mutantes que vivían en la jardinera de la ventana de Epi. Como el mismo explicaba con sus susurrines, su casa era un cartón de leche, y la chimenea, una pajita, y habían hecho un columpio con clips. Y nosotros pasándolo mal para montar un puto sofá. Extraños representantes de los insectos en esta peculiar cosmología, en realidad se trataba una muy familia tradicional de padre, madre y dos hermanas. Las pequeñas eran bastante más espabiladas que sus progenitores. En una recordada ocasión, y ante la incesante lluvia, los mayores probaron a salir de casa saltando o nadando, para comprobar con estupor que a pesar de sus brincos y brazadas, seguían mojándose. Solo a las pequeñas, educadas en la sapiencia de la escuela nabuconodosora, se les ocurrió utilizar un extraño artefacto para evitar calarse hasta los huesos: un paraguas. Recordad chicos, siempre paraguas, nunca capucha. ¿Su origen? Ni idea, pero se especula con que podrían ser descendientes de los Mi-Go, los hongos de Yuggoth.

Cabezotas.jpg

Los Cabezotas


Ni los de La parada de los monstruos ni pollas en vinagre. Ellos eran la inspiración de películas como Donde te escondes hermano o Pegado a ti. Los Cabezotas no sólo eran peludos y con cuernos, encima eran siameses. Eran remonstruos, unidos por el torso y con un solo brazo para cada individuo. Porque sí, eran individuos, unidos por el cuerpo, pero de diferente identidad. Por ejemplo, mientras que uno llevaba los cuernos para arriba y una especie de barba alocada, el otro tenía sus cuernos hacia abajo y lucía una atractiva y gruesa uniceja. Estos seres eran, como su nombre español indica, obstinados y cabezones, y se empeñaban en imponer su opinión el uno al otro en asuntos tan importantes como tocar el piano. ¿Con un dedo o con una mano? ¡Difícil cuestión! Pero al final se ponían siempre de acuerdo y conseguían, trabajando en equipo, solventar sus limitaciones. ¿Es que no podemos llevarnos todos bien, como ellos?

Pajarito.jpg
Traque

El monstruo marginado por excelencia. Coco era simpático, Triki alocado y glotón, Oscar gruñón y Elmo más baboso que Luis Miguel… Pero, ¿y Traque? ¿Cuál era su personalidad? ¿Cuáles eran sus sueños, sus ilusiones sus metas? ¿Le gustaba Heinz o Hellsmans? ¿O quizá Ligeresa? Nunca lo supimos. De hecho su mismo nombre ya nos indicaba su condición de secundario total, un mero derivado de Triki. Que sí, que era por hacer la gracia de “el triki trake”, o “tiqui taca” pero el pobre Herry Monster se merecía un poquito más de respeto. Con lo simpático que parecía: grandote, algo brutote, con narizota y ojazos de eterno sorprendido.

Teatro.jpg

Su momento de mayor gloria, además de la canción Suave y Azul (¡y naranja!), fue protagonizar el remake sesamero de Carros de fuego, en dura competición con Coco y con la música de Vangelis impulsando un climax a cámara lentav. Como veis, era un secundario de lujo, apareciendo también en la sensacional obra de teatro que montaba Prairie Dawn, la niñita tocahuevos que nadie sabía como se llamaba (luego le pusieron Aurora) y que salía de vez en cuando. El momento cumbre de dicha obra era cuando Blas salía haciendo de flor. Otro de sus apariciones destacadas llegó junto a aquel pajarito que invitaba a imaginar, y al que esperaba nuestro amigo, dispuesto a darle un señor susto, como si fuera Jason el de Viernes 13.
No, nunca recibió ningún premio a su dura labor de apoyo. No, la vida no fue justa con Traque, pero tampoco lo fue con Sócrates de Al salir de clase y no nos quejamos. Bueno él sí.

PepeSonrisas.jpg
Pepe Sonrisas

Pepe Sonrisas era el eterno presentador de cualquier programa de TV. El tío era el equivalente ochentero a Jesús Vázquez: valía para presentar cualquier cosa. Lo mismo presentaba un concurso que dirigía un talk show, o daba paso a alguno de los reporteros más prestigiosos de Muñecolandia, como el mismísimo Gustavo, en el germen de lo que después sería España Directo. El tío se atrevía con todo y siempre nos recibía con gran alegría, a veces incluso excesiva, rozando el histerismo, y, ante todo, con una cordial sonrisa.
Eso sí, tenía una marcada rivalidad con la otra presentadora de cosas en Barrio Sésamo, Linda Mirada, especializada en programas de corte más personal en la que realizaba extensas entrevistas a celebridades del momento, como Coco, Triki o Barrionuevo.

marcianos.jpg
Marcianos

Los marcianos llegaron ya, y llegaron bailando ricachá. En realidad no venían de Marte, y tampoco bailaban, pero me acabo de acordar de esta gran canción que cantaban en “Croniquitas”. Al lío: ignoramos su procedencia, pero es evidente que procedían de una civilización superior. Para empezar, dominaban el teletransporte(y el bonotransporte), personándose sigilosamente en los hogares terráqueos. Y además, y a diferencia de los seres humanos, leían libros.

Cuando estos alienígenas, que sospechamos atendían por Xonxo y Xonxa, desconocían la utilidad de un objeto, acudían a un libro que llevaban siempre encima y que lo explicaba todo, todito, todo. Ellos, al igual que un servidor, siguen viendo el encanto a manosear papeles (como dice César Martín del Popular 1) en lugar de buscarlo en internet. Porque imaginaos el pedazo de Google que deberían tener los invasores estos y ellos ahí, con el libro. Son unos románticos, como nosotros, y por ello les saludamos. Y por lo visto en el video, les gustaban Kraftwerk

Juanolvido2.jpg
“¿Me ha gustado el libro o no? ¡Mierda, vuelta a empezar!
Juan Olvido

Todos recordamos el lejano oeste, por las aventuras de Trinidad, Lucky Lucke, Billy el Niño o Fernando Esteso. Pero hay otro personaje a la altura de semejantes leyendas. Juan Olvido. Un despistado vaquero que vivía en paz con su amiga, como se dice ahora, Clementina. Juan Olvido tenía bien merecido su apodo (porque era un apodo, ¿no?) Ignoramos si la causa de su despiste era la edad, el alzheimer, un golpe en la cabeza, o el implante de recuerdos falsos en su cortex, pero Olvido (Gara) tendía a perder conocimientos de lo más básico. Como por ejemplo, el sentido común de ponerse el abrigo cuando nieva, o el de no leer La Razón. Me recuerda bastante a mí y mis despistes. Por eso le llamaban Juan Olvido, memoria de grillo, como bien le recordaba Clementina, que siempre estaba allí para corregir sus despistes, demostrando una vez más que detrás de cada hombre hay una mujer son sobrero tejano. Dios te bendiga, Clementina.

ProfesorLumbrera.jpg
El profesor Lumbrera

Una pena que los dobladores no quisieran conservar el nombre original del personaje: Novel Erice, aunque su nombre castellano me gusta bastante, para que lo vamos a negar. Un auténtico portento de la ciencia, era capaz de pasarse meses enteros trabajando en sus geniales inventos, que cambiarían el curso de la ciencia y el destino de la humanidad: Los calientapiés, la mesa chimpún…. ¡Hasta descubrió una rara especie animal, los cuchis cuchis!

Lumbrerasysuscuchis.jpg

Que pena que luego viniera Gustavo, ese reportero mentonmentodo y le arruinara su momento de gloria, indicándole que Los calientapiés ya estaban inventados y se llamaban calcetines la mesa chimpún se conocía en occidente comopiano o que los cuchis cuchis fueron descubiertos hace mucho y bautizados con el nombre de… conejos. ¿En qué sociedad vivimos que preferimos llamar a algo “conejo” en lugar de “cuchi cuchis”? Toda una vida de trabajo y dedicación echada por tierra, y lo más alucinante, EN RIGUROSO DIRECTO para millones de espectadores. Luego decían del Tomate… Seguramente jamás superara el trauma y se metería a científico loco con ansias de destruir el mundo… ¡Y acabar con esa rana entrometida!

chinomonje.jpg
El presentador de los cuentos japoneses

Ya se venía intuyendo por aquella época que lo japo iba a molar, de ahí que los responsables del Barrio Sésamo hispano apostaran por incluir estas narraciones orientales en nuestro programa. El pobre narrador nos daba la bienvenida y presentaba el cuento que iba a ser representado, y a continuación, recibía un “gongazo” en pleno oído, que le causaría no pocas visitas al otorrino. Vivir con Bisbal debe ser algo así, cuando el tío vaya cantando por los pasillos. Hey, si yo voy cantando por los pasillos será que no es tan raro. ¿No?
¿No?

Simonsoundmansong.jpg
El Señor Sonidos

Original personaje, de cabeza azul y frondoso bigote. Seguramente fue futbolista en su juventud, de ahí su dificultad para expresarse con palabras, ante lo cual optaba por imitar el sonido del sustantivo al que deseaba referirse. Michael Winslow, el “negro de los ruidos” de Loca Academia de Policia, lo tenía como referente vital. Y yo, que iba a todas partes con el llaverito aquel de los soniquetes. En la mayor parte de las ocasiones, al pobre Señor Sonidos le tocaba sufrir las incompetencias de Coco, bien en un restaurante, bien como vendedor a domicilio. En descargo del pobre y simpático monstruo azul, habría que decirle al Señor sonidos que el tampoco le facilitaba las cosas. El gordito azulón no tendría precio como educador o psicólogo, debido a su facilidad para comunicarse con nuestra juventud, tan dada a hablar cada vez menos con palabras inteligibles para oídos humanos.

bocinillas.jpg
Los Bocinillas

Extraños seres de origen desconocido y pelaje de brillantes colores, son incapaces de articular palabra alguna. No obstante, utilizan sus narices, que son capaces de emitir sonidos al apretarse, para comunicarse entre ellos y con los humanos. Imaginamos que por el sonido saldrá por esos cuernos / orejas / trompetillas / cuchi cuchis que tienen sobre la cabeza.
Epi los llamaba así, “Los bocinillas”, y hemos de darle gracias, pues también los podía haber llamado, no sé, Trompetillos, Chilindrones o Mistetas y nos resulta sumamente extraño que ninguna peña de las ferias de tu pueblo se haya apropiado del nombre. O que al narizota de tu clase no se lo llamasen.

Uno de los momentos de mayor gloria de estos bichos fue cuando cantaban Ahora vamos con el reloj, tema rocanrolero al cual contribuían haciendo arreglos de trompeta. Cabe destacar que, al igual que los humanos, los bocinillas adultos tienen la voz más grabe que los niños, lo cual causaba cierta disonancia cuando grandes y pequeños trataban de hacer una canción. Entre los forofos más ultras de cualquier equipo, capturar un bocinilla vivo con el cual armar jaleo en el estadio es símbolo de status y entrega a los colores. Por ello son protegidos por la WWF (la de Adena) y la WWE (la de los cachas). Y sí: de pequeño me moría por tener uno.

gustavoconorejas.jpg
La esclavitud de la imagen

Y lo que nos queda: más monstruos, más niños, el Sherlock Holmes ese…. la edición española cogió los mejores sketchs (o los que parecían mejores) de unos diez años de programa, lo cual unido a las tres veces que se repitió la serie, hace que cosas como la acalorada discusión entre Tío Pepe y Tía Pepa por ver como se arreglaba un cubo, o El teléfono rock, apenas tuvieran moderada repercusión fuera y aquí sean casi mitos. Ay, el teléfono rock, y las canciones. Que pedazo de canciones que tenían. Cualquier día les hago otro de ellas: Me pondría a planificar, Chiquitita, Triki Disco, Que quieres ser
Aquí tienen, señores monologuistas. Material para todo el año, eh de guays. Q enrrollao el viru XDDDDDDDDDDDD

tiburonperlas.jpg
El juego ese de la wii de bucear

120 thoughts on “Secundarios que nos traumatizaron: Muñecos de Barrio Sésamo

  • ¡NECESITO VER LO DE SUAVE Y AZUL (Y NARANJA!!!))))!!!!!
    ¡¡¡que alguien lo ponga en YouTube, por Dios!!!!!
    Que grandes canciones…
    – Porque el cartero tu vecino es, tu vecino es…
    – Yo con mi llama, pues llama se llama, nos vamos a la clínica dental. Cosa tan fenomenal…
    – ¡Espita gorgorita, lo que se da no se quita!! ¡conviérteme en… (Pepita Pulgarcita!) (dicho 3 octavas más alto…)
    Hay que ver, todo esto lo tiene uno grabado en la cabeza a nivel de cerebro de reptil, por lo menos… 😀

  • Esta claro, una de las mejores maneras de saber si tienes los amigos adecuados (por mucho que tu familia les llame “mala influyencia” es comprobar a que o quien imitan. Los mios se tienen el puesto bien ganado con los marcianos y los bocazas, por el momento…
    Estaria bien que el señor Viruete, ahora que dispone de algo mas de tiempo hiciera una especie de “Viruete files” a modo de domumentacion para refrescar la memoria con los articulos. O al menos para compartir algunos de los tesoros culturales que tiene almacenas.

  • En USA, Pepe Sonrisas es comparado apropiadamente con el ex-candidato Mitt Romney en “The Colbert Report”
    Uno los ve y son identicos

  • hola jo, q way m encantaba esta serie, supongo que como a casi tol mundo, no conozco a nadie que no le guste, jaja. Me molaría ver algún capítulo, hay muchas series de los 80 y 90 que me gustaría volver a ver y sin la mula no se puede,jo y yo no la puedo poner, que se le va a hacer? besitos a to2.

  • Me voy a la fuente Tía Pepa, Tía Pepa, me voy a la fuente, Tía Pepa a por agua.
    Pues vete a la fuente Tío Pepe, Tío Pepe…
    ¿Os acordáis?
    Seguía un diálogo delirante y circular (todo ello cantado); Tío Pepe preguntaba cómo reparar el cubo, que tenía un agujero. Una tía Pepa cada vez más desesperada le respondía.
    El agujero se tapa con un corcho. Como era largo, había que cortarlo. Con un cuchillo. El cuchillo no cortaba bien, había que afilarlo. Se afilaba con la muela. La muela estaba seca. Había que mojarla. Se mojaba con agua. No había agua. Había que ir a por ella. El agua se traía en el cubo, peeeero…. el cubo tenía un agujero.

  • alguien lo ponga en YouTube, por Dios!!!!!
    Que grandes canciones…
    – Porque el cartero tu vecino es, tu vecino es…
    – Yo con mi llama, pues llama se llama, nos vamos a la clínica dental. Cosa tan fenomenal…
    – ¡Espita gorgorita, lo que se da no se quita!! ¡conviérteme en… (Pepita Pulgarcita!) (dicho 3 octavas más alto…)
    Hay que ver, todo esto lo tiene uno grabado en la cabeza a nivel de cerebro de reptil, por lo menos… 😀
    Publicado por: Khelben | Febrero 21, 2008 2:01 PM
    Esta claro, una de las mejores maneras de saber si tienes los amigos adecuados (por mucho que tu familia les llame “mala influyencia” es comprobar a que o quien imitan. Los mios se tienen el puesto bien ganado con los marcianos y los bocazas, por el momento…
    Estaria bien que el señor Viruete, ahora que dispone de algo mas de tiempo hiciera una especie de “Viruete files” a modo de domumentacion para refrescar la memoria con los articulos. O al menos para compartir algunos de los tesoros culturale

  • La niña Aurora no era tal, sino Alicia Calista la Lista.
    “Una barra de paaan, un litro de leeche-y mantequiiilla”

  • Y NARANJA!….. buenísimo, coñe se echaban de menos reportajes así. mu buen trabajo.
    ME VOY CON MI LLAMA A LA CLINICA DENTAL.

  • Yo soy más clásica para los personajes jeje, aparte que no me acuerdo de muchos que salen aqui, me gustan los clasicos, el reportero rana Gustavo, Epi y Blas(en especial Epi), Coco y Triqui, ¡y ese que vivía en la basura! el verde…¿como se llamaba? aunque no estoy segura si en España también aparecía.
    Saludos!

  • Muy buen artículo, Viru!!! Creo que al elegir el tema, has dado en el clavo!!!
    Espero que tu vida mejore con esos cambios que has emprendido. Quería contar una anécdota: el otro día me crucé con un coche que llevaba a toda leche esa canción “original” (no recuerdo el nombre) que vosotros versionasteis, y mi expresión espontánea fue: “Hala, pero si está sonando la de ‘Maníaco al descargar!!!’…”. Creo que eso dice mucho. 🙂
    Como siempre, enhorabuena por el artículo!!!

  • Joder que entrada mas buena Viru. Recuerdo de pequeño que me fascinaban los dibujos de la maquina pin-ball que iba enseñandote los numeros a medida que iba metiendose en agujeros y saliendo personajillos… Y recuerdo que los marcianos me ATERRORIZABAN!!! No soportaba el “blop blop blop” tan raro que hacian y cuando se ponian histericos cuando el reloj sonaba.
    Una entrada genial!

  • Otro estupendo artículo defendiendo a los secundarios, claro.
    ¿Que se emitió tres veces? ¿Sólo tres veces? Porque yo recuerdo vivir mi infancia como en “Atrapado en el Tiempo”…
    Los marcianos y nabuconodosorcitos son de lo mejor, desde luego.

  • Tremendo artículo, lo más curioso es que me acordaba absolutamente de todos, se ve que todavía los tenía escondidos por un hueco de mi mente.

  • ¿Y nadie tenía la sensación de que no había muchos monstruos, sino que algnos de ellos se veían “obligados” a disfrazarse para generar nuevos personajes coyunturales que facilitaran ciertos sketches, para mayor gloria siempre de los personajes y monstruitos principales?
    Es decir que yo veía una serie de muñecos “starring” y “also starring” y luego otros muñecos “guest-star” que eran pluriempleados, curritos del guiñol, que no eran si no el pim pam pum de la serie y cuyo único destino era recibir la mala atención del camarero koko, los sinsentidos periodísticos de gustavo o las atrocidades de triki…

  • muy buen articulo me ha traido muchos recuerdos y me pregunto ¿esa sera la cultura que tenemos en comun los españoles?

  • El sketch del tío pepe era cojonudo. Yo aún me sigo acordando del ” PUES MÓJALO, TÍO PEPE, TÍO PEPE, TÍO PEPEEEEE”
    Y los marcianos con su ” libbrro, libbrroo”. Eran mis favoritos, junto a Epi y Blas. Me mondaba de risa. Triki me daba pena porque nunca se comía las galletas, si no que las hacía migas, y ahora se las tiene que inyectar en vena ( veáse PADRE DE FAMILIA ). Gustavo era un pesado
    Viru, eres cojonudo. No sé cuanta gente leerá estos artículos, pero me parece que son legiones. No mueras de éxito

  • Para Patán.
    El niño que siempre se hacía daño era “Nico Malapata” un auténtico gafe que siempre quería jugar con cristales, cerillas u hornillos humeantes, con los efectos previsibles.
    Sus amigos deciden ayudarle y cada vez que lo intentaba, éstos aparecen de repente, como la inquisición española de los Monthi Pytons (si no se escribe así es porque en mi colegio sólo se enseñaba francés) al grito de “¡Nico, si juegas con esas cerillas dejaremos de ser tus amigos!”. Y así lograba ser Nico Buenapata.
    Un saludo a todo el mundo.

  • Yuhu! No puedo creerlo, gracias Lombard. Efectivamente, es ese y me acordaba de que tenia un nombre gracioso pero no sabia cual.
    Como de otros gag tengo grabada fotograficamente la parte en la que dice “un hornillo! y sale humo” y luego algo como “Voy a tocarlo”(eso ya no es fotografico) y entonces es cuando atacan los colegas con la frase.
    Lo dicho, una forma de que los niños no jueguen con cosas peligrosas pero si miramos mas alla una “intervencion” de los amigos ante los habitos divertidos aunque autodestructivos de su amigo, una metafora del drogota.
    Que felicidad!

  • Retro-leyendo y doble-posteando, gracias tambien a Marko de Roma que lo dijo antes, jeje.
    Y un detalle viendo los videos me he dado cuenta de lo sumamente bien animados (y doblados al español pero eso es otra historia) que estan los muñecos, con Don Musica que gestos, que conversacion realista y sobre todos (de eso si me acordaba) que expresividad teniendo en cuenta que de la mayoria solo se movia la boca y que la cara de Gustavo es un calcetin con la mano dentro.

  • ¿y qué me decís del Robot de los Veinte duros? era buenísimo, siempre acababa rompiéndose… es la alegoría del I+D+I español… XDD

  • Saludos Patán. Ha sido un placer responder.
    Y mi reconocimiento a Marko de Roma, que fue más rápido. Me di cuenta, tras enviar el mensaje, de que él ya lo había respondido. De haberlo sabido le habría citado en el mío.
    De todos modos, cuantos más correos enviemos entre todos, más ameno será esto.
    Y naturalmente a Viru, eso es manejar información.
    Me vino de golpe a la mente otro invento del profesor Lumbrera, los “chapotacharcos”, es decir, las botas de agua de toda la vida, que como no, ese día llevaba puestas Gustavo.
    Y ya se que has puesto arriba que era demasiado conocida, pero un artículo de estos personajes legendarios que no incluya a la Jaca Paca se me queda algo incompleto. Pero es mi opinión simplemente.
    Un abrazo.

  • A mi y a mi hermano mellizo nos ponían a cantar la canción de “Pepa y Pepe”, la de “arreglar el cubo”. Y mis hermanos mayores se partían de risa.
    En los libros de Barrio Sésamo, la niña repelente rubia se llamaba Betty.

  • Petrus los personajes con muñeco fijo eran Epi, Blas, Gustavo, Coco, Triki, los importantes, vamos.
    El resto de personajes no eran más que una cabeza genérica a la que se le pegaban los ojos, nariz, pelo, orejas… dependiendo de la situación. Por ejemplo Juan Olvido y El profesor Lumbrera son el mismo muñeco no es que se disfrazaran.
    Por cierto con los muñecos sí salía una persona, uno de los actores de la versión original USA, no recuerdo como se llamaba.

  • un saludo para Patan y Lombard…nada, que estamos aquì todos para compartir recuerdos y conocimientos…de manera que el trabajo del signor Viru sea lo mas matizado posible…teniendo en cuenta que aqui Barrio sesamo fue emitido antes que yo nacì y que nunca lo han repetido…todo lo que se se lo debo a espana y a los veranos pasados desde la infancia…Tio Pepe y Tia Pepa era un hit en mi familia…el actor del barrio sesamo USA che aparecia con los muppets creo que lo laamaron Roberto…el unico recuerdo era una cancion hecha junto a unos munecos que representaban variados oficios(dentista, bombero…)
    ciao

  • Por favor, por favor, por favor, haz uno de canciones con sus correspondientes vídeos, que la canción de “chiquitita tata gugu papa mama” la llevo buscando años
    ¡Y las de las letras D y B!

  • El profesor Lumbrera es Juan Olvido, pero así con pelo añadido, como Mr Potato, verdad que si?? Creo que eso lo hacían mucho con esos muñecos, recuerdo cuando le quitaron la nariz a Pepe Sonrisas…

  • ¿Alguien se acuerda de Cristobalete, “lento, pero seguro”?
    ¡Ojalá pudiese volver a ver el sketch de tio Pepe y tía Pepa, fue sublime!

  • Ostias! Me alegro de que tanta gente se acuerde del gag de la tía pepa y el tío pepe, porque yo soy el único de mis amigos que lo recuerda y ya empezaba a pensar que era un delirio mío.
    Mis gags preferidos de siempre de Barrio Sésamo han sido el antes mencionado, el de la triqui-princesa y el guisante, el número musical de “Letra B” y aquel del apagón de epi y blas.
    Y siempre admire a los artesanos del Henson Workshop que tenían fe en hacer televisión de la buena con cuatro monigotes de tela. Y la hicieron (y en más de un género, aunque la comedia del absurdo les salía niquelada).

  • ¿Nadie se acuerda de Dina y Dona? Eran madre e hija y jugaban a que la habitacion era el fondo del mar. Por su puta culpa me he gastado los leuros en un curso de buceo que me da miedo…

  • Ese Viru geniaaaaaaaal!!!! Dios qué de cosas que no sabía que aún tenía almacenadas! Normal que no sea capaz de recordar los números de teléfono… Qué pena que hayan preferido emitir esa mierda de Los Algo y Los Lunnis en vez de recuperar al genial Jim Henson.Los niños de ahora me dan mucha penita.

  • ¿Lo de Xonxo y Xonxa lo dice por la aventura de Superlopez “Los Alienígenas”?
    Me encantaba como hablaban los marcianos en ese comic, lo leí de 6 en 6 paginas en los Super Mortadelos de la época a medida que sacaban los números, vamos, en riguroso directo.

  • Pepe Sonrisas era El Hombre…
    Publicado por: Luciérnago en Febrero 20, 2008 12:14 AM
    Ya te digo, Pepe is the man.
    Lo del Manah manah es mítico y aun rula por ahí hasta en correos de cadena del hotmail.
    A mi me encantaban los extraterrestres y siempre que saco el tema me jode que ninguno de mis colegas se acuerde de ellos si eran la hostia de graciosos y encima tenian mensaje (como las estupideces que yo suelto a veces)
    También sufrí un accidente con un muñeco drácula de esos, me mordió la mano pero es algo traumático que no quiero recordar.
    Enhorabuena por el comentario.

  • Una pregunta que llevo tiempo intentando resolver…
    En el sketch de “Me pondría a planificar”, donde alguien tenía unos helados y no sabía por cual empezar a comer… ¿quienes eran dichos protagonistas?, ¿Sabéis de algún sitio donde se encuentre este sketch?…
    Viru: Lo sabía pero no me acuerdo… Pero creo que salía el muñeco azul, con pelo rubio y gafas que sale cantando en varias ocasiones.

  • Gran artículo.
    ¡¡Eso era un programa infantil como tiene que ser!! Qué pena que pocos recuerden ya a a todos esos geniales personajes.
    ¡Bravo por Jim Henson!
    Recientemente he vuelto a ver sketches de Epi y Blas en Youtube y son la monda. Buscad el del plátano en la oreja.

  • plas, plas, plas… fantástico post, fantástico. Alégrome de ver que ahí fuera hay gente que tmbién adora a los teleñecos, a los de antes y a los de ahora, por que… ¿por qué narices nadie habla del muppet show de hoy en día si sigue siendo acojonante? Deberían ponerlo de nuevo en el plus.
    Saludos!

  • Viruete.com: Secundarios que nos traumatizaron: Muñecos de Barrio Sésamo

    Los geniales VIRUETEs nos divierten con un artículo profundo: no es nuevo, pero es bueno.

  • Pero como te olvidas de la siempre cansada de cabalgar y simpatica Jaca Paca y sus tres vasos de leche ? Yeeeeeeeeehaaaa
    Viru: pues porque hablamos de muñecos más olvidados. De Jaca Paca se acuerda todo el mundo.

  • y nadie se acuerda del personaje aquel con bigote que siempre estaba ideando bromas….que sólo le hacían gracia a él??
    alguien le recuerda?

  • Aqui se le llamaba a la Rana “oscar” laRana Rene, su voz me gustaba mucho era menos amm..de grande, era lindo nOn y tierno y todos querian una Rana Rene, que rimaba mas que Oscar
    Viru: celebro que te guse la web, Hanna. Aquí repitieron los muppets babys con ese doblaje y averiguamos que la llamaban René, que tampoco está tan mal por esa sonoridad de la que habla: la rana rené.

  • alguien recuerda a una chica que era rollo mary poppins y tenía una tienda esotérica o algo así muy cerca del bar??? es un personaje que “recuerdo”de barrio sésamo pero no sé cómo se llamaba ni exactamente quién era o qué hacía…. por favorrrr, si alguien la recuerda….
    Viru Yo creo que te refieres a una que se llamaba Arminda, o Armiña o algo así, que tenía una juguetería y estaba un poco volada… Había un episodio que se metía en líos y acababa tocando el violín en un tejado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *